Real Madrid – Sevilla: a un paso de la final

Con el Barcelona prácticamente en la final, sobre el césped del Santiago Bernabéu se decidirá quien será el rival del intratable grupo de Guardiola. Ni Sevilla ni Madrid están pasando por su mejor momento. Los de Gregorio Manzano vagan por la liga sin un rumbo definido, alternando partidos eficientes con actuaciones pintorescas, como la de este fin de semana pasado ante el Deportivo. El Real Madrid, tras su derrota en Pamplona, parece hacerse el cuerpo a que la competición doméstica está inalcanzable con un Barça que no tiene freno. La Copa del Rey es para ambos un título necesario y cercano, una pomada para aliviar la liviandad de dos clubes acostumbrados -uno desde siempre, otro sobre todo desde hace unos años- a despuntar en esto del fútbol.

La ventaja del Madrid en la ida es insuficiente. El gol de Benzema en aquel bronco y polémico partido garantiza el pase con un simple empate, pero el Sevilla no es un equipo particularmente cicatero arriba. Kanoute, Luis Fabiano y Negredo son motivos suficientes para pensar que es un marcador incómodo. La suma de Navas y Perrotti o el renacimiento de Romaric avivan la eliminatoria. Además, y recién llegado, Medel puede aportar la solidez que el equipo de Manzano a veces echa de menos en el medio campo. La conjunción entre línea defensiva y centro del campo, que fue fundamental en el mejor Sevilla de Juande y sobre todo de Jiménez, dificultará el embudo en el que se convierte el Madrid cuando tiene la pelota. Hemos visto que ni Lass ni Khedira manejan situaciones de presión. Alonso sí, pero él sólo no se basta para franquear un muro como el que propondrán hoy los sevillanos.

El futuro del Madrid depende del funcionamiento de dos jugadores que últimamente no andan del todo entonados. Ya sea por el cansancio o la ausencia de Higuaín, ni Özil ni Di María se parecen a los que empezaron la temporada. El primero no tiene sintonía con Benzema, los desmarques del francés no se parecen en nada a los del argentino lesionado, mucho más escorado y asociativo el primero frente al segundo, mucho más incisivo el segundo frente al primero. Veremos si Adebayor es capaz de dinamitar el rendimiento de dos de los cerebros de Mourinho. En el partido frente a Osasuna comprobamos que con Cristiano Ronaldo no basta. El portugués está en todas pero necesita un equipo que arrope sus internadas, que se vuelque en el ataque y no se pierda en la tibieza horizontal o la timidez en las zonas calientes del área. Ese es el perfil del togolés, un rematador con carácter y fuerza para continuar la jugada, para arramblar con el defensa contrario, cosas que el talentoso pero pazguato Benzema no ha logrado hacer desde que goza de la titularidad merengue.

Por extraño que parezca, al Madrid le falta arriba esa sangre que los convirtió en contragolpeadotes eficientes, en atacantes corajudos, atenazadores, siempre directos a la mandíbula del oponente. Aquello que demostraba el último Inter de Mourinho, por cierto, y que le encumbró a la gloria particularmente en el partido de semifinales de Champions contra un Barcelona muy superior. Tres goles que eran la demostración de un estilo directo y eficaz que el Madrid ahora solo aboceta sobre el césped. Es un buen partido el de hoy para volver a creer en el colectivo. El Sevilla, pese a los resultados recientes, es un equipo que puede ganar a cualquiera. Tiene talento, mucho talento, aunque mal conjuntado. Su dominio de las bandas desarma a cualquier defensa y más si Marcelo juega en el costado. El brasileño es tan rápido y brillante como desnortado en las marcas. Navas o hasta Capel pueden borrarle del sitio. Ramos en el otro lado da más seguridad, siempre y cuando Khedira sepa tapar los huecos en las necesarias, y cada vez más escasas, galopadas de los laterales.

Por ser una vuelta en el Bernabéu creo que veremos un partido vistoso. Mourinho no saldrá a defender, querrá asegurar la eliminatoria con un gol. No veo a un Madrid encerrado en casa con esa corta renta. Manzano debe espolear a sus hombres para empatar rápido y dejar hacer al rival, jugar a la contra aprovechando la velocidad de los puntas. La baja de Palop no debe ser obstáculo. El meta titular lleva meses a muy bajo nivel, sobreexcitado y poco seguro, la alternativa de Javi Varas es firme. Esperemos un partido de ocasiones, de juego directo, con más claridad que en la ida, con la intensidad convertida en fútbol y no en una guerra de entradas a destiempo, que la entrega tenga siempre el balón como instrumento.

Antonio Agredano. Córdoba, Málaga y ahora Sevilla. Escritor y músico. Autor de "En lo mudable" un libro sobre el Córdoba CF en la colección Hooligans Ilustrados de "Libros del KO". antonioagredano@outlook.com www.futbolistascalvos.com

2 Comments

  1. remate

    3 de febrero de 2011 a las 12:43 am

    Buen partido del Sevilla. Casi logra su objetivo de mantener el 0-1 inicial.

  2. Nacho Mateos

    7 de febrero de 2011 a las 1:29 pm

    Buen trabajo de Undiano Mallenco en la ida y genial también Teixeira Vitienes en la vuelta.

    Ya tiene la Federación y la prensa mediática de este país la final que tanto querían.
    Y de regalo otros dos Madrid-Barsa para el próximo mes de agosto.

    http://www.latidosdenervion.com/2011/02/el-sueno-duro-81-minutos.html?utm_source=BP_recent

    Saldos.