Cuando el Madrid miró a los ojos al Barça

Dicen que el primer paso para acometer con mínimas garantías de éxito cualquier empresa o cometido es creer en lo que uno está haciendo. La confianza en el cómo, en la manera de desempeñar las cosas y de perseguir los objetivos, supone un refuerzo añadido en la búsqueda de un fin. Ayer, diez ediciones del Clásico después, que se dice pronto, José Mourinho fue capaz de transmitir a sus jugadores un método en el que creer. Pudo ser por decisión técnica, por imperativo procedente de la grada o porque el portugués decidió poner un micrófono en el vestuario y palpar el sentir de los futbolistas. Es lo de menos. Sí fue un método estudiado y quizá consensuado, fruto de la catarsis que implica el recibir un nuevo manoseo impune por parte del eterno rival, y en al que anoche decidieron aferrarse como si fuera su última esperanza de vida deportiva tanto los futbolistas como los seguidores blancos.

A nadie se le escapa que el Madrid tenía muy poco que perder y mucho que ganar. Después de la lamentable imagen ofrecida en el partido de ida de hace una semana, perder, incluso por goleada, entraba dentro incluso de las cábalas más sensatas. Por eso, y porque había quedado sobradamente demostrado que el método empleado regularmente hasta la fecha por el Madrid se había mostrado insuficiente frente a la insultante efectividad del rival, José Mourinho, tal vez alentado por el furor de las masas, decidió quemar las naves y tirar la casa por la ventana. Por una vez, admitió que sí que escucha al madridismo. Se liberó de su aparatoso corsé habitual y se plantó en el Camp Nou con un once ilusionante y sorprendente, por lo visto en ediciones anteriores del choque, a partes iguales. El equipo perdió a unos jugadores de perfil defensivo que ya no necesitaba, y juntó en el centro del campo a Xabi, Kaká y Özil, un trío tan infrecuente como dominador en la zona de creación.

Puede que fuese por las circunstancias especiales y las urgencias, y que realmente no fuese por convicción, pero lo que es evidente es que ayer quedó patente que Mourinho se equivocaba cuando creía a pies juntillas que la única manera de hacer daño al Barça era plantarle cara en el terreno físico y olvidarse de la pelota. Ocurrió en los primeros compases del duelo. El Madrid escondió la pelota al equipo azulgrana y se dedicó a aporrear la puerta de Pinto con insistencia pero sin efectividad. Una, dos y hasta tres veces acudió el discutido Higuaín a pegar el aldabonazo. Pero en una mansión de tales dimensiones, o te desgañitas llamando o nadie te escucha. También lo intentó Mesut Özil, tirando de escuela de centrocampismo alemana, con un disparo desde treinta metros de inconmensurable belleza plástica que repelió el larguero con violencia y sorpresa.

El Madrid estaba ahí. Y estaba ahí porque, por primera vez en diez enfrentamientos, creía en el método. Dio igual que la fortuna sonriese al Barça y que éste se encaminase al descanso con un 2-0 que no había merecido. Fue un alivio para el barcelonismo. Sin emabrgo, el equipo blanco, cómodo en un sistema que sabía que no iba a decepcionar a nadie, salió a seguir haciendo lo mismo en la segunda mitad. Perfeccionó incluso el asunto con la entrada de Granero en sustitución de un Lass poco útil para lo que su equipo pretendía. Más capacidad de asociación en el centro del campo, más profundidad en el pase. Insistencia renovada en el método.

También la entrada de Benzema por un Higuaín con las luces fundidas desde el arranque del partido supuso un enriquecimiento de la faceta ofensiva blanca. El francés comenzó a lanzar pequeñas dentelladas a la zaga culé y ahí, en cuanto el Madrid empezó a oler la sangre que se desprendía de esas heridas, el partido dio un giro brusco e inesperado. Se fue al terreno del tú a tú. A donde más le favorecía al madridismo.

Primero fue Cristiano Ronaldo, asistido magistralmente por Özil. El portugués vio el pasillo, se aventuró hacia la luz del fondo y con un gesto de cadera casi imperceptible pero tremendamente eficaz se deshizo de Pinto para el 2-1. El gol blanco, con más de veinte minutos por delante, abrió más la herida azulgrana. Y solo tres minutos después surgió la figura de Benzema, colosal en los minutos de que dispuso, para maniobrar son soltura dentro del área y clavar el segundo tras deshacerse de Puyol con un sombrero que adornaba la hazaña. Con el empate, la herida azulgrana era ya un manantial de sangre y el equipo blanco un enfurecido banco de tiburones. Al equipo de Guardiola se le iba la vida conforme pasaban los minutos, al mismo tiempo que el Madrid comprobaba por fin la eficacia del nuevo método. Los blancos se fueron al ‘todo nervio y corazón‘ del himno madridista y se volcaron en una carrera hacia la victoria que finalmente se quedó sin fruto.

