Realistas e iluminados

El campeón de Francia sigue viviendo en la Tierra. Uno podía esperar que le subieran los humos, por eso del título, pero el Montpellier sigue estando en su sitio, en el sureste, lejos de la iluminación cegadora de París. René Girard, el técnico que condujo al equipo a la gloria, dijo hace unos días que era imposible hacerlo mejor que la temporada pasada. Como queriendo decir que lo más normal es hacerlo peor. Y nadie se ha molestado porque saben lo que hay. Los partidos no son más fáciles después de levantar una liga. No para un equipo que hizo algo sobrehumano: ganar con una plantilla justita, por debajo de otras más capacitadas. Por suerte Girard (58) viene preparado. En la previa del estreno liguero contra el Toulouse, un equipo que no tiene pizca de talento pero es capaz de amargar la noche a cualquiera, se alejó tanto de la pregunta del millón de petrodólares, esa de «Â¿Podrá su equipo competir con el París Saint Germain?», que casi se sale del guión. Bien, algo sí se salió. Sabedor que su equipo solo puede vivir sufriendo, se encargó de bajar del cielo a cualquiera que anduviera cerca: «Jugar contra el Toulouse es el partido de mierda por excelencia», dijo. Iba a ser un encuentro incómodo, muy difícil, contra uno de los rivales que mejor se defiende. Y su sentencia fue a misa. El primer partido del Montpellier en la nueva temporada fue un triste empate a uno, en casa, con tres expulsados entre los dos equipos. Los mismos que disparos decentes a portería.

Al Montpellier le faltaban sus mejores efectivos. Pueden escudarse algo en ello. El más importante, Olivier Giroud, lo ha vendido al Arsenal. Para sustituirle han fichado al delantero argentino Emanuel Herrera, procedente de la Unión Española chilena. Sería una sorpresa que se acercase a las cifras de Giroud, pichichi el año pasado con 21 goles. Tampoco estaba el mejor futbolista del equipo, Younès Belhanda, lesionado, ni el que sirve el balón parado, Marco Estrada, que vio la tarjeta roja en la Supercopa Francesa que perdieron en los penaltis contra el Lyon el pasado 28 de julio. El único remedio del Montpellier es ir poco a poco sin imponerse una exigencia de equipo grande. Más esta temporada que jugarán la Champions League. Por suerte, no hay síntomas que indiquen un sobrecalentamiento. Girard, que este verano ha sido vinculado con el cargo de seleccionador francés -finalmente obtenido por Didier Deschamps- está como siempre. Ayer se paraba sonriente a responder una pregunta de la televisión a un minuto de empezar el partido. Otros técnicos parece que necesiten una concentración previa imperturbable. No sea que 30 segundos de amabilidad confundan las tácticas del lateral derecho. El central Yanga-Mbiwa, fuertemente relacionado con el Milan en las últimas semanas, también admitía un par de cuestiones unos instantes antes que su técnico. En otro sitio cualquiera diría ni mu. Menos si se tiene medio pie fuera del club. En Montpellier parecen conservar esa naturalidad. El único que disiente un poco, y esto puede conllevar algún problema, es el presidente Louis Nicollin. Este verano no se le ha ocurrido otra cosa que llevarse al equipo de gira por Estados Unidos. Después el hombre se quejó de la pobre actuación en el amistoso que disputaron en Barcelona ante el Espanyol. «No los siento», dijo refiriéndose a los jugadores. Girard lo que no sentía era la necesidad de hacer una gira.

