Un regalo para el Niño

En la puerta de casa, junto a la escalera que da acceso a la entrada de la vivienda, yacen los restos de la batalla. Los convidados de piedra de la fiesta navideña. Aquellos cuya misión es tan importante como breve: son los guardianes de la ilusión, pero pierden su utilidad en cuanto ceden el protagonismo a lo que contienen. Cientos de miles de cajas, envoltorios y paquetes de regalos navideños se acumulan junto a las puertas de millones de viviendas inglesas. Esa es la versión más prosaica y materialista del Boxing Day, una celebración típicamente británica que tiene sus orígenes en la Edad Media y en los aguinaldos que los nobles ofrecían a sus vasallos en la festividad de San Esteban.

Cada semana, y de la mano de bwin, os ofreceremos los partidos más interesantes del fútbol mundial, con especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas online.

Hoy en día, no se concibe la celebración del Boxing Day sin la correspondiente jornada futbolística. Es un día para ir al fútbol en familia, para que los más pequeños disfruten de un regalo navideño más viendo de cerca a esos ídolos que normalmente solo pueden ver en la televisión. Un día festivo, idóneo para disfrutar del que es uno de los mayores entretenimientos en Inglaterra. El fútbol inglés ve como con la celebración de los habituales partidos en fechas navideñas se eleva al máximo su explotación como producto comercial. No hay mejor ocasión para estrenar esa camiseta de Daniel Sturridge que ha aparecido bajo el árbol de Navidad que el partido del Boxing Day.

Stamford Bridge vivirá en la jornada del 26 de diciembre un duelo muy peculiar. En el estadio del Chelsea FC, ubicado en el barrio de Fulham, muy cerca de la estación de metro de Fulham Broadway, se medirán el equipo local al Fulham, en un duelo de cierta rivalidad pero descolorido con el paso de los tiempos. Nadie va a osar discutir la innegable supremacía actual de los Blues sobre sus vecinos cottagers. Quizá por eso, la rivalidad hoy en día es más bien unidireccional. Chelsea es más rival para Fulham que Fulham para Chelsea.

Al Bridge llegan mañana dos equipos lo suficientemente distanciados en la clasificación (quince puntos separan a ambos equipos) como para no haber lugar a muchas dudas sobre el resultado final. Al Chelsea de un Villas-Boas que no consigue encadenar un puñado de resultados que le hagan desprenderse de la presión que le amenaza desde su llegada a Londres solo le sirve ganar. Estando a once puntos del líder Manchester City no puede plantearse ningún resultado que no sea la victoria ante el Fulham. Sin el brasileño Ramires, sancionado, pocas dudas hay acerca de la participación del catalán Oriol Romeu en el choque. El canterano barcelonista cambia la cara de los Blues cada vez que gana un hueco en el once ante Obi Mikel o el propio Ramires. Destruye, pero también crea, con un porcentaje de pases acertados digno del mejor pasador del campeonato inglés. Aporta una fluidez en la salida del balón que no aportan ni el brasileño ni el nigeriano.

Quizá deba ser también la enésima oportunidad, y cada vez van quedado menos, para Fernando Torres. Con un Daniel Sturridge en colosal estado de forma (él solo ya ha conseguido más del doble de goles que el fuenlabreño y Drogba juntos) y un Drogba empeñado en recordar a la afición del Bridge que aún sigue siendo útil para el equipo a sus 34 años, el sitio natural del punta español parece ser el banquillo. Y la situación no cambiará hasta que él mismo la revierta con goles. Casi un año después de su llegada a Londres, sigue sin haber justificado ni la décima parte de la inversión que supuso su fichaje.

Las cuotas de apuestas en bwin prevén una victoria más que evidente del Chelsea. Se pagaría apenas a 1.28 euros. Curiosamente, el capítulo de goleadores, está más cotizado un gol del enrachado Sturridge (nueve goles en lo que llevamos de campeonato), pagado a 1.90 euros, que el de Fernando Torres, que se paga a 1.70 euros. Es el Fulham, un conjunto con serias dificultades de cara a la portería contraria (apenas un gol por partido es su media y únicamente tres goles como visitante en todo el torneo). Si el equipo de Villas-Boas consiguiese alzarse con la victoria dejando su portería a cero frente a los del Cottage, el apostante percibiría 1.91 euros por euro apostado.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

