El futbolista que fue lo que quiso ser

Dicen que se retira. O lo que es lo mismo a efectos prácticos, que no volverá a vestir la camiseta de ningún club europeo. Él dice que lo que quiere es irse a vivir a Asia. Conocer nuevos países, nuevas culturas. Vivir sin ser futbolista. Romper por fin con todo y experimentar con algo que, en sus treintaicinco años de vida, jamás ha podido disfrutar. Imagino que quiere vivir tranquilo, sin ser sometido a un examen continuo, sin ver cómo se juzga y se evalúa cada una de sus decisiones, cada uno de sus pasos. José María Gutiérrez (Torrejón de Ardoz, 1976) cometió el error de ser diferente. Escogió una profesión complicada de compaginar con su carácter. Se salió del estereotipo. Y, en este mundillo, a todo aquel que se sale del estereotipo marcado, a todo aquel que osa cruzar la frontera de lo formalmente establecido, … ya se sabe. Leña.

Guti supo sobrevivir en el Real Madrid durante quince largas temporadas. Y digo que sobrevivió porque a pocos futbolistas se les sometió a un marcaje similar durante tantísimo tiempo. Capeó las críticas y lidió con maestría cada una de las veces que la prensa se empeñaba en entrelazar su actividad profesional con su vida privada, hasta convertirlo en el futbolista-pop por excelencia de la pasada década. Se sobrepuso gracias a un carácter indómito. O quizá a pesar de él. Para lo bueno y para lo malo, pocos futbolistas han dejado una huella tan profunda en el madridismo reciente como Gutiérrez.

Hubo veces en que lo detestamos, que lo vilipendiamos y lo ultrajamos. Era, en mi caso, por impotencia. Impotencia de ver cómo tanto y tan extraordinario talento se automutilaba de semejante manera. Cómo unas condiciones tan excelsas para la práctica del fútbol con el mejor bouquet eran siempre puestas bajo el capricho de una personalidad explosiva. Pero, haciendo balance, a Guti jamás se le podrá reprochar nada. Mi memoria ha realizado el sabio ejercicio de enterrar sus desmanes y sus salidas de tono bajo toneladas ingentes de detalles de genio. No me acuerdo ya de sus tontas ‘autoexpulsiones’, ni de sus gestos despectivos hacia la grada cuando las cosas no salían bien, ni su indolencia ante la derrota… Si pienso en Gutiérrez, ya solo me vienen a la memoria pases trigonométricos, taconazos impensables, destellos de elegancia. Genialidades.

Eso es lo bueno. Que, al final, la memoria educada no es tonta. Es autónoma, pero muy sensata. Guarda lo que merece la pena y destierra lo olvidable. Guti debería hacer lo mismo. Si se sentara a hacer balance de su carrera profesional, si de repente se volviese a ver a sí mismo, enclenque, desgarbado, tratando de imitar a Fernando Redondo hasta en el corte de pelo, dieciséis o diecisiete años atrás, solo debería rescatar lo mejor de su esencia. Es lo que nos ha dejado. Lo que él mismo quiso ser.

En DDF | Guti y el primo de Guti (2005)
En DDF | Reivindicación de Guti como internacional (2006)
En DDF | El lado amargo de Guti (2006)
En DDF | La madurez, sobre el césped (2007)
En DDF | Maldito Guti (2009)
En DDF | Y Guti se convirtió en eterno (2010)
En DDF | En el maravilloso mundo de Gutilandia (2010)
En DDF | Adiós a Raúl y Guti (2010)
En DDF | Avalado por veintidós años de madridismo (2011)

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. b.barba @ diariosdefutbol.com

26 Comments

  1. Me vais a odiar

    29 de noviembre de 2011 a las 3:12 pm

    Una cosa es “salirse de los establecido” y otra ser un maleducado.
    Por encima de cualquier consideración subjetiva, se va un gran futbolista y un pésimo deportista. Una pena que no tuviese la cabeza mejor amueblada.