El Madrid solo pudo remar hasta un empate que el Barça recibió como agua de mayo. Fue insuficiente porque no le sirvió para pasar la eliminatoria y lavar los trapos sucios que quedaron tras la derrota del miércoles pasado, pero propició un cambio en la actitud y un refuerzo en la esperanza. Además, fue bastante para que, pese a la eliminación, el madridismo se sintiese de una vez por todas a la altura que el Barça le venía negando una y otra vez desde hace cuatro temporadas. Fue el día que el Madrid se levantó, irguió la cabeza, tiró de fútbol como el mejor, y se quedó mirando fijamente a los ojos del indomable Barça para decirle, por fin, que ya sabe a lo que atenerse de aquí en adelante. http://www.tb-credit.ru/microzaimy.html

62 Comments

  1. juan

    27 de enero de 2012 a las 9:46 pm

    JOSE MANUEL, preguntas a un forero por sus comentarios sobre la actuación de Mourinho con una pregunta y cuando hablas de que entran al trapo con anecdotario también sueltas el comentario de aspersores. Simplemente te recuerdo más anecdotario posiblemente no he leído bien tu comentario y lo he interpretado de otra manera.

    Respecto a la pirueta no estaría de más que te leyeses el resto de mis intervenciones y así sabrías si voy por un lado u otro. Hacer una valoración simplemente desde mi última intervención es cuanto menos arriesgada, pero citando tus palabras, tú sabrás.

    El hecho de verte hablar de maquinaria, propaganda, aquelarre inquisitorio y demás tampoco me hace pensar en una postura meramente futbolística. No hablamos de anecdotario pero esto tampoco es mejor.

    No voy a reiterarme en mi postura pues quien quiere entender mis palabras bien y quien no pues también bien. La verborrea crítica sobre aquellos que hablan de anecdotario, y reiteración sobre aparatos propagandísticos yo los dejo aparte. Todavía entiendo que esto es deporte.

    En lo que si que estoy de acuerdo que todo este circo mediático se da desde hace mucho y que todos tienen parte de culpa, a partir de ahí cada uno con lo suyo.

  2. Full Norbert

    27 de enero de 2012 a las 10:01 pm

    @ José Manuel:

    ¿De los palmeros de Mourinho no hablamos, no? Pobrecito, que le persiguen y le critican… Pareces más bien tú el de la «santa indignación».

  3. José Manuel

    27 de enero de 2012 a las 10:08 pm

    A 51 Juan. Por matizar y también acabar, decirte que no pregunto a nadie. Me limito a contestas a un forero. Esto es una diferencia bastante importante. Te pongas como te pongas, ni cito anecdotarios ni me dejo ir por los tópicos.Tampoco lo voy a hacer ahora Respecto de lo que me calificas, de modo poco elegante, de verborrea, te diré que es mi argumentación, creo que bastante razonable y comprobable, sobre algo que planea y sesga el fútbol español con rasgos, en múltiples ocasiones, de infamia.

    Por lo demás, me limité a comentar el post del autor alegrándome, sanamente, de que mi equipo jugara un buen partido (típica arrogancia madridista) y a íronizar suavemente sobre los tópicos y excusas, concretamente que el Madrid no tenía nada que perder y que el Barcelona hizo un mal partido, cosas en las que en absoluto estoy de acuerdo. También me dirigía, respetuosa y con pasión contenida a recordar algo a los madridistas sobre su entrenador, el que había dirigido un buen partido, razonando lo que decía. Como consecuencia he sufrido el ataque de los que (supongo) militan en el buen rollo y la santa indignación con bastante violencia, dialéctica, por supuesto. Francamente, me gusta este foro pero no seguir esta conversación. Nuevamente, buenas tardes a todos.

  4. José Manuel

    27 de enero de 2012 a las 10:13 pm

    NB. a 51. Si quieres ver mi post original, es el número 36.

