Así fue la Liga: Real Sociedad (12º)

Enrique Marín, periodista donostiarra de dilatada carrera profesional, necesita poca presentación, especialmente para los seguidores de la Real Sociedad. Ha pasado por las redacciones de Marca, As o, recientemente, Público.

Valoración general de la temporada.
Aunque la clasificación final -12, con 47 puntos, a tan sólo 2 del Athletic y 3 del Sevilla- invitan al elogio fácil, nadie puede negar que la temporada de la Real ha sido muy irregular en sus prestaciones y, como consecuencia de ello, sufrida e inestable a la hora de valorar y fijar exigencias y objetivos, respectivamente.
A la deficitaria planificación de la plantilla por parte del Director Deportivo, hay que añadirle que Montanier no sólo no ha dotado de un estilo al equipo donostiarra, sino que con su extraña gestión e incapacidad para leer los partidos lo ha conducido a una indefinición en la que los marcadores han estado muchas veces por encima de los méritos. Lejos de ser un equipo solvente, la Real no ha sido fiable, sobre todo lejos de Anoeta, y la mano del entrenador no se ha visto en lo que al juego se refiere.

Se valora y ensalza que el técnico francés haya confiado en la cantera, pero la cruda realidad es que: primero, tampoco le dieron margen de maniobra, pues se marcharon Labaka, Rivas, Sutil, Tamudo y después Sarpon y sólo vinieron Mariga y Vela. Y, segundo, quienes en teoría debían competir con ellos por la titularidad (Demidov, De la Bella, Sarpong o Mariga) no han dado el nivel exigido.

El objetivo de la Real no era mantenerse, pero precisamente las dudas y el hecho de que llegar a final de temporada obligada a mirar hacia abajo han supuesto que no pasar apuros en las tres últimas jornadas se haya considerado un éxito que esconde la mala planificación, pues era una Liga para haber aspirado a más, y delata la falta de ambición.

Momento especial.
Por lo que significa y lo emotivo que fue, me quedo con el homenaje de despedida a Aranburu. Capitán y único estandarte en activo de la última mejor Real, la del subcampeonato de Liga en un centro del campo junto a Xabi Alonso, Karpin y De Pedro, Mikel tenía una oferta para renovar, pero desde el primer momento dejó claro que no tomaría la decisión hasta final de temporada. Se fue para dejar sitio a los Illarra y Pardo, y la afición agradeció en el último partido de Liga, ante el Valencia, su condición de ‘one club man‘ como merecía.

Jugador decisivo.
Por sus goles (12) y sus asistencias de gol (6), Vela ha sido tan decisivo en el apartado ofensivo como el guardameta Bravo en el defensivo. El mexicano y el chileno son los únicos no canteranos que tienen y han estado al nivel que se les debe exigir a los fichajes de la Real. El tercero podía haber sido Ifrán, aunque Montanier no ha contado con él (sólo 4 partidos como titular).

Es ventajista decirlo ahora, pero no incluir en la cesión de Vela una opción de compra ha terminado siendo un mal negocio para la Real, pues el buen rendimiento del delantero del Arsenal ha provocado que casi con toda seguridad no continúe en Anoeta.

Jugador decepción.
A mí Mariga no me decepcionó porque tampoco esperaba mucho de él, pero teniendo en cuenta que fue el fichaje (cesión) estrella y que en el mercado de invierno estaba de regreso en el Inter, sólo él puede ostentar esta negativa consideración. Después de no renovar a Rivas para hacer sitio a los de casa, se vendió a Mariga como un ‘box to box‘, pero el keniano resultó un fiasco y no sólo no reforzó el equipo, sino que lo debilitó.

Claro que la mayor decepción ha estado en el banquillo. Presentado como el Guardiola francés, Montanier no ha demostrado las credenciales con las que llegó a Zubieta. El francés, que estuvo virtualmente destituido en noviembre, no se ha ganado ni el respeto y ni el cariño de Anoeta, que llegó a pedir su dimisión. De hecho, si sigue es porque el Consejo no le ha encontrado recambio.

