Villas-Boas asciende a general en Londres

Ya es oficial. El portugués André Villas-Boas, campeón de Europa League, Liga y Copa portuguesa con el Porto, ha sido anunciado como nuevo entrenador del Chelsea para las tres próximas temporadas. Una carrera meteórica le ha llevado del modesto Académica de Coimbra al club londinense en apenas dos temporadas. Las expectativas levantadas tras la implacable temporada firmada al frente de los dragões hacían presagiar la salida del que ha sido llamado ‘sucesor de Mourinho’ del coloso portugués. Lo que no era tan previsible es que lo hiciera tan pronto.

Quizá haya quien entienda que el técnico de Oporto se haya saltado un paso en su progresión. Muchos hubieran deseado verlo dirigiendo a un Porto que podría aspirar a rubricar un gran papel en la próxima edición de la Liga de Campeones. Un Porto mejorado y perfeccionado con respecto al tricampeón de 2011. Sólo el Barça ha mostrado un dominio tan abrumador sobre sus rivales en la pasada campaña. Sin embargo, las urgencias de los londinenses por ocupar su banquillo y cimentar un proyecto ilusionante tras la salida de Carlo Ancelotti nos han privado de ver de lo que hubiera sido capaz Villas-Boas al frente de la versión 2.0 de su máquina azul e branca.

El joven técnico portugués, apenas 33 años, aterriza en un club que le es familiar y en el que ya ejerció como asistente de Jose Mourinho en los años del estratega de Setúbal en el Bridge. Lejos quedan ya las anécdotas con Sir Bobby Robson siendo aún un adolescente respondón. Hoy, Villas-Boas es un técnico de reconocido prestigio y sobre el que ya no caben recelos acerca de su inexperiencia en los banquillos o de su falta de trayectoria profesional como futbolista. Ya lo dijo una vez Arrigo Sacchi, leyenda en la banda y ‘Don Nadie’ de corto: ‘para ser un buen jockey no es necesario haber sido caballo‘. http://www.tb-credit.ru/zaim-online.html

22 Comments

  1. JR

    22 de junio de 2011 a las 1:47 pm

    Buen artículo, y genial la historia con el fallecido Robson, no la conocía.

    Espero que le vaya bien a Villas-Boas. Contrasta su ambición con la prudencia/lealtad de gente como Roberto Martínez, que se queda en su Wigan a pesar de haberle hecho una oferta el Aston Villa. Maneras diferentes de tomarse la carrera de uno mismo: creo que ambas formas pueden llevar al éxito.

  2. filore

    22 de junio de 2011 a las 1:59 pm

    Si se tiene por un tío inteligente y seguro de sí mismo supongo que cortará de raíz las comparaciones con Mourinho por muy inevitables que estas sean. Los imitadores acaban comidos por los leones y este tío tiene credenciales para labrar su propio nombre, sin padrinos, ni sucedáneos.

  3. Jarke

    22 de junio de 2011 a las 2:23 pm

    Por desgracia, la Liga de Campeones será un poco menos emocionante, sin el Dortmund de Sahin, y sin el Oporto de Villas-Boas (y a saber quién emigrará también).

  4. Rober

    22 de junio de 2011 a las 3:21 pm

    Me hubiese gustado ver a su Porto competir en la Champions con los grandes transatlánticos europeos. Ahora con su salida al Chelsea, lo más probable es que las estrellas de los Dragoes se larguen también. Esta es la principal causa de que la actual CL sea un coto cerrado de los equipos Top. En cuanto uno de nivel alto-medio intenta asomar la cabecita lo desmantelan a golpe de talonario.

  5. filore

    22 de junio de 2011 a las 4:02 pm

    @Rober:
    No termino de entender el uso de las formas personales que dais a algunos verbos. Sobre todo ocurre mucho con el verbo desmantelar, cuando se usa para referirse al fútbol.
    ¿Quien desmantela? Los clubes que compran, claro. ¿Pero alguien le pone un cuchillo en el cuello a los jugadores para que se vayan? ¿El dinero que los clubes tradicionalmente vendedores obtienen en el mercado de verano:acaso no tiene validez legal?
    Llamemos a las cosas por su nombre: el fútbol, salvo algunas excepciones, ya no es aquel mundo mágico y romántico donde existían el sentido de pertenencia y el respeto a un escudo. Hace ya mucho tiempo que no lo es. A mi tampoco me gusta que así sea, pero eso no me hace negar la realidad.
    Si queréis seguir pensando que hay más de un 5% de jugadores que amen a su club y se queden en él si por razones emocionales y románticas creo que ya va siendo hora de que despertéis. Esto es business. Lo sabéis tan bien como yo.
    Dejemos de hacer demagogia: al agua no se le puede pedir que sepa a Chivas, por mucho que la metas en una botella de Chivas.

