Eterno Manchester United

Había algo en el rostro de Park, mientras se desgañitaba gritando, que me era familiar. El futbolista surcoreano había marcado el tanto definitivo solo un minuto después del empate del Chelsea. Gol de Park y el Manchester United en semifinales. En su pose se veía ese gesto diabólico, siempre en color rojo, que estruja el ánimo del adversario en el momento indicado. Justo cuando sabe que, en caso de acierto, el rival ya no se levanta. Esa sensación que se repite en la vida eterna del Manchester United, uno de los equipos más extravagantes que conozco. No solo por su don de la oportunidad. Han acumulado una serie de actos, algunos estúpidos, otros más lúcidos, que sacuden repetidamente la estructura interna del club. Diversos golpes, siempre el mismo resultado: puede que el fútbol disminuya, las victorias siguen estando ahí. Hay equipos con capacidad de triunfo -normalmente este tipo de capacidades son económicas- que se pasan años, o incluso décadas, afilando un equipo campeón. El resultado no es siempre exitoso. La historia del United es otra cosa. El verdadero reto consistiría en dar con aquello que cambiándolo, convirtiera a los diablos rojos en un equipo perdedor. Hasta el momento, aunque ha habido intentos muy loables, nada ha vencido al competitivo monstruo del noroeste inglés.

La radiografía para distinguir que nos encontramos ante una especie de peculiaridad avanzada la empezamos en el banquillo. El técnico del Manchester United, Sir Alex Ferguson, es el más longevo de los entrenadores actuales, con 24 años al cargo. Y no es que empezara precisamente en ese puesto. Para hacernos una idea, Ferguson ya entrenaba a equipos de fútbol el año que Johan Cruyff llegó a Barcelona, como jugador. Más de veinte años en el mismo club. Para conseguirlo no hay más secreto que ganar. Esta es la explicación para tan larga estancia, pese a los primeros años sin triunfos. Más allá de cómo se ha podido mantener tanto tiempo allí, la pregunta interesante sobre Ferguson es cómo un tipo tan lenguaraz como el escocés, tan propenso al alboroto gratuito, es caballero de la Orden del Imperio Británico. Bien, el título se lo concedieron en 1983, cuando conquistó UEFA y Supercopa de Europa con el Aberdeen. Digamos que muchas de las tonterías que le recordamos aún no las había dicho.

El caso es que más o menos deslenguado, Ferguson ha mantenido siempre la tensión competitiva en sus plantillas. Eso que tanto le preocupa a Guardiola, defensor de los ciclos cortos. Y lo ha hecho pese a contar con ayudantes de la talla de Carlos Queiroz. Durante algún tiempo corrió un bulo realmente curioso. Decía que el verdadero estratega del United era el portugués, que cuando se marchara de Manchester cambiarían las tornas. El final de la historia ya lo saben.

Tenemos a un técnico veterano, busquemos más alicientes en la plantilla. Ryan Giggs (37) y Paul Scholes (36) son el alma máter de un conjunto variopinto. Unos extraños lideres de vestuario cuyo entrenador puede no alinearles en los partidos importantes. Y no pasa nada. Llevan en Old Trafford más de lo que nadie recuerde. Uno tiene la sensación que galés y pelirrojo han estado siempre ahí, dando vueltas en el campo de entrenamiento del Manchester rojo. Sin stops, los fichajes se incorporan al trote y las bajas lo abandonan, año tras año, mientras Giggs y Scholes mantienen su posición en la carrera, marcando el paso, no sea que alguien quiera ir más rápido que los demás.

