Santander encuentra su esperanza

Líder en chorizo‘. La frase se puede leer sobre la camiseta del Real Racing Club de Santander, a escasos centímetros de su casi centenario escudo. Es el emblema del patrocinador principal del equipo, una conocida firma charcutera. Tiene su punto de ironía del destino, no crean. En apenas diez meses, los acontecimientos han ido precipitándose en la capital cántabra. Todo comenzó con la llegada a El Sardinero de Ali Syed. El empresario indio aterrizó en Parayas aprovechando un momento idóneo: las deudas asfixiaban al club y los resultados deportivos, mediada la temporada pasada, eran amenazantes. Ante semejante panorama, poca gente reparó en la idoneidad de la aparición del siniestro personaje. Prometió saneamiento económico progresivo y una plantilla para soñar y lo único que dejó fue una cantidad insensata de impagos acumulados y un patético espectáculo en el palco santanderino. ¿Lo único? Puede que en realidad, y por desgracia, me equivoque: realmente, no se conoce aún el alcance real del paso de Mister Ali por la entidad montañesa. Y digo que no se conoce porque su figura aún sigue presente. Syed continua siendo propietario del club, pese a que se haya en paradero desconocido desde hace varios meses. La situación es caótica a nivel institucional. Con la reciente dimisión del Consejo de Administración en pleno (dimisión sin efectos reales, puesto que ‘no hay nadie’ ante quien dimitir), el futuro del club, acogido además a la Ley Concursal, es oscuro.

Como es lógico, la situación institucional se está haciendo notar en el plano deportivo. Tras la tumultosa salida de Marcelino García Toral el pasado verano, se buscó, con la llegada de Héctor Cúper, el aporte de un técnico experto en hacer florecer vergeles en mitad de un desierto. No había lugar para las contemplaciones. Al Racing solo le iban a valer los puntos obtenidos, sin importar las vías. Y, para eso, la opción del argentino era probablemente de las mejores. Sin embargo, los tres primeros meses de competición han dejado claro que el equipo va a pasar penurias deportivas. Hacer un gol cuesta un mundo (apenas siete tantos en once partidos, segundo equipo menos goleador de la tabla) y en el casillero de victorias languidece un único triunfo racinguista (en la jornada 11ª, ante el Betis).

La grada mira con pesar hacia el césped. A Munitis y a Colsa, antiguos emblemas, les pesan los kilómetros acumulados en sus botas. Keneddy ya no parece ser el jugador regular y destacado de la pasada campaña. A Nahuelpán, es una evidencia, no se le puede responsabilizar de las tareas goleadoras. El panorama es desolador. O lo era hasta la frenética irrupción de Jairo Samperio (Cabezón de la Sal, 1993).

Ocurrió en el trabajado empate a cero ante el Real Madrid. Jairo, en quien había confiado ese día Cúper para formar parte del once en sustitución de Munitis, se llevó a Marcelo hasta la línea de banda. Pisó el balón y, ante la impetuosa entrada del defensor madridista, quebró a la derecha con elegancia. Un quiebro seco, eléctrico, que dejó al brasileño tendido en el césped, incapaz de reaccionar ante la maniobra del joven canterano racinguista. De Jairo se ha destacado su descaro y su arrojo en el campo. Lo habitual en un joven al que su técnico ve oportuno hacer debutar en Primera a la temprana edad de dieciocho años. Pero al prometedor centrocampista le ha tocado vivir una época complicada. Su papel, aventuro, va a ir mucho más allá del puramente deportivo. Joven, prometedor, cántabro y ligado al club desde categoría infantil. Lo tiene todo para ser el salvavidas de una afición a la deriva.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

10 Comments

  1. ramaliego

    21 de noviembre de 2011 a las 3:18 pm

    «Kennedy ya no parece ser el jugador regular y destacado de la pasada campaña». Normal, estando lesionado y sin haber jugado un sólo minuto.

  2. Zygmantovich

    21 de noviembre de 2011 a las 3:49 pm

    Jairo, Luque, Álvaro y Mario son de las pocas cosas que tiene la plantilla del Racing para mirar al futuro con cierto (tampoco demasiado) optimismo.

  3. rober

    21 de noviembre de 2011 a las 8:02 pm

    Colsa tampoco es que haya jugado mucho…

  4. Borja Barba

    21 de noviembre de 2011 a las 8:07 pm

    @ramaliego @rober

    No voy a decir que sé exactamente los minutos de juego disputados por cada jugador, pero sí sé quién juega y quien no (sigo muy de cerca al Racing por razones de proximidad grográfica). Y sé que, por los motivos que sean, Kennedy y Colsa (entre otros) no están aportando el rendimiento que han dado la pasada temporada.
    Al contrario precisamente que Diop, por ejemplo, que sí que está demostrando lo que no había demostrado hasta ahora, y es para mí y junto a Toño de lo más destacado en el equipo estos tres primeros meses.

  5. rober

    22 de noviembre de 2011 a las 11:49 am

    tela con Diop el nivel que ha alcanzado, quitando Madrid y Barça yo creo que podria ser titular en cualquier otro equipo de La Liga, y no debe salir muy caro..

  6. Chema

    23 de noviembre de 2011 a las 10:02 am

    Hombre… en cualquier equipo de la Liga… El problema de jugadores como el propio Diop, Cisma, o Álvaro, es que alternan muy buenos momentos con errores garrafales y momentos muy olvidables. Y por supuesto, mención a lo de Kennedy… Corrijo al compañero de Ramales (supongo); jugó el partido completo contra el Valencia (1ª jornada, creo recordar); a partir de ahí, oscura lesión, con difícil manera de adivinar el cuándo (y cómo) de su vuelta. Salvo «Gios» o «Zigics», la salvación, a día de hoy, es imposible.

  7. Rafa

    23 de noviembre de 2011 a las 11:35 am

    Decir que Colsa y Kennedy no han aportado el rendimiento de la pasada temporada cuando el primero no ha debutado en liga por haber estado lesionado y el segundo ha jugado sólo un partido… Me parece una metedura de pata considerable…

  8. Borja Barba

    23 de noviembre de 2011 a las 11:46 am

    @ Rafa

    O no me entiendes o no te entiendo (que también puede ser). Ni Colsa ni Kennedy, dos de los mejores la temporada pasada, han aportado hasta ahora el rendimiento que acostumbraban. Bien porque estén lesionados, porque tengan pocas ganas de jugar o porque Cúper no les ponga. No entro en las causas, sino en las consecuencias.

    A mí me parece una metedura de pata y un atropello tu comentario y mira, no lo digo. Huy, si ya lo he dicho.

    Pues nada.

  9. Chema

    23 de noviembre de 2011 a las 5:17 pm

    Es igual amigos… en el caso de Colsa, como Munitis: más no van a aportar. Lo peor, es la desvergüenza que tienen de seguir cobrando lo que cobran, cuando no pueden ni correr.

  10. Cayle

    15 de febrero de 2012 a las 10:50 pm

    It’s a real pleasure to find smeonoe who can think like that