  2. juni

    29 de noviembre de 2011 a las 3:20 pm

    ¿Talento desaprovechado o genio indómito?. No podrías resumirlo de mejor manera. Frente a un Raúl de casi su misma quinta que destacaba (y sigue destacando) por la entrega, la lucha y la profesionalidad; el genio que aparecía de cuando en cuando, el que usaba la varita mágica sólo cuando no estaba en esos días en que no apetece correr, al talento marcado por la irregularidad. Es decir, uno de esos futbolistas imprescindibles para entender el fútbol.

    Si no fuera porque cobraba una millonada mientras decía cosas como ‘no me veo saliendo hasta las seis de la mañana en otra época de mi vida’, o esa chulería madrileña tan insoportable de la que hacía gala, me habría ganado completamente.

  3. Captain Oblivious

    29 de noviembre de 2011 a las 3:26 pm

    @Borja Barba

    Coincido absolutamente contigo.

    El mundillo del fútbol sería un coñazo sin gente como Guti, no todo pueden ser Iniestas y Vicentes del Bosque. Un poco de salsa, sin caer en la violencia, le da al fútbol un toque especial.
    Entendiendo el fútbol más como arte que como deporte, Guti, y Gascoigne por ejemplo, son tan genios como Messi o Zidane.

  4. Jaime

    29 de noviembre de 2011 a las 3:36 pm

    Yo siempre he sido de la opinión de que Guti debería haberse ido del Madrid hace mucho tiempo (cuando era joven promesa, quizá tras esa supuesta oferta del Milán cuando se salió en San Siro), y eso hubiese sido el catalizador para haber dado un salto importante en su carrera.

    En Madrid “se hizo cómodo” con su papel de canterano genial pero irregular. Sabía que su peso en el equipo iba a ser relativo y, de vez en cuando, regalaba genialidades maravillosas que le valían para reivindicarse durante otros X partidos. Y jugando a ser un rebelde. Y así, entre la indolencia y el ser de la casa, fueron pasando los años de su carrera. Sin ser mala (no podemos considerar un fracaso mantenerse en el Madrid durante todos estos años y, terminar jugando a final de temporada más de lo que parecía al principio), pero sin ser destacable.

    Y es que Guti daba para más. Por eso pienso que, si a los 24 años se hubiese ido de España, digamos a un Totenham o un Nápoles, para ser un jugador importante de la plantilla, al que se le exige y que tiene su peso, creo que hubiese ganado ese plus de compromiso y añadido muchas facetas a su juego, además de mucha mejor conexión con la grada. Creo que capacidad tenía, pero se quedó por el camino.
    Lo digo principalmente por él, que podría haber tenido una carrera mucho más exitosa y que probablemente hubiese podido volver al Madrid para haber sido un jugador importante. Una lástima.

  5. Denirzon

    29 de noviembre de 2011 a las 4:08 pm

    Talento malgastado. Nunca llegó a ser un futbolista importante, ni en su equipo (a pesar de estar tantos años), ni en la Selección. La culpa es suya, toda suya. Es significativo que de 15 años nos podamos quedar con menos de 15 detalles.
    A los periodistas siempre os vienen bien personajes de este estilo, dan juego. Hacen del circo que hay montado alrededor del fútbol algo más entretenido.
    Pero, si nos ceñimos a lo que pasa sobre el césped, Guti es uno de los ejemplos paradigmáticos de cómo desperdiciar las oportunidades. Ejemplo de cómo no hay que llevar una carrera deportiva.

  6. Borja Barba

    29 de noviembre de 2011 a las 4:15 pm

    Denirzon

    Yo no soy periodista, yo soy un simple aficionado, como tú, o como cualquier otro. A mí, sinceramente, me daba igual el juego que ofreciese Guti ante los micros, solo me interesaba el que ofrecía, cuando quería, en el césped. Y por eso me gusta quedarme con esa faceta suya.

  7. Jordi Lucas

    29 de noviembre de 2011 a las 4:23 pm

    Como futbolista Guti ha sido de lo mejor que ha sacado la cantera del Real Madrid en las últimas décadas, tecnicamente era mejor, mucho mejor que Raúl, pero no se si su entorno o su mala cabeza le llevan a lios surrealistas aquí, en Turquía y donde vaya.

