CD Saldaña: primera jornada y consecuencias

Como ya os adelantamos hace algunos días, DDF pretende ofrecer una ventana con vistas al fútbol modesto durante esta temporada 2010/11. Pondremos nuestros ojos, nuestra ilusión y, sobre todo, nuestra más sana curiosidad en el devenir del Club Deportivo Saldaña, un equipo de la Primera Provincial de Palencia, al que seguiremos y alentaremos, compartiendo su día a día con todos vosotros.

Veinte equipos en categoría provincial, dos categorías por debajo de Tercera, en una provincia de 170 mil habitantes censados, es una cifra escandalosamente alta. Con una media de 22 jugadores por equipo, tenemos a casi 500 futbolistas aficionados federados en toda la provincia, sin contar los tres equipos de Regional de la provincia. Muchos jóvenes con ganas de “perder” el fin de semana. Así las cosas, y con el fin de no alargar en exceso una temporada que resulta excesivamente larga y costosa, la Delegación Provincial de la Federación decidió dividir la categoría en dos grupos de diez equipos cada uno. Por un lado, el Grupo Norte (con los equipos situados al norte del Camino de Santiago), y por otro, el Grupo Sur, con los equipos de la capital de la provincia y pueblos de sus alrededores. Los cuatro primeros de cada Grupo se enfrentarán a eliminatorias a doble partido, para dirimir el campeón de Liga, el equipo que ascenderá a Regional.

La Liga arrancó el pasado fin de semana. El CD Saldaña visitaba uno de los campos más complicados de la provincia: El Parque de Herrera de Pisuerga. Para entendernos, el CD Herrera es algo así como el Wimbledon de la Provincial palentina. Una ‘crazy gang‘ dispuesta a cualquier cosa con tal de ganar el partido y no hacer prisioneros. En una categoría como la Provincial, en la que por no haber muchas veces ni siquiera hay Fuerzas de Orden Público en el campo, los golpes intencionados son tan frecuentes como impunes. Y de esas estratagemas se valen muchos jugadores que apenas han tenido contacto con algo redondo en su vida, pero que disfrutan dejando sus frustraciones personales marcadas sobre el tobillo o la nariz de algún rival.

El partido, disputado el domingo, fue un calco de los de pasadas temporadas. Agresividad al límite. El primer lesionado de gravedad cayó en el minuto 14 del partido. Para ese momento, el Saldaña ya iba ganando 0-1. Una entrada a destiempo sobre uno de los centrales sirvió para dejar a Rubén, un tío de metro noventa y noventaytantos kilos de peso, con un tobillo maltrecho y un esguince evidente. Fue la primera de muchas.

Sin cambios en el banquillo (es relativamente habitual que un jugador tenga un bautizo, el otro esté de vacaciones, el tercero le toque guardia en el trabajo o el cuarto tenga que quedarse a cuidar de su hija recién nacida), el partido se hizo muy cuesta arriba. La segunda parte fue letal. Finalmente, el Saldaña acabó sucumbiendo por 4-1. Lo más grave no fue el duro resultado en contra. El ya relatado esguince, un menisco roto (operación y varios meses de baja) y una herida en un tobillo (los tacos atravesaron la media) completan un “parte de guerra” desgraciadamente habitual en estas categorías.

Es el balance habitual de cada partido. Muchas veces lo que más importa no es el resultado, sino que nadie se haga excesivo daño. Las consecuencias para los agresores son ridículas. Todo lo más, un puñado de partidos sin jugar y una sanción económica de la que siempre se hace cargo el club, y que rarísima vez supera los 50 euros. Las consecuencias para el agredido pueden ser de por vida. Es el desequilibrio que provoca el descontrol. Sale muy rentable romperle la nariz a alguien “en un lance del juego”. Desgraciadamente, no hay temporada en la que no haya alguna visita al cuartel de la Guardia Civil de turno para interponer una denuncia por lesiones. Es el día a día de ese otro fútbol, del que no captan las cámaras de televisión y al que no dedican páginas los periódicos.

Este sábado día 2, el CD Saldaña disputará su primer partido como local, en el Campo de fútbol Municipal de El Soto, a la vera del río Carrión. El rival, el Guardense, un equipo de una localidad que duplica a Saldaña en población y con una tradición futbolera importante (el equipo local llegó a jugar en Tercera hace años). Casualmente, varios integrantes de la plantilla del Guardense, formaron parte la pasada temporada de la plantilla del Saldaña. Se espera, pues, un partido mucho más agradable y deportivo que el inaugural.

Resultados y Clasificación

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

14 Comments

  1. emedepan

    1 de octubre de 2010 a las 12:29 pm

    Como capitán/entrenador/secretario/webmaster/etc. de un equipo de tercera regional de Cataluña (8º división por debajo de Primera :D), decir que ese es el pan nuestro de cada día. Y con aún menos recursos… Así que me siento reflejado al 100%

    Genial esta línea de artículos. Felicidades por la gran idea.

