El estancamiento de Robben

Retrocedamos por un momento a hace seis años, verano de 2006. Dos jugadores de corte similar debutan en un Mundial. Ambos son algo contrahechos, endiabladamente rápidos, y muy, muy jóvenes. Los dos juegan en grandes clubes, que tienen puestas enormes esperanzas en su futuro, así como sus selecciones. Arjen Robben es algo mayor, tiene 22 años y el gran Chelsea de Abramovich ha lanzado sus redes sobre él; Leo Messi aún no ha cumplido los 20 y apenas ha firmado treinta partidos con el Barcelona que acaba de ganar su segunda Copa de Europa; el mejor, precisamente contra los blues. Y una cosa más en la que se parecen: los dos traen de fábrica la suerte más difícil de encontrar en el fútbol, el arte de eliminar contrarios con un quiebro incontrolable. Un regate, regalo del de arriba, que sigue constituyendo el terror de sus rivales un lustre más tarde.

Todos sabemos en lo que se ha convertido Messi por obra y gracia de Guardiola; ahora mismo es algo muy parecido al jugador total, pues a su don natural ha añadido una capacidad goleadora, una versatilidad en el remate, un perfección en el pase y, sobre todo, un entendimiento del juego que le han convertido en el mejor jugador del mundo. Si el Leo de 2006 era un sensacional solista que rompía bastantes partidos a base de diagonales -en un equipo donde las estrellas eran otros-, la versión actual los gana uno tras otro con la aquiescencia y la dedicación de un estupendo puñado de futbolistas que juegan para él.

En cambio, Robben da toda la impresión de ser exactamente el mismo jugador que era cuando empezamos a conocerlo. El regate sigue siendo el mismo, quizá ha perfeccionado algo su jugada prototípica de entrada en el área y tremendo zurdazo, pero más allá de ello, apenas ha añadido nada a su juego. Sea por la sucesión constante de lesiones, sea por incapacidad o desinterés de sus entrenadores -Schuster o Heynckes no han destacado nunca como formadores, y Van Gaal sólo quería un extremo puro en su posición- no se puede hablar de ningún tipo de progresión para la que fue una de las mayores joyas del fútbol europeo, y que ya ha cumplido 28 años sin ningún título relevante a nivel internacional -aunque todos sepamos, demasiado bien, que lo tuvo en sus botas-.

En cualquier caso, hará bien esta noche el Real Madrid en no perder de vista al menudo jugador holandés. Tiene pocas cosas, pero las que tiene revientan partidos, y lo mejor del equipo blanco no es la capacidad defensiva de sus laterales zurdos. Además, querrá demostrar que su salida de Chamartín fue un grave error del club español. Algo que piensa mucha gente, porque con todos sus defectos, un extremo punzante es siempre un tesoro. Y el Bayern no tiene uno, sino dos. Así que ojo.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

20 Comments

  1. Pingback: Múnich como preámbulo » Diarios de Futbol

  2. chafla

    17 de abril de 2012 a las 1:01 pm

    Es que vaya comparación tan odiosa. Es cierto que Robben no ha mejorado tanto como Messi. ¿Pero cuántos jugadores lo han hecho?

    Aún así yo creo que lo mejor que le ha venido al holandés durante estos años es la madurez. Lo veo un jugador mucho mejor en la toma de decisiones dentro del campo. Creo que ahora explota sus, quizás pocas, virtudes con mayor rendimiento que cuando militaba en el Chelsea o Real Madrid. Puede ser un buen duelo Marcelo/Coentrao contra Robben esta noche. Ojala lo sea.

    Un saludo.

  3. emedepan

    17 de abril de 2012 a las 1:17 pm

    Robben, ese jugador que pasó de ser mejor que Messi a estar “Bien vendido”.

    Yo creo que jugará Coentrao. No creo que Mourinho se fíe de mucho Marcelo, y menos fuera de casa.

  4. Ramón Flores

    17 de abril de 2012 a las 3:10 pm

    Puede ser odiosa, pero en sus comienzos eran dos jugadores muy similares. Y puedes mirarlo al revés, mejorar tanto como Messi… o tan poco como Arjen.