    Era un futbolista que tenia magia, creatividad, visión de juego, pase y gol…paradógicamente perfil La Masia total, un diamante que jamás llegó a pulirse…Guti es lo que busca el R.Madrid en la Bundesliga con Ozil, Sahin o Antiltop o intentó encontrar en Argentina con Gago….pero están a años luz futbolisticamente y el(Guti) muy lejano de la profesionalidad de estos.

  8. Denirzon

    29 de noviembre de 2011 a las 5:59 pm

    @Borja Barba
    Pensaba que eras periodista, pero si eres solamente un aficionado, más a mi favor para que entiendas mi argumentación.
    Dices que te interesaba el Guti del césped. Ese cuya carrera de 15 años en uno de los mejores equipos del mundo se puede resumir en un vídeo de 5 minutos, sin dejarse nada importante. A pesar de tener un don para jugar al fútbol.
    A mí, como aficionado, hasta me enfada. Todo lo que nos perdimos por culpa de su cabeza.

  9. Josef84

    29 de noviembre de 2011 a las 8:49 pm

    Siempre lo diré. El jugador madridista perfecto habría sido uno con el talento de Guti y la mentalidad de Raúl. Yo aún tengo que olvidar y perdonarle muchas tonterias que ha hecho. Capaz de manejar la nave con el timón roto y las velas desgarradas hasta llevarla a buen puerto para después volarla por los aires. Quince años en el Madrid, con la cantidad de idas y venidas que ha tenido este equipo en ese tiempo es tiempo suficiente para plantarse un día y decir: “Ahora mando yo. A partir de aquí empieza la Guticracia”. Y no quiso. Prefirió irse de fiesta.

    Talento malgastado…

  10. Full Norbert

    29 de noviembre de 2011 a las 9:39 pm

    Yo también soy de los que pienso que todo su talento se puede resumir en un vídeo de youtube de escasa duración. Si tan bueno era que lo hubiera demostrado, yo le recordaré por ser un mal profesional que tenía destellos, no como muchos (y no hablo por los de aquí) que dicen que podía haber ganado más de un Balón de Oro.

  11. Kirkis

    30 de noviembre de 2011 a las 3:43 am

    Pues yo soy gutista. Vale que ha desperdiciado su talento, que podía haber hecho mucho más y que ha liado muchos pollos. Pero Guti ha sido muy importante en el Real Madrid y siempre le recordaré como uno de los mejores futbolistas que he visto. Eso sí, cuando él quería.

  12. Diegol 9

    30 de noviembre de 2011 a las 4:47 am

    A mi no me deja ni su poca profesionalidad, ni sus malos modos. Me deja en 5 minutos de video de youtube cosas que, en videos de una hora, muchos futbolistas no podrían ni soñar con hacer.

  13. Cristian*

    30 de noviembre de 2011 a las 8:49 am

    Guti, capaz de mucho, mucho, mucho…. solo que casi nunca quiso. Le recuerdo 2 años con Del Bosque en el que me hizo creer que el Madrid tenía la cantera más interesante de España, mientras que aquí Puyol, un Xavi algo descafeinado, y un Pepe Reina todavía por hacerse eran los mayores valores que atesoraban nuestra cantera….
    Cerca de 10 años después, Puyol y Xavi son 2 jugadores tremendos, indiscutibles en su club y en la selección campeona de Europa y del Mundo, mientras que Guti sigue a la suya.

  14. Dadan Narval

    30 de noviembre de 2011 a las 9:49 am

    Yo sigo pensando que a Guti se le presupone mucho más de lo que realmente podía hacer. “Si hubiera querido…”, no, en el mundo de los posibles, todos somos campeones.

  15. Teje

    30 de noviembre de 2011 a las 10:49 am

    @ Dadan Narval

    ¡Ahí as dado con la clave!

    A mi me hacen mucha gracia esos comentarios de “no jugó mejor porque no quiso” o “desequilibraba el partido cuando quería”.

    Por favor, en la figura de un jugador (profesional o amateur) intervienen muchos factores; físicos, psíquicos, talento, interés, dedicación, personalidad, etc. Y el señor Guti destacaba en alguna de esas cualidades y era deficitario en otras tremendamentes importantes para el desarrollo completo de un futbolista.