  2. ominorca

    1 de octubre de 2010 a las 1:01 pm

    Se que esto es un blog de futbol pero imaginaros si es dificil sacar adelante un equipo de futbol (modesto), sacar un equipo de cualquier otro deporte que no sea el futbol es una accion draconiana.
    Como ex jugador de futbol y ex jugador de otros muchos deportes (atletismo,tenis,balonmano) sin duda alguna las mayores facilidades son para el equipo de futbol.

  3. cityground

    1 de octubre de 2010 a las 1:02 pm

    Como me he visto reflejado en el artículo, jugué varios años en la 2ª Regional y había algunos campos donde siempre te pasaba lo mismo, muchas patadas, insultos y marullerias, para ganar a toda costa un partido de 2ª Regional, de locos, ríete tu de la entrada de Ujfalusi. También muy habitual ir casi sin cambios, en esa época salia mas por la noche y los partidos con resaca se hacían eternos, que recuerdos.

    Muy buena la iniciativa, ¡FORZA SALDAÑA!

  4. Borja Barba

    1 de octubre de 2010 a las 1:50 pm

    @ cityground @ominorca @emedepan

    Si al final más del 70% de los habituales visitantes de este blog se van a ver reflejados en las historias cotidianas del CD Saldaña. Creo que, para la gran mayoría de nosotros, éste es un fútbol mucho más cercano que el que vemos y comentamos habitualmente. Me alegro de que os guste la idea.

  5. primogose

    1 de octubre de 2010 a las 3:11 pm

    Este domingo, tras muchos años sin hacerlo, fuí a ver un partido del equipo de mi pueblo (3ª Regional, 8ª categoría por debajo de 1ª), y seguí viendo las mismas cosas que hicieron que dejara de ir a estos partidos. Esta vez por lo menos no le plantaron una patada en el pecho con las 2 piernas al mismo tiempo al arbitro, pero sigue sin existir deportividad alguna en el transcurso del juego. Lo habitual es intentar engañar al arbitro como sea, amenazar a los jugadores del equipo visitante, ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio y, en general, justificar lo injustificable. Como dice Cityground, riete tú de la entrada de Ujfalusi. Yo no vuelvo.

  6. Mnndz

    1 de octubre de 2010 a las 3:21 pm

    Yo llevo mucho años jugando a esto del infrafutbol y he de decir que hay mas lloricas que carniceros.

  7. alfred

    1 de octubre de 2010 a las 4:48 pm

    Por aqui otro de 1ª regional. Este es mi primer año, solo llevo algunos partidos, bastantes patadas pero por ahora nada exagerado. Lo primero que me dijo mi entrenador: coge más musculatura que te van a reventar. Y en ello ando :P

  8. Mnndz

    1 de octubre de 2010 a las 7:44 pm

    alfred yo soy de quinto año, he jugado en primera y segunda y peso lo mismo que en juveniles: 70 kilos con 1’78, soy un mierda vaya.

    No es para tanto, hay mucha literatura y mucha plañidera.

  9. Llinares

    1 de octubre de 2010 a las 9:25 pm

    Hay de todo, pero en todos los partidos hay dos o tres patadas con intención… Cosa tuya acostumbrarte o dejarlo, aunque alguna que otra sobra.

  10. Leojohan

    1 de octubre de 2010 a las 11:34 pm

    Una idea genial la de este articulo. Chapeau.

  11. Felix 1.3

    2 de octubre de 2010 a las 10:54 am

    Jamas entenderé el tema de entra duro a un rival, y menos que al acabar el partido hayas mandado a un chico al hospital con el menisco hecho añicos..yo la verdad que juego al futbol sala en una liga amateur y también he recibido lo mio, eso que soy portero… la verdad que, de todas formas, cuando ves a gente los sabados que sale de fiesta buscando pelea no te extraña que si al dia siguiente tienen un partido hagan cosas asi, lamentable la verdad.

    Enhorabuena por recordarnos el “otro” futbol y que hay mucho mas aparte de Messi, Cristiano y cia.

  12. snedecor

    2 de octubre de 2010 a las 9:46 pm

    ¿Sigue “Maturana” entrenando en Herrera? Si no, al menos veo que su espíritu se mantiene, jeje… Siempre fue complicado ir a jugar a “El Parque”, aunque en descargo de los rojiblancos diré que no son ni más ni menos leñeros que otros muchos (al menos los que me tocaron como rivales, quizá porque ese Herrera casi siempre era mejor que nosotros). Tengo peores recuerdos de Guardo, Dueñas o Cristo Atlético (amén de los siempre intensos duelos entre San Telmo y Peña Castilla de la generación del 84).

  13. Borja Barba

    4 de octubre de 2010 a las 9:57 am

    @snedecor

    Sigue, entrenando y haciendo prácticamente de todo en el club (creo que incluso lo preside). Siguen los mismos jugadores que hace cinco o seis años. Los equipos más problemáticos de la categoría, al menos contra Saldaña, siempre han sido Herrera y Frómista.

    El Cristo… digamos que ahí intervienen otro tipo de factores muchas veces…

  14. Carlos

    29 de marzo de 2011 a las 12:20 pm

    Y este artículo?? Me parece que los herrerenses le leyeron y por eso se dejaron ganar la ultima jornada cuando se enteraron de que habías perdido en Alar. Se os está bien a los de Saldaña por artículos como este.