Sevilla-Barcelona: mal momento para los dos

Se enfrentan hoy Sevilla y Barcelona en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán (20:00 h), en un momento que no resulta especialmente feliz para ninguna de las dos instituciones, y que torna especialmente indeseable la eventualidad de una derrota.

Después de algunas semanas con cierta polémica y algunas declaraciones indeseables, la que estamos concluyendo se presumía por fin tranquila y feliz en el entorno del Barcelona. En lo primero colaboraba la buena racha de resultados lograda por el equipo en los últimos partidos, que ha enlazado seis victorias consecutivas entre Liga y Liga de Campeones, incluyendo las brillantes goleadas frente a Valencia y Bayer Leverkusen. La enésima exhibición de Messi volvía a hacer correr ríos de tinta y, tras recuperar lesionados, el once se parecía de nuevo al equipo tipo que arrasó la pasada temporada a quien se le cruzó en el camino. Además, varios medios anunciaban la renovación de Guardiola para el jueves, deseado punto final a la gran incertidumbre que, desde Rosell hasta el último aficionado, mantiene desde hace meses en vilo al barcelonismo.

Cada semana, y de la mano de bwin, os ofreceremos los partidos más interesantes del fútbol mundial, con especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas on-line.

Sin embargo, en los últimos días se han acumulado las malas noticias para el conjunto azulgrana. Tras la foto oficial del club y una nueva reunión de Pep con el presidente, el jueves se cerraba sin el anuncio deseado, y la posterior rueda de prensa del entrenador no despejaba ninguna duda. El viernes fallecía Estanislao Basora, delantero histórico del club y gloria de la selección española de la posguerra, y el sorteo de la Champions deparaba un periplo duro y difícil para las últimas rondas de la máxima competición. Malas nuevas todas, pero ninguna de la magnitud de que Abidal necesita un nuevo hígado. El anuncio oficial de la recaída ha conmocionado al mundo del fútbol, pero muy especialmente al club blaugrana, que recibe así un mazazo tanto anímico como deportivo en un momento clave de la temporada, y cuyo efecto sobre el rendimiento del equipo –que se halla en una situación menos idílica que el pasado ejercicio en circunstancias similares- es una incógnita.

Al otro lado, las aguas también bajan algo turbias. Al optimismo con el que comenzó la etapa Míchel a orillas de Nervión le ha sucedido un cierto desencanto con la derrota en el Molinón ante el voluntarioso Sporting de Clemente, y Del Nido ha acabado de viciar el ambiente con una inoportuna carga de profundidad sobre sus futbolistas, a los que acusó de no dar el nivel adecuado. Pocos rivales como el Barcelona, sin embargo, para excitar la competitividad de los jugadores, y más considerando que el año pasado el Barça apenas rascó un punto del Pizjuán, y el sevillano ha sido el único equipo en la temporada liguera que ha sacado botín del Camp Nou. Paradójicamente, hoy no estará sobre el césped el héroe de aquel día, Javi Varas, y sí lo hará el veterano Palop, en quien Míchel parece confiar más. Por demás, el Sevilla afronta el partido con la plantilla casi al completo, una vez recuperados Medel, Spahic, Navas, Negredo y el eterno Frédéric Kanoute.

Partido de pronóstico más incierto de lo que suele habitual con el Barcelona de por medio. La victoria local se paga en bwin a 7,75, el empate –opción muy interesante- a 5,00 y la victoria azulgrana a 1,35. No es descabellado pensar en un partido con dos goles, que se paga a 4,25, o tres goles, que se pagan a 4,00, y una buena opción podría ser combinar ambas apuestas. Un gol de Manu del Moral se paga a 3,75, de Baba a 4,00 y de Jesús Navas, en buena forma, a 4.25. Finalmente, si el Sevilla abre el marcador, el rédito será de 3,50, y de 3,90 si los hispalenses son los primeros en marcar en la segunda mitad. Muchas opciones.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).