El Barça sigue siendo favorito

En vísperas de que el tercer clásico de la tormenta defina una tendencia o bien un punto de inflexión, parece haberse extendido la idea de que el Madrid porta ahora la antorcha del favoritismo. Por supuesto, el motivo principal del optimismo que reina en las huestes merengues es el testarazo inapelable de Cristiano Ronaldo y todo lo que vino después, pero parece que también los detalles secundarios acompañan al equipo capitalino en vísperas de la eliminatoria de Champions League.

En efecto, mientras que en el Real sólo serán baja Khedira, el eslabón más débil del centro del campo blanco, y Carvalho –que tiene sustitutos, quizá no de su nivel, es cierto, en la plantilla- los azulgrana sufren una plaga en un lateral izquierdo donde ya han caído Abidal, Adriano y Maxwell, y en el que seguramente oficiará la frágil versión de Puyol que apareció brevemente en el Bernabéu; además, Guardiola ha confirmado hoy que Iniesta no será de la partida. Por otro lado, parece que la goleada de Valencia ha producido el efecto de que el Madrid tiene una plantilla de calidad suprema, mientras que un paupérrimo Barcelona necesitó de toda su artillería pesada para acabar demoliendo a un Osasuna más batallador que brillante en el Camp Nou. El propio Pep ha hablado de un claro favoritismo blanco, mientras que Mourinho, rehabilitado ante parte de la opinión pública por su táctica en la final de Copa, se ha lavado las manos sobre ese asunto.

Cada semana, y de la mano de bwin.com, os ofreceremos los partidos más interesantes del fútbol mundial, con especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas on-line.

Sin embargo, una mirada un poco más afilada nos muestra que quizá las circunstancias no son tan favorables al Real Madrid como parece. En primer lugar, la superioridad física madridista de la que se ha hablado tras la final es manifiestamente discutible. Si bien es cierto que la plantilla del Real es más amplia, también lo es que la titularidad se ha movido poco durante la temporada, y de hecho algunos titulares acumulan incluso más kilómetros que sus homólogos barcelonistas. Además, en el referente cercano de la final de Copa, el Barcelona mostró una superioridad física mu clara en el segundo tiempo, una vez que el Madrid se derrumbó tras su ejercicio de presión. En la primera parte de la prórroga ambos equipos mostraron un nivel similar, y es natural que el Madrid navegara algo más lúcido en la segunda, a lomos de esa ventaja que les llevaba hacia el trofeo. No parece, pues, que la forma física de ambos conjuntos sea tan diferente. Quizá sólo la amplitud de banquillo conceda una pequeña ventaja al Madrid.

Otro condicionante es el anímico. Hasta el primero clásico de la serie, con la Liga decidida y el recuerdo del 5-0 en el ambiente, flotaba una sensación de gran diferencia entre los dos conjuntos, de que el ballet del Barça era inalcanzable para las huestes de Mourinho. El primer partido fue visto con alivio por una parte de la hinchada merengue, la confirmación de que el Madrid podía, al menos competir. Desde el otro lado –y no sólo desde allí- se leyó, en cambio, que el Madrid asumía desde la táctica una inferioridad manifiesta, y que incluso tiraba la Liga sin remilgo alguno. Sin embargo, tras el segundo clásico y primer trofeo –en el que los jugadores del Madrid salieron directamente a comerse el césped, a Undiano y lo que hiciera falta- la sensación que late es de que la distancia realmente se ha estrechado, y de que el Madrid puede ser un enemigo duro para el Barcelona. En consecuencia, puede uno imaginar un extra de motivación y ansia de revancha en los jugadores culés, mientras que se adivina un descenso de adrenalina, aunque sea leve, en las filas del Madrid. Es muy probable que, aunque la competitividad permanezca, ya no percibamos tanta rabia.

