Los tulipanes de Milán

«Â¿Qué le hace feliz?» Respuesta: «Ver que la gente que me rodea es feliz» – decía Ibrahimovic en octubre, reflejado en la genial entrevista que le hizo Eleonora Giovio en el diario El País. Del Milan hemos hablado mucho esta temporada. Quizá por el cruce europeo con el Madrid, tal vez por el atractivo que despierta el sueco, o en ocasiones para contraponerlo al otro equipo de la ciudad, alma en pena con Rafa Benítez (aunque empezara bien), intentando salir ahora de la crisis con Leonardo. Esa primera pregunta quizá se le pasara al lector, pues dice cosas mucho más jugosas a posteriori. Sin embargo define en lo que se ha convertido el Milan, un equipo que juega para un hombre y que quiere lo mismo que desea su delantero estrella. ¿Gente feliz a tu alrededor? Te juntamos con Robinho y Cassano, nos desprendemos de Ronaldinho por perder la sonrisa y situamos a los trabajadores malhumorados veinte metros por detrás. Que Gattuso y Ambrosini no le inquieten. Cuando reciban, que les den el balón rápido a los de arriba. Un equipo partido: «Aquí no están todos dentro de la dinámica del juego. Los equipos dependen de los tres o cuatro jugadores que marcan las diferencias». Ibra lo tenía claro. Unos pocos a marcar goles y el resto a impedirlos. Con este último afán, el Milan ha oficializado la contratación de Mark Van Bommel, miembro honorífico de la Holanda del tedio.

En detrimento del mediocampista holandés, se le recuerda su paso con disimulo por Barcelona (aunque se hiciera con la titularidad) y el reciente Mundial de Sudáfrica, donde formó un dúo letal -hablando de tareas subterráneas- con Nigel de Jong. Su imagen general pues, no es del todo positiva. Cuando fichó por el Bayern de Múnich, en agosto de 2006, Beckenbauer lo recibió con los brazos abiertos. «Viene a un sitio donde puede ser protagonista», dijo entonces el mandatario muniqués. Y vaya si lo fue. Heredó el brazalete de capitán, fue incondicional en el centro del campo y cumplió con la difícil tarea de suplir a Michael Ballack, que se aventuró a probar la vida londinense. Fue una buena adquisición para el Bayern, aunque protagonizara con asiduidad algún trajín innecesario, alguna coz violenta o fuera tarjeteado por norma. Poco a poco fue dejando atrás la ofensividad que lució en Eindhoven y se convirtió en lo que es ahora. Un futbolista tácticamente correcto, apto para asumir responsabilidades, pero que ha perdido el brillo que tenía. Algo que ha suplido con dosis del otro fútbol.

Justamente por tal evolución -que algunos podríamos considerar negativa- se ha ganado el fichaje por el club lombardo. En la política de juego actual del Milan Van Bommel casa a la perfección. Nos podrá gustar más o menos (la propuesta del ocho más tres), pero la idoneidad del fichado en correspondencia con lo que se precisa es perfecta. Un tipo con malas pulgas que bregue en la medular y no se acerque demasiado al ataque, no sea perturbe la felicidad de Ibrahimovic.

Sin hacer tanto ruido, Urby Emmanuelson también ha llegado este invierno al club rossonero. De origen lateral izquierdo, brilló en el Ajax cuando adelantó su posición al interior. Pensamos que Allegri podría usarlo de nuevo en el lateral, en una variante ofensiva que sumaría un aliciente al ocho más tres. Pero eso no se toca. El técnico de Livorno se apresuró a comentar que lo quería para posiciones más avanzadas. Si pretende jugar algún minuto, bien hará en hacer sonreír al comandante sueco.

El Milan en DDF:

28 septiembre | Ibra comenda el Milan
18 de octubre | Ibra, ese chico malo e Ibra modela el Milan
3 de noviembre | Productos suecos en Milán
4 de noviembre | Alta tensione
24 de enero | Las dos caras de Milán
7 de enero | Eterno Clarence Seedorf
11 de enero | Ocaso: Ronaldinho ya es del Flamengo

Fotografía | Bayern Múnich

http://www.tb-credit.ru/our-company.html

25 Comments

  1. Mark

    25 de enero de 2011 a las 2:50 pm

    V.Bommel improductivo con el Barcelona? Sin comentarios.

    Titular junto a Deco y Motta/Edmilson formando un mediocampo que daba un empaque al equipo que le daba para ganar en estadios como Stanford Bridge o San Siro, haciendo una champions espectacular.

