La estructura del campeonato brasileño (I)

Todos sabemos que la patria chica del fútbol es Brasil, aunque naciera en Inglaterra. Ningún país, ni históricamente ni en el presente, se acerca la cantidad de jugadores que cada año se genera en el gigante sudamericano, y seguramente nadie quiere tanto a este deporte como ellos. En Brasil juega todo el mundo a o futebol, desde el niño humilde de la favela hasta Ronaldinho, desde los descampados más desiertos de Belo Horizonte hasta el venerable césped del viejo Maracaná. Esta fiebre por el deporte rey, combinada con la enorme extensión del país, ha producido un cambiante sistema de competición que al final, no tiene otro objetivo que dar cabida y motivación al sinnúmero de equipos diseminados por el país. En estas dos entradas nos proponemos dar una sucinta guía para no perderse en la frondosa selva futbolística brasileña, en la cual –la historia nos lo ha demostrado- el talento mayúsculo puede surgir en cualquier momento, en cualquier lugar.

El sistema de competición brasileño se disputa en la actualidad en dos periodos. En el primero, que se extiende a lo largo de los cinco primeros meses del año, está reservado para los campeonatos estatales, mientras queen el segundo, que acaba de inaugurarse, se juega el campeonato nacional, conocido en su máxima categoría como Brasileirao. Ambos periodos están interconectados, del modo que veremos un poco más adelante.

La estructura más normal es la del campeonato nacional. En él compiten 100 equipos, que teóricamente son cada año los mejores del país, y que se distribuyen en cuatro divisiones, exactamente igual que ocurre en las ligas europeas; las tres primeras categorías tienen 20 equipos cada una, mientras que la cuarta contiene a los restantes 40. El sistema para las dos primeras categorías es el lógico: todos contra todos, el que venza la serie A campeón (el año pasado el Flu), los cuatro últimos de cada categoría al hoyo, y los cuatro primeros de la serie B ascienden. Nada nuevo bajo el sol.

El lío comienza cuando nos adentramos en la serie C, y en la D se vuelve casi intratable. Los veinte equipos de la serie C se distribuyen en cuatro grupos de cinco equipos, que juegan todos contra todos a doble vuelta. Los colistas bajan a la serie D, mientras que los dos primeros de cada grupo se juegan un torneo de Copa a doble partido (la utilidad de la “fase regular”, por tanto, es discutible). Aquí basta pasar la primera ronda para asegurarse el ascenso, pero esta gente se lo toma en serio y se acaba jugando el título a doble partido.
Como decíamos, la serie D es una locura. En la primera fase, los 40 equipos se distribuyen en diez grupos de 4, según el típico todos contra todos. Los dos primeros de cada grupo (veinte equipos en total, obsérvese que el numerito no es potencia de dos) se enfrentan a doble partido en dos rondas, con lo cual acaban quedando cinco. A estos se suman los tres perdedores de esta última ronda que más puntos hayan sumado en el total de los diez partidos, con lo cual, pasando ocho de diez, estaría bien que alguien explicara la utilidad de dicha ronda. Ni la liga regular de la ACB. Los supervivientes juegan una cuarta ronda, ésta ya a doble partido, que funciona exactamente igual que la correspondiente de la serie C: los semifinalistas ascienden, y hay un campeón (el año pasado fue el Guarany de Sobral, dicho sea de paso).

¿Y qué ocurre con los descensos? Pues que no los hay, y aquí entra la estructura de los campeonatos estatales, que recordaremos en la segunda entrada.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

12 Comments

  1. Jarke

    25 de mayo de 2011 a las 5:19 pm

    Un pequeño detalle. 20 sí es divisible entre 4 (20/4=5). Lo que no es, es potencia de 2.

  2. Ramón Flores

    25 de mayo de 2011 a las 5:27 pm

    Siendo matemático, me duele haber cometido ese lapsus 😉 Afortunadamente has interpretado lo que quería decir, gracias.

  3. Guero sin fé

    25 de mayo de 2011 a las 7:36 pm

    La serie “D” de Brasil tiene un campeonato diferente para que los equipos tengan que probar su capacidad de club en sobrevivir en el campeonato nacional.

    Los 40 equipos se distribuyen en grupos regionales, por la proximidad de las ciudades. Los mejores se qualifican a las proximas rondas hasta quedar 2 equipos que ascienden a la serie “C”.

    Todos los anos hay un cambio de equipos en la serie “D”, por la qualificacion en los campeonatos estatales, pero es comum que de 8 hasta 15 equipos seam los mismos del ano anterior. Creo que es dificil compreender, pero la desigualdad del las regiones hacem que surgen nuevas equipos para este nivel de campeonato en todos los anos.

  4. Ramón Flores

    25 de mayo de 2011 a las 7:40 pm

    Guero sin fé, gracias por la información extra, pero suben cuatro equipos, no dos. El año pasaron subieron el mencionado Guarany, Madureira, Joinville y Araguaína.

