Parecía que íbamos al Bernabéu a aplaudir su victoria

Nadie le había dado la palabra. Es más, nadie había reparado en su presencia. Con la discreción del que es realmente modesto y no enarbola su condición como una bandera, el Deportivo de La Coruña se limitó a acatar órdenes, encoger la cabeza entre los hombros y mostrar toda la sumisión institucional que desde la Real Federación Española se le dio a entender que debía mostrar. Todo estaba preparado para los fastos del esperadísimo Centenario del Real Madrid. Del rico, del poderoso, de aquel al que todos miraban, alababan y respetaban. Y, para mayor desprecio del rival, la RFEF puso todo y más de su parte para que la Final se disputara en el Santiago Bernabéu y en la fecha idónea: precisamente, el día en el que el club blanco cumplía 100 años de existencia. ¿Quién era el Dépor, ese equipito simpático pero perdedor venido de ese rincón del mapa de España, en mitad de aquel magnífico estruendo? No era nadie. Ni siquiera era un rival.

Por eso, cuando primero Sergio se escabulló de Fernando Hierro para plantarse ante César y batirle por bajo y, minutos después, Diego Tristán aprovechó un servicio desde el costado derecho de Juan Carlos Valerón para remachar al fondo de la red madridista y colocar al Dépor con 0-2 en el Santiago Bernabéu, muchos vimos en aquella gesta una inigualable muestra de justicia poética.

Con todo preparado para la gran fiesta, para una celebración que sería recordada durante años, el conjunto gallego hizo alguien con lo que nadie, excepto probablemente los treinta mil deportivistas desplazados hasta una celebración ajena, se esperaba. Y ya desde el primer minuto. Desde que aún en el túnel de vestuarios Mauro Silva mirara a los ojos de Raúl y le advirtiera, con una simple mirada, de lo que los suyos estaban dispuestos a hacer sobre el césped, el Dépor sorprendió a un equipo que no contaba con que enfrente no tenía un monigote, sino un grandísimo equipo de fútbol. El Madrid fue incapaz de reaccionar ante el desarrollo de unos acontecimientos que se salían de los marcados en la programación de la fiesta. Sometidos a la astracanada, los Zidane, Raúl, Roberto Carlos o Figo, se vieron superados por una situación inesperada.

Hoy, cuando se cumplen exactamente diez años desde aquel impensable logro del deportivismo, la gesta recobra especial relevancia. En un fútbol español que parece coto reservado para Real Madrid y FC Barcelona, rememorar escenas como aquella de la noche del 6 de marzo de 2002 en la que el Deportivo dio un golpe sobre la mesa y se rebeló a la sumisión impuesta supone siempre un pequeño motivo para esbozar una sonrisa de complicidad.

SportYou| Diez años del Centenariazo
En boca de gol| El Deportivo celebra su Centenariazo

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

37 Comments

  1. JP-PAPIN

    6 de marzo de 2012 a las 1:50 pm

    Borja, te admiro como redactor y te sigo donde puedo. Ahora bien, creo que has encajado bastante mal que el Madrid no quiera que el Barça juegue la final en el Bernabéu y el Athletic se haya visto afectado.

    Este artículo me parece que pretende demonizar al Madrid. No me esperaba eso de ti.

  2. Borja Barba

    6 de marzo de 2012 a las 1:55 pm

    @ JP Papin

    Acepto tu crítica, pero ya te adelanto que es desacertada.

    Me hubiese parecido igual de memorable que el Centenariazo se hubiese producido en el Camp Nou y con el Barça como ‘protagonista’. Es más, estoy seguro de que, si así lo hubiera solicitado, la RFEF habría tenido para con el Barça en su centenario idéntico trato que para con el Madrid en aquel 2002.

    No pretendo demonizar a nadie. Lo único que pretendo, una vez más, es constatar el hartazgo que muchos tenemos de ver como únicamente Real Madrid y FC Barcelona parecen tener protagonismo en el fútbol español. Gestas como aquella del Dépor de hace ahora diez años son nuestras pequeñas y miserables ‘venganzas’.

    Saludos.

  3. elsantojob

    6 de marzo de 2012 a las 1:58 pm

    Lo primero decir, YO ESTUVE ALLÍ Y CÓMO LO DISFRUTÉ!!!