  6. Otsuka

    22 de junio de 2011 a las 5:10 pm

    @ filore

    Hombre, no te falta parte de razón, pero tampoco creo que se pueda ser tan drástico.
    Por ceñirnos a la Liga BBVA se me ocurre que en el Barcelona y en el Athletic el sentimiento de pertenencia es muy fuerte, y tengo la impresión de que hay varios equipos en los que muchos jugadores se quedarían incluso perdiendo dinero, como pudieran ser el Levante, el Sporting de Gijón, el Rayo Vallecano… equipos, generalmente, vinculados a barrios o a ciudades pequeñas.

    Desgraciadamente esto se ha convertido cada vez más en un mercado, pero es un reflejo de la vida y de la mentalidad capitalista, dominante hasta el extremo. Eso no quiere decir que la identidad o el amor por los clubs haya perdido vigencia. Los jugadores se han convertido en mercancía y los equipos en cotos privados de millonarios, pero entre la lucha de determinadas aficiones y el amor por los colores de algunos jugadores, aún quedan cosas hermosas en el fútbol.

    Tarea de los medios sería llamar la atención más sobre jugadores como Gerrard, Le Tissier o Puyol, y menos sobre Cristiano Ronaldo o Ribery. Y más sobre equipos como el St. Pauli y menos sobre el Real Madrid o el Chelsea.

  7. pol

    22 de junio de 2011 a las 5:34 pm

    @Hombre algo de razón tienes, pero tampoco hay que ser tan desencantado. Claro que hay jugadores que de verdad aman los colores con los que juegan. En el Manu hay, o había hasta este año unos cuantos, en el barça también, como dice Otsuka en el athelic también, probablemente en el depor haya dos jugadores que si quiere al depor (por lo menos) Wegener yo creo que quiere el Arsenal, Ferguson al Manu, Guardiola al barça. Que el futbol es un negocio no se puede negar, pero tampoco se puede afirmar que todos sean mercenarios. También creo que hay gente que no se va por dinero sino para jugar lo más importante. Ejemplo Torres, aunque se fuera del atletico, sí amaba esos colores, y seguro no se fue por dinero, sino para estar en Champions. Vamos que no todos son mercenarios.
    En cuanto a Villa Boas es una pena que se vaya, y se pierde un reto interesante, intentar la Champios con ese Oporto que para mí era uno de los mejores equipos de Europa la temporada pasada.

  8. filore

    22 de junio de 2011 a las 6:28 pm

    Yo también amaría los colores de una empresa que paga de media 5,5 millones a los miembros de su plantilla. Pero aún así: ¿No se fue Figo al Madrid? ¿Luis Enrique al Barça? (y eso hace ya tiempo, cuando los precios eran mucho más bajos) ¿No estuvo apunto de irse Rooney por el vil metal? Salvo excepciones (jugadores que son hombres de club como Casillas, Raúl, Piqué, Xavi o Puyol y aún así cobraron o cobran un dineral) creo que las noticias me hacen pensar que no es que yo sea negativo, es que vosotros sois demasiado optimistas 😀
    Me gustaría tener tanta fe como vosotros, pero veo como 1 de cada 3 equipos recurren a las leyes concursales para regenerar arcas y pulir deudas y el romanticismo se me va a la mierda, que queréis que os diga.

  9. Otsuka

    22 de junio de 2011 a las 6:37 pm

    Filore, yo no tengo más fé en el fútbol que en la sociedad, si acaso, mucho menos. Creo que el romanticismo está muerto y que los clubs son simples negocios del tipo «toma el dinero y corre».