Les acompaña Edwin Van der Sar, el espigado portero holandés, inmortal bajo los postes. Un tópico dice que portero veterano, mejor portero. Se inventó para él. Con líderes de otra época, podríamos pensar que este equipo necesita de los grandes jugadores de la actualidad para conseguir triunfos. No parece una condición imprescindible. Carlos Tévez, Cristiano Ronaldo y Gerard Piqué entrarían a día de hoy en el mejor once del mundo. El United dejó escapar a los tres y sus sustitutos en el equipo -Javier Hernández, Antonio Valencia y Johnny Evans- no llegan a la mitad de rendimiento. Pero aquí, en el Manchester United, no pasa nada. Hubo un equipo llamado Inter de Milán que dejó escapar a Roberto Carlos. Al Real Madrid le pasó algo parecido con Makelele. Ambos lo notaron seriamente. El United ni se inmutó.

Dimitar Berbatov es el máximo goleador de la Premier League, con 21 goles. Sin embargo, no figura en la lista de 10 candidatos a mejor jugador del año. Wayne Rooney se ha pasado media temporada entre lesiones, lejos del rendimiento de la magnífica temporada pasada. Nani empezó bien, pero poco a poco su influencia ha disminuido. Rio Ferdinand perdió la capitanía de la selección inglesa porque no podía asegurar continuidad en los terrenos de juego. Esta no es la mejor versión del United en los últimos años, pero están en semifinales de la Champions League y tienen tres cuartos de Premier en el bolsillo. Lo han superado porque las nuevas caras se impregnan del espíritu y acuden cuando se les necesita. Aunque se les haya fichado porque lo decía un papelito -caso de Michael Owen, buen gestor de su destino-. El gol en Manchester sigue una trama que diseñaría el mismo Ole Gunnar Solskjaer -actual entrenador del Molde-. Es un fenómeno impredecible. No da señales de cuando, donde y porqué llegará, el contrario lo intuye, pero no puede pararlo. En su carrera Solskajer hizo muchos goles de escondite. El partido se acercaba a los últimos minutos y el noruego apenas había tocado el balón tres veces. Aparecía entonces, silencioso y letal. Anotar primero y preguntar después. Eso hizo en el Camp Nou, un 26 de mayo de 1999.

Así han vivido otros goleadores de la casa. Por ejemplo, hace un par de temporadas salió Federicho Macheda, un joven italiano del filial de tan solo 17 años. Ferguson lo hizo debutar en un partido clave, a falta de pocas jornadas. Faltaban 30 minutos y el Manchester United perdía 1 a 2 contra el Aston Villa. El título se esfumaba. Empató Cristiano Ronaldo a diez minutos del final. En el tercero de añadido, Macheda ganó el partido con un bello disparo con la pierna derecha. Fue la tarde del Macheda who? Quién era aquél chaval que acababa de darle medio título al United? Simplemente uno más. Desde el pasado enero juega cedido en la Sampdoria. Aún no ha marcado ningún gol.

Se cuentan por decenas los goles a última hora que ha conseguido el Manchester United estos últimos años. Un pie de Tévez, que apareció por milagro. Un cabezazo de Vidic a la salida de un córner. Bien un gol en propia puerta, o, mira qué casualidad, el único tanto de Scholes en toda la temporada significa medio campeonato. El equipo del entrenador lenguaraz, el pichichi incomprendido, el emblema lesionado, el capitán inactivo, los líderes ancianos y las estrellas vendidas es, pese a todo, el mejor equipo. No puede ser mera casualidad.

Más curiosidades. A los aficionados del United se les conoce como diablos rojos. De hecho llevan ese color en la camiseta desde 1902, cuando el club empezó a llamarse Manchester United. Anteriormente era conocido como Newton Heath y vestía de verde y amarillo. Precisamente, el color de las bufandas que desde febrero de 2010 ondean los aficionados en Old Trafford. Para encontrar una explicación a tal fenómeno -equipo viste de rojo, afición anima de verde-, hay que irse un peldaño arriba. Los empresarios norteamericanos Joel y Avram Glazer son los propietarios del Manchester United. Propietarios cuestionados, mucho, por su gestión económica. Añadimos aquí que tras la venta de Cristiano Ronaldo por 96 millones de euros, ese verano el club no se gastó ni una quinta parte de esa cifra en reforzar el equipo. Los seguidores decidieron recuperar los colores clásicos del club en señal de protesta contra la familia Glazer. Aquí aireamos paños blancos. Allí cambian los colores de sus bufandas. Culturas.