    Por ello Guti no fue lo que quiso ser, GUTI FUE LO QUE PUDO SER, ni más ni menos. Y dentro de esas limitaciones (tanto de desarrollo mental, como físico e incluso de técnica individual) que tenía como futbolista, el ya moldeó un estilo propio y una forma de ser que le hacen ser venerado por un amplío sector del público, véase el “Gutista” -¡¡¡pero esto qué es!!!- que ha escrito anteriormente, o el propio Borja Barba.

  16. Jorge

    30 de noviembre de 2011 a las 11:16 am

    @ Teje
    Te doy toda la razón cuando dices que en la figura de un jugador intervienen muchos factores entre los que en mi opinión destaca la mentalidad y el sacrificio de un jugador. Nadie podrá negar que Guti no tenía ni mentalidad de gran jugador ni capacidad de sacrficio.
    Dicho esto (y no me considero “Gutista”) creo que Guti desaprovecho la inmensa cantidad de talento que tenía. Una calidad técnica que dejo una cantidad de jugadas que sin ser del Madrid quedaran grabadas en mi memoria (vease el taconazo a zidane en el bernabeu o el taconazo a Benzema contra el Depor).

  17. Teje

    30 de noviembre de 2011 a las 2:29 pm

    @ Jorge

    Pero es que no entiendo qué queréis que fuese el muchacho… 15 años de carrera en el Madrid, títulos por doquier y portadas de prensa. ¿Algo más?

    Guti ha sido (hablando ya en pasado) un futbolista importante por momentos, pero es que su fútbol se basaba en instantes, flashazos y detalles de crack. Nada más. No era capaz de mantener un ritmo constante, ni de manejar el timón de un equipo. Era un fantasista, capaz de brillar durante 15 minutos, y perderse en la bruma durante los 15 partidos siguientes. Pero nunca fue un futbolista hegemónico.

    Entonces, visto lo visto, no comprendo aquello de “no fue más porque no quiso”. Porque es una soberana sandez. NO fue más porque nunca comprendió el juego del mediocentro como los grandes, igual que si que lo hacen o lo han hecho jugadores imperiales como Xavi, Redondo, Pirlo, Xabi Alonso, etc. Y para jugar arriba le han faltado otro tipo de cualidades que si han tenido otros grandes.

    Pero bueno, si vosotros entendéis el fútbol en su más amplio contexto como “tener una zurdita maravillosa, y dejar tacones y caños imborrables para la eternidad”, sí, Guti ha sido un grande. Ahora bien, no hizo más cosas en el fútbol, no porque no quisiera, sino porque no tenía más que eso, que no es poco….

  18. Borja Barba

    30 de noviembre de 2011 a las 2:39 pm

    @ Teje
    A lo mejor es que le dio igual comprender el juego de una manera o de otra.

    No entiendo la discusión. Un futbolista puede hacer disfrutar a un aficionado sin necesidad de ser ‘nadie’ en el contexto global. Y no es necesario que su fútbol se haya ofrecido en cantidades ingentes. Yo soy un enamorado de los Sex Pistols, por lo que representaron, y solo tienen un disco (de mierda) en toda su carrera. Algo parecido podría aplicarse a Guti, salvando las distancias. Por lo que representó, por lo que él quiso ser, a mí me parece un futbolista como para disfrutarlo. Atípico, extraño, superdotado técnicamente…

  19. Ramón Flores

    30 de noviembre de 2011 a las 2:49 pm

    Me quedo con el comentario de Diegol. Es más, con Guti se puede hacer un video de 5 minutos con cosas que nadie más puede hacer. Por poner un ejemplo, no he visto a ningún otro futbolista hacer un pase como el que le hizo a Zidane contra el Sevilla. Ni el de Benzema al Deportivo.

    Que puede ser más importante un futbolista que dé correctamente 500 pases por partido a un máximo de tres metros? Pues quizá sí. Siempre que delante tenga un superdotado tipo Guti, a ser más posible más profesional que él.

    Saludos.

  20. Teje

    30 de noviembre de 2011 a las 4:56 pm

    @ Borja Barba

    Me parece fenomenal que endiosemos a ciertos futbolistas, porque el fútbol es bello gracias a las historias de ídolos, anécdotas, jugadas memorables, etc.