Un tercer factor de importancia, siempre a tener en cuenta entre equipos tan igualados, es la ventaja de campo. Hasta analistas críticos con el sistema como nuestro admirado Axel Torres coinciden en que el segundo partido en casa proporciona siempre una cierta ventaja en caso de equipos de capacidad similar, así que es necesario considerar esta circunstancia, máxime teniendo en cuenta los niveles de rivalidad entre ambos conjuntos y las cien mil almas que pueden llenar el Camp Nou. Podrá argüirse que de poco le sirvió el factor campo al Barcelona el año pasado, pero nadie discutirá que la eliminación del Barça resultó una sorpresa mayúscula, y que es poco esperable mañana una ventaja tan amplia como dos goles.

Sin embargo, de todos modos, lo que más cuestiona la hipótesis del favoritismo del Madrid es la diferencia entre los dos equipos titulares, que es casi la misma –no da igual Iniesta que Khedira- que existía antes del primer partido, cuando el Barça parecía tan superior. El potencial del Barcelona reside muy especialmente en su centro del campo y su lvanguardia, y a excepción del hombre de Sudáfrica, estarán todos para enfrentar al Real Madrid. Por muchas combinaciones que haga Mourinho entre su profunda plantilla, no hay un ariete tan decisivo como David Villa, una locomotora como Dani Alves, ni por supuesto, un futbolista de otro planeta como Leo Messi. Si a esto unimos los automatismos, ejercitados durante años, del juego de ataque del equipo barcelonés, y lo dicho anteriormente, debemos concluir que, como mínimo, el Madrid no es favorito, y que sólo a un altísimo nivel de revoluciones y con una concentración máxima podrá alzarse victorioso en la elminatoria. Hemos visto que Mourinho puede conseguir eso de su equipo, pero en condiciones normales, sin grandes bajas para el partido de vuelta, lo más lógico es que pase el Barcelona.

Los pronósticos de bwin.com coinciden en nuestro punto de vista, en lo que concierne a la eliminatoria. Se paga a 1,55 el pase del Barcelona, mientras que el Madrid depara una jugosa cuota de 2,30. Para el partido de hoy el pronóstico está igualado, 2,50 para Madrid y 2,70 para Barcelona; sin lugar a dudas, considerando la igualdad, sería muy interesante ese 3,20 que proporciona el empate. Si sale un partido tan táctico como los dos anteriores, se puede ganar dinero con el 3,40 con el que se paga que no haya goles tras el descanso. No es descabellado tampoco pensar que Mourinho saque en el segundo tiempo a alguno de sus delanteros de alto nivel, lo cual quizá permitiese aprovechar el 4,30 al que se paga un gol de los suplentes. Tanto que Leo Messi abra el marcador, como ocurrió en el clásico, como que lo cierre Cristiano, como pasó en los dos anteriores, se paga a 5,00 euros. Variedad de apuestas interesantes.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

13 Comments

  1. kasta

    27 de abril de 2011 a las 2:10 pm

    Para mi ahora es el Real el favorito, por las bajas en defensa del Bar̤a, el momento en el que llegan ambos equipos (ultimo mes y medio Рdos meses), el palo que se llevo el Bar̤a en la Copa del Rey que no sabe ni por donde le ha venido y ahora mismo esta desorientado (declaraciones de Pep) y tambien y no menos importante, por historia. Es el momento y el lugar para que el Real de un golpe en la mesa y lo hara.

  2. Palomares

    27 de abril de 2011 a las 2:16 pm

    Yo también creo que es favorito el Barcelona. En Liga le saca 8 puntos al Madrid, que se dice pronto; la vuelta es en su casa. Y Pepe o Arbeloa hoy no terminan el partido.

    Y que es mejor equipo, qué coño. Por mucho que falte Iniesta.

  3. Luis_Candelas

    27 de abril de 2011 a las 2:28 pm

    Mmm, pues yo creo que el favorito también es el Barcelona, pero tampoco veo tan, tan «lógico» que pase el Barcelona. Para empezar, Guardiola imagino que estará contentísimo con la euforia desatada tras la victoria en la Copa del Rey, y Mourinho bastante mosqueado: la situación emocional actual es difícil de administrar tanto para uno como para otro. De hecho, yo creo que hoy uno de los dos equipos se pega la hostia, con perdón por la expresión. Vamos, que se derrumba anímicamente. Un gol hoy hace mucho, mucho daño. Y Mourinho va a ir a portería cero, sin renunciar al ataque, descarao.

