Locura en el Amsterdam ArenA

Octavos de final de la Copa de Holanda. Minuto 36. El Ajax vence ya a su rival, AZ Alkmaar, gracias a un gol de Gregory van der Wiel. Nada anormal en un partido relativamente intrascendente de una competición menor. Los locales encarrilan el pase a la siguiente ronda ante el líder de la competición liguera y todo parece ir de cara.

Pero, de pronto, entre las cuarenta mil personas que ocupan el graderío, dos cables pelados se tocan. Alguien entre la multitud se salta el mecanismo interno de autocontrol y queda sometido a los designios de una aparente enajenación mental transitoria. Una carrera alocada y descontrolada con un único objetivo: el corpulento guardameta costarricense del AZ, Esteban Alvarado. Un objetivo erróneo, una maniobra inconsciente y unas consecuencias imprevisibles e inesperadas para el conjunto de Gertjan Verbeek. Como en un torneo de pueblo disputado en un estadio de 150 millones de euros.
http://www.tb-credit.ru/our-company.html