Adjunto una fotografía extraída del periódico inglés Daily Mail. Seguro que reconocen a más de uno. A principios de los 90 el United decidió recuperar el verde y amarillo para su tercera equipación. La publicación británica ironiza ahora sobre si esto podría volver a pasar durante la etapa Glazer. (No continuar sin consultar la fotografía de Sam Black, un Wayne Rooney de época).

Divagamos en el tema pero no hay una idea sólida para explicarnos el éxito del United. Ocurre, y pasa porque debe ser así, porque hacen alguna cosa, no sé bien el que, mejor que los demás. Es un club especial. Padeció una desgracia el 6 de Febero de 1958, en el desastre aéreo de Munich que se llevó 23 vidas, entre ellas ocho jugadores, cuando la expedición del equipo volvía tras una gran victoria europea en Belgrado. Tras la catástrofe, esa temporada el Manchester United siguió jugando con un equipo de reservas y llegó a la final de la FA Cup. El aura del United quizá se lleve en los genes. Victoriosos una temporada más. Seguirán los rostros diabólicos de ambición competitiva. Esa sensación que se repite en la vida eterna del Manchester United.

Fotografía | Uefa.com

Daily Mail | The story behind the Manchester United protests

19 Comments

  1. Luis_Candelas

    13 de abril de 2011 a las 9:51 am

    Puede parecer una obviedad, pero para el éxito del Manchester en las últimas décadas es vital su “sentido” del tiempo y los ciclos, que no tiene parangón en ningún otro equipo del continente. Ya apuntas algo así con la referencia a Guardiola y los ciclos cortos. Ferguson es el único entrenador de un eqiupo grande que se puede permitir una temporada descaradamente de transición (la pasada), vender a tu estrella y reforzarte con jugadores de perfil bajo y que no llegan a la veintena, mantener en la plantilla a jugadores que ya no cumplen los 35 sin ser acusado de nada… y a pesar de todo ello, seguir luchando por todo. Porque el Manchester se ha acostumbrado a no tener prisa, saben que lo que un año es maduración al siguiente va a ser éxitos deportivos. ¿Qué es un año dentro de un ciclo de veinticinco?

    De hecho, hoy por hoy, la máxima aspiración de los entrenadores de nivel mundial (Guardiola, Mourinho…) no es ganar ni la Champions, ni un triplete, ni el Mundial: es ser el sucesor de Alex Ferguson. Y eso dice mucho del Manchester.

  2. Christian

    13 de abril de 2011 a las 11:05 am

    El United es único, como señalas, ese espiritu de superación, desde el desasstre de Münich al, menor, de los jugadores vendidos el equipo siempre ha seguido firme en su posición de ser el mejor equipo inglés.

    Lo de ver a Giggs a su edad demostar que está hecho un chaval es fantástico. Vaya eliminatoria que se ha marcado. El pase ayer a Chicharrito en el primero y en la ida a Rooney. No hay palabras para describir al inglés…

  3. manuel

    13 de abril de 2011 a las 12:21 pm

    es galés.
    el artículo, espectacular, muchas gracias.

  4. Walter Eggo

    13 de abril de 2011 a las 1:05 pm

    @Luis_candelas:
    ¿De verdad piensas que la máxima aspiración de Mourinho y Guardiola es quedarse eternamente en sus equipos? ¿Con esta prensa y esta afición?
    Extrapolas de una forma arrebatada. EN primer lugar en España hay un problema cultural, somos amantes de los resultados inmediatos y muy poco pacientes y eso Mou y Pep lo saben. Dentro de pocos años ni uno ni otro estarán aquí y es muy probable que terminen en la Premier. No son imbéciles. Uno no puede estar trabajando en una empresa en q se mide al milímetro cada acto realizado, cada palabra dicha, cada gesto ejecutado.
    Miremos las cosas con perspectiva. Ferguson, Wegner…son claros ejemplos de éxito fruto de la paciencia y el respeto anglosajona. Aquí en España olvidamos pronto y de paciencia vamos muy cortos.

