Juego de tronos en Nervión

Estaba todo preparado para su sucesión. Su reinado parecía que consumía sus últimos días. Tanto era así, que incluso se había dispuesto un regente para que ejerciese durante el periodo de vacancia entre su adiós y la proclamación de un nuevo dueño de la portería del Ramón Sánchez Pizjuán. Javi Varas enseguida entendió que, por desgracia, él solo era una figura de paso, pese a todos los años de fidelidad en espera de la oportunidad definitiva. Consciente de que el trono de Andrés Palop Cervera (L’Alcúdia, 1973) no era para él y de que la llegada del internacional Diego López le cerraba definitivamente las puertas del protagonismo en el Sevilla FC, el meta sevillano hizo las maletas el pasado verano y se marchó cedido a Vigo. La situación era la esperada, la idónea para plantear el traspaso de poderes de Palop al reciente fichaje sevillista. Un año de agradable convivencia en el que el meta valenciano cedería su protagonismo y su ascendencia sobre el vestuario al exfutbolista del Villarreal, para posteriormente, ya con cuarenta años, finiquitar su carrera en el club hispalense con todos los honores y deberes cumplidos.

Hay una cierta tendencia a creer que cuando las cosas se tuercen, cuando los planes fijados de inicio no terminan de salir como uno prevé, es siempre para ir a peor. Pero no siempre ocurre así. En ocasiones, las cosas se desvían de su camino previsto y toman un recorrido alternativo, que no peor.

Cuando Andrés Palop vio como Diego López era expulsado en el partido de la segunda jornada del campeonato de Liga ante el Granada, enseguida supo que su historia como portero sevillista aún iba a tener al menos algún pequeño capítulo más. Lo que en un principio parecía inamovible acabó saltando por los aires en apenas dos partidos. El meta lucense perdió su puesto y Palop, voraz en la competición como cuando tenía veinte años, quiso aprovechar la inesperada oportunidad. Se hizo con la titularidad en el siguiente partido liguero en Vallecas y, aprovechando la inercia, acabó relegando al lucense al banquillo.

Palop, dueño de un temperamento explosivo y al que hemos criticado y condenado cuando lo ha merecido, no tenía previsto abdicar. No por el momento, al menos. Con treinta y nueve años a sus espaldas y exhibiendo un estado de forma que nunca ha sufrido depresiones mañana defenderá la portería del Sevilla en la visita del FC Barcelona a Nervión. El rey se ha empeñado en prolongar las intrigas del juego de tronos. Y el sevillismo sabe que está en buenas manos.

En DDF| Goles imposibles: Palop al Shakhtar
En DDF| La UEFA de Palop

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

7 Comments

  1. Kurono

    29 de septiembre de 2012 a las 12:47 pm

    Hay algo que me huele a mí a decadencia en la carrera de Diego López. Ya había perdido importancia en los medios luego de la desastrosa campaña anterior del Villareal, pero ahora parece que Palop le está cerrando las puertas. Aun es temprano, pero al menos estoy viendo una caída en picado.

    Por cierto, es acertado tu comparación con «Juego de Tronos». Palop ha tenido sus más y sus menos con su competencia, tal parece que Javi Varas, cuando empezó a ganarse el puesto, empezó a tener muchos problemas de índole personal con Palop. Y no creo que, dada su carácter competitivo, sus encontronazos con Cañizares en Valencia y su mal antecedente con Javi Varas, le ceda un ápice de protagonismo a Diego López ahora que ya tiene otra vez crédito. Un tipo capaz de reaccionar con semejante patada a Villa (y otras acciones antideportivas), sea capaz de tragarse goles absurdos, pelearse con compañeros y luego resurgir como un ave fénix, es que hay algo ahí «diferente». Salvando las distancias, como un Oliver Khan o Jens Lehaman

  2. Miguel Pino

    30 de septiembre de 2012 a las 8:52 am

    Aunque deban ser buenas noticias que Palop aún esté hecho un chaval, y demuestro un buen nivel, me preocupa que sea más difícil luego sentarle en el banquillo cuando no sea así. Y por mucho que queramos, a Palop no le queda mucho más, mientras que Diego López, con 30 años, son como los 25 de un jugador de campo…
    Y ya sabemos que Palop es de los que mata muriendo. San Palop, con la de épicas tardes que nos has dado….

  3. javimgol

    30 de septiembre de 2012 a las 6:01 pm

    Me gusta el artículo pero, sinceramente, como fan de la saga (me he leído los 5 libros), no me parece muy acertada la comparación con Juego de Tronos, la verdad. Parece metida casi con calzador.

  4. Pepe Szendrei

    1 de octubre de 2012 a las 5:05 am

    No entiendo como el Sevilla no se lo quito de encima este verano (cuestion de dinero quizás?).

    Lo peor de todo es que va diciendo por ahí que el cáncer del vestuario es Negredo, amigo íntimo de Varas.

  5. javier

    4 de octubre de 2012 a las 10:34 am

    pepe szendrei tu si que fuistes grande

  6. javier

    4 de octubre de 2012 a las 10:41 am

    szendrei carmelo oliva barla arteaga quevedo derticya kiko juan jose pepe mejias que tiempos aquellos con la ilusion del futbol primerizo soy sevillano pero admiro al cadiz por su futbol y calidad de futbolistas una pena el manuel irigoyen ese fue el mejor presi del cadiz en su historia

  7. javier

    4 de octubre de 2012 a las 10:42 am

    ahh y me olvido del mario tilico vaya final de temporada que hizo el socio despues ficho por el atletico de madrid y na de na