  5. José Manuel

    27 de enero de 2012 a las 10:16 pm

    Más NB a 51. Retiro lo de violencia, un exceso. ME refiero a que fatiga el permanente reproche que tenemos que aguantar los que hacemos algo que vagamente se manifieste respetuoso con Mourinho. EStoy muy cansado de ello

  6. Full Norbert

    27 de enero de 2012 a las 10:57 pm

    @ José Manuel:

    ¿En serio me estás diciendo que el Barça no hizo un mal partido? Hizo un partido horroroso y creo que, a estas alturas, no hay duda de cuáles son mis colores.

  7. José Manuel

    27 de enero de 2012 a las 11:19 pm

    A 56. En dos ocasiones en este hilo. Creo que jugó un buen partido, en la línea de lo que es su juego de control en el centro del campo hasta que encuentran las distintas variantes con las que atacan las defensas y presión sobre la salida del contrario. En algunos momentos del partido: últimos 15 minutos de la primera parte y la zona media del segundo tiempo, lo practicaron con el manual que conoce todo el mundo.

    La diferencia, es que esta vez el Madrid pobló el centro de gente distinta, de gente de toque. Y esto, aparte de la confusión o sorpresa que pueda producir, les obligó a hacer tareas a las que están poco acostumbrados: achicar centrocampistas de otro equipo.

    El Mádrid les aceptó el planteamiento, devolviendo ese juego más sus propios matices: más verticalidad y más salida en pase largo.

    En conclusión: un gran partido con un Barcelona que jugó bien como siempre y con la actitud de siempre y un Madrid que demostró que puede jugar ese juego, añadiendo su pase largo y vertical característico. O lo que es lo mismo: el mundo es rico y complejo , no siempre se gana aunque juegues bien y a veces no se gana porque otros juegan mejor. Jugar mal es lo que hizo el Madrid en la ida.

  8. juan

    28 de enero de 2012 a las 12:23 am

    José Manuel. Quizás lo de verborrea te pareció poco elegante, como llamar senil a alguien gratuitamente, que cada uno vea las cosas como quieras.

    Pero en el fondo estamos de acuerdo en lo esencial. Creo que ambos pensamos que el Madrid jugó mejor y mereció ganar y que cualquier análisis debería quedarse a lo sucedido en el campo y no a temas que poco o nada tienen que ver con el partido.

    También estamos de acuerdo en que el papel que juega la prensa en este país, en demasiadas ocasiones, es de chiste, creo entender por tus palabras que más o menos somos de opinión parecida. Durante mucho tiempo me exasperaba lo que se publicaba en los diarios, ahora ya directamente no les presto más atención.

    Creo que las críticas a cualquier entrenador son válidas, pero demasiado a menudo se pasan por alto los límites y se convierten en ataques en toda regla. Mourinho no me gustará nada, es más me parece que su manera de proceder es de todo menos honesta, pero eso no hace que se le tenga que apedrear en la plaza pública. Pero mirando en sentido opuesto, a Guardiola tampoco es que lo dejen tranquilo precisamente.

    En fin José Manuel, en este partido el Madrid fue mejor pero el resultado fue el que fue. Barça y Madrid volverán a cruzarse mínimo una vez más así que a ver si la próxima vez que intercambiemos opiniones el barça impone un poco más su estilo (por no hacerme sufrir tanto más que nada) y el resultado nos sigue siendo favorable. Un saludo.

  9. rantamplan

    28 de enero de 2012 a las 12:56 am

    Yo quiero hacer una pequeñ aportación. Los palmeros de Mou se encuentran en su mayor porcentaje en panfletos, o un programa deportivo de dudosa validez. La redacción de de deportes de el Pais en cambio…. Muchos se quejan de que si el Marca es el periodico mas vendido de españa y tiene seguimiento y tal, pero a mí me parece muchisimo mas grave el antimourinhismo de El País teniendo en cuenta el hecho de que se supone que debe ser un periodico serio. Nunca jamás he visto a nadie en ningún foro discutiendo este, cuanto menos, curioso hecho.

  10. Dirceu

    28 de enero de 2012 a las 2:31 am

    Me quedo estupefacto ante el «Madridcentrismo» de este artículo. Parece la crónica de un entrenamiento. Sólo habla de un equipo.