Jugador revelación.
En dura competencia a principio de temporada con Illarramendi y ante la imposibilidad de que Rubén Pardo haya tenido la presencia necesaria para poder rivalizar con él, Iñigo Martínez es sin duda el jugador revelación de la Real. No es casualidad que el central haya ganado el ‘A Mi Bola de Oro’, premio al mejor jugador de la temporada que organizo en Twitter y en el que mis followers votan después de cada partido. Una lesión de rodilla le ha impedido terminar la temporada y, posiblemente, estar en los Juegos, pero aún así, Iñigo ha sido el jugador más destacado. Toda una revelación.

Claves para la planificación y expectativas para la próxima temporada.
Con Montanier ratificado oficialmente para cumplir el año que le queda de contrato, lo cual demuestra las dudas que había en el Consejo sobre la idoneidad de su continuidad, las expectativas de la Real serán parecidas a las de la temporada pasada. Con los jugadores de casa acaparando cuantitativa y cualitativamente la plantilla, el capítulo de fichajes volverá a ser decisivo para poder calibrar las verdaderas aspiraciones del equipo.
A valores seguros como Iñigo Martínez, Illarra, Pardo o Griezmann podrían sumarse otros como Javi Ros -cuya incorporación al primer equipo debería apartar a Markel Bergara- u otros más jóvenes como Gaztañaga, Hervías o Iker Hernández.

Teniendo una gran base de futuro, con Bravo indiscutible en la portería y Xabi Prieto asumiendo más liderazgo tras la retirada de Aranburu, urge sobre todo fichar un delantero de garantías, aún más en previsión de que Vela no siga y que Llorente no volverá a ser el que fuera. Lo ha dicho el propio Montanier: el objetivo es mantener a los buenos y fichar también a buenos. A partir de ahí, se verá si la Real crece o vuelve a encogerse. De momento, la continuidad no invita al optimismo ni a la ilusión, pero es lo que hay.

En DDF| Recuerdos de nuestro derbi
En DDF| Mikel Aranburu, ‘one club man’
http://www.tb-credit.ru/kredit.html

4 Comments

  1. cityground

    24 de mayo de 2012 a las 6:51 pm

    No soy tan critico con la temporada de la Real ni con su técnico, aunque hay que reconocer que Montanier no era lo que habían vendido. Algunos planteamientos discutibles como los del partido contra el Madrid o el Athletic en casa, cambios en el partido extraños y sobre todo no dar más minutos a Pardo, sus errores.

    En Anoeta el equipo ha respondido y ha ganado partidos algunos con suficiencia, pero fuera de casa sobre todo en la 2ª vuelta se han repetido los males del año pasado aunque se haya jugado algo mejor como en Bilbao, Getafe, Málaga o ante Atletico, otra 2ª vuelta con ninguna victoria fuera de casa, dato preocupante.

    El equipo es joven y hay que seguir confiando en la cantera, Pardo debe ser titular y Ros puede aportar cosas, clave acertar en los fichajes, la Real no puede permitirse errores como el de Mariga.

    GORA ERREALA!

  2. Tobal

    24 de mayo de 2012 a las 8:00 pm

    A Bravo parece que le tienen más fe en San Sebastián que acá en Chile, donde ha sido discutido por una serie de partidos con errores inaceptables.

  3. Iván

    26 de mayo de 2012 a las 10:52 pm

    Es que Bravo a veces tiene fallos de juvenil, cosa que no le quita de ser uno de los mejores porteros sudamericanos.

    Lástima lo de Iñigo Martinez, podría haber estado en esta conovocatoria de la selección.

  4. Kurono

    27 de mayo de 2012 a las 3:10 am

    No he visto mucho a la Real, para qué mentirles, pero sinceramente por lo que he visto hasta ahora (temporada 2006-07, algunos partidos de segunda, la temporada pasada y los partidos de su selección), Bravo a mi no me trasmitiría mucha seguridad. Es el típico portero sudamericano que tiene por tendencia general el despeje al centro, sumado a las salidas alocadas muy caras (de hecho, en Chile tienen grabado a fuego aquel gol de Villa por lo lamentable del posicionamiento de Bravo).

    Tiene condiciones para llegar a ser un buen portero, pero no creo que las termine de concretarlas, porque nunca ha mejorado en ese aspecto de la disciplina y un día hace una gran parada y al otro sale a cazar mariposas o se traga un gol increíble.