Anfield, puertas del oeste

Se abren en las dos direcciones. A vueltas con el transfer request que ha solicitado Fernando Torres, denegado en un principio, el efecto mediático de la llegada de Luis Suárez al Liverpool se ha visto algo reducido. Si, él viene, pero quizá el otro, el más importante, se vaya. En esto estarán pensando los aficionados reds un sábado tarde, viendo en televisión como en la batalla de azules el Everton vapulea al Chelsea. Por una vez, una victoria toffee no sabe tan mal. Eliminar al futurible equipo de Torres en la FA Cup está bien visto.

El traspaso de Luis Suárez se ha concretado en 26,5 millones de euros. Mientras Liverpool y jugador se ponen de acuerdo, en la web del equipo inglés nos surten con todas las caras del uruguayo. No logran disimular el transfer de Torres, pero el intento está ahí. El precio parece alto. Es el que suele pagarse por los goleadores que superan la treintena de tantos en la Eredivisie, pero ahora suena demasiado. No lo hubiera sido en verano, acabado el Mundial, cuando Suárez goleaba en todos los partidos e incluso sus expulsiones se convertían en heroicidades. Lo fue aquella manopla en cuartos ante Ghana, que precedió al penalti desechado por Asamoah Gyan. Una situación que invitó al cachondo de Stekelenburg a enviarle un mensaje a su compañero ajacied alabando sus dotes de arquero.

Empezado 2011, Luis Suárez solo ha conseguido siete tantos en lo que va de liga. El Ajax navega sin rumbo, a años luz de la supremacía del PSV Eindhoven. Algo para nada esperado con el once que del que dispone el conjunto de Amsterdam, que se va descomponiendo poco a poco. Después de Emanuelson y Suárez, el siguiente podría ser Stekelenburg, que tras el anuncio del retiro de Van der Sar está más cerca que nunca de defender los palos de Old Trafford. En el desorden general, Suárez ha intentado llevar el barco holandés a base de actuaciones individuales. No han salido. Ahora el uruguayo no golea en todos los partidos y su última expulsión, morder una oreja a Ottman Bakkal, no tuvo nada de místico.

La salida era necesaria. El delantero tiene 24 años y no podía esperar otro más en la Eredivisie. Pese al dudoso momento de forma, su calidad es indiscutible y el paso a la Premier League debería motivarle de nuevo. Le toca demostrar que no le viene grande la élite, como en su día la sufrió Kezman o pasó sin pena ni gloria Afonso Alves. Y que, por ejemplo, puede brillar más que Huntelaar, que ya tiene 27 y se aproxima peligrosamente al target de Arròs Covat.

Pero la felicidad nunca es completa. Si los reds se relamían las barbas soñando con su fantástico nuevo dúo, va Liverpool’s number nine y dice que se quiere ir. Además, el Chelsea ha empatado. Habrá replay en febrero. Para entonces quizá la canción haya cambiado de estadio.

Fotografía | Liverpool FC

11 Comments

  1. geryon

    29 de enero de 2011 a las 7:46 pm

    Con los delanteros sucede como con las parejas. Uno tiene que estar en la relación en la que se pueda sentir a gusto, y a veces sucede que cuando parece que a un delantero se le pasa el arroz de repente tiene un trienio muy bueno porque explotan sus características en el club o en el campeonato idóneo.
    El Liverpool ya no es un equipo grande. Tardarán mas o menos en asumirlo pero es así: Chelsea, United y City por dinero o afición, Arsenal o Tottenham por juventud y proyección a largo plazo, los reds tendrán que empezar a abandonar el sueño de ganar la Premier y refundarse como el más potente de los medianos.
    En ese nuevo rol Torres (que no ha abandonado la esperanza de ser el mejor 9 del mundo) se asfixia y Luis Suarez encuentra una oportunidad suficientemente exigente para su calidad, pero no tanto como para ahogar su proyección.
    Nos olvidamos de que muchos de los equipos referentes de la última década tienen enormes deudas que tardarán en enjugar. El United podría ser el siguiente.

    LOS MEJORES LATERALES DIESTROS
    de las ligas europeas
    http://futbolisticametrica.blogspot.com/

  2. Giorgios Papaloukas

    29 de enero de 2011 a las 11:43 pm

    Gran post, pero te has pasado una cosa por alto, Luis Suárez no ha jugado siete partidos en la Eredivisie y además su club lo excluyó para dos más cuando mordió al jugador del PSV; lo que ha hecho entre otras cosas que bajara su cifra anotadora.