  5. Luis Suárez

    17 de abril de 2012 a las 5:29 pm

    Comparaciones al márgen, cada vez que se habla de Arjen Robben pienso en lo mismo, en lo mucho más que sería de no haber sido por las lesiones, y siempre me viene a la mente el mismo partido, el de la ida ante Roma en 2008, creo que aquella noche lo ví como un jugador endiablado, en pleno proceso ascendendente, capaz de complicar el solo a todo un equipo rival, algo que entre la eliminación blanca y la enésima lesión del holandés nunca llegó a ser lo que podría… Y pasando de la chicanería instalada en aquellos días de si en aquel Real Madrid era “más que Messi”, creo que de no ser por las constantes lesiones hoy podríamos tranquilamente hablar de uno de los mejores 2 o 3 futbolistas del momento.

  6. protodo

    17 de abril de 2012 a las 5:33 pm

    Robben, pedrito, cuellar,joaquim,robinho,djalminha,neymar…¿ sigo ? cuanto extremito tecnico con un puntito de velocidad hemos visto y veremos…empiezan como la espuma de un buen cava y cuando se les pilla el regate y se les va el gas, queda en el mejor de los casos un buen jugador.

  7. Yo

    17 de abril de 2012 a las 6:54 pm

    Una sola cosa, en el caso de Robben las lesiones lo han lastrado demasiado.

    No ha hecho temporadas enteras y asi es demasiado dificil.

  8. snedecor

    17 de abril de 2012 a las 7:01 pm

    Curiosamente el domingo pensaba en aquellos tiempos en los que Cristiano Ronaldo era sólo un extremo filigranero… Creo que la cabeza juega un papel fundamental en estas evoluciones, (además de las lesiones, claro). Hay que tener la ambición necesaria para plantearte mejorar pese a que ya marcas diferencias con lo que “traes de serie”, o tener la suerte de que alguien te haga ver esa posibilidad, un entrenador que te meta esa idea en la cabeza y que te ayude a trabajar, que no se conforme con lo que ya le das. Pero sobre todo tienes que querer tú, tienes que tener la capacidad para reconocer que el fútbol no se acaba en lo que ya dominas y las ganas de probarte a ti mismo para crecer aún más. Hay gente que da ese paso para salir de su casilla y otros que se limitan a perfeccionar hasta el límite lo que ya hacen (caso de Robben): se convierten en enormes especialistas capaces de marcar diferencias, pero no en todo lo que, desde fuera, creemos que podrían ser

  9. edgar

    17 de abril de 2012 a las 7:32 pm

    Esta claro que si no juegas en Madrid o Barca eres un fracasado…

  10. Ramón Flores

    17 de abril de 2012 a las 7:52 pm

    @snedecor, muy de acuerdo.

    @edgar, si tú lo crees así… en el artículo no se dice en ningún lado, más que nada porque yo no lo creo.

    Saludos

  11. Toni

    17 de abril de 2012 a las 9:59 pm

    A mi me parece que hay que centrarse más en estar presente en las ocasiones realmente importantes y menos en mejorar en todos los aspectos ( y eso supuestamente, para mí Cristiano sigue fallando en el juego asociativo y cada vez lanza peor las faltas). Lo digo por el partido que está haciendo CR que ha hecho otro Copperfield cuando más se le necesita.

  12. Torreblanca

    18 de abril de 2012 a las 1:03 am

    #6 Robben, extremito… jajajajaja.

    A ti te traen aquí para animar esto, ¿verdad?

    Increíble…

  13. Kurono

    18 de abril de 2012 a las 2:14 am

    Robben por las lesiones no ha evolucionado más, se quedó ahí, aunque aun así, llegando solo al 40 o 50% de todo su potencial que se presuponía, en forma y centrado es uno de los 10-20 jugadores más desequilibrantes y peligrosos del mundo. Fácilmente podría ser un top 5 o incluso, por qué no, reinar junto a Messi y CR7 si hubiera alcanzado ese potencial. Aun así, jugadores que se presuponían con más talento y explosividad como Quaresma, Joaquín o más atrás, Denilson, han acabado peor que Robben: Quaresma ha terminado mal en todo club grande donde ha jugado (Barcelona e Inter), mientras Joaquín nunca llegó a volar más lejos, de Denilson todos sabemos que se jubiló a los 32 años, mientras Robben actualmente deleita (y bastante) a la parroquia de Munich. Hoy tuvo una actuación muy discreta, aunque cada pelota que tocaba era un peligro para el Real Madrid.