  5. Valjean

    13 de abril de 2011 a las 1:10 pm

    Me encantó el artículo, brutal, y muy bien documentado. Solo un par de apuntes: el primero, que el Manchester United no ha ganado siempre -ha llegado incluso a jugar en segunda división y durante bastante tiempo el primer equipo de la ciudad fue el City. Han hecho muy bien las cosas y están en un ciclo ganador que se remonta a mediados de los noventa, algo insólito, increíble, pero antes las cosas no iban precisamente tan bien (ganaban FA Cups, creo que tienen el récord, pero los títulos iban cayendo en cuentagotas). Es fabuloso que hayan sido capaces de recuperarse después de descalabros terribles como la tragedia de Munich, y ganar años después su primera Copa de Europa, pero no siempre han ganado.

    Y con Fergusson, un entrenador de una dimensión impresionante, hay que decir que buena parte del mérito de los éxitos del ManU le pertenece, pero también hay que decir que el Manchester tuvo paciencia con él. No en vano llegó en el 86 y su primera liga no llegó hasta ocho años después. ¿Qué club grande mantendría ahora un entrenador que no da una liga al club en ocho años? Pues eso, que es una trayectoria muy curiosa para un grande, y digna de elogio y de estudio…

    Saludos!

  6. Luis_Candelas

    13 de abril de 2011 a las 1:13 pm

    Walter, no te embales que no has leído bien. Estoy diciendo que Guardiola y Mourinho aspiran a ser los sucesores de Ferguson… en el propio Manchester, cuando este se retire. Heredar su trabajo y gozar de la misma confianza que él. Vamos, que Guardiola renueve año por año y la cláusula de Mourinho de poder marcharse cuando quiera apuntan inequívocamente a esto.

  7. Walter Eggo

    13 de abril de 2011 a las 1:44 pm

    Tampoco comparto tu apreciación, Luis. De pitonisas esta la red llena…

  8. Robert Martínez

    13 de abril de 2011 a las 3:24 pm

    Fantástico post. Hace poco me hacía reflexiones similares respecto al éxito continuado del Manchester. Sin ser nada brillante se trata de un equipo muy competitivo y ordenado. O al menos es la impresión que transmite.

    Aprovecho para lanzar una pregunta a los eruditos en la materia: ¿alguien sabe por qué Vidic es el capitán por delante de Giggs o Scholes?

  9. Cristian

    13 de abril de 2011 a las 3:39 pm

    @ Luis_Candelas
    El discurso de Guardiola apunta precisamente a lo contrario: dice que no le gustan los contratos de larga duración, que él está en contra, y que le gusta renovar de año en año porque necesita saber si se encuentra con ganas de seguir. Es el motivo por le cual Guardiola siempre ha defendido, desde su llegada a renovar de año en año. Es más, Laporta miso, y Rosell luego, le ofrecieron un contrato largo que el entrenador declinó cortesmente.
    Es más, Pep ha insinuado que cuando dejara el Barcelona, tendría que ver si sigue con ánimos de seguir entrenando, puesto que considera el Barcelona como su casa, haciendo muchas referencias al famosos dicho “en ningún lado como en casa”.
    Por último, sí ha dicho que le haría ilusión ser seleccionador de fútbol algún día. (¿Quizás cuando dejara de ser entrenador de club?)
    Mourinho en cambio, lleva años detrás de la posibilidad de sustituir a Ferguson, pero tal y como es el luso,m habrá que ver si él es capaz de aguantar tanto tiempo en un sitio.

