Ocaso de un grande

Cada vez pesan más las botas. Juegas cada semana, cuando tienes la suerte de poder hacerlo, sobre campos de un césped impoluto, pero cada una de tus botas parece arrastrar consigo tres kilos de barro adherido a sus tacos. Una sensación que no es desconocida para todo aquel que haya jugado alguna vez en esos malditos campos de pueblo. Pareces más lento. El pie se te queda pegado al barrizal y cualquier arrancada supone un esfuerzo extra. Las piernas no responden como solían hacerlo. El simple gesto de golpear un balón que parece que pesa cinco kilos y levantarlo del suelo implica imprimir una fuerza extraordinaria al golpeo. Y ya no quedan fuerzas para tales derroches. Te ves lento, torpe, pesado. No te vas de nadie, fallas los pases más inverosímiles y malogras las oportunidades de gol más evidentes. Lo que nunca pensabas que pudiera sucederte. A ti, que has jugado en dos de los clubes más grandes de la historia, que acumulas más de trescientos goles en tu carrera profesional y que hubo un día en el que fuiste considerado como el delantero más letal del planeta. Pero la edad no perdona, ni siquiera a los que un día fueron referencia.

Con 35 años en su pasaporte y las rodillas reventadas, a Rutgerus Johannes Martinus van Nistelrooy le llegó la oportunidad de una nueva experiencia al sol de Málaga. Mediático, contrastado, con experiencia, talla internacional y nombre… era una piedra preciosa engastada en el extravagante y llamativo anillo de Abdullah bin Nasser Al Thani. Pero tanto ruido hacía su nombre y tantos destellos desprendía su trayectoria que apenas se reparó en las condiciones en las que llegaba. A una edad en la que la mayoría de los futbolistas profesionales apuran los últimos sorbos de su esencia, el goleador holandés, ejemplo de profesionalidad y entrega a lo largo de toda su carrera profesional, hubo de rendirse a la evidencia del paso del tiempo.

Nadie está al margen de envejecer. Ningún futbolista profesional vive solo de las rentas del pasado. En el caso de Ruud, ha quedado en evidencia. Empezó como titular indiscutible, como referencia ofensiva de un Málaga plagado de estrellas, y ha acabado rindiéndose a la realidad que marca su rendimiento: jugando minutos residuales e incluso quedándose fuera de las convocatorias, como en la última jornada liguera ante Osasuna.

Solo ha anotado un gol en más de setecientos minutos como malaguista. Sus disparos cada vez son más inocentes. Su presencia en el área rival, otrora temible, pasa cada vez más desapercibida. No llega a los balones. Las botas le pesan como si arrastrara varios kilos de barro en cada una de ellas. Es el paso de la edad, que no perdona ni a los más grandes.

En DDF| El delantero menos galáctico de la galaxia http://www.tb-credit.ru/news.html

10 Comments

  1. pele

    12 de diciembre de 2011 a las 3:36 pm

    Raul lucha contra el tiempo por eso es eterno

  2. Benja

    12 de diciembre de 2011 a las 5:30 pm

    Muy de acuerdo con #1 pele… Viendo a Ruud te das cuenta de lo que está haciendo realmente el Gran Capitán…

  3. Ramon

    12 de diciembre de 2011 a las 8:30 pm

    Es una pena, pero a todos los grandes jugadores les llega su final. Creo que cuando llegó al Málaga esto era más o menos previsible y además llegando a un equipo que lucha por crecer y colarse entre los grandes, todo le ha sobrepasado. Aún así siempre será un grande, y uno de los mejores delanteros que jamás he visto.

    Un saludo!

  4. Boves

    13 de diciembre de 2011 a las 2:59 am

    He visto el título del artículo y pensaba que iba a ir dirigido a Frank Lampard, que no está tan en las últimas como Ruud pero ya está bajando bastante el nivel.

  5. Wasky

    13 de diciembre de 2011 a las 3:42 am

    #2 y #1 Eso se le puede admitir a Raul, siempre y cuando no se pretenda cruzar la barrera del «Raul Selección», porque hasta ahi no Llega…

  6. Wasky

    13 de diciembre de 2011 a las 3:44 am

    Por cierto, leia el primer parrago y pensaba totalmente en Fernando Torres, aunque no ha llegado aun a la treintena…

  7. David Beckham

    13 de diciembre de 2011 a las 6:22 pm

    El mejor o uno de los mejores delanteros del planeta. El Real Madrid tuvo que apurarlo hasta su final pero no fue asi, un verdadero asesino del área, me alegra que sea uno de los privilegiados que ha visto en accion la dupla posiblemente mas letal de los ultimos tiempos del futbol actual Ruud Van Nistelrooy y Raul Gonzalez.

  8. Cristian*

    14 de diciembre de 2011 a las 9:10 am

    @ Wasky,
    También recuerdo cómo un Stoichkov que no había llegado a la treintena, volvió a Barcelona para hacer de ilustre veterano, pero habiendo perdido ya casi todo su gol y su juego, tan sólo le quedaba el carácter y poco más. Con lo grande que había sido él!
    Van Nistelrooy lleva ya demasiado tiempo alargando la carrera, intentando emular a otro ilustre delantero (no tan ilustre como el holandés, pero muy querido por muchas aficiones) como fue Henrick Larsson, que al igual que el propio Van Nistelrooy, tuvo que superar una grave lesión a una edad bastante avanzada para un jugador de fútbol. Solo que el cuerpo del espigado holandés se mostró algo más frágil que el del fornido sueco. Todo y así, fue una delicia haber podido ver a ambos delanteros en su buena época, y espero que a Ruud se le despida con los honores que se merece (pero se retire al menos de el fútbol de primer nivel).

  9. Sergio

    16 de diciembre de 2011 a las 10:55 am

    Fan total de Wasky, que dice que Raúl no está para ir a la selección y acto seguido llama grande al suplente de Sturridge xD

  10. Pingback: Así fue la Liga: Málaga (4º) » Diarios de Futbol