    Lo único que apunto es que aún perviven diferencias. Por más que Puyol sea multimillonario, su caso no es comparable al de Cristiano Ronaldo. El modelo del Athletic es indiscutible. El de la Real Sociedad es aún más identitario, aunque compre jugadores de fuera. Ahí tenemos equipos politizados a favor de valores democratizantes, como el Livorno o el St Pauli, casos de comunión entre afición y equipo tan emotivos como los del Liverpool, historias de fidelidad como las de Le Tissier, Gerrard, Maldini…

    Que sí, que todo está a punto de irse a la mierda, pero, en todo caso, a ritmos diferentes 😀 No es lo mismo dedicar salmos al sistema que resignarse cabizbajo. Ni Gaizka Toquero ni Xabi Prieto se van a morir de hambre, pero convendremos en que representan un tipo de riqueza diferente a la de Cristiano Ronaldo.

  10. Juan Sanchez

    22 de junio de 2011 a las 7:04 pm

    Un técnico ejemplar, tácticamente excelente, fútbol ofensivo y educado…Puede ser una versión mejorada de Mourinho?Los del BBVA están regalando 100 ipads2 y 100 iphones4 cada mes, no es borma, infórmate en el canal de Youtube de Desafío de los estadios.

  11. Luis_Candelas

    22 de junio de 2011 a las 7:07 pm

    El problema está en que, muchas veces, en el fútbol se crean mitos «buenos» y mitos «malos» de forma completamente maniquea (e interesada por sus propios protagonistas): pregunta, por ejemplo, a los aficionados del Osasuna qué piensan del modelo indiscutible del Athletic. O, a los propios aficionados del Athletic, sobre la fidelidad histórica de Julen Guerrero, al que no había forma de largarle. Por cierto, no sé por qué tenéis que meter a Cristiano en estas cosas, que vale que no es el hombre más modesto del mundo, pero tampoco es un ogro, ¿eh? Si de hecho, hasta se puede considerar que hubo algo de romanticismo en su marcha al Madrid, un equipo que cuando lo fichó estaba muy por debajo del Manchester United, que le ofrecía pagarle lo mismo…

  12. Otsuka

    22 de junio de 2011 a las 7:15 pm

    @ Luis_Candelas

    No te falta razón con lo de la visión del Osasuna, sí señor. Es un buen matiz.

    Con Cristiano Ronaldo creo que se personifica la mercantilización del fútbol y su conversión en producto fashion. No sé si es mal tío, ni le tengo manía ni nada, pero es un poco el negro que sale del guetto y decide rapear para la MTV y llenarse de cadenas de oro. No hay por qué odiarle, pero me parece ligeramente desagradable.

    No sé si me explico, CR9 ha elegido convertirse en cierto tipo de icono comercial, y le respeto su decisión y su talento sobre el terreno de juego. Pero es comprensible que genere menos simpatías que un Messi, un Puyol o un Raúl.

  13. Luis_Candelas

    22 de junio de 2011 a las 7:24 pm

    Claro, si de hecho estoy totalmente de acuerdo con lo que cuentas. Cristiano es muy odiable, es evidente, pero en muchos casos es precisamente por esa especie de personificación de la arrogancia, la mercantilización y el falso glamour que parece representar, más que por sus acciones en sí, que tampoco lo convierten en el mejor hombre del mundo, pero tampoco es el ogro que parece haberse convertido. Pero el hecho de que el primer nombre que os (nos) venga a muchos al hablar de estos temas sea el de Cristiano refuerza mi teoría: que muchas veces los mitos, buenos o malos, casi nunca reflejan la compleja realidad, pero son fáciles a la hora de realizar juicios en plan «pepito bueno, fulanito malo».

  14. DRM

    22 de junio de 2011 a las 8:43 pm

    Es que más fácil amar los colores siendo Casillas en el Madrid o Puyol en el Barça que siendo Casillas en el Valladolid o Puyol en el Cáceres. Los jugadores extraordinarios acaban jugando en equipos extraordinarios, sea su fidelidad la que sea. Si eres un jugador extraordinario y tienes la suerte de crecer en un equipo extraordinario, te quedas toda la vida porque por 4 duros más no te merece la pena hacer las maletas. Si eres un jugador extraordinario y tienes la mala suerte de crecer en un equipo mediano, acabarás haciendo las maletas. Y no es una cuestión de dinero.

