Incierto partidazo en San Mamés

Hace algún tiempo preguntaron a Fernando Llorente si se planteaba ir a un grande en un futuro próximo. Su respuesta fue tan brillante como contundente: “Ya estoy en un grande”. No parece que haya mejor modo de comenzar un previo del Athletic-Real Madrid de mañana (18,00 horas, C+ Liga y GolTV) que con esta frase, y precisamente dicha por este futbolista. El contenido de la sentencia está claro: el Athletic es uno de los clubes más antiguos de España, atesora un palmarés envidiable y es uno de los tres eternos de la Primera División, así que la imagen de grandeza clavada en el imaginario de sus aficionados no es ni mucho menos ilegítima. Sin embargo, demasiadas campañas con la gabarra aparcada y bastante mediocridad han ido desterrando esta idea de las nuevas generaciones, por lo que el hincha de San Mamés siempre espera la oportunidad de reivindicar que el Athletic actual es digno de su pasado. Mañana será uno de esos días que cada año ofrece el calendario, cuando el Real Madrid visite la venerable y vetusta Catedral.

Cada semana, y de la mano de bwin, os ofreceremos los partidos más interesantes del fútbol mundial, con especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas on-line.

Decíamos que la enjundia de la frase con la que abrimos la entrada no procede sólo de su contenido, sino de su autor. Fernando Llorente es el santo y seña del Athletic actual, quizá el futbolista más llamativo del equipo desde los grandes años de Julen Guerrero, y probablemente el mejor delantero centro español del momento –no incluimos en esa categoría a Villa-. Lleva una temporada espléndida, el coro de voces que pide para él nueve de la roja va creciendo día a día, y también los rumores de marcha para la próxima temporada. Su nombre sonó especialmente como refuerzo del Real Madrid, aunque la resurrección de Benzema en los últimos partidos ha silenciado algo el debate sobre la llegada de arietes a Concha Espina en el próximo ejercicio. Sería interesante verlos frente a frente mañana, pero como Karim no estará, la comparación habrá que hacerla con Adebayor, otro nueve de raza que responde a una tipología parecida al riojano pero que, partido contra los Spurs aparte, resulta bastante menos resolutivo.

Dejando un poco a un lado la por otro lado interesante y morbosa comparación de delanteros, encontramos que seguramente el de mañana sea el Athletic-Real Madrid de pronóstico más incierto de los últimos años. El equipo vasco llega con todos sus efectivos disponibles, está firmando un curso modélico que posiblemente le lleve a Europa, tiene en el joven Muniaín –que es duda- a una de las grandes promesas del fútbol español y hace poco metió a tres futbolistas entre los once del equipo nacional, muestra inequívoca de la buena salud del equipo. Y aunque Caparrós no despierta unanimidad en la afición, el balón se ha raseado más este año en San Mamés que en otras campañas, especialmente con el marcador favorable. El quinto puesto no es una casualidad.

Enfrente, llega un Madrid que recuerda al de principios de siglo, cuando se aproximaba el final de temporada y el equipo se desdoblaba en Dr. Jekyll europeo y Mr. Hyde liguero. Con la competición doméstica prácticamente perdida y la clasificación para semifinales de Champions en el bolsillo, es muy razonable pensar que Mourinho va a concentrarse en los frentes que, a día de hoy, son más factibles para su equipo. Parece que reservará a Marcelo y Cristiano Ronaldo, aparte de las seguras ausencias de Khedira y el mencionado Benzema. A priori todo esto parece un gran hándicap para el Madrid, pero a día de hoy, seguramente la única baja realmente relevante sea la del lateral brasileño. Un Cristiano renqueante resta más que suma, Benzema no está completamente recuperado, y de Khedira ya hemos dicho todo lo que había que decir. Con Xabi Alonso a los mandos, Di María –que finalmente no estaba sancionado-, Özil por delante, y Adebayor motivado en un tipo de partido que le va, es difícil pensar que el Madrid no sea competitivo. En cualquier caso, el partido es un must.

La victoria del Athletic, que no es ni mucho menos descabellada, sino bastante factible, se paga en bwin a unos jugosos 4,40, el empate a 3,75 y el triunfo madridista a 1,70; el 2,10 a 1-X es muy interesante. Tomando en cuenta que los Athletic-Madrid son partidos que suelen jugarse al ataque y sin hacer prisioneros,
hay que tomar en cuenta que dos goles en el primer tiempo se pagan a 2,60, tres o más a 3,90. Un primer gol de Llorente da un rédito de 3,00, mientras que un riesgo interesante podría asumirse a un primer gol de Carvalho, que está pisando área rival esta temporada y que subirá en cada córner, pues se paga a 8.00.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

2 Comments

  1. Vid

    9 de abril de 2011 a las 2:05 pm

    Esto ya lo hemos vivido algún año, un equipo va a salir a morder y a comerse al rival y el otro no va a jugar a nada, mucho me sorprendería que el Madrid sacase un buen resultado hoy…

  2. Fran

    9 de abril de 2011 a las 9:26 pm

    Mi apuesta es un 0-3 a favor del Madrid