    Iniesta era el revulsivo del banquillo en esa temporada, el jugador numero 12, importante pero no titular. Xavi se perdio toda la temporada practicamente.

  2. Pol Gustems

    25 de enero de 2011 a las 3:06 pm

    Si, si vi los partidos. 24 en total, 17 de titular. Iniesta 14 de titular, 19 de suplente. Jugó más partidos Andrés, pero como dices, a Van Bommel se le ponía en los campos complicados y tal. Se fue al año siguiente, quizá improductivo no sea la palabra.. algo si que produjo. A mi no me gustó demasiado. Cambio la palabra.

  3. Perro Rojo

    25 de enero de 2011 a las 7:07 pm

    Viendo la foto de Van Bommel en el post, pensé que el titulo era una broma. Si bien cumplió con el Barca, siempre tenia lista el hacha de leñador y la actitud de perro de presa. Aunque con el tiempo ha moderado su juego brusco. Al Milán no le vendrá mal, pero ¿ a quien sentarán en el banquillo, a Gatusso?. Felicitaciones por el blog, lo sigo hace bastante tiempo.

  4. BarondelaBirra

    25 de enero de 2011 a las 7:57 pm

    si, en el barça Van Vommel por desgracia jugo bastante, no aportando
    más que físico, por esa manía de Reikjard, y otros muchos, de meter centímetros en los partidos difíciles(como la final de champions, menos mal que rectificó
    a tiempo en la 2ª). Hasta que llegó Guardiola y demostró que sin centímetros
    pero teniendo a los dos mejores centrocampistas del mundo en tu equipo,
    no te gana nadie. Si los pones a jugar claro.

  5. geryon

    25 de enero de 2011 a las 8:06 pm

    Mucha gente veo yo que hace los equipos del FIFA o el Pro poniendo de laterales a Navas y Di María y jugando con 4 delanteros y con Xavi en la contención…
    El futbol es un deporte de equipo y hay dos tipos de jugadores constructivos, los que construyen y destruyen a la vez (Iniesta, Xavi, Pirlo, Lampard,Xabi…) y los que construyen sin destruir (Ronaldinho, Ribery, V der Vaart, Cassano…). Cuando tienes los del segundo grupo, hace falta gente como Van Bommel, bastante más relevantes de los que muchos piensan ( http://futbolisticametrica.blogspot.com/2010/12/un-ratio-para-evaluar-los-mejores.html ), porque si con ellos su equipo recobra el equilibrio, su titularidad está garantizada.
    Bien por Emanuelson, todavía le da tiempo a ser un lateral de época

    LOS MEJORES CENTRALES
    de las ligas europeas
    http://futbolisticametrica.blogspot.com/

  6. Rui

    25 de enero de 2011 a las 8:11 pm

    BarondelaBirra, ¿por qué será que Guardiola siempre tiene a mano un mediocentro de carácter defensivo como Busquets, Yayá Toure o Keita?

  7. Pol Gustems

    25 de enero de 2011 a las 8:11 pm

    @Perro rojo

    Gracias por el comentario. La fotografía he cogido la primera que he encontrado en la web del Bayern. En mi caso creo que su juego brusca ha crecido con los años.

  8. escarcha y un pelo genital

    25 de enero de 2011 a las 8:17 pm

    Y resulta curioso que en el periodo 2005-2009 que Candido Cannavó definió como «el lustro milanista de la verguenza» el equipo lombardo consiguiese llegar más lejos en competiciones europeas que otros que hicieron inversiones millonarias como Chelsea, Madrid o el propio Inter, con un equipo de viejas glorias.
    De todas formas, el fichaje importante es el de Emanuelson, no el de un Van Bommel que viene a Milán a decir adiós a su carrera con una tendiditis crónica en la pierna derecha que sufre desde el Mundial y que al parecer es irreversible, aunque no le impide jugar. Por eso no entiendo este fichaje.

  9. Rober

    25 de enero de 2011 a las 8:26 pm

    Un fichaje, el de Van Bommel, con la vista puesta en el futuro, como siempre en el club lombardo. ¿Hasta cuando nos van a seguir vendiendo la burra del Milan Lab? Una liga en los últimos ocho años y una Champions ganada a base de arreones, sin demostrar en ningún momento ser el mejor equipo de la competición.