    En cuanto al artículo me parece muy bueno, y no creo q pretenda demonizar al Madrid, sino que pretende añorar un tiempo en el que por muy improbable que pareciera, algunos equipos (valencia y depor ganaron una liga, la real sociedad estuvo apunto de hacerlo…) podían hacer frente a esos gigantes q ahora sólo se dedican a pasear por esta gran liga que tenemos

  4. JP-PAPIN

    6 de marzo de 2012 a las 2:02 pm

    El ejercito de Pancho Villa contra el Madrid y Barça, nada nuevo bajo el sol. Han conseguido estar en la cúspide de pleno derecho y ello nada tiene que ver con los deméritos de Atlético, Valencia, Athletic…

    Antes de los ingresos en concepto de derechos televisivos esos clubes ya perdieron la carrera. Sinceramente me parece victimista, sin ánimo de ofender.

    Saludos Borja.

  5. Captain Oblivious

    6 de marzo de 2012 a las 2:10 pm

    Soy madridista y me alegré por el Depor.
    Eso pasa por montar la fiesta sin ni siquiera pensar en la posibilidad de la derrota.

  6. En la grada

    6 de marzo de 2012 a las 2:12 pm

    Buen artículo Borja.

    Vale la pena recordar cosas como esta para olvidarnos de tanto Madri y Barça, Barça y Madrid, árbitros, predemitaciones y otras vaínas. La pena es que en varios medios se le da más bombo a los 110 años del club blanco que a este tipo de gestas.

  7. JP-PAPIN

    6 de marzo de 2012 a las 2:12 pm

    A todo esto, ¿dónde perdieron el rumbo esos ilustres venidos a menos? Hasta 1990 no había apenas diferencia entre Barça, Athletic y Atlético. Estos dos últimos ya saben en que espejo deberían mirarse.

    Saludos.

  8. elsantojob

    6 de marzo de 2012 a las 2:12 pm

    #4 El problema no son sólo los derechos televisivos, son los sponsors, son las giras millonarias, sólo existem ellos…
    Existe esa desigualdad, y por eso se celebra cuando alguien les hace frente…

  9. Juampex

    6 de marzo de 2012 a las 2:18 pm

    Comparto la sensación que transmite Borja de cómo el Depor (para mí en la mejor versión de su historia) parecía un convidado de piedra a la final, aunque no comparto determinadas afirmaciones como las siguientes

    – “el Deportivo de La Coruña se limitó a acatar órdenes, encoger la cabeza entre los hombros y mostrar toda la sumisión institucional que desde la Real Federación Española se le dio a entender que debía mostrar”

    -“¿Quién era el Dépor, ese equipito simpático pero perdedor venido de ese rincón del mapa de España, en mitad de aquel magnífico estruendo? No era nadie. Ni siquiera era un rival”

    El Deportivo ya había logrado un campeonato de Liga y una Copa del Rey (precisamente en el Bernabéu) recientemente. Y en esos momentos, con el Barça dando tumbos de la mano de Gaspart, era junto al Valencia el gran escollo para que el Madrid lograra los títulos nacionales, de igual modo que el Bayern Munich o el United lo eran en Europa. Y ni mencionemos las visitas a Riazor por parte del Madrid.

    Sobre el hecho de que la final se celebrase en el Bernabéu, si no recuerdo mal (que es posible) la fecha y el sitio ya estaban designados antes de las semifinales, como homenaje, esto sí, al Centenario del Madrid, porque el propio club lo había solicitado.

    Ahora, sí que recuerdo que mucha prensa y afición daban aquel trofeo como ganado antes de disputarse, lo cual evidentemente remite al Maracanazo. Y lo que se vio fue un Madrid superado desde el primer minuto. Esa sensación la transmite el autor, a mi juicio, muy muy bien.

    Como madridista, aquel día creo que los de mi generación aprendimos una buena lección a fuego, que nunca se gana con el nombre.

    Por cierto enhorabuena a los Deportivistas por el aniversario y a los Madridistas por los 110 años.

  10. JP-PAPIN

    6 de marzo de 2012 a las 2:19 pm

    Pero simplemente el título del artículo es ofensivo hacia el Madrid, ¿quién dijo que el Madrid no respetase al rival? Simplemente el Mdrid cumplía 100 años, si eso no es motivo de celebración….No confundamos churrs con merinas.

    Saludos.

