La locura exige

Los sucesos paranormales de Riazor tienen, como todo en esta vida, su visión en positivo. Si damos como punto de partida el penalti señalado a Mascherano, en aquel momento el partido estaba enterrado y se preveían, como mucho, un par de goles más del mejor Barcelona de la temporada, que había arrollado al contrario en los primeros veinte minutos. Sin más partido, sin más emoción, los azulgrana en una nube y el Deportivo impotente. Si el partido se acaba ahí y no se descontrola ni los vencedores habrían visto de qué padecen ni los vencidos de lo que son capaces con un poco de orgullo y el clamor de la grada. Para el Barcelona, vista la exigencia del campeonato, mejor que los toques de atención vengan con victoria. El equipo azulgrana está encajando más goles de lo habitual y aunque falten elementos importantes de la zaga, ayer ninguno de los goles puede atribuirse a un error individual de un defensor. Bien, salvo la vaselina de Jordi Alba, pero no se trata de un error de posicionamiento, de marcaje o de ser mejor o peor defensor. Victor Valdés es un gran portero, indiscutible y sin competencia en la plantilla, pero debe revisar los tiros por abajo. Ya son varios los goles que ha encajado esta temporada en los que le ha costado un poco más de lo habitual agacharse. Enseñada la debilidad seguramente los delanteros rivales seguirán apuntando ahí. Que el partido se saliese fuera de lo común también probó a Tito Vilanova, que con bastante acierto frenó la presión adelantada del Depor introduciendo a Xavi y quedándose con el balón.

La decisión más comprometida del técnico azulgrana fue la sustitución de Cesc Fábregas, que ayer firmó su mejor partido con la camiseta azulgrana jugando en su posición natural. Por méritos sobre el terreno de juego el cambio no tenía sentido alguno. En vez de por momento de forma y entrega, piernas con uno menos, Tito apostó por el esquema (4-4-1) y mantuvo a Iniesta, desaparecido durante los primeros setenta minutos y que en cambio se activó en el tramo final. El movimiento le salió bien. En definitiva, que el partido se complicara exigió al Barça y a Messi. El equipo respondió y el argentino se volvió a salir del mapa.

El Deportivo no pudo puntuar y Oltra dijo marcharse sensaciones raras. Sin embargo, el público se fue satisfecho. Deberían estarlo del equipo, que no se dio por vencido, pero sobretodo de ellos mismos, fieles con 0 a 3. Incluso para Lendoiro tuvo trascendencia la locura de partido: “La televisión debería pagar el doble por partidos como este”, dijo al acabar. Mejor eso que no pagar menos de un tercio, cuando el minuto 20 los aficionados neutrales, la mayoría del Depor y algunos del Barça apagaron el aparato.

5 Comments

  1. Leon

    21 de octubre de 2012 a las 1:17 pm

    Un partido extrañísimo en el campo.
    El Barça fue superior y nosotros muy blandos atrás, como todo este inicio de temporada, pero al final, cosas del futbol, los últimos minutos se fueron con el susto en el cuerpo.
    Y bueno, tengo que decirlo, a ver donde hay un ambiente como el de ayer en Riazor.

  2. pavel

    21 de octubre de 2012 a las 2:11 pm

    Juro que estuve a punto de irme tras los primeros quince minutos. Sentía vergüenza, un día más, de la actitud contemplativa del Deportivo y de su entrenador. Únicamente me quedé para disfrutar algo del mejor equipo y el mejor jugador de las últimas décadas. Afortunadamente entre el árbitro y el señor Bergantiños (imprescindible) levantaron algo al equipo, y Riazor hizo el resto.

    PD: Soy muy respetuoso con los entrenadores, porque saben muchísimo más que yo y manejan argumentos mucho más realistas que los forofos… pero Oltra me da muchísimo miedo. Odio su discurso de: “nuestra propuesta”, “nuestra filosofía”, etc… No, no y no. Veo veo mamoneo. El Deportivo tiene buenos jugadores para el contragolpe, no para dominar al rival. Para dominar al rival tienes que ser cochinamente bueno y además tienes que presionar mucho, cosa que no puede hacer el Depor. Para jugar al contragolpe necesitas buenos extremos (los tenemos), delanteros bullidores (tenemos algo de eso), pero, sobre todo, un sistema defensivo rocoso. Y parece que al señor Oltra armar un equipo rocoso no le va a gustar, porque va en contra de su “filosofía”. Espero que Lendoiro no sea temerario y si la cosa sigue igual (siendo la peor defensa de la LFP) lo cese. El año pasado era igual, pero claro, contra Aníbal o el Ruso (y tú teniendo a Guardado o Bruno Gama) te puedes permitir jugar sin centro del campo.

    Me he quedado a gusto.

  3. Ender

    21 de octubre de 2012 a las 3:16 pm

    Un desastre arbitral y un Depor con cojones. Me gustó mucho el partido. No me explico que salga Lendoiro a decir que el Barça se ‘pasea’ por la Liga siendo el fútbol como lo es. Es muy difícil ganar siempre y ayer se volvió a demostrar.

  4. ivan

    22 de octubre de 2012 a las 3:39 pm

    Partidazo de bergantinhos, se le ve co futuro. Estuve en el campo y lo de messi es desconmunal, el quinto gol es una mezcla de fuerza, calidad, equilibrio y definicion, aunque creo k aranzubia pudo hacer mas en lineas generales…la entrada de xavi fue esencial para aguantar el marcador .

  5. javier

    25 de octubre de 2012 a las 12:18 pm

    partidazo del depor madre mia con un 3 a cero un barcelona sin champions os hubiese metido 6