    De todas formas, hay que decir que el Madrid está planteando los partidos en función del Barcelona (lo que certifica un poco el favoritismo de estos) y hoy no va a ser la excepción. No creo que Mourinho cambie mucho el planteamiento por jugar Keita en lugar de Iniesta, pero tampoco descarto a Pep cambiando el sistema a un 4-2-3-1 o algo así.

    Nombras a Dani Alves y a Villa y yo no los veo especialmente decisivos, por lo menos no lo fueron en copa. Alves está atado muy, muy corto (aunque sospecho que hoy Pep puede darle alas al jugar Puyol en el lateral izquierdo) y Villa, pues sigue siendo Villa pero no pasa por su mejor momento. No veo que sean dos jugadores que concidionen el partido ahora mismo más que Di María o Cristiano. Por otra parte, Khedira puede ser el peor centrocampista del mundo pero es vital para el esquema que Mourinho ha sacado en los dos partidos anteriores. No hay otro jugador que pueda aguantar en esa zona como él, ni Lass, ni Granero.

    Mi porra sobre posibles alineaciones:

    Madrid: Casillas – Arbeloa – Marcelo – Ramos – Pepe – Alonso – Lass – Granero – Di María – Cristiano – Adebayor
    Barcelona: Vald̩s РAlves РPuyol (de lat. izq.) РPiqu̩ РMascherano РBusquets РXavi РKeita РPedro РVilla РMessi.

  4. kasta

    27 de abril de 2011 a las 2:30 pm

    Por cierto ahora que me leo el articulo me he quedado muy sorprendido con esto:

    «Hasta analistas críticos con el sistema como nuestro admirado Axel Torres coinciden en que el segundo partido en casa proporciona siempre una cierta ventaja»

    En un capitulo del programa «This is futbol» de la Cope, Axel Torres y Marcos Lopez, decian que en contra de lo que piensa todo el mundo, es una ventaja jugar la vuelta fuera de casa. Argumentaban que solo habia que mirar atras y ver que equipos pasaban en las ultimas champions en cuartos y semifinales (no se cuentan los octavos, porque no es sorteo puro, juegan 1º’s contra 2º’s de grupo con la vuelta en casa para los 1º’s, por lo que estaria distorsionado)

    No se si es que habra cambiado de teoria Axel ahora xD

  5. Luis_Candelas

    27 de abril de 2011 a las 2:34 pm

    Ah, pues a raíz de lo que dice kasta, se me olvidaba añadir que yo también soy de los que, contra la creencia popular, piensan que es preferible jugar el primer partido en casa, y a los hechos (las últimas temporadas) me remito. Un dato: salvo el Barcelona – Arsenal y el Bayern – Inter, todas las eliminatorias de este año se las ha llevado el equipo que obtenía ventaja en la ida (empate o victoria fuera de casa, victoria en casa).

  6. cocoa

    27 de abril de 2011 a las 2:39 pm

    La insistencia del entorno madridista por postular al Barcelona como favorito suena a excusa anticipada. Iniesta, Abidal, Adriano, Maxwell lesionados, titulares y sus suplentes. Puyol, Pedro tocados como poco. No cabe duda de que el equipo titular del Barça es mejor que el del Madrid, pero no es el titular el que llega al Bernabeu, ni mucho menos.

    De la publicidad «encubierta» hablaremos otro día, si volvemos.

  7. Tito

    27 de abril de 2011 a las 3:01 pm

    Estoy de absolutamente de acuerdo con el artículo.

    En mi opinión el Madrid no es favorito. Creo que sólo pueden pensar así madridistas que se dejan llevar por la euforia o culés que van de victimas pese a saberse superiores.
    Habrá quienes crean que el Madrid llega mejor y tal vez sea así, pero en 230 minutos jugando en casa y en campo neutral sólo les hemos ganado 1-0. No hay que olvidar que el Barça le saca 8 puntos en liga al Madrid y que en la ida nos pegaron un baño que por mucho que se diga no se ha olvidado, por tanto creo que todavía se puede decir que el Barça es mejor y favorito.

