Lo que espera a Míchel en Sevilla

No sé si calificarlo de valentía o de osadía. Dos actitudes similares en la forma pero alejadísimas en el fondo, en la motivación, en su explicación. Cuando José Miguel González Martín del Campo ‘Míchel’ decidió aceptar la propuesta que el Sevilla FC plantó sobre su mesa probablemente sabía que se estaba tirando a una piscina a oscuras. No sabía el agua que había. Ni siquiera sabía si realmente había agua o no. Lo único que sabía, lo que realmente motivó su controvertida decisión, era que se disponía a zambullirse en una piscina digna de una mansión. Lujo, posibles, atención mediática, pretensiones… Imposible despreciar la ocasión de darse semejante homenaje cuando tu mejor baño te lo has dado en la alberca de tu pueblo (con todos los respetos hacia Rayo, Castilla o Getafe).

Tal vez Míchel, cegado por los destellos y el brillo de la propuesta de Del Nido, no reparó en que se sumergía en aguas peligrosas. Tras la salida por la puerta de atrás de Marcelino García Toral, después de que el asturiano no consiguiese enderezar su proyecto tras seis meses en el banquillo del Sánchez Pizjuán, los nervios en el club hispalense no estaban precisamente templados. Con un rendimiento hasta la fecha muy por debajo de lo esperado, el Sevilla había pasado de la situación del beneficio de la duda a la de constatación de un fracaso, todo ello acelerado por la destitución de un Marcelino que afrontó sus últimos partidos al frente del equipo transmitiendo la sensación de que se sabía sentenciado desde hacía semanas.

Al nuevo técnico sevillista, que mañana afrontará su segundo compromiso desde que asumió el mando frente al CA Osasuna, no le han dado mucho margen de maniobra. Sabe que la reacción del equipo debe ser inmediata (su primera derrota en Anoeta no ayuda demasiado a mejorar el margen de confianza) y que apenas dispone de tiempo para probaturas ni para sentar bases firmes de un proyecto estable y duradero. Se le van a exigir resultados de forma y manera inmediata. Actuaciones que catapulten al equipo hacia las posiciones ligueras que directiva y afición entienden al unísono que merece la actual plantilla sevillista. Un nivel de exigencia al que Míchel nunca ha tenido que hacer frente en lo que lleva de carrera en los banquillos.

El equipo es actualmente decimotercer clasificado, a tres puntos de las posiciones de descenso y cinco de las plazas europeas, tiene un problema de cara a la portería contraria (con 22 goles a favor es el sexto equipo menos goleador del campeonato) y ve como vuelan los puntos del Sánchez Pizjuán, lo que antaño era un fortín, con una facilidad inusitada. Por ahí tiene por donde empezar a construir y reparar Míchel. Antes de que empiecen a aparecer más grietas y vías de agua en la piscina y se eche el baño a perder.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

16 Comments

  1. DRM

    17 de febrero de 2012 a las 12:55 pm

    No tengo nada contra el Sevilla, pero espero que fracase para que no vuelva a sonar el nombre de Míchel para el Madrid, me dan escalofríos cada vez que lo pienso.

  2. Felix 1.3

    17 de febrero de 2012 a las 1:16 pm

    No se que le pasa al Sevilla, la verdad, tiene una plantilla muy muy buena, como para competir de sobra por la 3ª plaza

  3. Hornblower

    17 de febrero de 2012 a las 1:21 pm

    La verdad es que es raro lo de Marcelino (me parece un buen entrenador…), por lo único que me alegro que le vaya mal al Sevilla es por Reyes, se lo merece (lo peor que he llevado en sus años de atlético es que encima por buena parte del Calderón se le apoyara….)..

  4. Futìle

    17 de febrero de 2012 a las 1:25 pm

    Me da buenas sensaciones Míchel de cara a levantar la moral del grupo, pero la realidad es que mi equipo no invita para nada a ser optimista.

    Creo que el hecho de no tener un referente fuerte sobre el campo (ausencias prolongadas de Kanouté en el once, falta de carisma de Navas, fuga de los cracks del Sevilla de los títulos…) ha pesado bastante. He echado en falta durante la época de Marcelino una voz que tire del equipo en los malos momentos.

    No creo que el error esté tanto en la mala planificación de la plantilla, puesto que en enero de 2011 se trajeron dos fichajes «adelantados» por necesidad que rindieron a muy buen nivel, Medel y Rakitic. Extrañamente jugadores como éste último, Trochowski, Perotti o Negredo han pegado un bajón brutal de nivel que me hace pensar también si no se ha trabajado bien el plano físico en pretemporada.

    Siendo realistas, la calidad de los futbolistas sigue ahí y da para alcanzar una buena posición todavía, habrá que ver si conseguimos recuperar la fortaleza en casa y la efectividad de los de arriba de cara al gol.

  5. Pingback: Lo que espera a Míchel en Sevilla « Futbol Club Sevilla

  6. No al futbol moderno

    17 de febrero de 2012 a las 2:49 pm

    Lo que son la dinámicas en el fútbol. Te metes en esa espiral perdedora y es jodidisimo salir, aunque tengas una gran plantilla como el Sevilla.

    Por otro lado, discrepo con los que identifican a Michel como motivador. Me parece de todo menos motivador, la verdad.

    Lo van a tener complicado para rascar UEFA este año…

  7. Nostromo

    17 de febrero de 2012 a las 6:02 pm

    Míchel no me cae mal pero recordemos que descendió al Castilla de 2ª a 2ªB teniendo jugadores como Mata, Soldado, Negredo, Granero, De la Red y alguno más que se me olvida. Me parece que va camino de ser un caso como el de Juanma Lillo, que nunca ha hecho nada del otro mundo pero como se lleva bien con el sector más «cool» del periodismo deportivo, nunca le faltan ni los elogios ni el trabajo, ya sea como entrenador o como tertuliano.

  8. Blogero

    18 de febrero de 2012 a las 6:17 pm

    Hola me podeis opinar sobre este blog??

    http://ks13futbol.blogspot.com

    gracias

  9. Marcadores Online

    18 de febrero de 2012 a las 10:51 pm

    Grande Michael.

  10. Jan

    20 de febrero de 2012 a las 12:56 pm

    Descendió al Castilla, sí. El Rayo estuvo cuatro temporadas en 2ªB, y en tres de ellas consiguió disputar el play-off de ascenso a la categoría de plata. ¿Adivinan con qué entrenador no logró clasificarse siquiera para este play-off? ¡La respuesta correcta es Míchel!

  11. testarazo

    21 de febrero de 2012 a las 2:19 am

    Para casi todos los equipos que han cesado un entrenador esta temporada en Primera ha sonado el nombre de Michel. Por fin, su representante y la parte del periodismo que lo promociona, le han conseguido el Sevilla, sin más mérito que su pasado como buen jugador, que lo fue, y sin exitos reseñables allá donde ha estado anteriormente.

  12. Pingback: Así fue la Liga: Sevilla (9º) » Diarios de Futbol

  13. Kenedy

    6 de junio de 2012 a las 1:05 pm

    gracais por el excelente matiael de edificacion personal y para nuestras iglesias , gracias por la pagina se9 que el sef1or la esta dirigiendo he intentado descarga el divd del segundo trimestre pero el url no es valido por favor me gustaria tenerlo para ensef1arlo a mi congregacif3n.

  14. Pingback: Sevilla FC: empezar casi de cero | futbol news

  15. Pingback: Y Míchel dejó de sonar » Diarios de Futbol

  16. Pingback: Blog de Fútbol » Post Topic » Y Míchel dejó de sonar