Cocu para siempre

Al principio a todos les pareció bien. Los futbolistas del país de moda llegaban a pares al vestuario del Barcelona. ¿Quién no recuerda la fotografía de los hermanos De Boer en tándem sobre el césped del Camp Nou? En esa época la liga holandesa podía tomarse con más seriedad e incluso el Ajax era competitivo en Europa. Además no había tanta información. Por ejemplo, lo evidenciaba la existencia del debate sobre cuál de los dos gemelos era el bueno. En mi caso, el único consumo que tenía de adolescente era el programa Fútbol Int, que emitían los sábados por la tarde en la televisión pública catalana. Fue mi vía de enganche al fútbol internacional. Recuerdo haber ido al programa 300, donde se hacían preguntas al público y si acertabas te regalaban una camiseta de un equipo extranjero. No es como ahora que entras en Classic Shirts y tienes un catálogo amplísimo. Tenías una sola oportunidad, un momento y una pregunta que necesitaba el acierto. Quizá por ello unos cuantos de los asistentes se trajeron cuadernos de apuntes al programa. No pocos. Era algo pesado escucharles repasar en voz alta durante la publicidad. –¿En qué club debutó Zinedine Zidane? – Cannes, Cannes!

Pero de aquello ya hace algunos años y han cambiado muchas cosas. Por ejemplo, en el Barcelona ya no hay futbolistas holandeses.

Calculo que a la mitad os habré pillado con Ibrahim Afellay, del que me ha costado un par de minutos recuperar su existencia. Solo uno. El único desde la temporada 2006/2007, cuando estuvieron Mark Van Bommel y Gio Van Bronckhorst. Unos años atrás lo habitual era no menos de cuatro. El boom estalló con la llegada de Louis Van Gaal y se desinfló con Frank Rijkaard, que en vez de aglutinar a compatriotas en sus dos primeros años se libró de la mitad. El primero Frank de Boer, que ya demasiado lento se fue al Galatasaray. En el siguiente verano cayeron Reiziger, Overmars, Kluivert, Davids -que había llegado en enero- y por último, el más doloroso al menos para mí, Phillip Cocu.

En el resto de casos la escabechina puede compartirse, incluso plenamente, pero con Cocu, ¿quién no quería a Cocu? Fue precisamente el futbolista que más usó la temporada 2003/2004 Frank Rijkaard con 4183 minutos en 47 partidos. He recorrido a la hemeroteca de Mundo Deportivo para recuperar la noticia de su adiós y recordar cómo fue. La firma Oriol Domènech.

<<Phillip Cocu no se lo esperaba. La gran temporada que ha completado el holandés, el jugador más utilizado por Rijkaard, no le ha servido para convencer ni a la secretaría técnica ni a la junta. El centrocampista se va “un poco decepcionado” con la actitud de la directiva. “Yo siempre lo he dado todo por el club y ahora el club no lo ha dado todo por mí”, comentó ayer a MD Phillip,un ejemplo para un vestuario  que echará de menos su carácter, su compromiso y su inteligencia táctica. El año pasado Cocu ya renovó por un año cobrando casi la mitad y ahora el club le planteó rebajarle el fijo y aumentarle los incentivos por partidos y títulos. Phillip rechazó la propuesta y presentó una contraoferta, que el club descartó. “Yo esperaba seguir. He jugado a un buen nivel, nunca he creado ninguna polémica y el pasado verano ya hice un sacrificio muy grande. No podía aceptar otro contrato a la baja”, explicó el holandés, que añadió que “el esfuerzo no puede llegar sólo de un lado, sino de los dos».>>

La siguiente temporada, unas semanas después del cabezazo de Terry en Stamford Bridge, Phillip Cocu le mete dos goles al Milan en las semifinales de la Champions League, con el PSV Eindhoven. Seguía en la élite. Más lejos que el Barcelona. El segundo tanto es de una brillantez enorme, de los que seguro se fijó Van Persie cuando era un niño para emularlo en el futuro. Era el 3 a 1. Por gol en campo contrario -el de Ambrosini unos minutos antes-, el Milan pasó a la gran final de Istanbul. Visto con perspectiva, de ese PSV de Guus Hiddink el Barcelona se desprendió del bueno, fichó a Van Bommel, e ignoró al otro bueno, el surcoreano Ji-Sung Park.

