¿Sabías que Joan Gamper fue capitán del FC Basel?

sabias.gifDicen que todo surgió de un anuncio en la prensa. Hans-Max Kamper, entusiasta hombre de negocios suizo y reconocido deportista de la época, había decidido, enamorado del sol mediterráneo y de la bulliciosa y pujante Barcelona de finales del XIX, echar raíces en la capital catalana, a donde había llegado en su ruta hacia África. En apenas unos meses, Kamper no solo se había hecho plenamente a su nueva ciudad y se había ganado un reconocimiento en determinados círculos sociales, sino que, anheloso de su principal afición durante sus años en Suiza, decidió emprender la aventura de juntar un grupo de aficionados al foot-ball, el novedoso deporte que poco a poco comenzaba a salpicar distintos puntos de la geografía española. Como quien se dispone a juntar un grupo de diez amigos para organizar una pachanga los jueves al salir de trabajar.

El emprendedor de origen helvético había sido un reconocido deportista en sus años de juventud. En apenas 21 años de vida, Kamper había tenido tiempo de jugar para el FC Basel, ejerciendo además como capitán del equipo, y de fundar el FC Zürich, club para el que también se vistió de corto. Por eso, cuando aterrizó en Barcelona, al precoz jovencito suizo le faltó tiempo para cultivar su afición con la mayor de las dedicaciones.

Así, tomando como centro de operaciones el Gimnasio Solé de Sant Gervasi, Kamper consiguió reunir, gracias al citado anuncio en Los Deportes, a gente de aquí y de allá, catalanes, trabajadores extranjeros y gente que ya había practicado anteriormente el fútbol durante estancias en otros países europeos. De esa manera, el 29 de noviembre de 1899 a las nueve de la noche, un nutrido grupo de aficionados convocados por el propio Kamper adoptaron la decisión de formar un club de jugadores y aficionados al fútbol en el que poder dar cobijo a su pasión. Ya en aquella primera reunión quedaron definidos los rasgos esenciales del que sería el Football Club Barcelona. Se acordó que la disputa de partidos tendría lugar en el Velòdrom d’Horta y se adoptaron como colores del uniforme del club el rojo y el azul. Aunque se sostiene que la elección de estos colores fue puramente casual y anecdótica, no puede pasarse por alto que eran idénticos colores que los lucidos desde sus orígenes por el FC Basel, el club en el que Kamper (quien posteriormente ‘catalanizaría’ su nombre como ‘Joan Gamper‘) había desarrollado su afición entre los años 1896 y 1898, por lo que es muy probable que la decisión cromática estuviese de alguna manera condicionada por el pasado del joven suizo.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. b.barba @ diariosdefutbol.com

2 Comments

  1. Álvaro Lamela

    2 de mayo de 2013 a las 7:13 pm

    Borja, y coincidencia es también que las siglas de ambos coincida: FCB

  2. Borja Barba

    2 de mayo de 2013 a las 7:18 pm

    Seguro que ha inducido a error a más de alguno!