Así fue la Liga: RCD Mallorca (8º)

Miguel Sureda nació en un pueblo mallorquín hace ahora 27 años. Tras cinco años como blogger dedica los fines de semana a divertirse colaborando en El Mundo/El Día de Baleares siguiendo la actualidad del RCD Mallorca, su equipo del alma. Futbolero, cervecero y opinador vocacional, añora los años en que el Mallorca se hacía respetar como local en el Lluis Sitjar.

Valoración general de la temporada.
La nota que merece el Mallorca, en una temporada que se presumía como transitoria, no puede ser menor que el notable alto. Antes de iniciar el campeonato se observaba la última jornada de liga con inseguridad. Presumiblemente, el equipo se jugaría el descenso en el Santiago Bernabéu, plaza extremadamente complicada como para visitarla en estado de urgencia, por lo que el objetivo de la temporada era llegar a esa última jornada ya salvados. 37 fechas y tres entrenadores después (Miguel Ángel Nadal actuó como bisagra entre Laudrup y Caparrós), el Mallorca saltaba al césped de Chamartín con la necesidad de ganar. Sin embargo, la victoria ya no era necesaria para mantenerse en Primera, sino para ganarse un pasaporte europeo.De candidato al descenso a opositar por un puesto europeo, una metamorfosis que sorprendería al mismísimo Kafka. La gestión deportiva, los líos institucionales, las ruedas de prensa incendiarias y la lucha de poderes interna en el club no pueden ni deben empañar el tremendo mérito que encierra el octavo puesto que ha logrado el equipo. “La clasificación, amigo…“.

Momento especial.
La victoria en Son Moix ante el Rayo Vallecano.
Certificada la permanencia apenas cuatro días atrás, un objetivo mayor era visto como una lejana quimera. El Rayo visitaba Palma necesitando una victoria para eludir el descenso y no dudó en salir a por todas desde el pitido inicial. Sólo la milagrosa actuación de Dudú Aouate y la fortuna en forma de poste consiguieron el Mallorca mantuviese el empate al descanso. Entrentanto, a cuentagotas, empezaban a llover resultados favorables al equipo de Caparrós. Una derrota levantinista por aquí, un tropiezo colchonero por acá, un gol de Beñat al Sevilla más allá… la jornada estaba sonriendo a un Mallorca que no solo no estaba haciendo sus deberes, sino que se había visto superado por un Rayo famélico durante la primera mitad.

Quién sabe si, conscientes de la oportunidad que tenían entre manos, los jugadores del Mallorca cambiaron el chip y salieron al campo en la segunda parte a por la victoria. El caso es que dedicaron el segundo tiempo a dar una verdadera lección de contraataques. Castro por la izquierda y N’Sue y Pereira por la derecha marearon a un Rayo hasta noquearlo con un gol del uruguayo. La afición deliraba ante la posibilidad de entrar en Uefa mientras veía cómo Atlético, Espanyol, Sevilla, Getafe y Levante (y en las horas siguientes Osasuna y Athletic) pinchaban en sus respectivos encuentros. El sufrimiento que ocasionó el empuje de los madrileños buscando el empate dio paso al éxtasis cuando el árbitro pitó el final. El Mallorca, que la semana siguiente recibiría al Levante, pasaba a depender de si mismo para entrar en Europa League. Un sueño inimaginable para una hinchada hambrienta de estímulos que se marchaba del estadio entre saltos, vítores y cantos de celebración.

Jugador decisivo.
Es imposible solamente quedarse con un jugador teniendo en cuenta que la fuerza del equipo ha sido precisamente el bloque. De repartir méritos, éstos tendrían que recaer en Víctor, máximo goleador del equipo en una temporada que le ha servido para dar un golpe sobre la mesa, Gonzalo Castro, autor de 6 goles y 10 asistencias en su último año en el club, y el pentágono defensivo, con Aouate en la potería, Chico, Ramis o Nunes como centrales, y Martí, Tissone o Pina en el doble pivote. Estos tres pilares han sido el A, B, C del Mallorca ésta temporada: Eficacia de cara al gol, efectividad en las jugadas a balón parado y contundencia defensiva.