    Van Bommel fue titular en la final de París, final que se iba por el garete para el Barça hasta que aparecieron Iniesta y Larsson (Mark fue uno de los sacrificados) por el cesped de Saint-Dennis. Sin la grave lesión de Xavi, que estaba a un nivel espectacular ese año, el holandés no hubiese sido titular en ese equipo y no creo que los títulos se hubiesen perdido en ese hipotético caso.

  10. escarcha y un pelo genital

    25 de enero de 2011 a las 8:35 pm

    Rober, culpar a Van Bommel de aquel año «horribilis» (y lo entrecomillo porque no fue tan malo) y obviar las ausencias en cuerpo presente de dos pilares básicos de este Barça como Deco y Ronaldinho (que por aquel entonces tenían más galones que Xavi e Iniesta) me parece una barbaridad.

  11. Rober

    25 de enero de 2011 a las 8:42 pm

    #1 Mark

    Yo del partido de Stamford Bridge recuerdo a un Messi celestial y en San Siro, el partidazo de Iniesta jugando de 4 y los destellos de Ronnie. De la final de París ya he hablado en el otro post. En ningún caso me viene a la memoria que la aportación de Van Bommel fuese decisiva. Si le recuerdo fallando alguna ocasión clara en el partido de Lisboa. Aun así admito que la memoria juega malas pasadas y puede que le juzgue inadecuadamente salvo en la final contra el Arsenal, porque la he visto varias veces repetida y la actuación de V.Bommel, como el de Edmilson y Deco fue mediocre.

    De lo que sí me acuerdo es de los comentarios de culés por aquella época que argumentaban que con los bajitos jugones no se ganaba una Champions ni de coña, y jugadores de empaque como el holandés, Motta o Edmilson eran imprescindibles para batirse el cobre en los campos de los grandes de Europa. Como demostró el Barça del triplete, vamos.

  12. Rober

    25 de enero de 2011 a las 8:45 pm

    # 10 Escarcha

    Creo que te confundes. Van Bommel jugó en el Barça la temporada 2005-06, año que catalogaría de todo menos horribilis. Vamos que fue uno de los tres mejores años de la historia del club. La temporada de la vergüenza que dices, fue la siguiente, la 2006-07 y Mark se había ido traspasado ya al Bayern.

  13. BarondelaBirra

    25 de enero de 2011 a las 9:24 pm

    #6 Rui

    Exacto, UN mediocentro defensivo, basta y sobra, no se si recuerdas los debates de la época, yo si, que si Iniesta y Xavi incompatibles, que si no tienen físico para aguantar a Chelsea(póngase cualquier equipo basado en el físico, al gusto), que si con ellos juntos en el centro del campo el barça no ganará nada. Muchos cules pensaban así, y muchos analistas de salón. Makelele y Davids han hecho mucho daño.

    Y además, en ese equipo estaban Motta, Edmilson y Deco, además de Van vommel. No era suficiente con esos tres?

    Para mi el acierto de guardiola es mirar al fútbol de cada uno, no a la ficha médica(por la altura, envergadura y tal), y ser capaz de ver que todos pueden defender, midan 1.60 o 1.90. O Motta o Van Vommel defienden mejor que Iniesta o Pedro? Para mi que no.

  14. BarondelaBirra

    25 de enero de 2011 a las 9:33 pm

    #5 Geryon

    Yo solo digo que Van Vommel en el barça de aquel año era innecesario, había jugadores del mismo perfil, y Reikjard le sacaba en la posición de Xavi o Iniesta, no por Edmilson o Motta. Lo que digo, esa manía de meter centímetros así al peso, como si eso hiciera jugar mejor los partidos «difíciles». Para mí en la final del Arsenal se acojonó y por eso lo metió, para ganar la «batalla» del centro del campo, como si se ganara a puñetazos y no con el balón. Por suerte vio la que había liado y rectificó en la segunda parte.

  15. escarcha y un pelo genital

    25 de enero de 2011 a las 9:43 pm

    Efetivamente, Rober, me he equivocado totalmente. Pero aún así, ¿de qué culpas a Van Bommel entonces?

  16. Rober

    25 de enero de 2011 a las 9:53 pm

    # 15 Escarcha

    Pues de aportar poco o muy poco al equipo ese año, de ser uno de los responsables del naufragio del mediocampo blaugrana en Saint-Dennis frente a un Arsenal con 10 jugadores y de quitarle el sitio a Andrés Iniesta. Lo que decía yo es que si Xavi hubiese podido jugar los títulos hubiesen caído igual, quizás incluso con más brillantez.