    El que sí parece ha vuelto luego de una etapa muy gris es Ribbery, que jugador, desquició a Arbeloa, anotó el primer gol y se tiró el equipo al hombro cuando de atacar se trataba.

  14. Alain Estevez

    18 de abril de 2012 a las 10:19 am

    Así es Kurono, se tiró el equipo al hombro en un partido realmente importante. Otros desaparecen en esos escenarios y sólo enseñan el muslo frente a equipos de segundo nivel.

  15. Cristian*

    18 de abril de 2012 a las 10:48 am

    Robben es uno de tantos que aspiraba a lo más alto, y se quedó estancado en un gran jugador, pero un mero especialista a fin de cuentas.Las lesiones seguramente le habrán lastrado, pero jugadores más importantes han conseguido superar lesiones mayores y han aprendido a mejorar.
    A mi los que más me llamaron la atención fueron Kroos y Mario Gómez; menuda velocidad tiene el hispano-alemán, esa virtud no se la conocía!! Y Kroos sencillamente hizo de Schwensteigger a un gran nivel, me encantó el “chaval”. A ver si el propio Schwensteigger juega el partido de vuelta ne mejores condiciones; aún no está en su mejor forma, y regaló balones que supusieron importantes sustos para su equipo. Y ojo con el resultado: el Bayern ha demostrado que se le da bien crear ocasiones de peligro y siempre puede aparecer, a pesar de ello, creo que el factor Bernabéu debería ser clave para los de Mou.
    Ribery es otro que sigue sin evolucionar como se le esperaba; es un gran jugador sin duda: técnicamente notable, gran bregador y poco dado a esconderse. Pero sigue abusando en exceso de conducción de balón, sobretodo cuando juega en la zona del mediocampo, cuando conviene soltarlo con velocidad para poder abrir espacios.

  16. Rinat Rafaé

    18 de abril de 2012 a las 6:07 pm

    Por esa regla de tres, Cristiano Ronaldo, Cesc, Villa o cualquier jugador que debutara en aquel Mundial también se ha estancado porque no tiene tres balones de oro como Messi, si es que…

    Sin ningún título relevante a nivel mundial, pero oiga, subcampeón del mundo y de la champions, que tampoco es moco de pavo…

  17. pavel

    18 de abril de 2012 a las 7:02 pm

    Pues coincido con el post en que Robben prometía mucho más -aún siendo un formidable extremo. Supe de él por primera vez en la CL de 2003-04; cuando el PSV se enfrentó al RC Deportivo. Aquel jovencísimo tulipán tuvo una actuación descomunal (entre él y Collina casi eliminan a nuestro equipo) parecida a la de Messi en Stanford Bridge dos años después. Nada que ver con Ribèry o Cesc -cuyas cualidades naturales parecen estar aprovechadas al 90%.

  18. Cristian*

    19 de abril de 2012 a las 1:54 pm

    @ Rinat Rafaé
    El post indica que el jugador se ha quedado estancado en su juego, y a parte añade el tema de títulos, nada más, como otra constatación más del asunto. Por cierto, Villa ha conseguido muchas cosas desde que destacara en el Zaragoza hace ya bastantes años, y entre otras ya es el máximo goleador histórico de la selección, ha sido pichichi alguna que otra vez, máximo goleador del Mundial, vairas veces en el Onze d´Or, y campeón de un Mundial, una Eurocopa, Liga, Champions …. La comparación no ha sido muy adecuada precisamente, o CR7 otro que acumula títulos de todos los colores… ;)

  19. D.

    20 de abril de 2012 a las 7:58 am

    Me parece injusta la comparación. Messi es Messi y eso es mucho para cualquier futbolista. Quizá sería más propicio un duelo entre Robben y Cristiano Ronaldo. El resultado, a fin de cuentas, sería el mismo: El holandés —No sé si se ha estancado— pero no maduró como se esperaba. Las similitudes con el portugués me parecen más exactas. Casi la misma edad, ambos empezaron como extremos endiablados. Y Robben, se ha fracturado mucho. Y Ronaldo, con todo lo mal que me cae, dejó las filigranas por los goles; se convirtió en un futbolista más efectivo, más importante.

  20. Pingback: Un héroe tragicómico » Diarios de Futbol

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>