  11. Borja Barba

    6 de marzo de 2012 a las 2:53 pm

    @JP PAPIN
    El título del artículo es una frase pronunciada por Fran (por eso va en cursiva), no es mía.

    @JUAMPEX
    Lo de equipito perdedor es una ironía. Así es como se trató al Dépor en aquellas semanas previas. Un convidado de piedra.
    Saludos y gracias por comentar!

  12. Genko

    6 de marzo de 2012 a las 3:03 pm

    Recuerdo muy bien aquel día en la grada sur del Bernabéu. Al relato le conviene hablar del equipo pequeño y despreciado frente al grande y poderoso, pero el autor del segundo gol deportivista valía en aquel momento (en el que llevábamos tres meses malcontando en euros) unos 10.000 millones de pesetas. “Ese equipito simpático pero perdedor” venía de ganar una Liga dos años antes y llegaría a la semifinal de la Champions dos años después, siendo para mí sin duda el mejor equipo de aquellos cuatro semifinalistas de la edición 2004. Se ponga como se ponga el revisionismo, y dejando a un lado portadas “roncerescas” que representan solo a quien se las quiera creer, los madridistas sabíamos muy bien quién teníamos enfrente el día del cumpleaños.

    Lo que pasó fue una reedición de la copa de 10 años antes, la del 92. Una afición acostumbrada a su estadio, a sus accesos, a la rutina del mismo bar donde se acude cada jornada de liga, de repente descubre que la mitad del estadio no solo se calla (algo habitual por nuestros parajes) sino que además anima a muerte ¡al equipo contrario! Es difícil meterse en el ánimo de una final en el estadio propio. Encima estos venían de viaje y cuando vienes de viaje es obligación gritar, animar y tener el ánimo subido, que para eso te mueves, carallo. Recuerdo cómo poco a poco nos comieron la tostada en la grada, en la que había multitud de gente mayor en el lado madridista animada por el hecho de poder ver una final sin desplazarse, y todo eso se transportó al campo. El Madrid no empezó mal, pero la cosa se fue torciendo a cada córner jaleado con euforia por los chicos del norte: en el minuto 30 ya estábamos metidos en un total y permanente fuera de juego, y lo que había enfrente, como ya he dicho, no era un equipo cualquiera. Victoria justa, nada más que añadir, señoría.

    He vivido en el estadio cuatro finales con mi equipo: dos ganadas (Amsterdam’98 y Valencia’11) y dos perdidas (Bernabéu’92 y Bernabéu’02). Os aseguro que la historia en cada una de ellas cambia mucho. Nunca elijáis jugar una final en vuestro estadio, te deja descolocadísimo. Guardiola lo sabe bien 🙂

  13. Leon

    6 de marzo de 2012 a las 3:07 pm

    Yo estuve allí. Inolvidable e irrepetible tanto el ambiente como la tremenda gesta de nuestro Depor. Es cierto que el entorno madridista nos daba por perdedores con su habitual falta de respeto y prepotencia hacia todo el mundo. El partido fue una gran final contra un Madrid que a los 2 meses ganó la Copa de Europa.
    Un día legendario para el deportivismo y el futbol gallego.

  14. Álvaro

    6 de marzo de 2012 a las 3:13 pm

    Cabe recordar que el Dépor se clasificó por descalificación del L’Hospitalet porque se negó a jugar en el campo de césped artificial (cuando otros equipos jugaban en campos así sin poner pegas).

    Es indignante ver a muchos aficionados cegados de Madrid y Barça negar lo evidente y menospreciando y culpando a los otros equipos por no estar al nivel. En fin.

  15. Leon

    6 de marzo de 2012 a las 3:23 pm

    ¡buen comentario genko!

  16. Gustavo

    6 de marzo de 2012 a las 4:02 pm

    Que si la prensa madridista se portó insolente y grosera? Una prueba mas de que la prensa deportiva en España iba mal ya en aquellos lejanos años -hay cosas que algunos españoles llevan en los genes. Habrá que remarcar que los protagonistas estuvieron a la altura. Que los Raul, Zidane, Figo, Roberto Carlos, Helguera, Casillas y Cia. fueron respetuosos desde un comienzo y hasta en la derrota, que Raul fue a estrechar la mano de todos y cada uno de los vencedores, que no se fabricaron mediocres coartadas ni excusas para injustificar lo injustificable. Que al Rey de España la cara se le caia de la pena o rabia. Que el Depor si fue “Alguien” y no un Don Nadie como dramatiza el texto. Otros tiempos…

  17. Kike

    6 de marzo de 2012 a las 4:14 pm

    Yo recuerdo cuando ibamos a ver la final (todos madridistas) que estabamos todos seguros de que perderiamos. Era el tipico partido en que se te daba tanto por favorito que siempre se perdia.