  8. Ramón Flores

    27 de abril de 2011 a las 3:38 pm

    @kasta, si no recuerdo mal el razonamiento de Axel es que jugar primero en casa da ventaja si hay mucho desequilibrio entre los dos equipos, pero no en el caso de teórica igualdad. He tratado de remarcarlo en el texto.

    @Luis, es verdad que Alves y Villa no fueron especialmente decisivos en Copa, pero hablaba de su potencial en general. En estos enfrentamientos, fueron capitales en el 5-0, Villa en el partido de Liga, y Alves salvó varias contras muy peligrosas del Madrid en Mestalla. Sobre Alves en particular, creo que estamos tan acostumbrados a verle subir y bajar veinte veces por partido que nos parece normal.

    Sobre Khedira, honestamente no creo que el Madrid note su falta. Nulo creativamente, en defensa mucho menos influyente de lo que parece cuando uno lo ve correr. Veremos quién es el sustituto.

    @cocoa, el titular es el que llega al Bernabéu, salvo Mascherano e Iniesta. Dos bajas, como las del Madrid. Sobre la publicidad, es tan encubierta que lleva varios meses patrocinándonos bwin.

    Saludos.

  9. al_pr

    27 de abril de 2011 a las 4:07 pm

    @ Ramón Flores

    Joder, Ramón, qué susto me has dado. leyendo tu último párrafo pensaba que se había lesionado Mascherano. Luego ya lo he procesado correctamente 😉

  10. David Soria

    27 de abril de 2011 a las 5:05 pm

    No creo que el Madrid pueda considerarse favorito para las semifinales (como dijo Guardiola, afirmación que ni entiendo ni comparto). De hecho, tampoco emplearía ese adjetivo para el Barça. Veo el duelo demasiado disputado para esas consideraciones. Más bien ocurre que los dos últimos partidos han significado un rearme blanco en confianza. Llevar la capacidad teórica a la práctica. Demostrar sobre un terreno de juego que sí se puede optar al triunfo. Que algo como el 5-0 fue un accidenete, que no dejó secuelas, y que en realidad las distancias son más reducidas.

    Eso ha ganado el Madrid alcanzando un empate con 10 en Liga y levantando la Copa. Que la gente vea un ‘tú a tú’ que antes podía no apreciarse con tanta claridad. Es un poco, quizá, una reformulación. Del «el Madrid puede ganar pero le costará» al «el Barça podrá ganar pero sin facilidad». La balanza no se habría decantado hacia el lado opuesto, sino que se habría equilibrado. Así, más o menos, lo interpreto.

    Saludos.

  11. El Comentarista

    27 de abril de 2011 a las 5:55 pm

    Se espera a Keita por Iniesta pues Thiago todavía está verde tácticamente -pierde balones en situaciones poco convenientes y su posicionamiento a veces no es el mejor-; en cuanto a los blancos saldrán a mantener el ‘estilo’ que los hizo campeones de Copa, con un plus de confianza.
    La imagen que ilustra este post define a las claras lo que suponen estos dos equipos moralmente y que los altavoces mediáticos tratan de convertir en el mundo al revés.
    Confío en que el fútbol se imponga al «ganar como sea», sería bueno para el deporte en general y para España de cara a la Selección. Si el fútbol blaugrana se destruye o minimiza ahora, nuestro equipo nacional volverá a jugar a oscuras y bajo convocatorias y alineaciones hechas por los medios, aunque dicho sea de paso: todos los aficionados españoles, incluidos culés y madridistas, confiamos en la integridad de Del Bosque, aunque sólo unos confiamos desde siempre en Luis Aragonés.

    Cheers.

  12. rantamplám

    27 de abril de 2011 a las 6:46 pm

    @Axel Torres

    Antes comentaron la teoría de jugar en casa la vuelta. En su blog comenta eso precisamente hoy, el Barça parte con una ligera ventaja del factor campo ya que al ser el nivel de los contendientes parecido no se esperan grandes sorpresas para hoy.

  13. eduardo

    15 de noviembre de 2011 a las 6:24 pm

    real madrid sigue siendo el mejor y siempre ba aser.qiuen le gana nadie.