Cuatro ideas sobre el España – Italia

Uno, que en las horas previas al choque tenía la sensación de que España preparaba su partido de debut en la Euro 2012 frente a la selección de las Islas Feroe, no puede sino sorprenderse ante las apocalípticas conclusiones posteriores al duelo que va encontrando por ahí. El empate a uno no era el resultado esperado. No vamos a engañarnos, quien más quien menos confiábamos en debutar con una victoria. Pero tampoco debemos dejar de lado que quien teníamos enfrente era Italia. En una versión reducida y menor, pero Italia, al fin y al cabo. Arrancar con un empate ante un equipo que históricamente ha sido nuestra pesadilla no debería hacer perder la confianza a nadie. Conviene no perder nunca la perspectiva.

El ‘falso nueve’ para empezar. Sorprendió a todos Vicente del Bosque apartando del equipo la posibilidad de jugar con un delantero centro al uso tradicional. El salmantino prefirió apostar por un hombre en posición de segundo punta, sin referencia por delante. El escogido fue Cesc Fàbregas. En un principio, los motivos parecen evidentes: evitar proporcionar a los centrales italianos una referencia estática y fomentar el principal valor de los nuestros, esto es, el fútbol asociativo en la zona de creación. La idea, aunque discutible y discutida, no parecía mala sobre el papel. Aparición por ruptura entre líneas (así llegó nuestro gol, de hecho) y tratar de sacar a los centrales transalpinos de su guarida. Sin embargo, la opción del falso nueve conllevaba una consecuencia indeseable. La presencia de un hombre más, precisamente ese falso nueve, en la zona del campo donde se cocina el virtuosismo español no hizo sino acrecentar la sensación de atasco en los nuestros. España perdió fluidez porque la mayoría de los pases se entregaban en una zona muy pequeña del terreno. Además, con Arbeloa y sus limitaciones ofensivas por una banda y Jordi Alba, empequeñecido ante la incómoda movilidad de Cassano, por otra, apenas aparecían opciones de pases profundos hacia los costados. España se atascó a sí misma.

El papel del doble pivote. No vamos a enjuiciar a estas alturas la fórmula que nos ha llevado a ser campeones del mundo. Además, es innegociable para el técnico. Pero ni que decir tiene que, ante duelos como el de ayer, la presencia conjunta de Busquets y Alonso ralentiza en exceso la transición española. Quizá un hombre de banda hubiera desahogado algo el juego de los nuestros. Además, el flojo partido del centrocampista de Badia del Vallès multiplicó la sensación de que algo sobraba en esa parcela del campo. Busquets, Xabi, Xavi, Iniesta, Motta, De Rossi, Pirlo y Marchisio. Todos ellos encajonados en un cuadrado de terreno de treinta metros de lado. O Xabi se libera con mayor asiduidad de su posición, hasta convertirse casi en media punta, o cada vez será más complicado dotar de fluidez a la circulación del balón.

La aportación de Fernando Torres. El fuenlabreño, desacertado en la definición, ha sido el blanco de la mayor parte de las críticas. No obstante, cabe señalar que, hasta su irrupción en el partido, España se había mostrado como un equipo romo y los defensores italianos apenas habían visto alterada su misión. La constante búsqueda del espacio del punta del Chelsea creó innumerables problemas en la zaga transalpina, obligada a salir de posición una vez tras otra. Torres era además el paso intermedio ideal entre la inclusión de un nueve estático de referencia (Llorente o Negredo) y la utilización del falso nueve al estilo de la primera mitad. Además, y en ese mismo sentido, fue igualmente interesante la aportación de Jesús Navas, un hombre de banda que, por el costado más flojo de la azzurra, consiguió abrir el campo para el ataque a la espalda de la línea italiana.

Iniesta, mayestático. En los peores momentos de España, el pequeño manchego se mostró ejemplar. Supo interpretar el momento en el que a los nuestros les venía mejor una conducción que un nuevo pase estéril y consiguió plantarse con considerable peligro en el área de los de Prandelli a fuerza de tirar de regate en carrera. Ha llegado en gran momento al torneo y hay que seguir explotando sus cualidades.

En DDF| Italia, mejor con problemas
En DDF| España, buscando lo impensable

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

54 Comments

  1. buybuycasual

    14 de junio de 2012 a las 5:42 pm

    Atención: a todos los verdaderos fans de la selección, entrar en http://www.buybuycasual y demostrar cuanto os apasiona la rojaaa

  2. buybuycasual

    14 de junio de 2012 a las 5:51 pm

    Los gemelos de la roja ya están aquí en http://www.buybuycasual.com 20%off

  3. Pingback: Cuatro ideas sobre el España – República de Irlanda | futbol news

  4. Pingback: Cuatro ideas sobre el España – República de Irlanda | MuroDeBlogs