    Para mi no fue una sorpresa perder, nos lo esperabamos.

    De todas formas, fue un buenisimo año. Triplete europeo; Supercopa de Europa, Mundialito y la ansiada novena en Glasgow.

  18. Francisco

    6 de marzo de 2012 a las 5:20 pm

    “Justicia poetica” recita el texto, como si el solo hecho de ser considerado un equipo chico ya ennobleciera per se al Depor; otra cosa es que fuese que el Depor tuviera alguna superioridad etica o futbolistica que el grueso total del Madrid hubiese querido menoscabar o infamiar -eso solo lo hizo un entorno odioso que buscaba, y diganme en que pasillos futboleros no se ha visto, generar un resultado a partir del hostigamiento, que macho que esto es futbol y no una parabola corta de Coelho.

  19. Rober

    6 de marzo de 2012 a las 5:20 pm

    Yo sinceramente creo que en aquella final había más euforia por parte del entorno y la prensa madridista que por el propio equipo, pues los jugadores sabían que futbolísticamente no había tanta diferencia entre uno y otro y que el Depor era un equipazo capaz de vencer a cualquier club a un único partido (eran los años en los que los gallegos conquistaron plazas como Turín, Milan, Manchester o Munich).

    En todo caso, para que lo voy a negar, celebré como propia la victoria de los coruñeses. Eran los años en los que el Barça daba tanta pena que teníamos que consolarnos con los títulos que el Valencia o el SuperDepor arrebataban al Madrid.

  20. Kike

    6 de marzo de 2012 a las 5:24 pm

    Lo habitual en los medios antimadridistas (o sea, todos comenzando por MARCA Y AS), especialmente los medios supuestamente pro-madrid. Transmiten unas ideas haciendo ver que son las del madridismo, cuando estan alejadisimas en realidad del madridista de a pie. Y todo ello genera un odio del resto de aficiones contra el pobre madridismo que ni es generalmente prepotente ni pensaba en ganar con la gorra ni mierdas de esas.

    Es que el Madrid no solo tiene en contra a la practica totalidad de medios estatales, sino que los supuestos medios pro-madridistas son los que mas daño hacen a la entidad.

    Las ligas que gane el Madrid deberian contar doble, por la de obstaculos que le ponen en el camino y lo llano que suele estar el mismo para otros equipos.

  21. Genko

    6 de marzo de 2012 a las 5:38 pm

    Bueno Kike, tampoco es eso hombre 😀 las ligas que deberían contar doble son las que remontas un chorro de puntos al final de la temporada, o las que consigues con un presupuesto muy inferior a tus rivales.

    Sí que comparto la idea, ya que la conversación se dirige a este asunto, de que los medios que menos ayudan al Real Madrid son los llamados madridistas. Remover las bajas pasiones, las que sean, ayuda a vender periódicos y todos tenemos que comer de algo, pero suele ser casi incompatible con la educación y el respeto. Y aunque tenemos ejemplos de esas cabeceras en muchas ciudades, los que lo hacen con nosotros son periódicos con más difusión. Muchas veces me he visto en debates en los que se supone que comparto cada titular de Marca o As por el simple hecho de ser seguidor del Real, y la conversación se convierte en algo surrealista.

  22. Borja Barba

    6 de marzo de 2012 a las 5:45 pm

    @Genko

    Como siempre, un ejemplo de cordura, sensatez y madridismo en tus comentarios. Saludos y gracias.

  23. Borja Barba

    6 de marzo de 2012 a las 5:49 pm

    Y sigo pensando una cosa que ya digo en el texto. Si el Madrid perdió aquella final fue, en gran medida, porque se encontró que no algo para lo que no había sido advertido. Le pilló por sorpresa, sin capacidad de reacción.