En el momento de su marcha Cocu tenía 33 años. La edad podía ser un argumento de peso, pero como demostró a posteriori llegó como una rosa al Mundial de Alemania, donde aún tenía un sitio merecidamente reservado en la selección holandesa. Es complicado gestionar la salida de futbolistas que han sido muy importantes en un club, pero en su caso no había ningún indicio de decadencia. Es más, jugaba todos los minutos y en diferentes posiciones. Interior zurdo, centrocampista defensivo, lateral izquierdo e incluso de central.

El jugador extranjero con más partidos disputados en el Barça (entonces 292, ahora Messi le ha superado) salió descontento y dolido con el club. Para más injusticia, la noticia llegó tras el encuentro amistoso entre Catalunya y Brasil en el Camp Nou que lo eclipsó todo. Un partido en el que participó Julio Baptista, que estaba en la órbita culé e hizo una chilena espectacular, y Juliano Belletti, que acababa de fichar. La figura de Cocu se deslizó por la puerta de atrás en un día con cosas más importantes que contar. No dudo que siga teniendo un hueco en la memoria del aficionado, pero quizás no tan amplio como merece.

Ayer, cuando se anunció la destitución de Fred Rutten como técnico del PSV Eindhoven y escuché los comentarios que apuntaban a Cocu como principal candidato a ocupar su puesto, pensé en el futbolista e intenté retener sus mejores momentos. El pase inteligente que elogiamos de Busquets, la llegada de Cesc, el compromiso, polivalencia, el juego limpio, nunca una palabra equivocada. Su palmarés no es equivalente a su valía. En la actualidad, en un momento tan complicado para seleccionar a futbolistas válidos para entrar en el esquema del Barcelona, el fichaje del Cocu de su época sería indiscutible. Uno de los pocos en el mundo sobre el que no se presentaría ninguna discusión.

Fuentes / Enlaces

Fotografía | PSV
Web del culé | Temporada 2003-2004
Mundo Deportivo | Hemeroteca
Daniel Cana | Cocu o cómo jugar cada día mejor

http://www.tb-credit.ru/kredit.html

16 Comments

  1. Full Norbert

    13 de marzo de 2012 a las 4:18 am

    Sin ninguna duda, Pol, Cocu era el mejor de todos esos jugadores holandeses que llegaron al Barça (varios de ellos lamentables). Yo tampoco entendí que se marchara. Recuerdo haber visto esa semifinal y que el Milán pasó por un gol al final del partido, a la italiana, como siempre. Me dolió y ni soy ni he sido del PSV, pero es que esa típica manera de ganar de los italianos siempre me enervaba, por eso prefería a los holandeses.

  2. emedepan

    13 de marzo de 2012 a las 10:24 am

    Uno de esos jugadores que sin que nadie lo espere, y a base de mucho trabajo, acaban siendo más querido que muchos cracks. Como le pasa ahora a Abidal o empieza a pasar con Mascherano. Qe grandes las dos ligas de Van Gaal, sobretodo la primera, con Cocu y Luis Enrique entrando desde la segunda línea como puñales. Lo remataban todo.

  3. Robert

    13 de marzo de 2012 a las 12:02 pm

    Recuerdo que cuando el Barça fichó a Cocu, si no me equivoco, en 1998, pensaba que era negro. Para mí tenía nombre de negro. Solo lo conocía porque tenía 87 de media en el PCfutbol 6. Eran otros tiempos…

    Un jugadorazo, como bien comenta emedepan, él, Luis Enrique y Rivaldo formaban una segunda línea increíble, y el contar con un delantero como Kluivert contribuyó a su acierto goleador. Cocu tenía sitio en el Barça, como bien dices, ni una mala palabra, compromiso, buenos minutos, a priori no tenía sentido su marcha, pero yo lo entendí. Había que renovar el equipo, Cocu tenía 33 años y acababa contrato. Laporta, Txiki y Rijkaard se estaban deshaciendo de todo lo que podían, cambiando el equipo de arriba a abajo. Cocu, por edad y situación, era un claro candidato a abandonar el equipo. Aunque me encantaba como jugador y me alegra leer que es el principal candidato para entrenar al PSV, creo que no estuvo mal tomada la decisión de no renovarle, o al menos yo la entendí. Eso sí, nunca debió irse por la puerta de atrás.