  3. Sergio Cortina

    30 de enero de 2011 a las 1:39 pm

    @geyron

    escribir en mayúsculas es de muy mala educación. Y lo mismo firmar continuamente con un enlace a tu blog. Ya lo hemos visto. Te sugiero que lo cambies en adelante para que no acabemos considerando tus comentarios como spam

    gracias y un saludo

  4. Kj

    30 de enero de 2011 a las 4:40 pm

    Pol ya ha aprovechado para colar su referencia a Arròs Covat… ^^ grandísima serie por cierto.

    Sobre el asunto futbolístico… podría establecerse un paralelismo (por lo malo) entre el Ajax y el Liverpool, dos conjuntos de capa caída, sin un rumbo claro en los últimos años… y entrenados por dos «ex» recuperados como opción salvadora. Me gustaría que triunfaran los dos, King Kenny por lo que representa y Frank porque, bueno, estuvo aquí y fue un central espectacular en su día…

    …pero hay que reconocer que ninguno de los dos pinta muy bien que digamos, y si insisten en ir transfiriendo lo (poco) bueno que tienen, pues…

  5. Pol Gustems

    30 de enero de 2011 a las 4:52 pm

    @Kj

    Me salió de dentro ponerlo, primero en coña, y luego ya no quise quitarlo jeje. A mi también me gustaría que triunfaran ambos. Ultimamente se lleva mucho ir o no ir con un equipo dependiendo del entrenador, a mi me pasa

  6. Land Decover

    30 de enero de 2011 a las 10:29 pm

    Por eso Guardiola permite tanto, tanto a Messi. Es el que más goles le da, el que(con matices) decide más partidos.
    Es lo que tienen los goleadores.

  7. tubilando

    30 de enero de 2011 a las 11:02 pm

    Kj, buen apunte.

    El Liverpool es el equipo más mítico de Europa. No le hace falta un gran equipo para dar guerra en la competición, pero es que está realmente de capa caída. En la última década el Liverpool ha protagonizado buena parte de los mejores partidos europeos.

    Ahora vuelve Dalglish, un mito, el último entrenador que logró el título de liga en el lejano, ya, 1990. Ojalá vuelva por sus fueros, aunque el equipo actual no me transmite ninguna confianza. Me vuelve a la cabeza aquel equipo de mi idolatrado John Barnes, una debilidad.

  8. Cristian

    31 de enero de 2011 a las 1:08 pm

    Sinceramente, creo que el Liverpool debería fijarse en la actual reestructuración forzada que está teniendo lugar en el Valencia CF; venden a sus buques insignias para arreglar su paupérrimo estado económico, y le suman un muy interesante scouting de nuevos valores que están ofreciendo un gran rendimiento; en 3 años perdieron nombres como Marchena, Baraja, Villa, Silva, o Albiol, y no parece que el equipo note una merma en rendimiento.
    En el Liverpool ya han perdido a X.Alonso y Masche, y ahora podría seguirle Kid Torres, pero si consiguen dinero (para cubrir la compra de L.Suarez) y Anelka, como ellos pretenden, quizás puedan permitirse reforzar con algunos interesantes valores para reforzar ciertas líneas del equipo, y tal plantearse la salida de un Gerrard que podría estar en uno de sus últimos años para venderlo por un gran pelotazo…

  9. Pol Gustems

    31 de enero de 2011 a las 3:59 pm

    @Cristian

    Esta mañana he leído que tenían interés en A.Young y Carroll, sería una buena manera de invertir el dinero

  10. Pol Gustems

    31 de enero de 2011 a las 4:12 pm

    Parece que todo se va definiendo:

    juanliverpool en twitter (siguiendo cómo van los traspasos)
    Este es el tema —> Sturridge al Bolton; Torres al Chelsea; Carroll al Liverpool; Reid al Blackpool; Adam al Liverpool < ---

  11. Cristian

    1 de febrero de 2011 a las 11:56 am

    @ Pol,
    A Carroll admito que lo conozco más por el FIFA que por haberlo visto, a ver qué tal le sale esta renocación al Chelsea, pero me recuerda un poco a lo que precisamente comenté: Venden a Torres y se traen a Suárez y Carroll (los Soldado y Arizmendi de la Premier?). Ojalá que las cosas les salgan bien al Liverpool, aunque según parece ni Young ni Adam finalmente llegaron.