Birmingham City, campeón de la Carling Cup

“El Birmingham es, con la fuerza de la estadística, el equipo más potente después del Barcelona en la suma conjunta de competiciones europeas”. No se asusten, la cita es de los sesenta. La recogía El Mundo Deportivo de la época y la rescatamos de su hemeroteca, donde buceaba buscando referencias sobre el equipo inglés. No he encontrado su tipología de juego. Imagino que no muy diferente a la que despliegan ahora. Y es que hubo un tiempo donde quién se jugaba las lentejas en Europa con el Barcelona no era el Arsenal, sino el Birmingham City. En 1956 fue el primer equipo británico en competir internacionalmente. En el 60′ jugó la final de la Copa de Ferias ante el conjunto azulgrana. Y en esa época dorada conquistó el único título -hasta hoy-, de su historia. La Copa de la Liga del 63′, ante el Aston Villa, vecino y rival, cuando la competición estaba aún peor vista que ahora y no cabían fiestas en Wembley para el incómodo torneo de los miércoles.

Esos años no fueron los mejores para el Arsenal, que ni ganó títulos ni jugó finales. Quizá esperaba a Nick Hornby. Así, aunque las perdiera, podrían ser contadas con ingenio. De acuerdo, jugó la de 1969 ante el Swindon con Hornby presente. Pero los adjetivos de entonces iban del terrible al weak, envueltos en la nube del boring. Y no siempre para el Arsenal. El césped de aquél Wembley también merecía un tono despectivo. Para todos lo tuvo, excepto para el Swindon Town, equipo de la tercera división, y para su estrella, Don Rogers, que marcó dos goles en la prórroga de aquélla final.

“Si ganas la Carling Cup no puedes decir que has ganado títulos”, en boca de Arsène Wenger el año pasado. Seguro que Rogers sí lo consideró como tal. Fue el único de su carrera, cómo no iba a hacerlo. Entre el entrenador del Arsenal, que no levanta uno en seis años, y el bueno de Rogers, que tiene una tienda de trofeos en Swindon y trata con ellos a diario, nos quedamos con la opinión del segundo. Puede que los equipos reserven a sus mejores futbolistas. Puede que la Carling haya servido históricamente para dar minutos a los menos habituales y a  jóvenes valores. De hecho, hasta que no se aseguró el premio de jugar en Europa muchos equipos no querían participar. Pero cuando se llega a una final, los equipos ponen todo su empeño en ganarla. En ese punto, restarle valor a la competición no sería sino una forma de excusarse ante la derrota.

Birmingham y Arsenal salieron hoy con sus mejores galas. Las mejores de las que disponían, pues no estaba Cesc Fábregas en el once gunner. Lesionado en los isquiotibiales, vio la derrota del equipo que capitanea en la grada, recuperándose para la vuelta de los octavos de la Champions League. Sin el catalán, a los londinenses les costó entender de qué iba todo aquello. La primera mitad fue un despropósito mayúsculo del Arsenal, salvado puntualmente por una genialidad de Van Persie. El Birmingham ya mereció la final en el primer minuto, cuando Bowyer cayó dentro del área zancadilleado por Szczesny. El arquero mereció la expulsión, que se hubiera sumado al consiguiente penalti, pero el asistente vio un fuera de juego que no existió. La justicia la cobró Nicola Zigic unos minutos más tarde. Remató cómodo en el área pequeña acompañado de la presión espiritual de Djorou. Para alguien de las condiciones del serbio, un gol seguro.

La segunda mitad del Arsenal fue otra cosa. Alentados por el tanto de Van Persie, los gunners buscaron el título con insistencia. Lo evitó Ben Foster, el hombre del partido. El guardameta llamado a suplir a Van der Sar tuvo que dejar el Manchester United por la increíble longevidad del holandés. Su gran temporada, culminada en Wembley, le vuelve a situar en el ojo de los equipos grandes de Inglaterra. Como el Arsenal, que ha probado con Szczesny y le ha salido moderadamente bien. Sin embargo hoy ha cometido un error fatal. Entre él y Koscielny, desafortunados ambos, han regalado el segundo tanto al Obafemi Martins. El nigeriano salió al campo en el último tramo, en un ¿de dónde ha salido? general. La mayoría le habíamos perdido la pista en Kazán. Con solo 26 años, Martins es uno de esos jóvenes viejos conocidos, que en su tercer partido con los blues, les ha dado el segundo título de su historia.