  24. Josef84

    6 de marzo de 2012 a las 7:06 pm

    Merecida final para el Depor que a un madridista como yo, pese a las advertencias de que los partidos en medio de fastos de celebración no suelen salir bien (el FC Barcelona perdió 0-1 contra el Atleti el día de su centenario) dejó helado. El ambiente era de euforia total antes del partido y en parte ese menosprecio al Dépor desde el entorno madridista, inmediato o no, vino dado también porque el Dépor perdió en el partido de liga del Bernabeu. Con aquel golazo de Zidane que dejó sentada a media defensa deportivista. El día del ‘centenariazo’ el Madrid aprendió que una cosa es un partido de liga y otra muy distinta es una final de Copa. El año pasado lo puso en práctica.

  25. Lluis Companys

    6 de marzo de 2012 a las 8:06 pm

    (Comentario editado por insultos)

  26. Full Norbert

    6 de marzo de 2012 a las 9:05 pm

    Como culé, guardo un grato recuerdo de aquella final, jeje.

    @ Genko:

    Si toda la prensa madridista fuera como tú, el resto de aficiones cambiaría de parecer. Lo mismo vale perfectamente para la prensa blaugrana.

  27. JP-PAPIN

    7 de marzo de 2012 a las 1:12 am

    Sin comentarios Lluis Companys, qué poquito honor haces a tu nick.

    Boraja Barba

    Sabía que ese comentario no era tuyo, aun sin saber a quien correspondía.

    Saludos

  28. Nando

    7 de marzo de 2012 a las 2:01 am

    Un Deportivo que venía de ganar la liga hacía 2 temporadas. Capaz de ganar a la Juventus en Riazor, o en estadios como Highbury o Old Trafford. Posiblemente en el apogeo de su historia. ¿Realmente el cuerpo técnico del Madrid o sus jugadores lo considerarían un comparsa?

    Otra cosa es que sí lo ninguneasen desde la directiva del Madrid, con la preparación anticipada y sin disimulo de los fastos, desde algún sector de la afición, o desde la prensa deportiva (de esta última no tengo claro si realmente creían en la inferioridad del Deportivo o simplemente les interesaba fomentar esa idea como argumento para generar titulares).

    Pero dudo mucho que los que realmente se enfrentaban al Deportivo no fuesen conscientes de que se enfrentaban a un equipo con una plantilla capaz de medirse a cualquiera de Europa. De hecho eran unos años en los que los 3 puntos de Riazor se daban casi por perdidos.

    Puestos a buscar argumentos externos para intentar explicar la derrota de Madrid, más que un exceso de confianza por su parte, igual podríamos hablar de la posible presión provocada por el hecho de que desde todos los ámbitos no se consideraba una simple final para el Madrid. Era SU celebración, una cuestión de imagen, de historia, el orgullo del club jugado a un partido. Si perdían no sería una simple final, algo asumible en jugadores de ese nivel (asumes que no vas a ganar todos los títulos que se jueguen), perdían una ocasión que se daban en 100 años. Exceso de presión para un lado, que habría que sumar a verse con un gol en desventaja.

    Aunque, de todos modos, mi impresión es que todos esos argumentos para explicar lo que unos consideraban imposible, creo que restan injustamente un poco de mérito al Deportivo. Diciendo que si en el Madrid no se hubiesen confiado…, si se hubiesen centrado más en el partido y no en las celebraciones…

    Simplemente creo que el Deportivo estaba en su mejor momento, se sabía capaz de ganar a cualquiera y consiguió jugar mejor que su rival y ganarle. Y realmente en ese momento no necesitaba de deméritos del rival, aunque éste fuese un gran Madrid.

  29. NSRealmadrid

    7 de marzo de 2012 a las 11:05 am

    El centenariazo será recordado como la única vez en mi vida que (estando sano) me he ido a la cama sin cenar.
    Fue acabar el partido y tener esa sensanción de… ZAS en toda la boca!

    Comparto la opinión de Genko o Kike, los madridistas en ningún momento teníamos al Depor por comparsa, fue la prensa de Madrid, instigadora del antimiadrismo desde tiempos inmemoriales, la que creó ese clima nada beneficioso para el equipo por cierto, tremendamente presionado ya de antemano por el hecho de jugar en su estadio y celebrar su centenario.