    Para mí el hecho innegable de lo poco que pesaba Van Bommel en ese equipo es que se le traspasó ese verano al Bayern por una cantidad pequeñisima, 6 millones o algo así. Y no se puede obviar que encima es un jugador violento, como demostró en la final del mundial y mal educado (corte de mangas en el Bernabeu tras marcar con el Bayern).

  17. ese_joose

    26 de enero de 2011 a las 1:10 am

    Si no recuerdo mal el año de la Champions en Paris Rikjaard jugaba con lo que tenia, que en el centro del campo era más bien poco, de hecho salió con Van Bommel, Edmilson y Deco, con Motta con problemas fisicos e Iniesta muy verde (pese a sobervias actuaciones como la de Milán jugando de 4).
    En ese equipo desde la lesion de Xavi quien dirigía a todos era Deco, que estaba perfectamente arropado por Van Bommel y Edmilson porque en defensa aunque Giuly y Etoo se lo dejaban todo Ronnie ya ese año no le daba por defender lo que se dice mucho.
    El ejemplo de que para ese equipo 2 medios defensivos eran necesarios es el partido de vuelta contra el Betis de este año, en el que sólo con poner a Afellay que no esta acostumbrado a defender con la intensidad del Barça resultó que el equipo era un autentico coladero en defensa. . .

  18. José Fernández

    26 de enero de 2011 a las 11:38 am

    @ ese_joose: No te equivoques, Ronnie nunca defendió un carajo, y por aquel entonces a nadie le parecía mal. Su tarea era desatascar los partidos para el Barça, no atascarselos al equipo contrario.

  19. Cristian

    26 de enero de 2011 a las 1:28 pm

    Divertido: Ahora resulta que porque la selección española, o el FCBarcelona han ganado competiciones internacionales con equipos no muy físicos (Piqué, Busquets, Keita, Abidal deben ser jugadores muy enclenques, o Capdevila y Xabi el la roja). No se necesita ni se necesitó jamás tener un equipo capaz de encarar un rival que te jugara muy físico. Pues lo siento pero discrepo: este Barça es un equipo rematadamente técnico, muy táctico, y en el que los 11 atacan y defienden los 90 y pico minutos, cierto. Todo y así, cuando el equipo entero no defiende con la misma intensidad, el equipo sufre mucho, y si el rival es físicamente mucho más poderoso, el Barça empieza a adolecer de muchos males en cuanto el engranaje no anda perfectamente engrasado y sus cerebros no están especialmente inspirados.
    Van Bommel no fue un crack, cierto, pero era un jugador con carácter ganador, que ayudaba en la creación hasta dónde le permitían sus cualidades, acompañando a Deco o Iniesta, que aportaba un plus de fuerza y garra, y un buen y potente disparo de media y larga distancia.
    Es posible que el Barça prefiriera deshacerse del jugador un año más tarde, pero lo cierto es que tras su marcha, empezó el declive de aquel gran conjunto. ¿Tan seguros estamos de que no aportó nada este jugador?
    PD: A veces, un jugador no necesita ser titular para ser muy importante en un vestuario.

  20. Land Decover

    26 de enero de 2011 a las 1:32 pm

    Hombre viendo el desgaste de Gattuso, supongo que Van Bommel vendrá para suplirlo.

  21. BarondelaBirra

    26 de enero de 2011 a las 2:17 pm

    #19
    Acabáramos, ahora resulta que el declive de aquel equipo llegó por la marcha de VVommel.

    No me explico muy bien, yo hablo de ese equipo concreto, y del de ahora. La propuesta física me parece tan buena como otra cualquiera. A España en el mundial le respondieron con defensas pobladas y mucho físico, y hubo partidos muy trabados(casi todos), pero en todos ellos salvo tal vez contra Portugal con la salida de Llorente se impuso España con juego y no con más centímetros.

    Yo me refiero a que si tienes la calidad y la disposición de los jugadores necesaria, ¿por qué ese empeño en meter centímetros porque si? Pero eso no quiere decir que no me gustara por ejemplo el Chelsea de Mouriño o el que casi gana al Barça en 2008.

    La famosa final contra el Arsenal, Reikjard no salió con lo que tenía, lo que tenía lo dejó en el banquillo, y sacó más físico al centro del campo, por lo visto Deco y Edmilson no era suficiente. Iniesta no estaba verde, Reikjard pensaba que lo estaba, pero al salir al campo demostró que de verde nada, estuvo a la altura de una final de champions. Pero si cuando más da la cara y mejor juega es en las grandes citas.