Jugador Decepción.
No sólo por el pobre (inexistente más bien) rendimiento ofrecido, si no también por el aura de fichaje maldito que envuelve su figura, Marvin Ogunjimi representa la decepción del año. Fue fichado el día 31 de agosto sobre la campana, tanto que su fichaje no fue tramitado dentro del límite establecido. El Mallorca pagó cerca de 2 millones y medio de euros (cantidad notable para las pobre economía del club) por un futbolista al que se consideraba un talento emergente del fútbol belga. Internacional, de buenas cifras goleadoras y con experiencia pese a su juventud, su fichaje, como el de muchos otros jugadores contrastados que han llegado al club a lo largo de la historia, acabaría siendo un fiasco.

Ni un solo gol en 279 minutos disputados desde que debutara en enero. Fuera de forma, desmoralizado, y condenado al ostracismo por su entrenador, el de Malinas tiene todas las papeletas para abandonar el club si Joaquín Caparrós renueva su contrato.

Jugador revelación.
A fuerza de compromiso, calidad e implicación, el argentino Fernando Tissone se ha ganado a pulso ser la revelación del equipo. Le costó muchísimo conseguir la confianza de la afición. Había llegado el mismo día del cierre de mercado para sustituir a Jonathan De Guzmán, pero su perfil más defensivo, el hecho de que viniese de una Sampdoria recientemente descendida, y unas aficiones singulares por las que era difícil tomarse a ‘DJ Tisso’ en serio (absolutamente impagable su página web) despertaron el recelo entre una parroquia desencantada por el enésimo cambio de cromos desfavorable.

Tissone pedía paciencia y tiempo para adaptarse mientras le llovían críticas más o menos ridiculizantes. El paso de las jornadas le afianzó en el doble pivote y le permitió mostrar unas cualidades que no se esperaban de él. El sudamericano acabaría haciéndose el jefe del centro del campo gracias a su garra, dominio de la táctica y calidad en las transiciones, unas cualidades que, gracias también a su simpatía y franqueza, le han permitido calar hondo en el aficionado barralet.

Claves para la planificación y expectativas para la próxima temporada.
La temporada que viene promete tanto como lo hacía la que acaba de finalizar. No sufrir en los últimos partidos del campeonato acabaría siendo una sorpresa para un Mallorca que otorgará más protagonismo todavía a la cantera. El presupuesto mengua con respecto a la temporada anterior (el pago a proveedores es obligado) y el capital para afrontar fichajes será ínfimo. Casi con total seguridad causan baja ‘Chori’ Castro (finaliza contrato), Fernando Tissone (vuelve a Italia), Pereira (el club lo pone en venta) y seguramente Ramis (hay que hacer caja), además de jugadores que no contarían para Caparrós, como Zuiverloon, Ogunjimi o Tejera. Aparentemente demasiadas bajas como para ser cubiertas por canteranos sin experiencia y una pobre nómina de fichajes.

La clave del año próximo será la continuidad de Caparrós, quien ha sabido darle al equipo un impulso anímico, y que tres ilustres veteranos como Aouate, Martí y Nunes sigan rayando a buen nivel. El nivel que ofrezca el Mallorca dependerá del paso adelante que puedan dar jugadores prometedores como Pina, N’Sue o Hemed, hombres clave en el futuro del equipo.

En DDF| La fuerza, la garra, la lucha y la intensidad
En DDF| De Jokin a Xim
En DDF| Ogunjimi, Serra y Laudrup: un triángulo insostenible

La redacción de Diarios de Fútbol la componen: ...

