Noche de gatos

Muy probablemente Jose Mourinho tenía razón. Intentar afrontar con garantía de éxito las tres competiciones en las que el Real Madrid anda inmerso con un sólo punta nato en la plantilla, a la espera de conocer cuál será el periodo de recuperación total de Gonzalo Higuaín, es poco menos que un imposible. Habla mucho, y mal, de la curiosa confección de la plantilla blanca. El portugués la tiró bien tirada con la historia esa del cazador, el perro y el gato. Una suerte de fábula futbolera que resume bien la situación actual de su plantilla.

Ahora bien, al técnico de Setúbal se le escapó, imagino que voluntariamente, un detalle vital. Si quiero ir de caza, y no tengo un pointer hijo de campeones a mi disposición, siempre será mejor llevarme conmigo a una banda de gatos callejeros que al apoltronado y elegante gato persa de mi tía la solterona. Resumiendo, mejor salir de batida con Di María, Özil, Benzema o Cristiano Ronaldo, que hacerlo con Sinama-Pongolle o Marco Pérez, con perdón.

Al Madrid se le dispuso un partido plácido. Sólo tuvo que aguantar los lógicos diez minutos iniciales de embestidas zaragocistas para encontrar su sitio en el partido. Fue justo lo que le duró la efervescencia a Lafita. O sea, poco. Superado el achuchón de comienzo de los locales, un pase cruzado de Marcelo para Mesut Özil sirvió para dejar sólo ante Leo Franco al alemán y que éste propinase al Real Zaragoza el primero de los tres zarpazos blancos.

Me va a disculpar el zaragocismo, al que brindo mi máximo respeto ante la complicadísima temporada que se le presenta, pero la imagen sobre el césped del equipo maño invita a pensar, a día de hoy, que el descenso es cosa de dos. Una de las plazas ya parece adjudicada. Equipo sin alma, como desnortado. Sí, un lujo de futbolista como Ángel Lafita, un mediocentro, Gabi, aseado y rascador y un par de centrales curtidos como Lanzaro y Jarosik. Y pare usted de contar. Lo advertía durante el fin de semana Javier Aguirre. Entrenar y dirigir a un grupo con hasta doce nacionalidades diferentes complica aún más la situación. Echas un vistazo al plantel maño y el recuerdo de aquellos años de locura inmediatamente posteriores a la sentencia Bosman es inevitable. Y llegará el mercado invernal, y la directiva zaragocista volverá a hacer un esfuerzo (es un decir, todo se costeará con un dinero que no se tiene) y plantar a orillas del Ebro a otros tres o cuatro mercenarios más. A cada cual más exótico. Lejos, muy lejos, quedan aquellos tiempos en los que los aficionados, zaragocistas o no, recitábamos de memoria aquellos onces históricos con Andoni Cedrún, Alberto Belsué, Fernando Cáceres, Xavi Aguado, Chucho Solana, Santi Aragón, Gustavo Poyet, ‘Paquete’ Higuera, … Alma.

Sin rival enfrente, al Madrid le bastó un lanzamiento directo de falta de Cristiano Ronaldo, el cabecilla de los gatos callejeros de Mourinho, para plantar el 0-2 y prácticamente dar por finiquitado el compromiso aragonés. Por si hubiera sido poco, las aspiraciones mañas sufrieron un nuevo revés cuando, a los dos minutos de arrancada la segunda mitad, Ángel Di María (menos ‘Eto’o‘ en el día de hoy que en anteriores ocasiones) enganchó con agilidad otro ratón despistado que andaba por allí. La pésima salida de Leo Franco, una sombra del que fue en Mallorca no mucho tiempo atrás, dejó en bandeja el 0-3 para los merengues.

Sólo la entrada al campo de Leo Ponzio y Marco Pérez, en el lugar de dos figurantes llamados José Edmilson y Florent Sinama-Pongolle, insufló un poco de espíritu al equipo aragonés. Con ellos dos ya sobre el césped llegó el tonto penalty de Ricardo Carvalho sobre el argentino Bertolo. Gabi se encargó de aliviar la pena blanquilla haciendo subir el 1-3 al marcador.

Sin más historia hasta el final que el debut del canterano Álvaro Morata, es obligación destacar el buen partido cuajado por Lass Diarrá en el centro del campo madridista. El hoy sustituto del habitual Sami Khedira ha vuelto a complicar las cosas a sus detractores, a la vez que ha ofrecido un jugoso manojo de argumentos a sus defensores. Dinamismo, movilidad y protagonismo (en ocasiones sobrevenido y excesivo, cierto). Personalmente, se me antoja que la labor del mediocentro francés será de gran valor para el equipo blanco cuando la temporada avance y haya que defender resultados y posiciones. La Liga de Campeones, en su fase de eliminatorias, puede ser su mejor escenario.