  4. Maese Orangutan

    13 de marzo de 2012 a las 3:44 pm

    Cocu y Kluivert, y en menor medida, Reiziger y Frank de Boer, fueron engullidos por la idea de Van Gaal traía holandeses malos sólo por ser holandeses. Nos decían que todos eran como Zenden, Bogarde o Ronald de Boer y sólo la perspectiva que da el paso del tiempo les hace justicia. Pasa con Cocu, al que los culés añoramos y apreciamos mucho y pasa con Kluivert, al que todos queríamos fusilar al amanecer porque nos contaban que Saviola era mil veces mejor. Ay, Saviola, Saviola….

  5. Kj

    13 de marzo de 2012 a las 3:58 pm

    Qué nostalgia de jugador es Cocu, qué pedazo de profesional, y cómo me gustaría, si nunca fuese entrenador, tener a cuantos más Philips posible en mi equipo.

    Ahora voy a decir algo gordo, con lo que quizás alguien se me echará a la nuez, pero el futbolista más similar a Cocu en el Barcelona ahora mismo, por polivalencia y características… seguramente sea Keita. No son iguales ni mucho menos, ni el malí está al mismo nivel… pero diría que el más parecido es él, sí.

    En otro orden de cosas, me gustaría puntualizar una cosa: Cocu era un fenómeno, pero no creo que fuese el mejor de los holandeses que jugó en el Barça. El más constante, el que mejor entendió de qué iba todo, el que deberíamos recordar con más cariño, eso sí: pero el mejor… buff, es que aquí jugaron Kluivert (que a pesar de sus desfases y sus últimas temporadas, es el máximo goleador de la historia de Holanda, conviene recordarlo), Overmars (llegó cascadísimo, pero fue uno de los últimos extremos que ha habido), Davids (quizás más mediático que los demás, pero muy crack de todos modos) y Frank de Boer (capitán de Holanda y de los grandes centrales de la época… zurdo para más señas).

    No digo que ninguno de estos sea objetivamente mejor que Cocu (quizás Kluivert), pero nivel lo había, a pesar de lo que se diga.

    PD: Otra puntualización tiquismiquis estúpida: yo creo que a Van Bommel no se le hace justicia. Era muy importante en ese trío del PSV semifinalista de Champions 04/05 (qué partidazos contra el Milan…), jugó una buena temporada en Barcelona, y luego ha sido importante en Múnich, en Milán y con Holanda. Pocos pueden decir lo mismo, aunque su «guarrerismo» tardío le persiga…

  6. Pol Gustems

    13 de marzo de 2012 a las 4:04 pm

    @kj

    También pensé en Keita e iba a poner eso mismo, que era el más parecido y, seguramente, peor futbolista, pero luego quise estalviarme el palo gratuito 🙂

    Sobre Van Bommel estamos de acuerdo, pero entre conservar a Cocu o fichar a Park Ji Sung, Van Bommel me parece la peor opción

  7. Sabin

    13 de marzo de 2012 a las 5:22 pm

    Gran post sobre un gran jugador al que no se le prestó toda la atención que merecía. No soy del Barça, pero me encantaba su elegancia al conducir la pelota y dar pases. Incluso me dio pena cuando se marchó por la puerta de atrás, pero eso es lo que suele pasar con casi todos los grandes jugadores del Barcelona.

  8. emedepan

    13 de marzo de 2012 a las 8:32 pm

    Aquí otro al que no le parece ninguna tontería comparar a Keita con Cocu. Es más, me parece bastante acertado. Keita es un muy buen jugador, que en el actual Barça le toca papel de secundario pero que en el otro 95% de equipos sería titularísimo (incluyendo en el Madrid cuando juega Kedhira).

    Que bien le iría a Holanda tener aún a Cocu en lugar de Van Bommel, De Jong o Van der Vaart.

    Y Kluivert es otro mito. Un escalón por detrás de ambos, pero de la misma estirpe que jugadores como Van Basten o Ibrahimovic.