7 Comments

  1. xtaoth

    30 de mayo de 2012 a las 10:34 am

    Buen análisis, aunque en el último apartado añadiría que la desmantelación de este año va a ser incluso más bestial que otros años. Aparte de los que has dicho, Cendrós, Cáceres y Crespí no continúan ya seguro y por Pina se están empezando a recibir ofertas, sin contar que Chico también vuelve a Italia y se ha convertido en un ‘caramelo’ para clubs con más poder económico que el Mallorca, se empieza a hablar que a Kevin lo ceden y que Calatayud está teniendo ofertas (lo cual, para un portero suplente que no ha tenido casi oportunidades es muy goloso).

    Eso hacen un total de trece bajas de las cuales probablemente diez están medio aseguradas ya que algunos, de no irse, dudo mucho que sean importantes la temporada que viene. De estas posibles bajas, hablamos de la mitad del equipo titular (Caceres, Chico, Tissone, Pereira, Castro, Ramis, Pina -aunque este último lo dudo bastante-) y de jugadores que lo fueron durante un tiempo (Cendrós, Tejera, Kevin, Zuiverloon).

    Con el dinero y la cantera que tiene el Mallorca es muy difícil sustituir a más de la mitad de la plantilla actual, pero bueno, cosas más difíciles se han visto esta temporada (como, por ejemplo, que Victor haya metido nueve goles en primera :P )…

  2. @miguelbuke

    30 de mayo de 2012 a las 10:36 am

    N. del A.: El artículo fue escrito antes de Caparrós renovase su contrato.

  3. Gontxo

    30 de mayo de 2012 a las 12:12 pm

    La temporada es de notable muy muy alto. Cuando el equipo el 31 de agosto ficha un delantero (tras un año buscando) fuera de plazo y encima vende al mejor jugador de la campaña pasada al Villarreal, con el que había prometido no negociar yo pensé que el Mallorca había decidido suicidarse. Está es la peor plantilla en los 16 años en 1ª. Yo pensaba que no daba para salvarse.

    Afortunadamente, en todos lados cuecen habas y sí que daba. Por supuesto, hay que elogiar a Caparrós (yo, que defendí a Laudrup hasta el final) reconozco que el cambio sentó muy bien al Mallorca. Hay que elogiarle que tiene las ideas claras. Sabe lo que propone, lo que ofrece y quien se lo puede dar. Utilizó a los que le valían durante todo el año, daba igual recibir al Madrid que jugar en Santander. Las dieas estaban claras. Y por eso el MAllorca acabó la Liga como cuarto menos goleado. Firmeza, trabajo, seguridad. Tardó en coger la tecla, pero la segunda vuelta ha sido francamente buena.

    Yo de nombres, por supuesto que hay que reconocer como jugador decisivo (e incluso como revelación si quereis) a Victor Casadesús. Lleva ya más 140 partidos en 1ª, su techo era 5 goles y este año se ha destapado con cosas de buen delantero y ha alcanzado los 9, que sin ser una barbaridad han supeusto muchisimos puntos al MAllorca. Yo, si no quereis poner revelación, pero sí mayor progresión la de Pina. El año pasado apenas jugó, y con muchas dudas y ha acabado la Liga a gran nivel, dando asistencias (ese partido contra el Rayo que comenta Miguel por ejemplo) y erigido como medio centro titular, trabajadot y con buen toque. Incluso hizo el gol de la victoria ante el Levante. Hay va a haber centrocampista.

    Decepción, evidentemente Ogunjimi, pero el fichaje nació muerto… eso de enviar un fax fuera de hora mata. Pero también, Alejandro Alfaro, del que se esperaban muchas cosas, aunque su final de Liga ha resultado esperanzador de cara al año que viene.

    La próxima temporada. Pues a ver que plantilla queda, pero yo con Caparrós, cuanto menos, tengo un plus de confianza.