    Pero simplemente no entiendo que digamos que un jugador que ha estado 15 años en el Madrid “no fue más porque no quiso”. No mira, perdona, no fue más porque su fútbol (entendiendo fútbol en sentido global) le llegó hasta dónde le llegó.

    Ha habido casos de futbolistas que no entrenaban ni la mitad de Guti, y que se castigaban el doble, y que han sido auténticos fueras de serie, futbolistas hegemónicos. Best no tenía ni hígado, Maradona era cocaínomano, Romario entrenaba en la playa, etc. Y todos ellos llegaron a ser top mundiales porque su fútbol les coronaba por encima de su mala cabeza.

    En el resto de cosas estoy totalmente de acuerdo con vosotros, los taconazos de Guti también son imborrables en mi retina, pero eso es una cosa, y otra muy distinta decir que no fue más porque no quiso.

  21. Ramón Flores

    30 de noviembre de 2011 a las 6:21 pm

    @Teje. no es casualidad que todos los jugadores que mencionas son de carrera corta. Al menos, la parte que merece recordarse.

  22. Juampex

    30 de noviembre de 2011 a las 7:21 pm

    Me uno a los que creen en la absoluta sobrevaloración de Guti como futbolista a lo largo de su carrera, hecho que se vio hiperalimentado (desde mi perspectiva) en los últimos años de su época madridista.

    Me parece que el hecho de argumentar, y no exclusivamente la gente que está opinando en este hilo sino la inmensa mayoria de defensores de Guti, sus acciones geniales (que las hubo, por supuesto, algunas inimitables) como base para defender que era un gran futbolista suponen poner de relieve el gran problema del futbolista. Que eso era la excepción. Tanto al mundo del fútbol en sí, como a su propia carrera.

    Pienso en las acciones que recuerdo como imborrables de Guti: un gol en el Bernabéu desde fuera del área con un remate inverosimil en la temporada que tuvo que jugar de delantero; el taconazo a Zidane frente al Sevilla que señaló Ramón en su comentario, y el taconazo en Riazor. Acciones realmente imborrables, para mi, casi inimitables. Y por lo demás, su absoluta necesidad de dar pases en profundidad. Siempre. Muchísimas veces en exceso, no obstante, algunos acabaron convirtiéndose en asistencias de goles que, personalmente, me recordaban el dicho del reloj parado que da dos veces bien la hora.

    En resumen, de 15 años viéndole miércoles-domingo-miércoles-domingo y recuerdo tres acciones y esa tendencia al pase profundo.

    En cambio, recuerdo bien esa sensación de caja de bombas andante que desprendía cuando tenía el morro torcido. O esos partidos en que se escondía entre el verde. O esa gran actuación que nunca llegó. O ese número que le montó a Del Bosque en un entrenamiento del Madrid (“Diga usted quien quiere que gane y no jugamos!” )

    Y sobretodo, el proteccionismo de cierto sector de prensa tikitakera e interesada, que mientras daban palos a gente con actitudes similares como Robinho o Yeste (otros “incomprendidos” con el Audi o el Mercedes en la puerta –esta es mi ración de demagogia-), de él siempre hablaban en positivo, incluso se hacía campaña para que, tras la salida de Makelele, el doble pivote del Madrid fuera Guti-Beckham, la “opción nudista” que llamaba Juanma Trueba . Año tras año el debate “a quién quitar para que Guti fuese titular”.

    Cuando vimos que se iba del Madrid creo que muchos pensamos que veríamos si estábamos equivocados con él, y en realidad tenía suficientes hechuras para hacerlo bien fuera de ese paraguas.

    No parece.

  23. albert29

    1 de diciembre de 2011 a las 3:25 am

    En mi opinión, jugador sobrevalorado que se le suponía más de lo que realmente demostró.

  24. Teje

    1 de diciembre de 2011 a las 9:46 am

    @ Ramón Flores

    Más a mi favor. A pesar de lo cortas de sus carreras demostraron tener mucho más fútbol que otros jugadores con carreras longevas. Lo que sucede es que estamos hablando de jugadores que, en su brevedad, fueron realmente determinantes e importantes.