[Foto: www.realmadrid.com]

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

12 Comments

  1. custardoy

    12 de diciembre de 2010 a las 10:01 pm

    Excelente crónica, muy de acuerdo con la reflexión final sobre Lass.

    En partidos como el de hoy la expresión «apoltronado y elegante gato persa de mi tía la solterona» también cuadra para definir a Benzema.

  2. Borja Barba

    12 de diciembre de 2010 a las 10:05 pm

    @ custardoy

    Pues yo hoy, aunque no haya marcado, no he visto a Benzema tan apático como otras veces. Tiene una manera de plantarse sobre el césped peculiar, es cierto, pero le he visto participativo, especialmente en los primeros 60 minutos. Buscando más asociarse en la zona del área que acabar las jugadas él sólo, algo que me parece muy válido. Ya le llegarán los goles.

  3. custardoy

    12 de diciembre de 2010 a las 10:17 pm

    Borja

    No lo decía por lo apático sino por la falta evidente de instinto asesino del francés, en la primera parte tuvo dos claras ocasiones y cualquiera diría que le cuesta rematar a gol (eso en un delantero centro es pecado mortal). Hoy, una vez más, se ha puesto de manifiesto esa carencia del francés.

  4. ptx

    13 de diciembre de 2010 a las 2:04 am

    De verdad, es la décima crónica que ojeo sobre el partido y ninguna habla de qué tal lo ha hecho Arbeloa por Ramos. No he visto el partido, estaba interesado y es imposible informarme…pues si que…

  5. dani_focusrs

    13 de diciembre de 2010 a las 9:20 am

    Se suele hablar siempre de lo mismo. Benzema jugó un buen partido, no marco, pero se asoció bien y creo bastantes espacios para sus compañeros, cosa que un delantero centro también debe saber hacer y que es bastante importante.

    La semana que viene cuando juegue y marque dos goles por poner otro ejemplo, leeremos todo lo contrario, y asi indefinidamente.

  6. La concuñada de Dostoievski

    13 de diciembre de 2010 a las 10:24 am

    «Ya le llegarán los goles»… llevais un año y medio diciendo eso de Benzema…

  7. BarondelaBirra

    13 de diciembre de 2010 a las 10:30 am

    #ptx
    Si te sirve mi opinión, que vi el partido completo, hizo un buen partido en defensa, tampoco le exigieron mucho, sin ningún despiste «made in Ramos», y no se prodigó en ataque tanto como Marcelo, porque su banda estuvo muy poblada por Ozil y Di Maria.
    Yo desde luego le prefiero en ese puesto a Ramos, ves el partido más tranquilo, sabiendo que casi nunca le van a coger la espalda.

    Ya puestos, yo lo pondría de central, a Ramos, que es su sitio, y vendía a Pepe, que no tiene cabeza para jugar en un equipo grande, y a la vez fichaba un lateral ofensivo para complementar a Arbeloa.

    Sobre el Zaragoza coincido totalmente en lo equipo sin alma, desnaturalizado a fuerza de fichajes de todo pelaje y nacionalidad.

  8. futbolorgia

    13 de diciembre de 2010 a las 12:35 pm

    El único problema de este madrid es que no le veo continuidad en los partidos. Juega a Rachas. Bien es verdad que con eso le sobra para ganarlos. A ver como sigue creciendo el equipo. Va a ser interesante

  9. Tito

    13 de diciembre de 2010 a las 12:55 pm

    #8 Exacto, jugando a rachas vale, por la pegada y todo el rollo ese. Pero cuando se pone enfrente un equipo de nivel similar o nos llevamos 5 o sufrimos para empatar en Milán. Han cambiado algunos actores y tal, pero al fin y al cabo es lo mismo del año pasado.

  10. Kirkis

    13 de diciembre de 2010 a las 1:04 pm

    El que fue ayer sobrehumano fue Lass.

    No se donde leí las estadísticas del francés pero fueron una locura. Y joder, encima casi marca gol y todo en una jugada hecha por él mismo.

    Si Khedira no espabila, le quita el sitio.

  11. La concuñada de Dostoievski

    13 de diciembre de 2010 a las 1:11 pm

    Kirkis:
    A Lass le falta dar la talla frente a grandes equipos. De todas formas no creo que Khedira sea insustituible, sinceramente.

  12. Tito

    13 de diciembre de 2010 a las 11:26 pm

    #11 Discrepo, al Madrid le falta dar la talla ante equipos grandes nm (o equipos de cuartos de champions), no a Lass en concreto.