    Los barcelonistas deben sentirse muy halagados de que el Real Madrid se dé por satisfecho con un empate que lo dejó eliminado. Yo comprendo que, después de que el Barça haya pasado tantas veces por encima de él en los últimos tiempos, este partido pueda resultar esperanzador; pero pienso que supone un reconocimiento palmario e incluso un poco humillante del papel de segundón del Real Madrid en los últimos años. Puede ser realista a la vista de las experiencias recientes; pero, insisto, visto con objetividad, resulta algo «arrastrado» para un club tan grande y que es el actual líder de la Liga española. A los culés más engreídos les debe haber regalado los oídos.

    El partido fue el enésimo ensayo de Mourinho en su búsqueda del antídoto frente al Barça de Guardiola, una búsqueda aún infructuosa y que, se nota demasiado, le corroe y hace que surjan todos sus demonios. Algún madridista, agudo observador, me ha comentado que piensa que el entrenador luso no está del todo sano mentalmente y creo que no anda desencaminado. Está como peleado con el mundo y con el Barça tiene una fobia personal digna de ser estudiada. Quizás le recuerda sus modestos comienzos como traductor/ayudante de Bobby Robson y su soberbia le hace intolerable el recuerdo de esa etapa de su vida. Es una hipótesis, probablemente demasiado simple ante la complejidad de toda psicología humana, pero en su conducta pienso que se observan rasgos insanos. A menudo se muestra peleado con la verdad. Ha recurrido incluso a teorías conspiratorias y muchas más cosas. En fin, ya me extendido más de lo deseado. Creo que algún día se marchará y el fútbol español se habrá quitado de encima a alguien nocivo, a una persona tóxica y que el Real Madrid ganará con ello en categoría humana y estoy seguro de que no le irá peor en lo estrictamente deportivo.

    Por si os interesan algunas reflexiones a propósito de Mourinho os adjunto este link.

    http://librosfutbolpoliticaymas.blogspot.com/2011/03/reflexiones-futboleras-educacion.html

    Saludos,

    D

  11. etoile

    28 de enero de 2012 a las 11:47 am

    a jose manuel , entre otros

    es muy divertido ; por no decir tristisimo, justificar el comportamiento de mourinho en base a la actitud y el resultado e imagen que dejo su equipo el otro dia, en la vuelta de una eliminatoria de la que obvias o pasas de puntillas sobre el partido de ida, cuyo resultado todos conocemos ; ademas de esa imagen tan penosa y de mal perdedor que dejo ese mismo equipo;

    debe ser que el senhor mourinho ha visto la luz en siete dias y con su clarividencia y curriculum exquisitos ha tenido que verse con el agua al cuello y el mundo en contra para dar con la tecla que, tropecientos partidos despues le permite alcanzar un empate y caer eliminado tirando de epica y espiritus de juanito , somos una pinha contra el demonio blaugrana y el villarato etccc,

    os suena?

    nadar para morir en la orilla , excusas de mal perdedor,

    y los pdf de los anhos pum no me dicen nada; te habras entretenido buscando , cualquiera puede hacerlo ; si quieres nos remontamos a la biografia de gamper y exponemos dudosas manias o defectos que le senhalan como alguien retorcido y venenoso , montalbanesco jaja, y de alguien asi , que club podemos esperar;

    mourinho en cambio era un adalid del buen comportamiento y respeto maximo a todos los rivales antes de llegar al madrid. nunca en inglaterra o italia dijo una palabra mas alta que otra y demostro en buena lid su saber perder y su estilo inmaculado en todas las rudas de prensa y en su relacion con jugadores y colegas entrenadores de otros equipos;

    es en espanha que todo se malinterpreta y el pobre inocente de mourinho ha caido en la trampa de esta prensa tan rastrera que le mete palos en las ruedas constantemente y no sabe reconocersus meritos. 500 millones de euros , carta blanca para hacer y deshacer, el presidente a sus pies , y el club mas rico del mundo hoy en dia parece una casaputas, con debates constantes y frustracion , clanes y lo que se viene encima.

    el madrid lo tiene muy bien para la liga y la champions; el triplete ya no podra ser, pero esto no ha acabado; queda toda la segunda vuelta y volveremos a encontrarnos;

    entonces , las notas al final;

  12. Bookmaking

    22 de septiembre de 2012 a las 12:50 am

    el Real Madrid se ha fortalecido demasiado en los ultimos años con buenas contrataciones y hasta ahora le puede dar buena pelea al Barcelona, contrario a años anteriores donde el Barcelona tenia una clara superioridad