    Un saludo

  5. Guero sin fé

    25 de mayo de 2011 a las 8:06 pm

    Ramon,

    Los 2 equipos disputam “la final” de la serie “D”.

    Otra informacion, la CBF aporta una ayuda costo sólo en las series “B” e “C” para el transporte de los equipos. El que hace los campeonatos mas interesantes, principalmente para la sobrevivencia de los equipos jovenes.

  6. Ramón Flores

    25 de mayo de 2011 a las 8:08 pm

    Claro, la final la disputan dos, pero ascienden cuatro. Lo de las ayudas no lo sabía.

    Saludos.

  7. Alvaro

    25 de mayo de 2011 a las 10:27 pm

    Gracias Ramon por un articulo sobre la estructura del futbol brasileno. Tuve la suerte de vivir en Brasil por muchos anos, me aficione al Glorioso Botafogo de Rio de Janeiro 🙂 y lo que mas recuerdo es que en aquel entonces, finales de los 90 y principios de los 2000, era sencillamente increible las diferentes formulas de competicion que se aplicaban cada ano en la primera division.

    Practicamente era imposible que un equipo grande, como el Botafogo, el Flamengo o el Palmeiras bajasen a segunda division, ya que cada ano cambiaba el formato. Al principio, cuando se inauguro el nuevo sistema -el actual- de campeon por puntos, la mayoria de los hinchas se lamentaron y echaron de menos las finalisimas. Tampoco ayudo que en ese inicio de campeonato por puntos el Sao Paulo fuese un gran dominador, ganando varias ligas consecutivas (algo que no consiguio ni siquiera aquel equipazo donde jugaban Rai, Cafu, Leonardo y muchos otros que ganaron por 2 veces la copa toyota).

    @Guero sin fe: como conoces tanto la divison D? De que equipo eres?

    Abrazos!

  8. jeanpi

    26 de mayo de 2011 a las 1:12 am

    Sabia que el campeonato brasileño era una locura, felizmente te animaste a tratarlo. Esperando lo demas y algunos detalles mas. Saludos!

  9. Kurono

    26 de mayo de 2011 a las 5:51 am

    Ufff, las competiciones brasileñas eran un completo caos a lo largo de muchos años, principalmente durante toda la década de los 80’s y 90’s hasta que se implementó el “Codigo del Torcedor”, con el cual se armonizó la competición tal y como es hoy día. Lo que dice Alvaro es cierto, cambiaban tanto las reglas, los formatos y las competiciones, con innumerables ligas paralelas que te volvías loco de tanto fútbol.

  10. max lete

    27 de mayo de 2011 a las 10:50 pm

    Aunque no tengo la intención de adelantarme a la segunda parte (que la espero con ansias), en todas las divisiones brasileras los jugadores son capaces de jugar por lo menos 60 ó 70 partidos en un año, entre las ligas nacionales y los torneos estaduales. Ahora, sumando que ciertos equipos de la primera juegan la Copa Libertadores y luego la Copa Sudamericana… pueden llegar a los 80 partidos en 365 días… es una locura! Y luego ciertos profesionales (cuerpos técnicos y jugadores) del mismo continente americano y del europeo alegan que la carga de partidos es enorme! jejeje que vayan a Brasil no más.

    Saludos.

  11. Pingback: La estructura del campeonato brasileño (y II) » Diarios de Futbol

  12. CAMPEÕES BRASILEIROS SÉRIE A.

    23 de febrero de 2013 a las 11:17 pm

    1959-bahia / 1960-palmeiras / 1961-62-63-64-65-santos / 1966-cruzeiro / 1967-palmeiras / 1967-palmeiras / 1968-santos 1968-botafogo / 1969-palmeiras / 1970-fluminense / 1971-atlético mineiro / 1972-73-palmeiras / 1974-vasco da gama / 1975-76- internacional / 1977-são paulo / 1978-guarani / 1979-internacional / 1980-flamengo / 1981-grêmio / 1982-83-flamengo / 1984-fluminense / 1985-coritiba / 1986-são paulo / 1987-sport recife / 1988-bahia / 1989-vasco da gama / 1990-corinthians / 1991-são paulo / 1992-flamengo / 1993-94-palmeiras / 1995-botafogo / 1996-grêmio / 1997-vasco da gama / 1998-99-corinthians / 2000-vasco da gama / 2001-atlético paranaense / 2002-santos / 2003-cruzeiro / 2004-santos / 2005-corinthians / 2006-07-08-são paulo / 2009-flamengo / 2010-fluminense / 2011-corinthians / 2012-fluminense. TOTAL CAMPEÕES palmeiras e santos 8 / são paulo 6 / flamengo e corinthians 5 / fluminense e vasco da gama 4 / internacional 3 / botafogo, cruzeiro, bahia e grêmio 2 / atlético mineiro, atlético paranaense, coritiba e sport recife 1.