Magia en cámara lenta

Es como una joya de inigualable valor, no sólo material sino sentimental, que se hereda de madres a hijas y de hijas a nietas. Siempre en la familia, siempre fiel a su destino. La joya recibe sumos cuidados y atenciones, muchísimos más que el resto de piezas del joyero. Aunque no se utilice apenas, por miedo a que se deteriore o a que pierda parte del encanto que la hace única, siempre hay un gesto cómplice hacia ella. Y en las contadísimas ocasiones especiales en las que se le permite salir de su acomodo de seguridad en el joyero familiar, la joya, ufana, se empeña en relucir radiante, como si el paso del tiempo no hubiera hecho mella en sus admirables condiciones.

Siempre hay una ocasión oportuna para admirar a Juan Carlos Valerón (Arguineguín, Gran Canaria, 1975). Ya apenas sale de su particular ‘joyero’. La edad y el haber estado exigido durante muchos años tienen estas cosas. Su magia, su fútbol, es fácil de engastar en el esquema del Deportivo. Y lo sería en el de cualquier equipo. Todo lo hace fácil, como si apenas le costase esfuerzo. Recibe el balón donde la gusta, en la zona de tres cuartos del campo, y cuando lo acaricia con su bota ya sabe lo que va a hacer con él, antes que sus propios compañeros y que, por supuesto, sus rivales. Levanta la cabeza y, haciendo uso de esa visión trigonométrica que le ha hecho tan especial, ve el hueco donde los demás sólo ven un mar de piernas y un viaje infinito hacia la nada. Ya está. El tiempo se ha detenido en su cabeza. Los jugadores rivales parecen moverse en slow-motion. Todos miran hacia ese balón que ha brotado de sus pies, incrédulos. La siguiente escena nos deja a un delantero deportivista, bien puede ser el últimamente enchufado Adrián, dispuesto a ajusticiar al portero rival, sin ningún obstáculo entre él y el gol.

Y todo lo hace sin aparente esfuerzo. Casi andando. Con sus condiciones físicas súmamente mermadas tras las lesiones y los interminables procesos de recuperación padecidos en esta recta final de su carrera. Pero sigue siendo mágico, especial. Y muy efectivo. Su fútbol desatascó el pasado miércoles una eliminatoria copera traicionera. Jugó 120 minutos, prórroga incluida, cuando nadie creía que su cuerpo pudiera aguantar semejante exigencia. Y su juego ofreció algo que hacía tiempo que no se disfrutaba en Riazor: imprevisibilidad. Disipó las dudas sobre la contuidad deportivista en la competición con un pase inverosímil hacia Adrián. Un pase que nadie más en toda la plantilla coruñesa sería capaz siquiera de atisbar.

La joya volvió a lucir. Pero ahora, probablemente, deberá volver a su cómoda y cálida ubicación de seguridad, en el cajón especial del joyero. Aguardando, quizá, una nueva gala en la que deslumbrar a todo el que pase la mirada sobre ella. Larga vida al mago, larga vida al Flaco.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

20 Comments

  1. David

    7 de enero de 2011 a las 10:46 am

    El Zinedine Zidane español!

  2. Lobo

    7 de enero de 2011 a las 10:49 am

    Yo siempre he dicho que ver jugar a Valerón es divertido. No hace falta más.

  3. cityground

    7 de enero de 2011 a las 11:22 am

    Un jugador diferente, es un su gran epoca en el Depor era una gozada verlo jugar, siempre me gusto.

  4. Alberto

    7 de enero de 2011 a las 11:24 am

    Muy buen articulo, sí señor.
    Es un artista con todas las letras Valerón, debería jugar más minutos en liga, aprovechar más su magia…

  5. FutbolGol

    7 de enero de 2011 a las 12:19 pm

    Buen homenaje a un jugador de una calidad exquisita, precursor de la actual generación de jugones española.

    Aparte parece una gran persona, nunca ha dado un problema extradeportivo ni ha protagonizado polémica alguna. Después de su larga lesión su rol pasó a ser meramente de secundario pero de cuando en cuando tiene tanta calidad e inteligencia que puede dejar destellos que sigan maravillando a la afición.

  6. Ocp45

    7 de enero de 2011 a las 1:29 pm

    El juego de Valeron ante el Cordoba fue una absoluta inmersión de nostalgia. Fue grato comprobar que a pesar de todas las lesiones y el paso de la edad, la magía no abandona sus botas.