6 Comments

  1. Kurono

    26 de diciembre de 2011 a las 8:21 pm

    Pues aunque en algunos lados se ha mostrado muy favorables a la actuación de Torres en este duelo (no me convenció del todo), esta vez Sturridge ha defraudado. 1-1 con el Fullham, la lucha ahora no es la Premier sino cuanto menos, quedar 4tos, Villas-Boas puede darse con el canto en los dientes si le dejan otra temporada y juega la Champions la otra temporada. Por otro lado, el City de Mancini empató a 0 contra el West Brom y el Manchester United goleó 5-0 al Wigan, empate a puntos entre los dos clubes de Manchester. Arriba se aprieta la cosa, pero en la zona noble inmediata las cosas siguen sin ser favorables con el Chelsea, mientras el Arsenal sigue con el cuchillo en los dientes, aferrándose a su buen racha de resultados y a un R. van Persie «on fire» como lo ha denominado Wegner, que mañana tiene un duelo vital contra los Wolves en sus aspiraciones para jugar Champions el otro año

  2. Manuelinho eF

    26 de diciembre de 2011 a las 10:55 pm

    Al Chelsea le falta magia. La misma que le ha faltado hoy al Man C. No entiendo como Mancini habla de «jugar contra once defensas» cuando ha estado a punto de palmarla hoy gracias al empuje del WBA, sobre todo en la segunda mitad. He disfrutado mucho con ese partido aunque haya acabado 0-0.

  3. tubilando

    27 de diciembre de 2011 a las 12:38 am

    Valoro a Villas-Boas porque su papeleta no es nada fácil. Le ha tocado demoler un equipo para crear otro distinto. Aún así, mantiene a Terry, Lampard y Drogba. Pero su mérito es apostar por Oriol, Ramires, Mata, Sturridge y Meirelles. Es un equipo más latino, no sólo por las nacionalidades de los jugadores, sino por el estilo de juego.

    A la elevada edad de una parte importante se unen el bluf de anteriores apuestas como Obi Mikel o Kalou y las eternas lesiones de Essien. De los nuevos, tengo dudas respecto a David Luiz.

    Respecto a Mancini, la historia cambia. Me indigna tanto talento desperdiciado. La plantilla del City es un auténtico escándalo, la mejor de Inglaterra, sólo R.Madrid y Barcelona pueden alcanzarla en potencial.

  4. Tito

    27 de diciembre de 2011 a las 11:24 am

    La verdad es que el partido de Torres a mi me pareció bastante malo. Ya no tiene esa velocidad que tenía hace unos años (todos nos vamos haciendo mayores), le cuesta irse de su adversario por ello y se mostró incluso torpón en pases sencillos.

    Para que os hagáis una idea los que no le hayáis visto, incluso Raúl que está acabado creo que merecería ir más que Torres a la selección… Raúl al menos mantiene el olfato.
    Ojo que no pido que Raúl vuelva a la selección, simplemente para que os hagáis una idea del nivel que tiene Torres desde hace un año al menos.

  5. Kapo

    27 de diciembre de 2011 a las 12:07 pm

    Yo a Torres, pareciendome un buen delantero, nunca lo querría para mi equipo.Tiene grandes virtudes pero también grandes carencias. Su físico es privilegiado para la profesión, sus movimientos siempre inteligentes facilitan la vida a sus compañeros de ataque, pero es un futbolista técnicamente muy muy mediocre (hablamos en términos del primer nivel mundial). Ahora que físicamente no está a tope, se ponen aún más de manifiesto sus defectos. En plenitud, aquel liverpool de Benitez era ideal para él, jugando siempre al espacio explotava sus virtudes y minimizaba el impacto de sus malos controles, pases poco precisos… ahora, como le ocurre con España, el Chelsea de Villas Boas intentan mandar y encima intenta mandar con la pelota (sobre todo tras la aparición de Romeu). Horrible para Torres, que es malo en el juego combinativo y cuyos pases y controles son sinónimo de balón perdido contra defensas cerradas y espacios cortos.

  6. Tate Lime

    27 de diciembre de 2011 a las 3:46 pm

    tubilando:
    Corrijo, pues el orden de los factores a veces si altera el producto. No es «La plantilla del City es un auténtico escándalo, la mejor de Inglaterra, sólo R.Madrid y Barcelona pueden alcanzarla en potencial.» sino «La plantilla del City es un auténtico escándalo, la mejor de Inglaterra, sólo el City puede alcanzar en potencial a R.Madrid y Barcelona:»
    Y es que la plantilla del City es un escándalo, pero está un escalón o dos por debajo de la de Madrid y Barcelona. O tal vez más si nos ponemos a hablar de competitividad.