  9. Full Norbert

    13 de marzo de 2012 a las 10:18 pm

    Sobre Kluivert escuché una frase hace años (no recuerdo dónde) que era algo así: «Si marcara los goles que marca Batistuta, sería el mejor jugador del mundo con diferencia». Fallaba muchas ocasiones, pero abría espacios y se movía sin balón que daba gusto. Kj, ¿es el máximo goleador de Holanda? Eso sí es un buen dato que no sabía…

  10. Rober

    14 de marzo de 2012 a las 12:51 am

    Cocu merece un reconocimiento mayor al que se le ha dado en Barcelona. Me parece uno de los mejores extranjeros que han pasado por el Camp Nou, pero tuvo la mala suerte de comerse enterito el peor periodo de la era reciente del Barça: el último año de Núñez y todo el gaspartismo, años de convulsión, de plantillas mediocres y resultados aún peores… y de sequía de títulos. Qué el segundo extranjero que más ha jugado con el Barça (en realidad lo sigo considerando el primero, porque Messi es argentino, pero criado en la Masia) sólo haya conseguido ganar una liga es muy triste.

    La comparación con Keita es muy acertada, aunque el mali está unos peldaños por debajo globalmente: ambos son zurdos, juegan de interior izquierdo, pero su polivalencia les permite desempeñarse en otros puestos como mediocentro defensivo, poseedores de un buen físico, llegada desde segunda línea y capacidad de trabajo. Los dos son también profesionales intachables. El tipo de jugadores que todo entrenador desea tener en su grupo.

    Por último, también ha salido el nombre de Kluivert, un futbolista con tanta clase como mala cabeza. Jugadas como la siguiente sólo están al alcance de los genios del fútbol.
    http://www.youtube.com/watch?v=bvAX22AiqHw

  11. Ciro

    14 de marzo de 2012 a las 4:24 am

    Un post que hace justicia a uno de los mejores y más regulares futbolistas foráneos que ha tenido el Barça. Recuerdo «descubrirle» marcando golazos como mediapunta en el Vitesse; por lo que su posterior fichaje me hizo particular ilusión.

    Me supo fatal cuando llegó la hora de su adiós; pero con Busi subiendo y Yaya Touré «on fire» ya no tenía cabida en el equipo (tal vez de central reserva sí hubiese podido permanecer un año más). ¡Grande, Philip!

  12. Kurono

    14 de marzo de 2012 a las 6:47 am

    Pol: ¿Qué tiene de común la posición de Van Bommel con la de Ji-Sung Park y la de Cocu?. Cocú podía actuar de medio defensivo si la ocasión así lo requería, pero donde mejor se desempeñaba era de medio libre algo como un box-to-box, o bien un interior con muchas más responsabilidades defensivas (si, Keita es una comparación acertada). Park-Ji Sung se desempeña mejor de medio ofensivo, si bien versátil, ponerlo a cubrir las espaldas de alguien más sería un suicidio táctico. Y Van Bommel un medio de destrucción, sumado a su disposición «aquí pasa el jugador o la bola, pero nunca los dos al mismo tiempo», posee una pegada y visión de juego que ya le gustaría a los Busquet, Gatusso, Diarra o Carrick poseer. El fichaje de Van Bommel por el Barcelona fue acertado, lo demostraron los títulos. Siempre el caso que expongo para entender el juego del Barcelona de Rijkaard es el de la temporada 2003-2004: Ya estaban Rafa Marquez, Valdés, Giovanni van
    Bronckhorst, Xavi, Iniesta, Ronaldinho, Puyol, Cocu, Motta, Luis Enrique, Kluivert. ¿Por qué razón el juego del Barcelona a finales del 2003 no convencía y los blaugranas estaban en la posición 12 de la tabla? Y llegó Davis a cubrirles las espaldas y ese mismo equipo remontó vuelo, ganó casi todos los partidos y no fue campeón solamente por un par de puntos. Ronaldinho se hizo regular, Xavi, Cocu y, los ratos que lo dejaban, Iniesta daban cátedras de fútbol. Cocú era un buen comodín, pero no era El medio defensivo que exigía (y exige) el Barcelona (prueba de ello fue la Champions del 2004-05, cuando el Barcelona no llegó más lejos en Champions gracias al cabezazo de Terry y a que su mediocampo hizo aguas en la primera mitad). Hubiera sido otra historia con Phillip, posiblemente, pero Van Bommel demostró que rellenaba ese hueco de medio defensivo que tanta falta le hace al Barcelona.

