Wilshere: el capricho inglés

Quince años en un mismo banquillo dan para mucho. Muchísimo. En el caso de Arséne Wenger, su amplia trayectoria al frente del Arsenal nos deja algunos títulos, muchas luces y unas cuantas sombras. Empeñado en equipar su plantilla a base de jóvenes futbolistas en formación, al técnico alsaciano se le ha achacado por parte de sus detractores una paulatina ‘desinglesización‘ del que fuera uno de los clubes más tradicional y genuinamente ingleses de todo el país. Mucho joven talento del continente, pero poca predilección por el futbolista inglés. El club había perdido parte de su identidad histórica, representada por leyendas como los ingleses Lee Dixon, Tony Adams, Paul Merson y George Armstrong o por irlandeses como David O’Leary y Liam Brady. Genuino carácter gooner. Puro ‘boring, boring Arsenal‘, abonados al clásico ‘one nil to the Arsenal‘.

Perder la esencia siempre es complicado e incluso doloroso. Aunque sea a cambio de un juego de salón y un refinamiento hasta la fecha desconocidos. El Arsenal siempre ha presumido de ser el club más cosmopolita y con mayor repsentación de los diferentes y variadísimos estratos sociales londinenses en su graderío. Alta sociedad, working class, emigrantes asiáticos o caribeños, continentales despistados… todo cabe en el Emirates. Sin embargo, tras esa multiculturalidad, subyace un viejo sentimiento patriótico inglés. Algo intangible que entronca directamente con el viejo Dial Square, con los trabajadores de la factoría de armas de Woolwich o con la modernidad instaurada por el transgresor Herbert Chapman en la década de los 20 del siglo pasado.

Quizá por ese motivo, en el debe de Wenger aparece remarcada esa ‘lack of Englishness‘ que presenta en la actualidad la plantilla gunner. Sólo tres futbolistas del primer equipo son de nacionalidad inglesa. El resto, una amalgama de nacionalidades, preferiblemente francófonas, que otorgan variedad pero restan identidad.

En este escenario, la irrupción como un torrente de talento del jovencísimo Jack Wilshere (Stevenage, Inglaterra, 1992) ha sido recibida como la apertura de un nuevo horizonte en el futuro del club. Si hasta la fecha, en quince temporadas al frente del Arsenal, la relación de Wenger con la escuela de formación gunner había sido infructuosa, la aparición fulgurante del menudo centrocampista inglés y su cada vez mayor importancia dentro de los planes del técnico ha venido a recordar cuál es la esencia del equipo. Habilidoso, asociativo, inteligente, muy dinámico… Wilshere aúna lo mejor del tradicional jugador británico con ese poso que deja el crecer al abrigo del viejo pastor de talentos alsaciano. Con 19 años recién cumplidos, Jackie exhibe una capacidad para leer el juego digna del mejor mediocentro creativo. Pero además, cuando merodea el área rival se muestra incisivo, resolutivo y brillante.

En la escuela del Arsenal tenemos abundancia de jóvenes jugadores disciplinados, fuertes y agresivos, pero ¿técnicos? No. Son países como España u Holanda quienes producen ese perfil de jugador‘. Son palabras del Liam Brady, leyenda setentera del club y actual director del departamento de desarrollo de jóvenes jugadores. La ausencia de jugadores ingleses de primerísimo nivel en la primera plantilla gunner coincide con la ausencia de jugadores de primer nivel técnico en el fútbol inglés en los últimos 10 o 12 años. Inglaterra ya no produce futbolistas como Paul Merson, Paul Gascoigne, Matt Le Tissier o David Platt. O al menos no con la frecuencia con la que lo hacía antaño. El perfil de centrocampista inglés es ahora muy diferente. Más completo y más físico quizá, pero con perfil asociado a una pérdida de talento puro en favor de mayor capacidad física. Y ahí es donde surge la figura, irresistible, de Jack Wilshere. Un centrocampista diferente, el primero que ha pasado el filtro de Arséne en muchos años.

Por fin un futbolista inglés puede volver a ser no importante, sino definitivo, en el equipo del norte de Londres. Las condiciones le sobran y el hábitat para su desarrollo integral es idóneo. Si marca una época o no es algo que sólo podrá saberse con el paso del tiempo.

En DDF| El Arsenal en DDF

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

19 Comments

  1. jpGaipo

    16 de febrero de 2011 a las 1:07 pm

    Buena pieza, tanto el escrito de Borja, como Wilshere

    Pero tengo varias preguntas, que me han surgido al leer, quizá un tanto off topic.

    -¿Alguien sabe si los aficionado del Arsenal londinenses encuentran el apelativo “gooner” como ofensivo?