  22. Cristian

    26 de enero de 2011 a las 3:16 pm

    @ BarondelaBirra; mi comentario sobre la salida de Mark va relacionada con la idea de que quizás sumaba más de lo que creíamos, nada más y nada menos. La caída de aquel Barça vino dada por la pérdida de motivación de los pesos pesados en gran medida, a veces introduciendo determinados elementos clave, puedes conseguir volver a tensionar un equipo. No fue Mark el único que salió aquel año! 😉
    Iniesta demostró que estaba en condiciones de jugar, y sobretodo tal y cómo se planteó aquel partido, el de Fuentealbilla supo imponerse, a pesar de ser aún un jugador un tanto verde. Messi también pasó de venir del segundo equipo un año, a ser un titular imprescindible al año siguiente, pero eso no siempre ocurre igual.
    Por cierto, que un jugador sume centímetros, no quiere decir que el jugador no pueda mantener el grado de calidad técnica; Llorente entró a jugar y demostró muchas cosas con la Roja, pero una de ellas, precisamente, es que sabe muy bien cómo colocar su cuerpo para ganar balones aéreos, o retener el balón para pasarlo a algún compañero bien posicionado. No se puede hablar de Llorente sin hablar de su envergadura !!
    Por cierto, Pep mismo prefería un equipo con más centímetros, y cuando dispuso de más jugadores de envergadura, prefirió aprovecharlos sin ningún resquemor. O incluso reclamó que le trajeran jugadores que cumplieran ese perfil; ahí tenemos un ataque con Henry, el fichaje de Chygro, o la lamentada pérdida en la zona media de Touré.

  23. BarondelaBirra

    27 de enero de 2011 a las 11:23 am

    @Cristian

    Con lo de Van Vommel era por llevarlo al extremo.

    Si estamos básicamente de acuerdo, se puede medir 1.90 y ser un crack, como Llorente, VAn Vasten, o Redondo, y 1.70 y ser un manta.
    A mi lo que no me gusta es que se base exclusivamente en el físico la capacidad de un jugador de aportar fuerza o lucha a un equipo, como si Pedro o Iniesta no aporten más empaque a un equipo que Lass o V Vommel.

    En cuanto Touré, gran físico y gran jugador, para mi que es él el que echa de menos más a sus compañeros que al revés. Eso sí la billetera no le entra en el bolsillo.

  24. Cristian

    27 de enero de 2011 a las 12:30 pm

    @ BarondelaBirra:
    Pedro quizás no sea un jugador muy corpulento, pero sí es un jugador del perfil Alves: pequeño potro con una enorme fuerza, y gran capacidad de desgaste.
    Iniesta en cambio no tiene físico destacable a ningún nivel, pero aprendió muchísimo con Deco a hacer eso de las faltas tácticas y saber presionar posicionalmente. Todo y así, cuando hay que cubrir a un Drogba o un Llorente de turno, siempre te conviene más tener jugadores con algo más de físico, para no darles más ventajas de la cuenta.
    Touré seguro que añorará los años gloriosos en Barcelona, pero como bien dices, él está encantado con esto de no saber cómo guardar su billetera en el bolsillo, y a parte, allí tiene a su hermano, con quien ya quería jugar desde hacía algunos años.
    Respecto a Mark, no hay mucho más que decir, salvo que Rikjaard era más cercano al Del Bosque de la selección que al «Pep Team»

  25. Kj

    28 de enero de 2011 a las 5:20 pm

    Cro que algunos de por aquí os estáis liando un poco con las fechas… y con el rol de Van Bommel en el Barça; Mark era un tío currante, pero no un revientapiernas, y su mejor virtud era la llegada (once goles de segunda línea en su último año en Eindhoven, casi ná al aparato). Aquí en Barcelona aportó eso – y sobretodo suplió a Deco y Xavi, especialmente a este último, tras la lesión. Como apunta Pol, en esa época Iniesta era el «número 12» aún…

    Recuerdo el partido de San Siro, la media la formaban Mark, Iniesta… y el siempre olvidado y siempre infravalorado Edmílson, sin el cual esa temporada no habría sido posible…

    De todos modos, el caso de Van Bommel (como el de Edmílson, o el de Giuly, o el de Sylvinho, o…) lo único que demuestra es que con once titulares no vas a ninguna parte, es lo que sale del banquillo lo que te termina dando la medida del éxito…