  30. Sergio

    7 de marzo de 2012 a las 12:31 pm

    Lo más curioso es que el Depor jugó aquella final tras haberse negado a jugar contra un rival en su estadio (Hospitalet). La Federación, entre ayudar a un grande o fastidiar a un pequeño, obligó al pequeño en otro estadio. Obviamente el Hospitalet no quiso pasar por el aro, asi que lo echaron de la Copa y el Depor pasó a cuartos vergonzosamente.

  31. LosPajarosPican

    7 de marzo de 2012 a las 4:25 pm

    Me hace mucha gracia esa frase que ya se repite como un tantra: “La prensa barcelonista ha hecho mucho daño al barcelonismo” o “La prensa madridista ha hecho mucho daño al madridismo”, pero vamos a ver ¿que se puede esperar de alguien que compre MARCA o SPORT de forma usual? O mejor dicho ¿que se puede esperar de alguien que crea lo que lee en esos panfletos o lo que oye en Punto Pelota o ve en la sección de deportes de La Sexta por poner algunos ejemplos?
    Tenemos un concepto equivocado de tantos términos…¿que es el madridismo o el barcelonismo? Cuando se dice que el madridismo es una afición señora, ¿se refieren a los que gritan puta Catalunya cuando vienen a jugar Barça o Espanyol o a los que aplaudieron a ROnaldinho? ¿Cuando se dice que el madridismo ninguneó al Depor nos referimos a la prensa o a los jugadores? Es importante empezar a distinguir entre borregos y amantes del fútbol, lo digo por el tema ese de dar ejemplo y tal.

  32. LosPajarosPican

    7 de marzo de 2012 a las 4:27 pm

    Menotti dijo: “en el fútbol como en la política, la generalización es el fango dulce en el que nadan como pez en el agua los demagogos y conspiradores”. Y así llevamos ya 20 años en el fútbol español…y lo que nos queda.

  33. pavel

    7 de marzo de 2012 a las 6:40 pm

    Gracias por el artículo, Borja. Me sorprende que siempre hay alguien dispuesto a zurrarte xD. Desde luego, hay gente cuya piel tiene un espesor micrométrico.

    Caray, ya han pasado diez años desde aquel hermoso episodio de nuestro fóbal. El Real Madrid tenía una escuadra formidable, pero es que el Deportivo -en mi subjetivísima opinión- no tenía nada que envidiarle. Lo llamativo de aquella final no fue el excelente juego blanquiazul -de Fran a Valerón, de Valerón a Tristán, éste a Fran, Romero acompañando al capitán, Víctor ensanchando el ala derecha-. Lo llamativo de aquel partido fue la demostración del señor Silva. Su presencia vulgarizó totalmente al centro del campo blanco, incluido ZZ.

  34. José Manuel

    7 de marzo de 2012 a las 10:15 pm

    Pues sí señor: nos dieron un disgusto grande en un momento que era muy emotivo para nosostros. Si a alguien le parece que eso lo hace especialmente destacable, pues, en fin, que disfrute. Por lo demás, clarificar queme parece que se deliza una trampa o trampilla en el comentario. Aquello no fue ningún acto de sumisión. Ni ningún golpe en la mesa de relevancia épica, El Depor era el Superdepor y pisaba fuerte. Nadie descubrió nada aquel día. O sea que a gozar el centenariazo. Como paso de crueldades no voy a hacer ninguna reflexión sobre lo que ocurre a diez años de aquello, justo lo que nos rememoran.

  35. Torreblanca

    8 de marzo de 2012 a las 3:26 am

    La verdad es que era más divertido cuando había más equipos en liza, cuando se podía especular con el porcentaje de posibilidades de varios equipos para ganar la liga y no como en los últimosaños en que la única incertidumbre se limita a saber en qué jornada se cantará el alirón anticipadamente. Ya casi hay que ponerse en plan abuelete para decir: “Hubo una vez cinco ligas seguidas que no fueron ganadas por Barça ni Madrid, y yo las viví”.

  36. Estoja

    8 de marzo de 2012 a las 12:09 pm

    @Borja,
    Yo también esbozo en estos momentos una sonrisa de complicidad…….y de nostalgia 😉

    ¡Gran artículo! Sin duda alguna uno de los días más grandes para el deportivismo.

  37. Pingback: ‘Si tengo que ir a Cerceda, iré, pero si desaparece, ¿a dónde voy?’ | Deportes y Motor