  10. omar

    13 de abril de 2011 a las 3:40 pm

    es cierto lo que expone Luis_Candelas, Ferguson, al igual que Wenger, es un genio en interpretar los ciclos, en interpretar las subidas y bajadas de rendimiento de sus jugadores, sabe dónde está el club, dónde está él y dónde está cualquier jugador. El United campeón de Europa se construyó bajo el sigilo de los que hacen bien su trabajo. Después de vender a jugadores importantísimos como Beckham, Van Nisterlooy o Roy Keane. Evra no era ni habitual con Francia, a Vidić no lo conocía nadie, Van der Sar parecía vivir sus últimas tardes como profesional en Londres en un equipo menor como el Fulham, Park Ji Sung era un muy buen jugador en el PSV, ese gran equipo con Gomes, Lee, Farfán, etc, que llegó a semifinales de Champions, pero ningún grande pujó por él, Valencia viene del Wigan, su fichaje era un riesgo enorme teniendo en cuenta que venía para suplir a Cristiano, Nani por 25 millones parecía una locura, ni hablamos de los 35 que se pagaron en su momento por Rooney con 18 años, a Cristiano Ronaldo lo firman siendo un niño por mucho dinero, Chicharito de la liga mexicana, así un amplio etcétera. Y por cierto, el rendimiento de Giggs a estas alturas de su carrera es indescriptible. Como lo era el de Scholes en 2008. También hay casos opuestos, como Hargreaves (por problemas físicos eso sí), Anderson (es muy joven, tiene tiempo y Ferguson parece que confía en él) o Berbatov (sus números son buenos, pero sigue ofreciendo muchas dudas en grandes citas). pero vaya, lo de el Manchester en los últimos 6 años tiene un mérito terrible.

  11. Kj

    13 de abril de 2011 a las 4:04 pm

    @ Robert Martínez

    Si no tengo mal entendido, por una cuestión de continuidad. Se buscó que fuese Rio Ferdinand, dado que Giggs y Scholes no estaban para jugar todos los partidos de la temporada; pero debido a las lesiones, finalmente el brazalete recayó en Vidic, porque al parecer Ferguson quería de capitán a alguien que “siempre estuviera allí”…

    Si alguien sabe más del tema o me equivoco por favor que me corrija, pero si no recuerdo mal la historia iba más o menos por ahí…

    @ ManU

    Ayer el United no sólo confirmó que siempre son el United pase lo que pase… también confirmó la defunción del Chelsea de los Lampard, Terry, Drogba, Cech y compañía. Carvalho, uno de los “big men”, ya “huyó”; Makelelé se hizo viejo y se fue, y los demás desertaron poco a poco (Duff, Robben, Joe Cole, Gudjohnsen…).

    Parecía que Ancelotti podía revivir el asunto, pero desgraciadamente parece claro que su época terminó: ahora hay que construir sobre los Torres, los David Luiz y los Mikels. Aunque no sé yo si será Carletto el encargado de hacerlo…

  12. José Manuel

    13 de abril de 2011 a las 4:09 pm

    Lo del United es muy grande, y eso que pocos le daban opciones en champions. Ni siquiera en esta eliminatoria. Pero sin embarga siguen ahí, con unos jugadores que parece que nunca se van a retirar.
    Ryan Giggs merece ser elevado a mito por toda su labor. Jugador ejemplar.
    Al final, los dirigentes, entrenadores y jugadores se van. Solo queda la afición, y estos son los responsables de imprimir este gen ganador. Como ha dicho @Luis_Candelas, tienen un gran sentido de los ciclos y los tiempos. Un año de “transición” sería intolerable en otra liga

    Y muchas felicitaciones por el artículo Pol, me lo he leído del tirón

  13. Teje

    13 de abril de 2011 a las 6:48 pm

    Todo se resume en una palabra: COMPETITIVIDAD.

