La fuerza, la garra, la lucha y la intensidad

Probablemente no os divirtáis mucho y seguramente el balón rodará muy poco en los partidos, pero vais a tener, en la medida de las posibilidades, un equipo extremadamente competitivo, muy difícil de derrotar‘. Se lo comenté a un amigo, fiel seguidor del RCD Mallorca, apenas unas horas después de haberse confirmado la llegada de Joaquín Caparrós al banquillo balear. El club isleño tenía una mala pinta preocupante. Con Laudrup al mando, el equipo parecía un barco a la deriva, a merced del oleaje que levantaba la aparentemente eterna inestabilidad institucional del club. Cuando las olas empujaban al conjunto balear hacia la costa, la directiva bermellona vio oportuno dar un volantazo en la dirección del equipo. Un cambio de estilo radical, una apuesta al todo o nada, un encomendarse a la desesperada a la pura practicidad del utrerano.

Y lo cierto es que la cara del equipo ha cambiado de manera notable. Arranca puntos donde hace unos meses solo habría encontrado derrotas, y vende cara, carísima, su piel. Buena fe de ello puede dar el Real Madrid, que sudó sangre para imponerse a los mallorquines el pasado sábado en Son Moix. El enfermo tiene mucho mejor aspecto. Es decir, que la mano de Caparrós se ha notado.

Al técnico, que había alcanzado su techo particular al frente del Athletic Club tras cuatro temporadas dirigiendo a los bilbaínos, le venía el encargo como anillo al dedo. Un equipo sin demasiados mimbres y no sujeto a excesivas exigencias en cuanto a la pulcritud de su juego, con una afición que, como el enfermo terminal, habría confiado un destino que ya creía perdido a cualquier remedio que se le hubiese ofrecido. El hábitat ideal para esa cantinela caparrosiana de ‘la fuerza, la garra, la lucha, la intensidad’.

Como yo mismo comentaba hace ahora tres meses y medio, al extécnico de Athletic Club, Dépor o Sevilla no se le contrató para hacer crecer al Mallorca ni para encabezar un proyecto a largo plazo en busca de mayores logros. Su única, pero conflictiva, misión era la de sacar al equipo del atolladero, la de espabilar a un grupo moribundo y entregado y hacerle creer en sus posibilidades de salvación. El primer paso ya lo ha dado. Ha levantado en armas a un grupo por el que nadie hubiese apostado un duro tras el primer mes de competición. Y, para colmo, los ha colocado en cuartos de final de la Copa del Rey, tras un memorable partido de vuelta (6-1) frente a una Real Sociedad que ya saboreaba el pase a la siguiente ronda. La siguiente parada copera, San Mamés, será especial. Cuatro años en el banquillo de La Catedral marcan mucho y pese a que quizá en el momento de su salida hubo bastantes sombras oscureciendo las luces, nadie debería reprochar nada a un técnico que, pese a los vicios adquiridos, cumplió con su trabajo como pocos, y que solo vio la puerta de salida por un cambio electoral y porque el club quería seguir creciendo de la mano de otro director de orquesta.

Tres meses después, he reforzado mi idea, las sensaciones que trataba de transmitir a mi colega mallorquinista cuando me cuestionaba acerca del fichaje de Caparrós por el club balear son las mismas que entonces. No sé si el Mallorca logrará salvar la categoría o no. Son muchas las circunstancias que intervienen y la salvación no depende únicamente de dar con el entrenador adecuado. Lo que sí pienso es que los bermellones no podrían haber encomendado la misión a mejor estratega.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

9 Comments

  1. Miguel Sureda (@miguelbuke)

    17 de enero de 2012 a las 1:13 pm

    Recuerdo que decías que, precísamente por el momento y las necesidades de cada equipo, lo apropiado (de no tener a Bielsa) hubiese sido la permuta de entrenadores, Laudrup al Athletic y Caparrós al Mallorca.

    Pese a todo, hay quien recela de Caparrós. Se le discuten los resultados (aunque salvo uno o dos partidos ninguno me ha parecido malo), porque sólo ha ganado dos partidos el equipo no sale de abajo, además de dejar de lado al jugador con más calidad de la plantilla, Tejera, aunque en mi opinión y en la de mucha gente, es por culpa del propio Tejera que parezca no querer triunfar.

