Dinamarca, en grupo hostil

Es la primera vez en mucho tiempo que el once danés requiere un estudio de situación. En su cuarta fase final al mando, el veterano Morten Olsen (62) ha jubilado a las estrellas que le habían acompañado en el pasado. Alguno aún resiste, como el extremo diestro Rommedahl, pero su inclusión es la excepción en un combinado equilibrado, de presente, que ha dejado de estirar como un chicle a futbolistas que ya no daban para más. Olsen no se ha decidido por un relevo generacional completo y sólo ha dado importancia a los jóvenes más destacados. Por ejemplo a Christian Eriksen, a quién el rol de liderazgo quizá le llegue demasiado pronto. La apuesta de Dinamarca es real y competitiva, incluso esperanzadora si no hubiera coincidido con Alemania, Holanda y Portugal en el peor grupo posible.

Eternos carriles. Dinamarca es claramente inferior en condiciones físicas y técnicas a sus rivales. No hay discusión en esto. Sin embargo, poseen una cualidad de la que muchas selecciones carecen: tienen espíritu colectivo. Son un equipo y se comportan como tal, sacando el máximo provecho de sus posibilidades a través de jugadas preparadas o estrategia a balón parado. Están cómodos sin balón, aunque prefieren tenerlo. Una misión difícil ante sus contrincantes de la fase de grupos. La salida desde atrás suele ser por arriba buscando crear superioridad en las bandas, donde desembocan todos sus ataques. En la izquierda tienen más recorrido, juegue Simon Poulsen, un lateral veloz que se incorpora constantemente al ataque, o Silberbauer, con menos aptitudes pero igual de enérgico. El extremo de ese costado es Krohn-Dehli, que tiene más tendencia a la diagonal, dejando el carril abierto. La derecha no es tan incisiva. Lars Jacobsen, con pasado en la Premier, es un perfil más conservador de carrilero. Por delante Rommedahl trata de trazar paredes con él o coger desprevenido a su defensor. Si está bien colocado la pedirá al espacio y puede generar mucho peligro, ya que posteriormente ve muy bien el pase atrás. No desborda por habilidad peor conserva un sprint destacado.

Juego interior, la posición de Eriksen. Dinamarca centra sus opciones en los carriles. Buscan empezar la jugada ahí para terminarla en el centro, así que los futbolistas que intervienen por dentro no tienen un papel iniciador. Esto no es un problema para la pareja Zimling – Kvist, presumible doble pivote titular, cuyo papel de acompañante se adhiere a sus capacidades. En cambio, sí es algo contradictorio para Christian Eriksen. El jugador del Ajax es de largo, a sus 20 años -nació en el 92′, cuando su selección ganó la Euro de Suecia-, el mejor futbolista danés del momento. Por supuesto, el más destacado del once de Olsen, el que puede hacer más cosas. Juega de mediapunta, con libertad, pero como hemos observado Dinamarca busca primero las bandas, no se centra en las habilidades de su mejor jugador, no le utiliza suficiente.

Seguramente Olsen hace bien. Un hombre no puede condicionarte completamente el plan, menos Eriksen que a pesar de sus virtudes tiene tendencia a desaparecer de los partidos. Es irregular, aparece poco, pero tiene unas condiciones brutales para convertirse en uno de los mejores jugadores de Europa. Es el número uno del combinado, pero quizá el papel de líder le llegue de forma prematura. La Euro es un buen escenario para que dé un paso adelante y aunque el planteamiento no le acompañe tendría que hacer un esfuerzo para intervenir más a menudo. Es el ejecutor a balón parado y hay que tener mucho cuidado con sus centros. Al margen de unas cualidades técnicas exquisitas es extremadamente listo, buscará envíos rasos cuando la defensa los espere por arriba.

Sorensen, out. El único superviviente de la primera convocatoria de Morten Olsen, allá por el 2000, era el portero del Stoke City Thomas Sorensen, una garantía bajo palos. Titular incuestionable, se lesionó en la espalda en el amistoso de hace unos días contra Brasil y ha tenido que abandonar la concentración. Su hueco lo ocupará Kasper Schmeichel, en la convocatoria, y en teoría el guardameta Stéphan Andersen, del Évian francés, en el once inicial. La otra opción de Olsen es Anders Lindegaard, del Manchester United, pero a este lo incluyó a última hora en la lista definitiva quedando clara su posición de tercer portero.

