Portugal, eterna imperfección

Desde que aquella romántica generación de oro del fútbol portugués con los Rui Costa, Vítor Baía, Luís Figo, João Pinto o Fernando Couto irrumpiese en la Euro del 96 y pasase a convertirse en un clásico moderno de Eurocopas y Mundiales, en cada nueva fase final da la sensación de que Portugal jamás podrá reunir una selección de similar potencial. Portugal lleva más de una década creciendo futbolísticamente, siempre apoyada en enormes talentos, como aquel grupo campeón del Mundo U20 o, posteriormente, con la brillante y probablemente insuperable generación actual. El crecimiento es sostenido y continuo, sin apenas altibajos. Pero no termina de dar el salto de calidad definitivo, por muy cerca que lo tuvieran en 2004, en su propio torneo, o en el Mundial alemán dos años más tarde.

La edición del torneo que arranca este próximo viernes en Varsovia ha preparado una desagradable sorpresa a la selección dirigida por Paulo Bento. Caer encuadrada en un grupo de clasificación junto a Alemania, Holanda y Dinamarca (a la que ya consiguieron batir en la fase de clasificación en el debut del actual seleccionador) no es precisamente la mejor bienvenida posible. Pero esa dificultad extra debe jugar a favor de los lusos. Al fin y al cabo, no son ellos quienes tienen toda la presión del pase «obligado» a cuartos de final, responsabilidad que recae, evidentemente, sobre holandeses y germanos. Esa falta de complejos, y el perfeccionamiento de un estilo más aseado, con tres mediocentros creativos en detrimento del rocoso centro del campo empleado durante la era Queiroz, son dos de los principales argumentos para los que defendemos que Portugal no defraudará en el torneo.

El tótem: Cristiano Ronaldo. ¿Existe alguna selección en este torneo con mayor dependencia de la actuación individual de uno de sus futbolistas que la portuguesa con el crack de Madeira? Es una pregunta retórica. Portugal espera que Cristiano tenga por fin la oportunidad de firmar su gran torneo a nivel de selecciones. Sabe que el equipo juega por y para él, que es él quien comanda la ofensiva de los suyos y que nada ni nadie dentro del país pondrán en tela de juicio sus actuaciones individuales. Quizá en el punto álgido de su carrera deportiva, se espera que por fin marque las diferencias en un gran torneo que se presuponen entre él y el resto de futbolistas participantes. Individualmente, ninguno se le acerca en cuanto a la capacidad de resolver de partidos. Su carácter ganador puede llegar a pesar, e incluso desquiciar, si observa que el equipo a su alrededor no da la talla de lo que él espera.

El triángulo creativo. Una de las principales novedades introducidas por Paulo Bento en el juego del combinado portugués es la inclusión invariable de tres mediocentros de corte creativo. Sin Carlos Martins, habitual en los primeros partidos de Bento al frente del equipo, en la lista, los escogidos son João Moutinho, Miguel Veloso y Raúl Meireles, tres futbolistas que, sin perder carácter combativo (sobre todo los dos últimos), se presentan como productivos creadores de juego. Su papel en el eje del campo se antoja fundamental, en un equipo en el que ninguno de los dos extremos se muestra excesivamente solidario en las ayudas defensivas allá donde se libran las batallas, en el centro del terreno.

Dos laterales profundos. Por ambas bandas, con el indiscutible Fábio Coentrão por la izquierda y con la duda de João Pereira, algo más tendente a buscar el campo contrario, o el internacional de nuevo cuño Miguel Lopes, los carriles portugueses son largos y profundos, especialmente por el costado del madridista. Si Bento decidiera optar por Lopes, el equipo ganaría en capacidad defensiva pero perdería presencia en ataque y capacidad de sorpresa por banda. No parece descabellado, sabiendo que Nani estará por delante.

Sin un punta de nivel. Es la gran losa que lleva pesando invariablemente sobre las aspiraciones portuguesas desde hace ya más de una década. El juego luso se ve enormemente lastrado porque no termina de salir en todo el país un delantero capaz de marcar diferencias y ver puerta con relativa asiduidad. Ni Hélder Postiga ni Hugo Almeida, dos correctos rematadores, pero dos futbolistas incapaces de generar ocasiones por sí solos, consiguen mantener el nivel del resto del esquema de Bento. Lo peor, es que no se avistan soluciones por debajo, en lo que ya amenaza con convertirse en el mal endémico del fútbol portugués. Y es por la zona de vanguardia, por la posición de la referencia ofensiva, por donde al combinado luso se le escapa la nota más alta. Una posición clave insuficientemente cubierta que hace que la nota media del equipo caiga de manera considerable.