El primero data de 1963. Tirando del estereotipo, el Birmingham City es uno de los equipos más ingleses de la Premier. Lo lleva en el pasaporte. El mayor Yo-Yo club de Inglaterra, con 12 promociones y 11 descensos. Casualmente, hoy ha vencido al menos inglés de Inglaterra, que presenta una propuesta de un gusto más fino y elegante. Y lo ha hecho merecidamente, imponiéndose en el partido (y también en el resultado) aunque no tuviera el balón. Su victoria les vale un título, la Carling Cup, que les devuelve el billete a la competición europea. En los sesenta se enfrentaron a Luis Suárez, Kubala, Kocsis y Segarra. El juego que plantearon entonces quizá no difiera mucho del que pueden ofrecer ahora.  Con lo mismo, ahora no vale aquello de “El Birmingham es, con la fuerza de la estadística…” El lema hace tiempo que ha quedado obsoleto, pero a la fotografía le tocaba renovarse.

Fotografía | Birmingham City

8 Comments

  1. Garrincha

    27 de febrero de 2011 a las 9:31 pm

    No solo una crónica, también un buen desguace del choque y una gran lección entretenida de historia. Bravo, y enhorabuena al Birmingham.

  2. Indeciso

    27 de febrero de 2011 a las 9:36 pm

    Hoy era fácil cogerle cariño al Birmingham. Entre Zigic y lo majo que siempre me ha caído Martins (¡¡¡junto con Perea el tio más rápido de todo el Pro!!!) la pelea por mis “oés” la tenían ganada desde el minuto 1. 😀

    Viendo esto uno se preguntaba además, cómo el Barça no pudo sentenciar la eliminatoria en la primera parte, y cuántos goles meterá Messi esta vez en la vuelta…

  3. an_dario

    27 de febrero de 2011 a las 10:30 pm

    Aunque desciendan, podrán jugar la Europa League?

  4. Pumar

    27 de febrero de 2011 a las 11:52 pm

    Por si os interesa un gran articulo sobre la prensa deportiva en españa, creo q es interesante e igual os interesa hacer un articulo sobre el…

    http://sportsillustrated.cnn.com/2011/writers/sid_lowe/02/25/Spain.referees/index.html

  5. Alstan

    27 de febrero de 2011 a las 11:53 pm

    Sí, pueden jugar la Europa League en 2ª. De hecho se se pudo dar esa situación en el año 2000 cuando el Atlético, ya descendido, jugó la final de Copa de Rey contra el Espanyol.

  6. cityground

    28 de febrero de 2011 a las 1:15 pm

    Me ha gustado el artículo, eran dos equipos muy necesitados de titulos, el Arsenal necesitaba un titulo ya aunque fuera la Carling que tantas veces ha despreciado Wenger.

    Foster ya fue clave en una final de la Carling que gano el Man. Utd al Tottenham, ¿no?

    Para el Birmingham es historico, aunque de esa ciudad prefiero al Aston Villa.

  7. Valjean

    28 de febrero de 2011 a las 3:58 pm

    El artículo, fantástico, felicidades por la calidad del escrito!

    @5, también sucedió con el Recre en la final de Copa de 2003, creo, contra el Mallorca. Si la llegan a ganar, juegan en Europa. Como hizo en Castilla en 1981. Y como hacen muchos equipos de Francia, que consiguen lletgar a rondas avanzadas de Copa o de Copa de la Liga!

  8. Tito

    28 de febrero de 2011 a las 4:03 pm

    Que levante la mano el que empezo a conocer a Martins por ser el más rápido del Pro xD