Presentado el Montpellier, el proyecto de las celebridades de París se inaugura esta noche en el Parque de los Príncipes. Son dos polos opuestos. Unos ya han ganado un campeonato y no se espera que puedan revalidarlo. Los otros no lo ganan desde 1994 pero todos dan por hecho que serán los campeones. El PSG recibe hoy al Lorient (21:00), al que fácilmente pueden caerle un tres o cuatro goles. El central brasileño Alex ha dicho que los capitalinos están al nivel del Chelsea, que son candidatos a la Liga de Campeones. Si considera que el título europeo de su anterior equipo fue una enorme casualidad, entonces va bien encaminado. A los clubes hechos a base de talonario como el mismo Chelsea o el Manchester City les ha costado un tiempo más que prudencial volverse competitivos en Europa. Al PSG se le supone triunfador en Francia porque el campeonato no es tan competitivo como el inglés, pero la Champions League son palabras mayores. Palabras tan elevadas como las que se repiten estos días en los medios franceses, fascinados por la obra del dinero catarí. Es posible que se dé un caso poco común, el de equipo un equipo del que se ha hablado mejor antes de verlo jugar que una vez puesto el balón en juego. Ayer Le Parisien describía a Thiago Silva, adquirido del Milan por 42 millones de euros, como el mejor central del mundo. Se escudaba en un título no oficial que a saber quién ha otorgado. De momento el único título oficial que ostenta es el de defensa más caro de la historia, compartido, eso sí, con Rio Ferdinand.

En Manchester, donde aún se defiende el bueno de Rio, Alex Ferguson considera poco sensato gastarse 45 millones de euros en un brasileño de 19 años. «El fútbol está loco», ha dicho el escocés esta semana. Su indignación viene por el traspaso de Lucas Moura a la entidad parisina, un capricho que se incorporará al PSG en enero. El Montpellier en cambio solo pagó 3 kilos y medio por su refuerzo más necesario, el delantero Emanuel Herrera. Girard quizás diría que esta es la comparación de mierda por excelencia.

http://www.tb-credit.ru/contact.html

7 Comments

  1. SergioAlonso

    11 de agosto de 2012 a las 9:17 am

    Yo no sé que le han visto los franceses a Thiago Silva. O sea, no es que sea malo, pero no me parece que sea en absoluto el mejor del mundo.

  2. Felix 1.3

    11 de agosto de 2012 a las 1:07 pm

    Se echa de menos que en España pasen cosas como la liga del Montpellier, equipos bien montados y organizados que dan la sorpresa y se llevan la liga… aqui las sorpresas aspiran, como mucho, a Europa League.
    Me han gustado esos detalles del entrenador en las entrevistas que destacas, creo que ahi se ve la diferencia entre un equipo pequeño o al menos uno que no ha entrado en la vorágine actual del fútbol y los clubes grandes…
    Lo de los 43 millones por Moura… en fin, esperemos que salga bien el chico, pero han puesto un listón que solo ellos o el City pueden alcanzar. El presidente del Santos y algún otro están ya frotándose las manos.

  3. Pol Gustems

    11 de agosto de 2012 a las 1:32 pm

    @SergioAlonso

    Para mi, ni de lejos. Pero es muy buen central eso sí.

    @Felix 1.3

    Con lo de Moura o lo de Ocampos es que no vas a recuperar la inversión en tu vida. No le he visto lo suficiente para opinar sobre su potencial como futbolista, pero como Fergie, no pagaría 43 mill por un brasileño de 19 años ni loco

  4. Pol Gustems

    11 de agosto de 2012 a las 1:33 pm

    Lo de Ocampos me refiero al traspaso al Monaco, de la segunda división, por 16 mill de euros (aunque dan distintas cifras en distintos medios). Creo que aún no es oficial

  5. Felix 1.3

    11 de agosto de 2012 a las 4:00 pm

    @Pol: siempre me planteo porqué narices siguen cayendo los equipos europeos en las mismas trampas, jugadores hinchados en Brasil o Argentina (esta ya menos) que llegan aqui como estrellas y cuestan como tal y luego quedan en nada… es que no han sido pocos los casos y aún así tropiezan una y otra vez con la misma piedra.

  6. PEÑAROL

    11 de agosto de 2012 a las 4:45 pm

    notable articuloo mientras conserven la humildad los existos seguiran llegando

    ESTO ES APARTE
    si alguien quiere divertirse un rato con los “FUTBOLOIDES” y comentarme mi nuevo bloG, le agradeceria una vueltita por
    http://futboloides.blogspot.com/

  7. Pingback: Un día, un fichaje: Giuly | futbol news