Lo más parecido a la agonía

La jornada que se disputa esta noche, y que tendrá como escenarios principales Vallecas, La Rosaleda y el Coliseo es lo más parecido a una tragedia griega que puede brindar el fútbol español. Los despropósitos de unos y la heroica resistencia de otros nos han abocado a una agónica última jornada, casi inédita en los últimos años, en la que cinco equipos se juegan el ser o no ser en la máxima categoría; una permanencia más indispensable por cuanto que en demasiadas ocasiones se asocia a la supervivencia. Descendido ya el Racing, estos son los protagonistas y sus posibilidades, en un extraño escenario en el que todos menos uno dependen de sí mismos para salvarse:

Granada. Desconocido en Primera para dos generaciones, vivió una primera vuelta más tranquila de lo esperado. La mala racha de comienzos de año quemó a Fabri, artífice del ascenso, y el gran lunar de Abel ha venido de la escasa competitividad del equipo fuera de casa. La enajenación colectiva del encuentro contra el Madrid y el subsiguiente rosario de sanciones debilita mucho al equipo de cara al encuentro clave, en un Vallecas que será una caldera.
Situación. Si gana o empata se queda en Primera. Sólo desciende si pierde, el Zaragoza gana y a la vez el Villarreal gana o empata. Una carambola difícil.

Villarreal. Una situación clásica: equipo con aspiraciones que debe simultanear la Champions League con la competición doméstica, sufre una racha de malos resultados, y se acaba condenando a luchar en una situación para la que no está preparado. En el caso del Submarino, únanle la ausencia permanente de sus dos mejores jugadores del curso pasado–Rossi por lesión y Cazorla por venta-, la incertidumbre sobre la viabilidad económica futura del equipo y el consabido rosario de entrenadores, y entenderán por qué llega así al final de temporada una escuadra que el año pasado cosechó elogios por doquier. Como tantas veces en momentos como éste, de Lotina depende la ilusión de una ciudad.
Situación. Si gana o empata con el Atlético se queda en la máxima categoría. Si pierde, desciende si Rayo y Zaragoza ganan sus partidos, y también si el Rayo gana y a la vez el Zaragoza empata.

Cada semana, y de la mano de bwin.es, os ofreceremos los partidos más interesantes del fútbol mundial, con especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas on-line.

Rayo Vallecano. Unánimente alabado en la primera parte del curso por su propuesta valiente, los buenos resultados y la capacidad de seguir adelante en una situación económica terrible, el equipo que llegó a soñar con Europa se ha desplomado en unas últimas jornadas en las que el balance es aterrador: seis derrotas consecutivas, cuatro goles a favor, veinte en contra. La combinación de las lesiones –la de Javi Fuego ha resultado particularmete dañina-, el mal ambiente, el enfrentamiento de la administración concursal con Sandoval y algunos rumores dañinos salidos del propio club se han combinado para dibujar un panorama muy poco esperanzador en el peor momento posible. El único consuelo para los bukaneros es que se la jugarán delante de su gente.
Situación. Si gana sigue en Primera. Si empata, desciende si gana el Zaragoza, o si a la vez pierde el Villarreal y empata el Zaragoza. Si pierde, debe esperar que también pierda el Zaragoza y que el Sporting no gane para no descender.

Zaragoza. De las cinco circunstancias trágicas que colisionan este fin de semana, la que incumbe al equipo aragonés es la más hermosa y esperanzadora. Con el club arruinado, un máximo accionista que representa lo peor de la dirigencia en el fútbol español y un equipo que parecía condenado desde la primera vuelta, toda una ciudad se ha puesto detrás de sus futbolistas para llenar la Romareda jornada tras jornada y tratar de lograr lo imposible para una escuadra muy importante en la historia del fútbol español. Doce puntos de los últimos quince, Manolo Jiménez de taumaturgo y un grito “¡Sí se puede!” que pone los pelos de punta. Última estación, Getafe.
Situación. La victoria también le garantiza la permanencia. El empate le sirve si pierde el Rayo, o si empata el Rayo y a la vez pierde el Villarreal. La derrota lo condena.

Sporting. Tras el peor curso de Preciado, que de todos modos se fue de Gijón con la cabeza muy alta, poca gente pensaba que Javier Clemente pudiera reflotar un barco a la deriva. Y aunque se ha hablado más de los exabruptos del vasco que del juego del equipo, sí es cierto que los asturianos se han mostrado bastante competitivos al final de la temporada, y que si hubieran sacado algo positivo contra el Villarreal hace unos días –en un encuentro que seguramente no merecieron perder- no tendrían que hacer frente a una situación tan desesperada esta noche. Están casi muertos. Casi.
Situación. Debe ganarle forzosamente en la Rosaleda a un Málaga que se juega la Champions, y esperar que pierdan Rayo y Zaragoza. En otras palabras, un milagro.

La interrelación entre encuentros y lo que se juegan unos y otros fuerzan a que sea un día muy propicio para las apuestas en vivo. En bwin, por ejemplo, la victoria en la Rosaleda del Sporting se paga a 8.50, la del Zaragoza en Getafe a 1.67, y quizá la más jugosa entre estos equipos, la del Villarreal en casa frente al Atlético –que viene de jugar entre semana la final de la Europa League-, a 2.45. En el partido de la muerte, si tenemos un escenario en el que se adelanta primero el Granada ante un Rayo presuntamente nervioso, hay que acordarse de que el empate se paga a 3.50, y la victoria andaluza a 4.40. Finalmente, en un escenario de Vallecas donde el encuentro se abra en el segundo tiempo, que se marquen más de goles tras el descanso se paga a 3.75, y más de tres goles a 7.75. Para pensárselo.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).