Camisetas clásicas: herramientas sociales

Consejo a la futbolerada. Como sé que ustedes se ponen un poquito autistas cuando se les mete el asunto de la pelotita entre ceja y ceja les pido que atiendan. Y que cuando un retrato arranque con aquello de “emprendedor y dirigente deportivo italiano” sigan leyéndolo. Por lo que más quieran. Porque seguramente aprenderán sobre el obrar bizarro de algún mercachifle metido a gestor del balón que se parezca a Alvaro Vitali y  además de asegurarles la risotada les salvará de un apuro. Pero dejemos eso para más adelante.

El fútbol te fríe el cerebro. Hace unos años yo trabajaba en una pequeña agencia de comunicación y para compensar las tonterías que tenía que hacer a diario devoraba más pelota de la que podía digerir. Un partido tras otro. Si no me volví parabólico fue de casualidad. De aquella entrevisté a un italiano especializado en Relaciones Internacionales que debía ayudarme con una de las abundantes estupideces que como digo tenía que despachar cada día. La reunión discurría envuelta en zetas, troncos y serruchos hasta que apareció El Tema. ¿De que parte de Italia eres Luca?. “Soy de Perugia ¿lo conoces?. Sí claro, por el equipo de fútbol. Acabáramos…

Cada quince días y de la mano de Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas antiguas, nos acercamos al fútbol con una perspectiva diferente. Lo hacemos desde las camisetas con las que se ha construido la historia del deporte rey.

Los muy acérrimos de la pelotita entenderán bien lo que ocurre cuando en medio de una conversación moribunda de inicio (por apasionante que anduviera en ese momento el ruedo político europeo) tu interlocutor menciona El Tema. Que ves la luz. Ves la luz y hasta las espinilleras de Nakata…

El fútbol te salva. “No me creo que conozcas al Perugia, ¡Son muy malos!”. Y en esos momentos uno duda si callar o hacerse el parabólico pero al final suelta un valiente “No te creas Luca, tuvieron sus buenos momentos”. Y arranca. Los armarios podridos de tu mollera comienzan a abrirse para mostrar camisas rojas de gente extraña. Y el la tira con el astro japonés y tu la devuelves con el inseminador Kaviedes, vuelve con el bisonte Ravanelli y tu que si Vryzas, Hubner… Alegría.

Con unas cañas acabamos hablando hasta de Luciano Gaucci, el anterior dueño del Perugia. ¿Sabes que su presidente se fugó al Caribe y pasea de la mano de una dominicana años?. ¡No me digas, qué mangante!, contesté con impostada incredulidad aunque por supuesto ya lo sabía. Y también  que en su día fichó al hijo de Ghadaffi y a un surcoreano al que despidió fulminantemente por eliminar a Italia del Mundial 2002. Que arruinó al Perugia y por supuesto que es igualito al grandísimo Alvaro Vitali. Herramientas sociales, señores.

Puedes comprar estas camisetas y cientos más en Classic Football Shirts.

Periodista + social media freelance, que es lo que se lleva. Infrafútbol y chatarra. Disfruté en Sportyou y lo sigo haciendo donde me dejan. pisalo.es sergcortina@gmail.com

5 Comments

  1. figaro

    30 de septiembre de 2011 a las 1:08 pm

    Me he sentido totalmente identificado con la situación. Es un tema de conversación que jamás falla cuando conoces gente de paises con tradición futbolera arraigada, ¿De qué parte eres de…? Y ya lo relaciono enseguida con el equipo de futbol. Lo malo es que no funciona igualmente para hacer amigos, que para hacer amigas extranjeras.
    Por cierto, precioso esa camiseta del Perugia.

  2. Robert Martínez

    30 de septiembre de 2011 a las 1:11 pm

    El texto es una maravilla. La camiseta me parece horrible, aunque entiendo que ganaría a mis ojos innumerables puntos estéticos si me uniera a ella un profundo vínculo sentimental.

  3. cityground

    30 de septiembre de 2011 a las 5:04 pm

    Que grande el Perugia y el texto. Aunque casi no te entiendas por el idioma con un extranjero con el tema del fútbol enseguida conectas, solo nombrando equipos de fútbol y jugadores pasas un rato entretenido.

    El Perugia esta ahora en la Lega Pro 2 (Serie C2) recien ascendido de la Serie D, lo que Sergio llamaría el infrafútbol.

  4. blkpwr

    30 de septiembre de 2011 a las 6:44 pm

    La verdad es que si: Yo una de las conversaciones más surrealistas que he tenido en mi vida, fue en el baño de un bar brasileño, con un portugues que me decia que Deco iba pa Balon de Oro…y yo medio borracho me quedé con el nombre.
    Al final tuvo que entrar un amigo mio a sacarme de aquel baño…;-)

  5. prevenfor

    1 de octubre de 2011 a las 4:34 pm

    Totalmente de acuerdo, es más, yo aportaría el término “turismo futbolero”, como ir a conocer los estadios, hablar con el taxista de turno del equipo de la ciudad (hasta cobrarme men os han hecho), buscar camisetas o bufandas (en mi caso) del equipo/s de la ciudad, que si el camarero de Mieres me invita porque reconocí el escudo del Caudal que tenía en el bar, etc etc. Supongo que los que leemos este blog tendremos multitud de anécdotas similares.

    Por cierto, el tal Luciano Gaucci es el padre de Alessandro Gaucci, firme postor para ser el nuevo propietario del Córdoba CF este verano.

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>