Libros de fútbol: delicioso boomerang

Desde que gente como Eduardo Galeano, Jorge Valdano o los periodistas de Deportes de El País mostraran en el cambio de siglo que otra información deportiva era posible, mucha gente se lanzó a juntar letras en la convicción de se podía compatibilizar desde el periodismo o la literatura la adoración incondicional al deporte rey con ambiciones perfectamente legítimas de índole cultural y/o intelectual. La onda expansiva del fenómeno asumió pronto la Red como su medio natural de proliferación, y la necesidad expresiva cristalizó en un mundo de blogs deportivos que, durante un tiempo, constituyeron la respuesta del aficionado inquieto al “embrutecimiento” que suelen proponer, en el ámbito futbolero, los medios de comunicación habituales.

Esta situación, sin embargo, resultó efímera. Aparte algunos blogueros que obtuvieron un cierto reconocimiento y en general han acabado integrándose en medios más poderosos, o profesionales del medio que respaldan escritos de calidad con el prestigio de su firma, poco queda de aquellos años en que uno podía hacerse sin gran dificultad un blogroll futbolero con decenas de entradas. Un blog requería regularidad y dedicación, y el autor soñaba con una cuota de reconocimiento o al menos interactividad que raramente obtenía. La popularización de twitter acabó disparando el tiro de gracia de la mayor parte de estos blogs, ya que sus autores encontraron un medio de encontrar visibilidad en el ámbito deportivo sin la necesidad de elaborar con frecuencia un contenido de calidad. Así, podemos decir que el fenómeno blog ha acabado experimentando –no sólo en deportes- una suerte de filtración natural. Se encuentra calidad, pero en lugares muy concretos que ya todo el mundo conoce, y algunas propuestas tan novedosas e interesantes como aisladas, léase Jot Down o Proyecto Panenka.

Parecía que la popularización del matrimonio entre fútbol y literatura o periodismo serio moría en un dead end, y que el fenómeno quedaba como un triste parto de los montes. Sin embargo, una inesperada fiebre editorial ha cambiado la situación, en forma de un delicioso efecto boomerang. Si el deseo generalizado de otra información deportiva pasó de la letra impresa a la Red de modo natural, el boom de blogs y ciber-actividad en torno al fútbol ha llamado la atención de los editores sobre la existencia de un público ahí fuera que demanda leer sobre fútbol a un nivel superior al que le ofrece la prensa deportiva –aunque ambas cosas puedan ser compatibles-. El resultado de tal estimación ha venido dado por una profusión de libros de fútbol en 2011 de la que no podemos más que felicitarnos los aficionados.

Si tenemos que nombrarlos todos no acabamos, y además los compañeros de La Cola de Vaca ya han dejado una buena recopilación aquí. Sí hay que mencionar algunos que no tenemos problema en recomendar, y que aseguran éxito, por ejemplo, como regalos de Navidad. Ya reseñamos aquí “Frases de Fútbol“, de Miguel Gutiérrez, que nos hubiera entusiasmado igual si su miembro no fuera fundador de DDF. De otro de los puntales del fenómeno blog que “sobrevive” hasta hoy, Martí Perarnau, llegó “Senda de campeones”, un estupendo análisis de la cantera del Barça desarrollado por alguien que demuestra casi a diario su enciclopédico conocimiento del asunto. Orfeo Suárez, periodista de El Mundo, ha publicado hace pocas fechas “Palabra de entrenador”, sobre el a veces angustioso y siempre intenso mundo de los inquilinos del banquillo; Carlos Marañón contextualiza y agranda el mito de Evasión o Victoria en “Un partido de leyenda” y Petón le mete ritmo a la historia del balompié en “El fútbol tiene música”.

Es sólo la punta del iceberg, y nos harían falta varios posts para reseñar todo lo que nos gustaría leer de entre lo publicado. Pero es muy de agradecer que haya aparecido esta vía por la que uno puede, todavía, hacerse prófugo del puntopelotismo. Ojalá siga abierta mucho tiempo.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

3 Comments

  1. pele

    30 de diciembre de 2011 a las 2:01 am

    ni con tus ojos

  2. Mamajuano

    30 de diciembre de 2011 a las 5:52 am

    a estas horas, ni con tus hogos

  3. Jorge Corral

    30 de diciembre de 2011 a las 11:03 am

    En mi opinión, en literatura relativa al fútbol (sobre todo en historia del fútbol y más si se refierer a equipos que no sean los dos grandes), España está muy por detrás del Reino Unido.

    Además, algunos de los libros citados, para mi gusto, tienen bastante poca calidad y tienen éxito porque (i) están escritos por alguien famoso dentro del periodismo deportivo y (ii) en este ambiente de escasez, cualquier cosa es buena.

    A mí, personalmente, “El fútbol tiene música”, me pareció un libro curioso, pero de bajo nivel comparado con libros británicos que he leído (además, me parece que Petón quiere escribir bien y se pierde en florituras vacías -Dadan Narval escribe mucho mejor, pero no tiene la “fama” de Petón-).

    Lo intentaré con “Frases de fútbol”.

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>