Amarillo pálido

Algo le pasa al Villarreal 2011/12. Su arranque de temporada no es nada esperanzador. De los tres partidos de Liga disputados apenas ha conseguido obtener un punto. Un empate, y gracias, ante el Sevilla en el Madrigal (2-2). Salió escaldado en la primera jornada del Camp Nou (5-0) y no pudo imponerse a un impetuoso Granada (1-0) el pasado sábado, aún con la resaca del sopapo de realidad que le propinó un gigante de Europa como el Bayern München la pasada semana en Liga de Campeones (0-2). Los números de los amarillos son preocupantes y más en un equipo que nos tenía acostumbrados a otra cosa. Sólo dos goles a favor en los últimos cuatro partidos y diez en contra. Es una evidencia que, defensivamente, el equipo no funciona.

Para mayor intranquilidad, el equipo no ha terminado de asimilar la marcha de Santi Cazorla. Sin el asturiano, el equipo de Juan Carlos Garrido parece haber perdido un engranaje insustituible en la zona creativa del centro del campo. Llegó como sustituto el exmallorquinista Jonathan De Guzmán, pero, amén de que por lo conocido y visto de uno y otro futbolista el holandés queda varios peldaños por debajo del español, sus escasos minutos hasta la fecha han sido más decepcionantes que ilusionantes.

Si a ello le unimos que Nilmar parece haberse olvidado del espectacular arranque de temporada que nos brindó el pasado año, que Borja Valero no termina de encontrar el punto idóneo de forma y que a Rossi le está costando ver puerta a pesar de haber disputado todos los minutos jugados por su equipo, no es de extrañar la complicada situación clasificatoria de los de Vila-Real.

Su rival liguero de esta quinta jornada (cuarta disputada) es propicio para romper la racha negativa: un Mallorca que viene como el reo que se dirige al cadalso consciente de su destino parece ser la víctima ideal para reconciliarse con el fútbol y los buenos resultados. Mientras tanto, el fantasma del penoso arranque de la temporada 2009/10 seguirá presente. http://www.tb-credit.ru/zaim.html

5 Comments

  1. Alberto

    20 de septiembre de 2011 a las 8:05 am

    Creo que Garrido está intentando compensar la baja de Cazorla fortaleciendo el centro del campo, haciendo un equipo más compacto, con esto, lo que está consiguiendo, es que haya tal empanada en la transición del equipo que le llegan pocos balones claros a los de arriba.

    Los refuerzos tampoco han sido de la calidad de las bajas, ni Camuñas ni De Guzmán son jugadores de garantías como para sustituir a Cazorla pero si el equipo quiere tirar para adelante, tendrán que aprender a superar esta baja.

    Por último, comentar que los años que el Villarreal juega Champions suele hacer unos comienzos desastrosos de liga, luego se recupera pero suele quedar lejos de Champions League.

  2. mayerclick

    20 de septiembre de 2011 a las 12:32 pm

    Una pequeña aportación: la población se escribe Vila-real, con erre minúscula

  3. Kapo

    20 de septiembre de 2011 a las 1:26 pm

    Creo que ha sido un error estrategico muy grave la venta de Cazorla. Veremos hasta que punto les pasa factura, pero es una baja que por los 25 millones que ingresaron no van a cubrir. El Villarreal va a necesitar un Valero brillante y un paso adelante definitivo de Cani, pero de momento Garrido le está dando galones a futbolistas de otro perfil.

  4. Blog fútbol

    21 de septiembre de 2011 a las 1:13 pm

    Creo que se está sacando conclusiones de manera precipitada, vale que se está viendo un juego más flojo del que nos tenía acostumbrado en el año anterior, por otro lado puede ser normal, la temporada acaba de empezar; sin embargo, hay que destacar que los resultados que se han dado tampoco han sido catastróficos teniendo en cuenta los rivales, derrota frente Barcelona en el Camp Nou, empate con el Sevilla cuando en el minuto 20 se quedaron con un hombre menos y le sobraron 10 minutos para lograr la remontada, derrota frente al Bayern Munich, nada más y nada menos que un gran Bayern Munich, el único resultado más reseñable es la derrota en Granada, pero venían de jugar Champions y el conjunto local llegaba con ganas al jugar en su estadio y no haber conseguido puntuar en liga, un resultado no menos sorprendente que el empate del Barcelona frente a la Real Sociedad o la derrota del Madrid frente al Levante.

  5. Pingback: La involución de las especies » Diarios de Futbol