Notas del sábado

Borussia Dortmund. Si la victoria frente al Bayern de Múnich significaba medio título, el encuentro contra el Schalke 04 era la mitad restante. Un derbi para concluir una temporada sobresaliente. La segunda en la élite, la confirmación. Es cierto que cayeron de forma contundente en la primera ronda de la Liga de Campeones, perdiendo todos los encuentros fuera de casa y solamente sumando una victoria en el Signal Iduna Park. Pero el reto europeo es muy complicado la primera vez, más para un equipo tan joven que ha llegado al primer nivel con pocas obligaciones. Existía un proyecto de estar arriba, pero no de ganar cada semana, algo que ya se ha generado para la siguiente temporada. Sobre todo si logra conservar a la mayoría de sus baluartes. Quizá incluso pueda permitirse la pérdida de uno de ellos, ya que ha afrontado el tramo final sin Mario Götze disponible. Además ya tiene atado a otro genio para unirse al grupo: Marco Reus. Recordemos que en los primeros compases en Alemania poco se preveía un segundo título amarillo, con cierto escepticismo hacia la continuidad del éxito del conjunto de Jürgen Klopp. Un técnico excelente, valiente, cuyo equipo ofrece un fútbol atractivo y competitivo partido tras partido. A falta de tres jornadas para la conclusión de la Bundesliga, al Dortmund le basta una victoria o bien contra Monchengladbach, Kaiserslautern o Freiburg para ser campeón. Poco impedimento en relación a lo que ya ha superado, ganando a lo grande el derbi de la cuenca del Ruhr con un tanto de Sebastian Kehl. El futbolista del pasado, capitán, 31 años, incrustado en el organigrama del presente, el de los jóvenes que dominan la Bundesliga.

Bayern de Múnich. Heynckes reservó a Lahm, Ribéry y Mario Gómez porque a las 18.30, hora del inicio de su partido, ya conocía el resultado del Dortmund. Si ya tenía pensado confeccionar una alineación poco titular incluso con un tropezón de su máximo rival, tras su victoria ya no había ninguna duda. El Bayern empató a 0 ante el Mainz y dejó escapar sus últimas opciones, aunque pensará que la liga ya la había perdido con anterioridad, en el enfrentamiento directo de la semana pasada. Mal síntoma una decepción tan cercana al cruce europeo con el Real Madrid, además la afición pitó a su equipo. Sin embargo, el año del Bayern de Heynckes es positivo, notable, incluso no superando las semifinales de Champions League lo continuaría siendo. Excelente si consigue disputar la final que se celebra en su casa. Ha perdido la Bundesliga porque ha habido un equipo mejor, pero lo ha hecho en el cruce directo entre ambos. Ha compaginado de maravilla las dos competiciones, nacional y europea, ejemplo único del país.

Andy Carroll no justifica su desorbitado precio, 35 millones de libras, por un gol en las semifinales de la FA Cup. Un gol puede justificar cinco millones, seis, pero nunca una suma tan elevada. Celebramos que haya anotado, lo hará toda Inglaterra excepto los seguidores del Everton, porque es un buen futbolista al que esperamos ver al nivel que exhibió en el Newcastle, como mínimo. Otros goles importantes fueron el de Brandao, autor del tanto de la victoria del Olympique de Marsella frente al Lyon en la final de la Copa de la Liga en Francia, y el de Saviola al Gil Vicente, que le dio la Copa Portuguesa al Benfica.

Fotografía | Borussia Dortmund

4 Comments

  1. Ender

    15 de abril de 2012 a las 4:00 pm

    El Borussia se disfruta. Espero que mantengan sensaciones la temporada que viene.

  2. Alain Estevez

    16 de abril de 2012 a las 10:07 am

    El Borussia también se disfrutaba el año pasado y luego en Champions nada.

  3. No al futbol moderno Blog

    16 de abril de 2012 a las 10:16 am

    El Bayern ni en los años de Mundial/Eurocopa ni en los demás. Igual de éxito es lo del BVB que fracaso de los bávaros. 2 años sin ganar la competición doméstica es demasiado para un club con un potencial y unas posibilidades infinitamente superiores al resto

  4. andrew morales

    17 de abril de 2012 a las 4:47 am

    el futbol no sirve