  7. Leon el africano

    7 de enero de 2011 a las 2:09 pm

    Valeron son palabras mayores. Correr, puede correr cualquiera, pero lo que hace él lo hacen muy poquitos. Exhibición irrepetible en el viejo Olympiastadion de Munich, tremendo en el viejo Highbury, exhibiciones varias de un futbol diferente, imaginativo, muy canario.
    Por cierto parte de su carrera ha sufrido unas cacerías increibles que le han costado lesiones tremendas. Ya que siempre hablan de proteger el espectáculo, Valerón siempre ha estado desprotegido.
    (Alcaraz debería callarse sobre la expulsión del partido de Copa, porque entradas como esas retiran a futbolistas)

  8. NIPO

    7 de enero de 2011 a las 3:39 pm

    Aplaudiendote a rabiar Borja

  9. José Fernández

    7 de enero de 2011 a las 4:17 pm

    La pausa.

  10. xtaoth

    7 de enero de 2011 a las 4:42 pm

    …y pensar que se rumoreó que cuando el Mallorca lo fichó de Las Palmas, lo hizo porque al que quería era al hermano (que se suponía que era el bueno…) XD.

    Grande Valerón, y grande el artículo. Yo cuando vi el gol (en los resumenes) solo pude decir “es un maldito crack”. ¿Os imagináis al Valerón ‘joven’ jugando con la actual selección española? ¡Las otras selecciones nos hubiesen denunciado por abuso de posición dominante!

  11. Bortibort

    7 de enero de 2011 a las 6:23 pm

    Al gol del Dépor le precede un disparo al palo de Valerón en el minuto 90. Me hubiera encantado que entrara para que se hablara aún más de él y de su actuación.

    ¿Qué hubiese sido de Valerón o Vicente sin lesiones? Ahora parece una mamarrachada decirlo, pero es que los jugadores que teníamos en 2002 o 2004 no tenían nada que envidiar a la de ahora.

  12. se

    7 de enero de 2011 a las 6:24 pm

    gracias Valerón por jugar en el Depor

  13. Torreblanca

    7 de enero de 2011 a las 7:30 pm

    Pero es que, además, en la misma jugada, el pase anterior de Valerón es una vaselina con el exterior del pie para caerse de espaldas.

  14. corduba

    8 de enero de 2011 a las 1:56 am

    Recordad que estamos hablando del Córdoba CF, un equipo rival (que no se menciona en el artículo -muy mal Borja, muy mal- que está a 2 puntos del descenso a 2ª B y le dio un repaso al Depor durante 85 minutos, hasta que el 4º rey mago coruñés (Sesma) hizo el gamba y le dio el pase al Dépor.
    Qué parece que fuera el 4-0 al Milan, macho !!!
    Por cierto, la expulsión a Tena fue justo, aún pudiendo haber señalado amarilla; entrada por detrás sin balón: roja!

  15. theblues

    8 de enero de 2011 a las 12:56 pm

    Corduba, el artículo no está centrado en el partido, sino en esos momentos puntuales.
    También lo vimos el otro día ante el Sporting.
    Valerón hizo pichichi a Tristán y bota de oro a Makaay, tiene una facilidad para el pase en la zona de tres cuartos que es exagerada. En otros ámbitos, podría tener cosas que mejorar, pero en ese últimisímo pase, no tiene nada que envidiar a nadie. Y eso no es algo que se entrene, se tiene o no se tiene.
    Y lo de Tena, justo no, fue justísimo, que a Valerón casi lo retiran unas cuantas de esas.

  16. Ja

    9 de enero de 2011 a las 3:26 am

    Va-le-rón. Un genio. El pase antes del penal en el que marcan el 3ro, es una locura también. Sólo pude ver el resumen del juego, pero me hubiera gustado verlo entero. Siempre es divertido ver a Valerón. Así como también lo es ver a De la peña. Los 2 mejores dadores de últimos pases que he visto. Cómo la deben pasar de bien los delanteros que juegan con ellos atrás.

  17. corduba

    10 de enero de 2011 a las 11:53 pm

    Perdonad, quería decir “justa” y no “justo”.
    Sigo diciendo que el rival era el Córdoba, perdonad, un rival de medio pelo de 2ª; no nos empecemos a chupar las pollas todavía !!!.
    Y qué conste que me encanta Valerón !!!
    Por cierto, qué fue de su hermano futbolista?

  18. Zeben

    23 de mayo de 2011 a las 4:32 pm

    #17, un poco tarde la respuesta, pero he leido hoy la noticia que venía linkada, y al ver tu pregunta no me he podido reprimir. Al hermano Miguel Angel Valerón, que por cierto sí que era mejor que Juan Carlos y eso lo sabemos todos los aficionados de la UD Las Palmas que lo vimos jugar, le rompió la pata el Chapi Ferrer en un partido de copa creo recordar. Le estaba pegando una meada tras otra en la banda izquierda y a la cuarta se tomó la justicia por su mano desgraciandole para toda su vida. Lógicamente esta historia casi nadie la conoce porque se tapó desde los medios catalanes y desde los centralistas apenas se nombró.

  19. Pingback: Manuel Pablo | Riazor | Deportivo Coruña

  20. Pingback: Valerón, Valerón, VA-LE-RÓN… - Diarios de Futbol