Posible once inicial. (1-4-3-3) Rui Patricio – João Pereira, Pepe, Bruno Alves, Fábio Coentrão – Miguel Veloso, Raúl Meireles, João Moutinho – Nani, Hélder Postiga, Cristiano Ronaldo

Pronóstico DDF. Difícil salir vivos de un grupo en el que te juegas la sopa con Alemania, Holanda y Dinamarca. Lo bueno que tienen es que, si consiguieran dar la sorpresa ( de sorpresa debería calificarse que adelantaran a la subcampeona del mundo o a la subcampeona de Europa), su camino en las eliminatorias no sería complicado. Todo pasar por vencer a Dinamarca, equipo al que conocen bien de la fase de clasificación, y conseguir arrancar al menos un empate contra cualquiera de los dos colosos. Parece poco probable, no obstante, y lo más normal es que acaben claudicando en la primera fase, pese al buen combinado que llevarán a Ucrania. Lo contrario sería un éxito tan colosal como inesperado.

En DDF| Ricardo Quaresma, un violín roto
http://www.tb-credit.ru/our-company.html

13 Comments

  1. pele

    5 de junio de 2012 a las 7:25 pm

    que defiendes a Portugal? que verguenza

  2. Rober

    5 de junio de 2012 a las 7:50 pm

    Portugal me da la sensación hace tiempo de ser un conjunto de individualidades en el que cada uno hace la guerra por su cuenta. No son fiables (en la pasada edición llegaron con la vitola de favoritos y Alemania, con peor equipo que ahora, los echó con justicia en cuartos de final), pero tienen la mayor individualidad de la eurocopa y jugadores de alto nivel en casi todas las demarcaciones. Puede pasar de todo, o que queden eliminados en la primera fase o que lleguen a la final.

  3. Kurono

    5 de junio de 2012 a las 9:54 pm

    Portugal no me convence un solo pelo. La temporada de Nani fue pobre, sus mediocampistas aunque buenos, no son de una garantía fiable, su portero sigue siendo una gran incógnita su rendimiento, su defensa puede dejar tanto una portería a 0 como tragarse los goles más tontos y la maldición del 9, que parece que persigue a los lusos desde Pauleta, que dicho sea de paso, nunca era visto como un jugador del todo confiable. Cristiano Ronaldo es capaz de hacerlos ganar partidos, pero él solo no puede ser todo el equipo (además que en muchos partidos, se borra cuando la cosa se tuerce). Estando en ese grupo tan fuerte, lo normal sería que se quedaran apeados a las primeras de cambio.

    PD;: creo que este podría ser uno de mis últimos posts durante el mes, tengo un exámen de recuperación muy duro y tendré que estudiar. Además el trabajo me tiene ocupado. Gracias por todo amigos.

  4. Tobal

    5 de junio de 2012 a las 10:01 pm

    Portugal sangra por los dos extremos: arqueros y delanteros poco fiables. En el mediocampo muchas veces adolecen de lo que en sudamérica llamamos «pecho frío», mucho talento pero poca garra para tomar control y echarse equipos al hombro.

  5. DDF

    6 de junio de 2012 a las 1:42 am

    @Kurono

    Suerte para tu examen, aquí estaremos esperándote!

  6. pavel

    6 de junio de 2012 a las 11:09 am

    Portugal es un equipazo, pero no tiene un juego integrado. Es similar a la España pre-Euro 2008. No me parece que le falte demasiado en ninguna línea (Hugo Almeida no es peor que Dugarry) pero sí una idea de juego más compacta. Me recuerda a la España de Camacho, una amalgama con Albelda, Baraja, Valerón y Joaquín. En mi opinión, Portugal deberían proponer un juego muy directo y situar a Cristiano en punta como especialista de gol. Ahora mismo, el supercrack de Madeira intenta ser jugador total, sobrecargándose de responsabilidad y perdiendo mucha efectividad.

  7. Pol Gustems

    6 de junio de 2012 a las 2:12 pm

    Me vi el Dinamarca – Portugal de la fase de clasificación y aunque han pasado muchos meses y el escenario no es el mismo, los daneses son diez veces más equipo. Portugal tiene a grandes jugadores pero en ningún momento me dieron sensación de conjunto. Ni entonces ni frente a Turquía hace unos días, partidos que les he visto.

  8. Borja Barba

    6 de junio de 2012 a las 3:02 pm

    @ Pavel @Pol

    Yo también soy de la opinión de que Portugal tendría que jugar con Cristiano como delantero, y quizá meter a Quaresma en banda. o incluso a Hugo Viana jugando más como interior.

    El partido de Turquía fue un completo despropósito, eso sí, y salvo Lopes, se jugó con todos los probables titulares. Juego demasiado alocado.

  9. Jesús Marrone

    6 de junio de 2012 a las 3:56 pm

    Un buen equipo pero si sigue como en el Mundial algo «feo» y dependiendo exclusivamente de las bandas y las genialidades de Cristiano.

  10. Pingback: Una dulce condena | futbol news

  11. Pingback: Una dulce condena | MuroDeBlogs

  12. Pingback: Portugal – España: uno contra todos | futbol news

  13. Pingback: Dossier de la Euro 2012 | futbol news