Teórica seguridad defensiva. Simon Kjaer (Roma), Daniel Agger (Liverpool). Altos, fuertes, famosos. Suman decisivamente en balones parados y son los encargados del desplazamiento en largo inicial. Sin embargo, aún con su cartel, aún jugando en ligas de primer nivel en clubes importantes, no me parece un dúo sólido. Creo que no se complementan, que tienen las mismas virtudes pero también las mismas carencias. No son rápidos y difícilmente pueden corregir desajustes a campo abierto. Además, son dos futbolistas que acostumbran a protagonizar acciones desafortunadas con demasiada frecuencia. Restan impúnes porque son muy buenos, porque en todo lo demás aportan mucho. Como solución, aunque del mismo perfil, estará el joven Andreas Bjelland en el banquillo.

Bendtner, sí. A menudo nos quejamos de su actitud y de sus declaraciones. Nicklas Bendtner no es un delantero de primer nivel, aunque él lo crea. Pero de ahí a considerarle un desastre hay un espacio enorme. El jugador del Sunderland (8 goles en 30 partidos) es el mejor nueve que tiene Olsen a disposición, y además se adhiere perfectamente al tipo de fútbol que practica la selección: un híbrido entre el balón aéreo, como lanzamiento, y la combinación precisa por abajo en zona ofensiva. Es solidario, ayuda constantemente al centro del campo y descuelga muchos balones convirtiéndolos en segunda jugada. Su técnica individual no destacaba en el Arsenal, pues todos sus compañeros eran más finos que él, pero sí reluce en la selección, donde se siente importante.

Posible once inicial. (1-4-2-3-1) Sorensen; Jacobsen, Kjaer, Agger, Simon Poulsen; Kvist, Zimling; Rommedahl, Eriksen, Krohn-Dehli; Bendtner.

Pronóstico DDF. Dinamarca jugará sin presión, no es favorito en ninguno de los 3 partidos -aunque ganó a Portugal en la fase de clasificación-. En cambio, las otras selecciones sí saldrán tocadas en caso de derrota contra otro rival fuerte. Creo que habrá una de las 3 grandes que se le pegará fuerte. Espero que Dinamarca llegue con opciones a la última jornada pero quede 3a de grupo.

Euro 2012 | La lista de Dinamarca

5 Comments

  1. Rober

    5 de junio de 2012 a las 3:59 pm

    Todos los especialistas parecen estar de acuerdo en que Eriksen es el jugador de mayor talento aparecido en Dinamarca desde los hermanos Laudrup. Quizás este torneo le llegue muy pronto, aunque él tendrá ganas de demostrar cosas y ganarse un traspaso millonario a un grande europeo (tristemente, hoy en día no se puede considerar al Ajax un grande, sino una gloria del pasado).

    El grupo tan complicado en el que está encuadrado Dinamarca y algunas bajas importantes (Sorensen, Boilesen) hará que nadie les exija nada. Complicarle la vida a las otras tres rivales de grupo debería de ser su objetivo. Pasar a cuartos, un rompe-pronósticos.

  2. Pol Gustems

    6 de junio de 2012 a las 2:09 pm

    @Rober

    Tengo confianza en el choque ante Portugal. Que puedan sumar algo y eso les de moral para el último partido. Lo he dicho arriba en el artículo, espero que llleguen con opciones al último partido de la fase de grupos, y si entonces Alemania ya está clasificada puede pasar de todo..

  3. Jesús Marrone

    6 de junio de 2012 a las 3:59 pm

    En el Mundial me sorprendieron por su juego fresco. Puede ser una de las alegrías de la Euro, pese a que esté en el grupo de la muerte. Acordaos que en la EURO 2000 estaban en un grupo Inglaterra, Alemania, Rumanía y Portugal, y pasaron Rumanía y Portugal.
    Al menos espero volver a ver un poco de «Dinamita Roja» 😀

  4. tubilando

    6 de junio de 2012 a las 4:03 pm

    Un clásico de las Euros. Mis primeros recuerdos datan de Francia-84, campeonato que los daneses animaron de lo lindo. Dinamarca nos puso contra las cuerdas, pero Arconada realizó paradas sobrenaturales durante todo el campeonato; lástima que haya pasado a la historia por su fallo en el tiro de Platini. Desde entonces creo que han participado en todas las ediciones a excepción de la última. Lo bueno es que están acostumbrados a caer en los grupos de la muerte y llegar a los campeonatos sin que nadie de un duro por ellos. Lo que hicieron hace 20 años es una de las cosas más sorprendentes que he visto en el fútbol. Quizás sólo Grecia haya sido capaz de igualarlo.
    Se me sigue haciendo raro ver a Dinamarca vestida por Adidas. Me gustaban aquellos números grandotes que diseñaba Hummel.

  5. Pingback: Dinamita roja en el grupo de la muerte » Diarios de Futbol