    Y lo mismo me vale para jugadores menos extraordinarios, Toquero por ejemplo, es un jugador normal que ama al Athletic y que para irse a jugar a un equipo similar, aunque sea cobrando un poco más, pues se queda en su equipo del alma, pero habría que ver si viene un Barça o un Real Madrid a por el.

  15. walter

    23 de junio de 2011 a las 10:00 am

    la frase de sacchi es sencillamente genial

  16. filore

    23 de junio de 2011 a las 12:34 pm

    @Luis_Candelas:
    Malos tiempos estamos pasando si Cristiano o algún otro futolista es la representación del glamour.
    Piqué, Beckham, CR…todo eso es caspa de la buena…mercantilismo puro y duro. El fútbol camina inexorablemente hacia el monopolio económico de 10 o 12 clubs y eso se nota en todo. Especialmente en los sueldos y vida que llevan sus jugadores.
    La prensa tampoco ayuda, presentándonos a Robinho 2 como el nuevo Pelé o jaleando el hecho de que el Barça vaya a pagar 45 kilos por un jugador por el que hace 10 o 15 años no se habrían pagado más de 10.

  17. filore

    23 de junio de 2011 a las 12:35 pm

    (me refiero a Alexis)

  18. futbolsinhumo

    23 de junio de 2011 a las 6:57 pm

    La carrera en el Chelsea de Villas-Boas fuera del Oporto dependerá en gran parte de lo que logre el primer año. Si fuera capaz de ganar la Champions Abramovic enloquecería de felicidad y no tendría problemas para cumplir el contrato incluso ampliarlo. Si no gana la Cahmpions pero en ese primer año gana la premier, Abramovic tendrá paciencia para lograr la Champions (su obsesión) en el segundo año. Pero si en el dichoso (y repetitivo por mi parte) primer año el portugués no gana ni Champions ni Premier, probablemente no empieze la segunda temporada con el Chelsea.

  19. Rubio

    24 de junio de 2011 a las 1:21 am

    Ejemplo de amor a un club: Joseba Etxeberría en el Athletic de Bilbao…

  20. Lucio

    27 de junio de 2011 a las 8:33 pm

    Lo del amor y la fidelidad a un club para toda la vida es muy bello e idílico, lo respeto, pero me cansa un poco. Dejando a un lado que DRM tiene toda la razón en lo de Casillas, Puyol, el Valladolid y el Cáceres, creo que cada jugador puede hacer lo que quiera con su carrera profesional y no es justo demonizarlos o estigmatizarlos por ello.

    Existe otro perfil de jugador que quiere triunfar o simplemente jugar y acumular experiencias en distintas ligas, ya sea al máximo nivel o en equipos más modestos, pero en ambos casos por amor al fútbol, al juego, y eso no tiene nada que ver con el dinero.

    En ocasiones, se nos mete por los ojos a los Maldini, Raúl, Puyol, Casillas o Giggs como si fueran el único modelo ejemplarizante o como si fueran mejores profesionales que el resto, o, incluso, en última instancia parece que nos los quisiesen presentar como mejores personas.

    No dudo de su profesionalidad o su valía como personas, pero, ¿el hecho de que un jugador pase toda su vida en un mismo equipo le convierte en mejor persona que otro que cambie de equipos? No tiene nada que ver, ¿verdad?

    Finalmente, a propósito de la obsesión que tienen algunos con Cristiano Ronaldo, echando un vistazo a su trayectoria no me parece que sea el prototipo de jugador que cambia de camiseta cada dos por tres: entre 2001 y 2003 estuvo en el Sporting de Lisboa, luego pasó 6 años (¡seis!) en Manchester y ahora juega en el Madrid, donde siempre ha asegurado estar a gusto y no ha hecho la más mínima insinuación sobre cambiar de aires. Pero, claro, como es Cristiano, siempre hay que meterle en todos los fregados.

    Me parece que Ibrahimovic sí da más el perfil de lo que estáis hablando, aún reconociendo que tiene todo el derecho del mundo a hacer con su carrera lo que le dé la gana.

  21. Pingback: La vieja aspiración del dragón » Diarios de Futbol

  22. Pingback: Chelsea FC: en busca de la inflexión » Diarios de Futbol