    Un caso muy parecido al de la Selección alemana de fútbol. Son equipos que están por encima de sus figuras. Seguirán pasando jugadores por el ManU y continuará siendo un conjunto competitivo. Es algo que, como dice Pol Gustems, en ocasiones parece ilógico/inexplicable, pero así es. Su filosofía de juego, su filosofía de vida es una: ganar, y después volver a ganar. Me quito el sombrero.

  14. Robert Martínez

    13 de abril de 2011 a las 7:27 pm

    #11 Kj

    Muchas gracias. La explicación parece razonable, lo más normal es que los tiros vayan por ahí.

  15. Kurono

    13 de abril de 2011 a las 7:34 pm

    No mencionan algo importante: Cuando Ferguson cogió el mando del Manchester United, los “Red Devils” a mediados en Noviembre de 1986, eran un equipo más del montón de la First División inglesa, mediocre y sin juego,con varios de sus mejores jugadores adictos al licor y encima ubicado en la zona del descenso. Una humillación para el primer club inglés en conquistar la Copa de Europa que veía impotente y con rabia como el Liverpool era la referencia de Inglaterra y en Europa y que solamente la tragedia de Heysel pudo evitar acarrear más fama para los “Reds”. El camino fue complicado ya que no importaba que el ManU fuera un grande, sus títulos olían a óxido y moho (excepto las F.A. Cup de 1983 y 1985) y lo duro era ver al club de Manchester en una etapa tan delicada. Incluso Ferguson tuvo fecha de caducidad, ya que de no haber ganado eliminado al Nottinham Forest de la F.A. Cup temporada 1989-90 o bien el título frente al Crystal Palace, es posible que la historia hubiese sido muy distinta.

    Y hay una etapa que se escapa mucho: Su estancia en el Aberdeen. La Liga escocesa es sinónimo de Celtic-Rangers y una seguidilla de clubes de poca relevancia; sin embargo con la presencia de “Fergui” en el banquillo, el Aberdeen ganó tres ligas, cuatro copas, dos copas de la Liga y una proeza: la Recopa de Europa frente al Real Madrid y la Super Copa frente al Hamburgo. Los dos últimos títulos a nivel europeo que han conquistado los clubes escoceses. Poca cosa, ¿no?.

    Además, KJ tiene toda la razón: El United es el United, pasan los jugadores y los años y siguen siendo una máquina fiable de futbol, a pesar de los nuevos dueños; mientras el Chelsea certifica su defunción, mientra Torres es el blanco de las críticas y Roman Abramovic afila la guillotina para Ancelotti. Recordemos además que “Carleto” fue fichado para conquistar la Champions, pero su antecedente con la Juventus o sobre todo el Milan, ambos clubes cuando se fue, los dejó con plantillas viejas y muy agotadas y el Chelsea parece que será su su siguiente recordatorio de un técnico demasiado amigo de no rotar ni cambiar nada del once inicial.

  16. Jacoby

    13 de abril de 2011 a las 7:54 pm

    El United compite porque esta en sus genes, simple y llanamente no conocen la palabra rendirse durante los noventa minutos que dura un encuentro.
    El articulo es maravilloso, chapó señor Gustems.

  17. Pingback: Eterno Manchester United « Goles desde el Periodico

  18. Abbi Eguia

    20 de abril de 2011 a las 5:53 am

    Amo este documental del ManUtd, al igual que todos los demas lectores, agradezco mucho que reconozcan la grandeza del United que para mi es el mejor club del mundo sin menospreciar lo que ha hecho guardiola en el barcelona, que lo mas seguro es que termine entrenando al United en un futuro o veo mas viable que lo sea Mourinho, el Manchester United siempre sera un equipo competitivo que a pessar de vender a su estrella y a jugadores importantes luchara por todos los titulos, ahora Cristiano Ronaldo ha de estar muy arrepentido por haberse marchado porqe se ha dado cuenta que como el United ninguno!!! Gracias por la informacion Pol Gustems…

  19. Pingback: Juego de tronos | Mun2Deportivo.com