Las selecciones de la Euro, una a una (II)

Alemania. Semifinalista. Cuatro partidos ganados y uno perdido. Diez goles anotados y seis encajados. Goleadores: Mario Gómez (3), Podolski, Bender, Lahm, Khedira, Klose, Reus y Özil.
Lo mejor. El fútbol moderno, arrollador y dinámico exhibido en varios de los partidos, especialmente contra Holanda y Grecia, la facilidad goleadora, la capacidad de sacar la bola de Hummels y la movilidad de los hombres de arriba.
Lo peor. Lastró especialmente al equipo la baja forma de su cerebro Schweinsteiger, fuera de forma y algo bajo de moral. Puede cuestionarse también la excesiva confianza en Podolski y la extraña alineación del partido frente a Italia.
La estrella. Difícil elegir uno entre el dúo madridista Özil-Khedira; el primero ya ha cobrado suficiente jerarquía para ser considerado el jugador más decisivo de su equipo, mientras que el despliegue de Sami, mucho más suelto que en el equipo blanco, rayó en ocasiones la omnipresencia.
El momento. Quizá el trallazo de Reus en cuartos que selló el resultado definitivo contra Grecia. Un disparo despiadado, automático, que obligó al travesaño a escupir hacia dentro después de restallar. Así había sido el juego alemán hasta ese momento.

Portugal. Semifinalista. Tres partidos ganados, uno empatado y otro perdido. Seis goles marcados y cuatro recibidos. Goleadores: Cristiano (3), Pepe, Postiga y Varela.
Lo mejor. La impresión de haber resuelto sus viejos problemas para convertirse en una escuadra bien engrasada, muy competitiva y capaz de desarrollar varios registros. Sólo la rueda de los penaltis los separó de eliminar al campeón.
Lo peor. La prórroga contra España, donde la combinación del declive físico y los cambios de Del Bosque les pusieron contra las cuerdas, y algunos errores de concentración, especialmente visibles en el choque con los daneses.
La estrella. Cristiano Ronaldo buscaba coronar su gran temporada en la Eurocopa, y lo logró a medias. A un comienzo titubeante siguieron dos exhibiciones inolvidables frente a Holanda y Chequia, pero no pudo decidir en el momento clave de la semifinal. Sabor final agridulce.
El momento. Por emotividad y también por importancia, el doble disparo de Varela frente a Dinamarca, que de un plumazo ganó el partido y devolvió al equipo al torneo en un final agónico. La definición de punto de inflexión.

Dinamarca. Primera fase. Un partido ganado y dos perdidos, cuatro goles a favor y cinco en contra. Goleadores: Krohn-Dehli (2) y Bendtner (2).
Lo mejor. Una propuesta muy aseada para un equipo con poca calidad en el centro del campo, buen orden defensivo y fundadas opciones de meterse en cuartos hasta poco antes de concluir su tercer partido. Dignísimo papel en el Grupo de la Muerte.
Lo peor. Muchos esperábamos que la Eurocopa constituyera la rampa de lanzamiento internacional de Christian Eriksen, pero el centrocampista ajaccied ha pasado de puntillas por un torneo que le llegaba en gran momento. La Dinamita Roja echó en falta su delicado juego en tres cuartos.
La estrella. Jugador polémico donde los haya, de los que generan defensores y detractores furibundos, Nicklas Bendtner mostró su mejor cara en Polonia-Ucrania. Portugal sufrió amargamente su poderío aéreo, y supo aguantar el balón cuando sus compañeros más lo necesitaban. Disfrutará este año de reválida en el Arsenal.
El momento. Sin dudarlo, la fenomenal penetración por la izquierda de Michael Krohn-Dehli, quebrando a Heitinga y haciendo ver a Stekelenburg las bondades de una buena sotana. Saltaba la mayor sorpresa de la competición.

Holanda. Primera fase. Tres partidos perdidos. Goleadores: Van Persie y Van der Vaart.
Lo mejor. El último rato frente a Alemania, en el que el gol de Van Persie y los cambios ofensivos –Kuyt, Huntelaar y el propio Robin compartiendo césped- hicieron soñar con la remontada a la voluntariosa hinchada naranja. Fue un espejismo.
Lo peor. Las confianza ilimitada de Van Marwijk en su doble pivote Van BommelDe Jong, incapacitado para nada parecido a la creatividad, y la falta de cintura para hacer convivir a Van Persie y Huntelaar en el mismo equipo. El desperdicio de talento resultó descorazonador.
La estrella. Casi nadie destacó en la selección más decepcionante del torneo, pero nos podemos quedar con algunos toques de calidad de Van Persie, y en particular el golazo que le clavó a Neuer. Aun así, muy lejos de su nivel de los dos primeros tercios de curso.
El momento. El derechazo de killer de Mario Gómez que confirmaba la victoria de Alemania y sellaba ante los ojos de Europa el fracaso de una de las favoritas.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

7 Comments

  1. Motumbo

    4 de julio de 2012 a las 5:50 pm

    Hay quien dice que el fútbol ofrecido por España fue «aburrido» durante buena parte del campeonato. Quizás sea, en parte, cierto. Pero si hay algo que ya aburre hasta a las piedras, es el hype desmesurado que se crea en torno a la selección alemana según van avanzando las competiciones. Eran súper-favoritos en 2008, iban a liquidar a España en 2010 y ahora en 2012 directamente se iban a comer el mundo.

    Pues nein.