  4. Jorge

    30 de mayo de 2012 a las 12:45 pm

    La temporada ha sido excelente, cumpliéndose el objetivo y dando la opción a la afición de soñar con algo más hasta el final, que el Madrid nos triturara en la última jornada dio igual, haber llegado hasta ahí era impensable 2 meses atrás.

    En cuanto a jugadores; aparte de los mencionados Víctor y Pina, destacaría la adaptación de N’Sue al lateral en los últimos partidos de Liga (inexplicable que un tío que parece torpe de medio se convierta en un cuchillo desde el lateral), la mejoría de Alfaro en las últimas jornadas (curiosamente, cuando se dejó de machacar en los medios las circunstancias de su fichaje) y el papel de Hemed, que si hubiera tenido algo más de fortuna habría rebasado los 10 goles, eso sin contar su aportación desde los 11 metros ( Desde Ibagaza el Mallorca no tenía un lanzador tan fiable de penaltis) siendo un jugador joven que venía de una Liga muy, muy inferior. Tengo muchas ganas de ver la evolución de N’Sue, Alfaro y Hemed el año que viene.

    Por parte negativa, yo pondría el bajón de Pereira, que ha sido menos resolutivo y que, en mi opinión, se ha estancado un poco respecto al año pasado, lo mucho que apuntaba Zuiverloon y lo poco que ha ofrecido, y el fiasco de Ogunjimi.

    La clave para mí será que este año el Mallorca va a tener que tirar más de cedidos y de la cantera (ahí la fe en Caparrós es absoluta para que pula a Uche sobretodo, porque con trabajo este tío es un Harold Lozano para 10 años) de lo que le gustaría a Serra Ferrer, los 4,5 millones del convenio y la pérdida de los 3 millones de IB3 son dos anclas muy pesadas. Esta temporada que viene será de transición, hasta que en la 2013/2014 suban los ingresos por las televisiones.

    En cuanto a ventas, aparte de Ramis ( aunque no le veo yo sitio en España), poco veo yo que se pueda rascar, si conseguimos reducir fichas profesionales, subimos canteranos y conseguimos a Chico, la cosa puede ir bien…Bajo el ala de Caparrós.

  5. Los cromos de la otra liga

    30 de mayo de 2012 a las 11:21 pm

    Lo más remarcable de la temporada del Mallorca es que, en mi opinió su éxito se debe a el trabajo de Joaquin Caparrós, un técnico que demuestra en cada equipo que está que tiene unos conocimientos y un método de trabajo totalmente de élite. Un currante que empezó desde lo más bajo y alcanzará el más dulce de los éxitos.

    En los cromos de la otra liga nos encanta Caparrós.

    LOS CROMOS DE LA OTRA LIGA.

  6. Bortibort

    31 de mayo de 2012 a las 2:49 am

    Opino lo mismo.

  7. Kurono

    2 de junio de 2012 a las 6:20 pm

    Buen texto, Caparrós logra que este Mallorca tan flojo se salvara e inclusive viera Europa. Mérito del Uterano. Por otro lado sería bueno que se mencionara a Serra Ferrer y su manera tan poco adecuada de maniobrar el club. El desembolso de 2 millones sobre la hora por Marvin Ogunjimi hablan de lo mucho que hace de bien las cosas, por no mencionar su encontronazo con Laudrup, el cual tuvo que hacer las maletas ante lo que se avecinaba. Caparrós fue un acierto total, es increíble como se minusvalora a un hombre que forja a hierro y fuego equipos (no por nada, el mismísimo Bielsa alabo a Caparrós y dijo que los jugadores del Athletic de Bilbao estaban en una condición física excepcional gracias al gran trabajo de Caparrós).

    Otra temporada que se espera dura para los bermellones, pero esperemos que por el bien de los isleños Caparrós siga con su apuesta de cantera, sacarle gran rendimiento a la plantilla que se espra justita y seguir con su gran trabajo defensivo y un contragolpe peligroso. Buena suerte.