Repitiendo lo irrepetible

Aquel famoso gol de Roberto Carlos en Tenerife parecía tan singular, tan único, y a la vez tan propio de un jugador que nunca admitrá copia, que parecía difícil que pudiera aparecer alguna vez un clon. Pero son muchos partidos, muchas ligas, muchas temporadas. Y si apareció un tipo que fue capaz de volver a llenar el barrilete cósmico, si alguien volvió a volar como Cruyff, y si son legión ya los imitadores de Panenka, ¿cómo no iba a llegar otra conversión de la línea recta entre el córner y la portería en autopista de potencia supersónica? Ante ustedes Kafoumba Coulibaly.


http://www.tb-credit.ru/kredit-online.html

2 Comments

  1. danie

    27 de febrero de 2011 a las 7:20 pm

    Golazo! …y valla afición la del ASSE, brutal.

  2. Mordred

    28 de febrero de 2011 a las 3:54 pm

    Kafoumba es la onomatopeya?