  2. Kurono

    4 de julio de 2012 a las 7:58 pm

    Si destaco un jugador alemán, me quedo con Khedira, todo un pulmón en el centro de la cancha con buenos dotes de «dulzura», demostró que es un buen jugador, mejor de lo que muchos creen. Por contra, a Ozil lo noté harto irregular, empezaba bien y luego se diluía, tenía algunos pincelazos y ya. En general, Alemania defraudó mucho, ninguno de sus partidos fue especialmente bueno, quizá lo mejor fue la exhibición contra la alicaída Holanda, a todas luces el mayor fiasco del torneo y los primeros 15 minutos de cada tiempo en el partido contra Italia.

    Que con los holandeses, un fracaso, no es decepción (decepción es quedarte sin el postre o la cereza del pastel, fracaso viene siendo ni siquiera comer ni la ensalada). Un doble pivote con un cuestionadísimo Van Bomel y de Jong, una defensa que dio pena donde la mayoría de las culpas las terminó cargando el jovencísimo Jetro Willems, aunque Mathisen y Heitinga estuvieron terribles, poca capacidad de reacción y un Robben que de buenas a primeras se borró. Snaijder en espiral descendente y un Van Persie que demostró muy poco, el mejor jugador de los holandeses pasaría por un Rafael Van der Vaart casi desterrado que en el último partido quizo, pero no pudo, salvar del desastre. Ahora el «joga feito» no les valió ni para ganar un partido.

    Portugal, su mejor figura fue Pepe. Sin ser santo de mi devoción, demostró que cuando no se le va la pinza es un buen defensa; sin embargo ni aun con eso los portugueses son capaces de defender bien por alto (de donde llegaron los goles de Alemania y Dinamarca). Cristiano Ronaldo, espectacular contra Holanda, cuando se necesitaba un héroe, ya que los lusos iban perdiendo, bien contra la Rep. Checa, mal contra Alemania y España y fatal contra Dinamarca. De ahí en adelante se puede hablar de la «maldición» del centrodelantero portugués, ya que ni Hugo Almeida ni Helder Postiga demostraron casia nada y Varela tuvo muy pocas oportunidades.

    Dinamarca, una selección buena a la cual le falta algo más de trabajo en defensa y tener un centrodelantero algo más regular que Bendtner. Lo malo de ellos es que al tocarles el «Grupo de la Muerte» es que fue demasiada carga para ellos y no pudieron darnos una muestra de algo más.

  3. meitnerio

    4 de julio de 2012 a las 8:00 pm

    Hombre Motumbo, tampoco exageres. Eran favoritos en 2008, palmar en la final contra la «revelación» no está nada mal.
    El «iban a liquidar a España» no lo vi en ningún sitio ni daba esa sensación. Parecía que iba a ser un partido duro e igualado. Como fue.
    Y este año que se iban a comer el mundo… Simplemente, parecían junto con Italia, las únicas con capacidad para plantar cara a España y llegar a semis es justo eso… No veo el hype por ningún lado…

  4. Tocapelotas

    4 de julio de 2012 a las 11:49 pm

    @ meitnerio

    No lees la prensa alemana xD Aunque en la inglesa también es dieron bastante bola, mientras criticaban a la ‘aburrida’ España.

  5. meitnerio

    5 de julio de 2012 a las 12:08 am

    No, tiendo a no leer la prensa. Sólo leo los sitios que considero «veraces», como suele ser este xD.

    pero entiendo que cada país ponga al suyo como los mejores. no hay mas que ver aquí hace algunos años cuando nos comíamos el mundo a cada campeonato y no es que fueramos muy buenos.

  6. tubilando

    5 de julio de 2012 a las 1:24 am

    Es cierto lo del fútbol arrollador y dinámico en algunas fases del campeonato, pero Alemania deja finalmente un regusto amargo. Después de lo mostrado en 2010 y de llevar un equipo en el que más la mitad de los jugadores no rebasan los 24 años, en el momento de la verdad fue presa de unas decisiones más que cuestionables de su seleccionador. En 2010 brillaron Schwensteiger, Muller y Ozil, pero en esta ocasión, los dos primeros venían fuera de forma, y el seleccionador apostó sobre todo por el primero de manera incondicional, cosa que ha lastrado al equipo. Reus tiene muy buena pinta. Podolski es llegada y poco más, al estilo Maxi Rodríguez o Maniche.
    Holanda ha retrocedido respecto a la selección que maravilló en 2008 durante la primera fase. Aunque repiten muchos jugadores, el juego holandés se ha decantado más hacia las figuras de De Jong, Van Bommel y su juego macarreta. Y ojo que De Jong es un buen medio defensivo cuando se olvida del juego bronco. La otra gran diferencia de Holanda ha sido la no presencia de Van Nistelrooy, jugador más completo que Van Persie y Huntelaar. Esto unido a que Robben tiene todavía la cabeza en Munich recordando el fallo del penalti en la prórroga de la final de la Copa de Europa, da como resultado un fracaso estrepitoso de una selección habitualmente entretenida de seguir.
    Bien Dinamarca, teniendo en cuenta que no posee figuras relevantes. Estuvo luchando hasta el final por pasar. Portugal aprobó en un grupo complicado, aunque siempre deja la sensación de no ofrecerlo todo, teniendo en cuenta el buen centro del campo que presenta y esas alas de auténtico vértigo con Ronaldo y Nani.

  7. Cuco

    5 de julio de 2012 a las 11:41 am

    Pues portugal -para los que mucha gente iba a ser la decepción-, fue la que mas me gusto en el global junto con España. Me dieron una sensación de que si tuvieran un delantero bueno tendrían rol de favoritos.
    Una gran defensa, con gente como Pepe, Coentrao o Veloso en gran estado de forma, y Nani y Cristiano peligrosisimos. Pero es ver arriba, Almeida, Helder, Oliveira ….