El rey del Lane

La de Ledley King es una historia triste. Con algunos grandes momentos de alegría, pero triste al fin y al cabo. El defensor central del Tottenham, que nació centrocampista en el East End y se convirtió a zaguero cuando emigró al norte de Londres, tiene una lesión crónica en las rodillas que le impide jugar con regularidad. No hay una cifra exacta de partidos o de minutos. Su actual entrenador Harry Redkpnapp, escueto como pocos, definió su lesión mejor que nadie: «No hay cura. No hay cartílago, no hay nada para operar. Es solo hueso. Es cuestión de manejar el dolor».

King no participa en los entrenamientos. Cómo iba a hacerlo si se duele con la práctica. Debe ser una sensación extrañísima y realmente frustrante. Estar como una rosa antes de saltar al césped y a los veinte minutos no poder andar. Durante mucho tiempo la táctica de King fue guardarse para el fin de semana. No hay entreno, no hay dolor: El día de partido tardaría más en aparecer. ¿Pero cómo iba a competir sin prepararse? Es una táctica propia de cuerpos privilegiados, delanteros que viven de magia, o de astucia, y se valen del talento para subsanar un estado físico precario. Pero King es una roca veloz. Con ser solo roca le valdría el trabajo de gimnasio. Con ser solo veloz casi que tendría que haberse buscado otra profesión. Pero Ledley King es un terco irreductible y cuando juega quiere hacerlo de roca veloz. En la últimas temporadas, la imagen del central retirándose a la media hora, o sustituido en el descanso, es de lo más habitual.

Redknapp, que también se crió en el East End, una vez se refirió a su central como ‘freak’. Desconozco a qué acepción se refería, si a monstruo o a fenómeno. Quizá fuera a las dos. Pese a sus renqueantes problemas físicos, King ha jugado unos veinte partidos de media en las últimas campañas. Y los minutos jugados son de una calidad inmensa, impropios de un jugador que está parado la mitad del tiempo. Thierry Henry, Martin Jol, toda la afición de los spurs, el club de fans del malogrado central es muy amplio. Muchos aseguran que de no haber sufrido lesión tras lesión, se hubiera convertido en el mejor defensor inglés de esta época.

King solo lleva cuatro encuentros en lo que va de temporada. A sus rodillas maltrechas les ha sumado una lesión en la ingle. La historia se simplifica en largos periodos de inactividad, necesarios para poder vivir unos minutos de futbolista. Hitos veloces, que duran poco tiempo, pero que en su caso se le recordaran siempre. Casualidad o no, King ejemplificó la amargura que iba a sufrir en su primer gol como profesional. Se lo marcó al Bradford City en diciembre del año 2000. Anotó a los 10 segndos. Aún ostenta el récord de tanto más rápido en la Premier League. Lo que decíamos, éxitos fugaces.

Después la vida le devuelve a la realidad: tiene que esperarse el doble que los demás para disfrutar del futbol. Normalmente porque no hay otra opción: las rodillas son las que son, no puede cambiarlas. Esta semana, en cambio, fue por su torpeza. Ayer le tenían que operar de su lesión en la ingle en una clínica de Alemania. No viajó porque no pudo encontrar su pasaporte.

Fotografía | Tottenham Hotspur

The Guardian | King misses groin operation after passport fiasco

6 Comments

  1. Tito

    3 de febrero de 2011 a las 9:18 pm

    Frikadas del fútbol, pero me encanta 🙂

  2. Deivid

    3 de febrero de 2011 a las 10:37 pm

    Pues el mejor central que hay en los Spurs sin duda, lo malo es que el segundo mejor central del equipo es primo hermano suyo…hablo de Woodgate, juntos…en mi opinion son de lo mejorcito de Inglaterra, y sin estuvieran sanos nos evitariamos ver las «jaimitadas» de Dawson por ejemplo.
    Una pena porque ademas con Harry se esta perdiendo el feeling (que diria Guardiola) por culpa de las fiestas navideñas, las cuales le costaron la capitania a Robbie Keane en su dia…y alguna regañina a Ledley, pero claro, sin jugar no le vas a castigar.

    Ojala vuelva pronto…mientras tanto nos conformaremos con Gallas, un gran fichaje visto lo visto…y que aun no ha dado problemas

    Un saludo Pol

  3. Robert Martínez

    4 de febrero de 2011 a las 12:17 am

    Desconocía por completo la situación de King. Muchas gracias por el artículo, Pol.

  4. desde la barrera

    4 de febrero de 2011 a las 1:57 am

    Artículo de los que gustan.
    Un abrazo

  5. Kurono

    4 de febrero de 2011 a las 5:37 am

    Pues fue una pena para la causa inglesa que Leadly, el central más prometedor a principios de siglo, tenga las «canillas» más quebradizas que los palillos de dientes. Tenía velocidad y buena colocación, pero su rodilla maldita nunca lo ha dejado en buen lugar. Muy triste su caso.

  6. geryon

    4 de febrero de 2011 a las 11:11 am

    En mi estudio de los mejores centrales del período 2005-2010 se coló, pese a todo, entre los 20 primeros. Yo creo que a Ledley le ha faltado que un grande hubiese apostado por él en un momento dado para obtener notoriedad.
    Los Mejores Laterales Zurdos de las ligas europeas