    Guti, en 15 años, ha tenido tiempo de sobra para demostrar que era un jugador importante (a nivel mundial) y, bajo mi punto de vista, no lo ha conseguido por sus limitaciones.

  25. Kurono

    2 de diciembre de 2011 a las 6:54 pm

    Sobrevaloración = Guti. Era un buen futbolista (porque ahora no se sabe siquiera si seguirá en activo luego de romper su contrato con el Besiktas), al cual le faltaba mucho cerebro. Así simplemente, no se llega muy lejos. Y en cuanto a otros grandes jugadores con pocas neuronas (Maradona, Garrincha, Best, Romario…) su talento era inconmensurable, algo irrepetible, algo al alcance de muy pocos. Por otro lado, el talento de Guti, si bien elevado, no es más inalcanzable que los anteriores, como tampoco igual la época y condiciiones de juego (hoy día hay más fútbol de calidad y más profesional que antes).

    Guti siempre fue capaz de lo peor y de lo mejor, fue inmaduro toda su vida (la frase de Calderón lo reflejó a la perfección: Guti es la eterna promesa), muy ciclomático, demasiado irregular y con una grave tendencia a desaparecer cuando más se le necesitaba, por lo que siempre fue prescindible para cualquier técnico con el que estuvo (desde Heyneckes hasta Pellegrini). Y eso fue su condena, no pudo brillar más porque no tenía ni el talento ni la mentalidad necesaria.

    PD: Teje en No. 17; en lo único que tengo discrepancia en tu comentario es considerar a Guti un mediocentro. Acepta que una de las razones por las que Guti jamás llegó a lo que prometía fue por la idea bastante obstinada de colocarlo ahí en el círculo central, donde no brillaría mucho como sí lo había hecho detrás de los delanteros, en la mediapunta o como segundo delantero. Guti nunca debió moverse de esa zona, donde la responsabilidad es únicamente la ofensiva (si bien tampoco excusaba su espantosa costumbre de hacerse el tonto cuando de defender se trataba)

  26. bota

    4 de diciembre de 2011 a las 12:29 pm

    De acuerdo en que tenía mala cabeza y que con su talento, entendió muy bien su papel en el equipo y paso de dar el 100%, bueno yo creo que las últimas temporadas en las que fue cuasi-titular fue el mejor del equipo, cuando el jugaba bien el Madrid hacía algo…

    Pienso también que mucha culpa de que no triunfase la tienen los entrenadores que tuvo, sobre todo Del Bosque que nunca se atrevió a ponerlo de titular (salvo de delantero porque no tenía otro) menos cuando ya estaba sentenciado, le puso de medio-centro con Makelele y el Madrid arrasó en la última liga..fue cuando mejor jugó….Del bosque como siempre nunca arriesgó más de lo necesario y siempre puso a los que la prensa les exigía.. (ahora en la selección hace lo mismo…arriesga lo justo, Llorente juega poco, siempre con dos medio-centros, quita a Silva porque es el más fácil de quitar…)

    De los innumerables entrenadores que tuvo el Madrid hasta Capello le supo sacar jugó…y no olvidar como jugó con Shuster…

    Es un jugador que no era querido por el bernabeu (más del gusto de los geremis de turno) eso lo sabía Del Bosque y lo dijo (famosa su frase hay jugadores que no caen bien)…y se le ha exigido lo que se le ha perdonado a tantos otros que se han escondido tanto (Sanchis, Michel….)…

    Penoso fue lo que hizo con el Juande Ramos…

    Como bien apuntaba un comentario este tío en el Barça con Guardiola se hubiese salido…anda que no le echa de menos Mourinho para partidos en los que se enredan….

    Su sombra no es más alargada proque Xabi Alonso se ha salido…

    Eso sí juerguista ha sido como pocos y sospecho que muchas de sus lesiones era por controles antidoping internos que le hacía pasar…

    De los centrocampistas que vinieron al Madrid muchos sufrieron porque en el fondo sabían que eran suplentes de guti…Gago es el claro ejemplo de muchos…

    Que queréis que os diga, bravo por lo que nos ha dejado y que pena que el Madrid no haya tenido técnicos valientes…(bueno ni técnicos, ni presidentes…etc…)

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>