    -¿El factor o la idea de identidad no está sobrevalorada? Quiero decir, en un mundo tan globalizado, donde los hinchas se reparten a lo largo del mundo – basta con ver la cantidad de gunners españoles que circulan por twitter-, donde el fútbol es un producto absolutamente mercantilizado, donde incluso las identidades nacionales y políticas se encuentran cada vez más difuminadas, la idea de “identidad” de un club ¿no ha quedado superada u olvidada por la afición?. Creo que sí, pero la afición unicamente ignora esa perdida si el resultado es bueno -como en el Arsenal-, pero resucita la idea de la “identidad” cuando el resultado es desastroso -valga de ejemplo la Real Sociedad.

    - ¿Es Wilshere una muetra de que el futbol que viene va a ser menos “atletizado” que ahora? Es decir, que, especialmente en linea de medios, primen más los jugadores por su talento que por su despliegue físico. Ojalá.

    Saludos

  2. ese_joose

    16 de febrero de 2011 a las 1:14 pm

    La identidad esta sobrevalorada para aquellos equipos que no la tienen, nunca la tuvieron o hace tiempo que la han perdido.
    La pérdida de identidad es el precio a pagar por el cortoplacismo, por el ansia de ganar sin importar qué consecuencias (positivas o negativas) puede traer la victoria.
    Cuando un proyecto a corto plazo y sin sustento detrás se rompe, el erial que deja es ese hueco que la historia del equipo puede cubrir, al menos para mi.

  3. Pingback: Wilshere: el capricho inglés « Goles desde el Periodico

  4. BarondelaBirra

    16 de febrero de 2011 a las 2:08 pm

    Suelo ver los partidos por Sky en Inglaterra, y las “viejas glorias” que comentan inciden bastante en el tema de la cantera inglesa en general, donde se está primando el físico por encima del talento, con unos resultados que saltan a la vista a nivel de selecciones. Recuerdo algún comentario en el que aseguraban que en muchos clubes piden directamente una altura mínima. Y por supuesto lo comparan constantemente con España y jugadores como Xavi e Iniesta, que jamás habrían llegado al primer nivel de ser ingleses. Pero también aluden a otros como Cazorla o Silva, básicamente como un espejo donde mirarse para mejorar, sin perder su propio estilo, claro.

    Así que Wilshere es un poco esa demostración de que otro perfil de centrocampista inglés es posible. Aunque también es verdad que luego se les cae la baba con Xabi Alonso que tira más al perfil clásico inglés.

  5. Walter Eggo

    16 de febrero de 2011 a las 2:20 pm

    @1:
    No se si la esencia del Arsenal se ha perdido, lo que si sé es que un workman class no puede permitirse el precio de abonado o la asistencia a la mayoría de partidos. Las entradas para los octavos oscilan entre los 210 y los 700 euros.

  6. RoNiN

    16 de febrero de 2011 a las 2:45 pm

    He visto los ultimos partidos del arsenal, y el puñetero Wilshere es un diamante en bruto. Hace cosas de genio. Buen artículo.

    Por cierto, creo que el precio de las entradas para el fútbol en Inglaterra daría para un buen artículo, no? Comparando poderes adquisitivos, tipos de aficionado y tal. Ahora que me leo, quizá no… xD

  7. jpGaipo

    16 de febrero de 2011 a las 2:54 pm

    @ #5 Walter Ego.

    No creo que sea un problema exclusivo del Arsenal ese. No creo que las entradas del resto de clubs para octavos de Champions esten más baratas.

    No se hasta que punto tendrán razón, pero decían Nick Davidson y Shaun Hunt en “Modern Football is Rubbish” que desde que empezó la Premier -y su contratazo con Sky- y desde que, gracias a “Fibre en las Gradas”, el fútbol se convirtio en un producto popular en las clases medias dejando de ser un entretenimiento de las clases populares, que supuso una subida de precios del fútbol, de manera que aquellas desplazaron a estas de las gradas

  8. jpGaipo

    16 de febrero de 2011 a las 2:59 pm

    @ #2 ese_joose

    Los equipos con una identidad real los puedes contar con los dedos de las manos. Pero no creo que la decisión del Arsenal no creo que haya sido cortoplacista. Más bien, ha creado una nueva identidad

  9. kay

    16 de febrero de 2011 a las 3:09 pm

    #1
    -originalmente se ideo como burla, pero a día de hoy es indiferente, va más según quien y el tono que lo diga.
    -Es que la pérdida de jugadores ingleses en el Arsenal ha sido provocada por la falta de jugadores apropiados a su estilo (¿que jugadores encajarían? Joe cole, laterales, Lampard pese a no ser el prtotipo y centrales, que los mejores ya están en grandes).
    -Hombre, no tanto. O sea, que la mayoría de jugadores de ahora aunque algunos no tengan un físico ideal para pelear todos tienen una capacidad física muy superior a los antiguos.Las palizas de correr que se pega hoy un silva o el mismo Whilshere no se las pegan los de hace décadas. Que una cosa es el físico para meter “ostias” y otra para aguantar, explosividad ect…

  10. kapo

    16 de febrero de 2011 a las 6:21 pm

    Pregunta para los más “parabólicos”. ¿No era Wilshere en sus más verdes inicios un extremo rápido estilo Walcott pero más técnico? Me suena que sí, pero parece que Wenger parece que quiere reconvertirlo en una especie de volante-organizador-centrocampista de creación-llamalo X

    Off topic: Creo que gooner lo utilizan incluso los propios aficionados del Arsenal y no es despectivo sino todo lo contrario.