    Ya con el tema, Cocu debió quedarse en el Barcelona por lo menos un año más. Daba el rendimiento adecuado, era un símbolo para el club, no se quejaba e incluso fue de los jugadores que aceptó su rebaja en ese momento. Evidentemente hubo «algo» entre él y la directiva y ese desencuentro por quererle hacer un contrato aun a la baja demostró muy poco respeto por la directiva de Laporta y Rosell en esa ocasión por uno de los pocos jugadores «salvables» de ese Barcelona (lo de «salvable» era debido a que si le preguntabas a cualquier culé de ese entonces sobre que jugadores debían darles puerta, los holandeses eran primero, luego Xavi, Iniesta, Valdés, Reina y casi todos los canteranos, y los que salvaban eran Puyol, Luis Enrique, Cocu y ¡Saviola!)

  13. Cristian*

    14 de marzo de 2012 a las 11:09 am

    El motivo que más probablemente propició la salida de Cocu no fue otro que la entrada de Anderson Luis de Souza, Deco, uno de los tapados entre los fichajes del Barcelona de aquel año. Y a juzgar por lo que aportó el luso por aquel entonces, fue un cambio muy positivo. Con esto no quiero desmerecer al incombustible neerlandés, sino resaltar que fue una de las piezas a sacrificar para poder dar otro paso adelante a nivel de club con un jugador más joven y ambicioso, y sobretodo, más decisivo (Cocu era un gran jugador, Deco en su mejor momento, un crack!!).
    Cocu tenía mucha más clase que el maliense polivalente del barça actual, pero las comparaciones son obvias: hombre que siempre rinde en su mejor versión, ya sea saliendo de titular, o desde el banquillo.una suerte de box-to-box potente, polivalente, con buen toque, gran disparo, y buen rematador. Cocu más écnico sin duda, pero ojo que Keita de vez en cuando nos demuestra que no es precisamente un tocho (menudo golazo se pegó hace una semana y pico desde fuera del área, rodeado de adversarios). Ambos son jugadores muy inteligentes que saben oxigenar el equipo, con mucha llegada, y que aportan soluciones distintas al medio creativo típìco que se forma en la masía.
    Uno bebió de las fuentes del fútbol eléctrico de la naranja mecánica, aún en su gran época, el otro surge del pujante fútbol africano, ninguno considerado jamás un superclase, ninguno futbolista ruidoso, pero pilares básicos de un equipo.

  14. ElDiez

    14 de marzo de 2012 a las 1:58 pm

    Otro más que nada más leer el artículo se le vino a la cabeza la comparación con Keita. Pero, y a pesar de que Cocu era uno de mis favoritos de esa época, no creo que esté muchos peldaños por encima de Keita, que a pesar de los clichés que existen con muchos jugadores africanos, es un jugador que tiene mucha más calidad de la que se presupone y existen innumerables pruebas de ello como el gol del otro día.
    Por lo demás, ocupaban similar posición en el campo, zurdos, con capacidad de sacrificio y mucha llegada, recuerdo a Cocu con alguna temporada de más de 10 goles, y con un buen juego aéreo. Pero por lo que estos jugadores siempre son recordados (además de su calidad) es por su profesionalidad y total entrega al equipo, estando siempre disponibles para hacer lo que se les pida y asumiendo las decisiones del entrenador en todo momento, sin levantar nunca la voz.

  15. Kurono

    14 de marzo de 2012 a las 8:53 pm

    A mi Keita me parece que está por debajo en técnica de Cocú (y eso que el maliense no es un tronco precisamente), pero un poco por encima de la capacidad defensiva del holandés (que tampoco era un Guti). Simplemente ambos son jugadores que podrían jugar en cualquier club del mundo, aportan sacrificio, garra, tensión competitiva, son profesionales y encima de todo son polivalentes y a su edad aun rinden a alto nivel. Claro está que la llegada de Deco y la promoción de Motta o Iniesta hicieron que luego la salida de Cocú fuera menos dolorosa.

  16. Pol Gustems

    18 de marzo de 2012 a las 12:02 am

    @kurono

    Tienes toda la razón, mi comentario era un poco más general.. que de los 3 el peor me parece Van Bommel, pero claro si el Barça buscaba una posición el concreto no podemos meter a los 3 en la misma balanza