Con Peter Osgood en la memoria

150 goles en 380 partidos como futbolista del Chelsea. Son números de leyenda, aunque quizá no hubiera necesitado de ellos para convertirse en tal. Peter Osgood tiene un hueco muy especial en la memoria de los aficionados más veteranos de los Blues. Y lo tiene no sólo por sus más que notables cifras goleadoras (excelentes para no haber jugado siempre como delantero).

Osgood, futbolista del Chelsea entre los años 64 y 74 (mas una pequeña etapa final, a modo de epitafio deportivo, en la temporada 78/79), personificaba lo que era el Londres efervescente y bullicioso de la segunda mitad de los años 60. Convertido en el estandarte futbolístico del Swinging London, Ossie encarnaba sobre el césped el espíritu rebelde de toda su generación. Sus tres matrimonios indican el tipo de vida que llevó, cercana a la de un playboy. Asiduo en las fiestas de King’s Road, que reunían a lo más selecto del mundo de la moda, la música y el cine, no era extraño ver al delantero del Chelsea codearse con personajes tan insignes como Mick Jagger o, muy especialmente, con Raquel Welch.

Precisamente, el anecdotario recuerda la famosa escena en la que Raquel Welch apareció en el vestuario del Chelsea para saludar a los futbolistas tras un partido en Stamford Bridge. Días más tarde, el sex-symbol de la época hacía aparición en escena ataviada con una sencilla camiseta con el elocuente mensaje ‘I scored with Peter Osgood’.

Ossie falleció, víctima de un ataque al corazón, el 1 de marzo de 2006. Sus cenizas fueron enterradas, en una ceremonia a la que asistieron más de 2.000 seguidores Blues, bajo el césped de Stamford Bridge, bajo el área del Shed End. Una buena prueba de lo que Osgood significó para el club de Fulham Road.

Hoy, sábado 2 de octubre de 2010 y un día antes de recibir al Arsenal, el club rendirá el merecido homenaje ‘permanente’ que una figura como el legendario Peter Osgood merecía. Se descubrirá una estatua en su honor a las puertas del estadio, junto al West Stand. Osgood, ganador de la FA Cup del 70 y la Recopa del 71 con la camiseta Blue, quedará para siempre como un testigo perenne de los éxitos del club. No merecía menos.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

5 Comments

  1. Carlos 1959

    3 de octubre de 2010 a las 2:40 pm

    Eran otros tiempos, era otro Chelsea, era otro Londres. El viejo Stamford Bridge con uno de sus fondos lleno de críos. No solo era Peter Osgood. Era una cuadrilla de irlandeses obstinados que le ganaron la Cup tras un partido de desempate en Old Trafford al Leeds de Billy Bremner en 1970 y al Madrid en otro desempate la final de la Recopa de Europa de 1971.

    Es un Chelsea que ya no existe. El del portero Bonetti, el de Dempsey, Harris y un centrocampista buenísimo llamado Allan Hudson. Y Osgood, claro. El Chelsea de ahora gana títulos, pero no es lo mismo.

  2. Pingback: Man United – Chelsea: una obsesión ¿imposible? » Diarios de Futbol

  3. Pingback: “The King of Stamford Bridge” «

  4. Pingback: FC Bayern-Chelsea FC: la hora más gloriosa | MuroDeBlogs

  5. Pingback: FC Bayern-Chelsea FC: la hora más gloriosa » Diarios de Futbol