  11. Pingback: Arsenal en el último suspiro » Diarios de Futbol

  12. Pingback: Arsenal en el último suspiro

  13. geryon

    17 de febrero de 2011 a las 11:12 am

    Ayer se pudo ver la decadencia de Xavi. Con todos sus compañeros ocupados por intentar retener o recuperar el balón ante un equipo de parecida calidad, y teniendo en frente un jugador con virtudes parecidas pero con 13 años menos, el de Terrassa sufrió y no brilló. Buscaba a Iniesta y no lo encontraba porque estaba fundido intentando hacer frente a su alter ego franco-argelino.
    Los Mejores de las Ligas Europeas 2005-2010

  14. Walter Eggo

    17 de febrero de 2011 a las 2:21 pm

    Claro, claro…un partido tan sólo discreto y ya llega la decadencia. Ay señor, cuanto entendeis algunos de futbol.
    Por cierto, ni me gustó Wilshere (digais lo que digais), ni me gustó Walcott. Ah, por cierto, el 24% de los pases correctos dados por el Barça los dio Xavi. Que cada cual saque sus conclusiones (y eso que el aprtido que hizo fue discreto, manda huevos)

  15. kay

    17 de febrero de 2011 a las 4:10 pm

    #14 ¿no te gusto Whilshere?

    Joder, pues el chavalin fue el mejor del partido. Recibia en defensa ante la presión cule y no solo ni una vez la perdió (con algunas acciones buenísimas) si no que sacaba la pelota con criterio y peligro. Y si zafarse la presión cule y crear juego te parece poco aun asi dejo varias conducciones y contras peligrosas, alguna llegada y un gran trabajo defensivo.

    ¿que más se supone que quieres? Por que precisamente lo que diferencia este partido de uno de esos en los que el barcelona no deja salir al rival con claridad o directamente ni salir fue el joven Jack Whilshere.

  16. Teje

    17 de febrero de 2011 a las 5:46 pm

    Ayer Jack Wilshere dio un paso al frente. He de decir que en antiguos posts he sido crítico, no ya con el joven inglés, sino con aquellos que clamaban contra Capello por no dar a este chico las manijas de la selección. Yo aludía a temas de edad (indiscutiblemente joven), filosofía de juego británico (más debatible, por supuesto) y a la sobredimensión futbolística que se está dando al juego de este chico (discutible 100%, y más después de exhibiciones como la que ayer vieron mis ojos).

    Pues bien, en el Emirates ayer un jugador se hizo grande, enorme. Es difícil, muy difícil superar la primera linea de presión azulgrana -algo descordinada en el día de ayer, eso es cierto-, pero más complicado es eclipsar a tus propios compañeros en la tarea organizativa, simplemente porque tu abarcas con todo, tu te gustas en la distribución, tu juegas en corto y en largo, y tu te permites llegar a zona de peligro. Ese fue ayer Wilshere, y sí, maniató al centro del campo culé, y sí, hizo su trabajo y el de un tal Cesc Fábregas, por si fuera poco.

    Yo me quedé alucinado, sabía del talento de este muchacho (un control de balón o una conducción suya son, de por si, deliciosos), pero dudaba mucho de que aunara otra serie de condiciones futbolísticas que ayer, al menos, si demostró. Hasta la noche de ayer, conocía a un Wilshere más horizontal, que abusaba de los “gilipases” de 2 metros de distancia sin atreverse jamás a arrojar el balón a jugadores más ofensivos, sabía de su capacidad asociativa pero dudaba de su verticalidad y, sobretodo, dudaba de su intención de asumir unos galones que por fútbol le corresponden. Su fútbol no me transmitía más que el de otros muchos “figurines” que he visto hasta la fecha. Pero ayer vi un FUTBOLISTA con ganas de crecer muy rápido. A mi, al menos, me calló la boca, y le doy las gracias.

  17. geryon

    18 de febrero de 2011 a las 1:28 am

    @Walter
    Hace dos temporadas 27 asistencias en todas las competiciones, el año pasado 17, este año va a ritmo de 9-10. Juega en el mismo equipo, en la misma posicion, con el mismo rol y sistema.
    Está en franca decadencia, pero sus compañeros y la maquina de futbol que es el Barcelona (Guardiola (R)) lo camuflan.
    Y eso que ayer hizo un buen partido.

  18. Pingback: Al menos queda Wilshere » Diarios de Futbol

  19. Pingback: Blog de Fútbol » Post Topic » Al menos queda Wilshere