    La semana pasada sirvió de refuerzo positivo. Habrá que ver si se convierte en una dinámica, pero los dos partidos fueron muy buenos y la gente se ilusionó de nuevo. No realiza juego vistosísimo, pero no creo que sea muy diferente del que ponía en práctica Cúper cuando llegó hace 15 años, y la gente estaba enganchadísima.

    Para mañana se lleva a los mejores, parece que estando tan cerca apuesta de verdad por la Copa. Y allí lo veremos en directo algunos, tal y como te he dicho por twitter. 🙂

  2. Davor

    17 de enero de 2012 a las 1:32 pm

    Miguel Sureda, totalmente de acuerdo en que la actitud del equipo recuerda mucho a los primeros tiempos de Cuper.

    Borja, a mi también me parece Caparrós el hombre ideal. Creo que es capaz de dejar una base perdurable en un equipo, que los jugadores muerdan, y aprendan que hay partidos igualados que se pueden ganar por tener mas coj*nes que el otro equipo.

    Y cuando los jugadores están un par de temporadas con un míster así, después se puede cambiar de entrenador a otro que incida más en mecanismos de juego ofensivo. Pienso que eso mismo pasó al cambiar a Caparrós por Juande Ramos en el Sevilla.

  3. Miguel Sureda (@miguelbuke)

    17 de enero de 2012 a las 2:53 pm

    De hecho, Lus García, tras enfrentarse al Athletic, dijo: “Ya me gustaría a mí coger algun día un equipo de los que deja Caparrós”.

  4. Bortibort

    17 de enero de 2012 a las 5:57 pm

    La verdad es que desde el partido del Levante por fin parecemos un equipo de Caparrós.

    El míster me transmite sensaciones positivas, como aficionado, me es imposible no sentirme comprometido con su causa pero los números son preocupantes: 12 puntos en 12 partidos; sólo se ha ganado a Racing y Zaragoza en liga y a los suplentes del Sporting sin querer en Copa. Es verdad que en el puntaje también ha influido la suerte, que el equipo compite y no pierde y que hace unas primeras partes muy buenas. De hecho, el Mallorca suele adelantarse siempre en el marcador. Ahí es donde empieza el verdadero problema del equipo. El paso atrás. Lo mal que sufre este grupo. Nos han remontado tres veces en casa desde que llegó Capa y no hemos sabido aguantar el marcador en otras tantas fuera de casa. Al menos ya parece que ha encontrado el sistema y creo que va a ser difícil sacarlo del 4-4-2, que me convence más que el 4-2-3-1 que veníamos utilizando.

    En fin, me gusta Caparrós y creo que el equipo está creciendo pero que, sensaciones aparte, los números preocupan y mucho.

  5. Full Norbert

    17 de enero de 2012 a las 9:46 pm

    Me mola que después de toda la cera que le has dado, seas ahora tú, Borja, el que le reconozca la labor de Caparrós como técnico. Al margen de que es difícil discutirle los resultados (veremos si salva al Mallorca) es que me cae de p.m.

  6. Joan

    23 de enero de 2012 a las 11:27 pm

    Siento discrepar, pero creo que lo unico que ha traído Caparrós a Palma han sido resultados. Esos partidos en los que el mallorca parecía que jugaba para perder, con esas pocas ganas, de cuando entrenaba Laudrup, sigue habiéndolos, y de hecho (almenos en Son Moix, que son los unicos partidos que veo como socio) son los más comunes. N’sue no tiene sangre, tiene orchata. Eso es una cosa que se esperaba que Caparrós cambiara, y no ha sido así. Lo mismo con el Chori, que llevaba una temporada desenchufadísimo y así sigue.
    De hecho, creo que la mejoría de puntos que ha tenido el Mallorca ha sido gracias a dos figuras: Pina i Victor. Por lo que hace a Caparrós, me está decepcionando bastante.

  7. Pingback: Enlaces Bermellones XIX » RCDM.es

  8. Pingback: Así fue la Liga: RCD Mallorca (8º) » Diarios de Futbol

  9. Pingback: Así fue la Liga: RCD Mallorca (8º) | MuroDeBlogs