Heynckes, el de la séptima

No habrá seguidor del Athletic Club de Bilbao, CD Tenerife o Real Madrid, que no esboce al menos una pequeña sonrisa cómplice cada vez que escuche una mención sobre el hoy inquilino del banquillo del Bayer Lerverkusen, Jupp Heynckes, uno de los técnicos más injustamente tratados del moderno fútbol europeo.

Si a los primeros les ayudó a colocarse en la zona noble de la tabla tras una década oscura, revitalizando la adormecida cantera de Lezama y catapultando hacia el estrellato a futbolistas como el recordado Julen Guerrero, culminando su primera etapa con un notable quinto puesto liguero en su segunda temporada en San Mamés, no menos buenos son los recuerdos que del alemán guardan en Tenerife. Heredando el buen trabajo de Jorge Valdano y Ángel Cappa al frente de la nave isleña, Jupp consiguió un hito en la historia del fútbol canario, al alcanzar las semifinales de la Copa de la UEFA en la temporada 1996/97, apenado de la competición a clásicos continentales como el Feyenoord o la Lazio.

Quizá la vorágine de títulos y entrenadores vivida en el Real Madrid en los últimos quince años ha impedido que el recuerdo del aficionado blanco medio sea más fresco. Heynckes llegó al Bernabéu con el crédito que otorgan cuatro sobresalientes temporadas en la Liga española (dos en Bilbao y dos en Tenerife) mas don Bundesligas con el Bayern Múnich. No era ningún Don Nadie. Pese a todo, sobre el alemán siempre pesó la duda de si, tras la inesperada salida de Fabio Capello a finales de la temporada 1996/97, debía ser considerado como un poco apetecible segundo plato o no.

Nadie podrá olvidar, sin embargo, que de la mano del alemán el Real Madrid volvió a ser alguien en Europa. Suya fue la huella imborrable en aquel equipo que, contra pronóstico, acabó imponiéndose a la favorita Juventus en Ámsterdam en aquel, inolvidable para el madridismo, 20 de mayo del 98. En una sola temporada logró lo que nadie había logrado en 32 años.

Eso sí, su titubeante marcha liguera (el equipo terminó la Liga en cuarta posición, por detrás de Barcelona, Athletic y Real Sociedad), precipitó su salida de Chamartín. Una salida casi tan inesperada como su llegada.

Hoy, doce años después de su gran éxito como entrenador, vuelve a Madrid. Su Bayer Leverkusen se mide al Atlético de Madrid en la liguilla de la Europa League. Heynckes rescató al equipo de la aspirina de la más absoluta intrascendencia, y lo recolocó nuevamente entre los grandes del país. Y todo en su primer año. En esta, la temporada de su confirmación en el BayArena, el técnico de Mönchengladbach quiere volver a dejar huella en Europa. 65 años le contemplan ya. Algunos le daban por semirretirado tras su penúltima experiencia en el equipo de su ciudad natal. Pero aún le quedan cosas por enseñarnos.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. b.barba @ diariosdefutbol.com

10 Comments

  1. Tan Solo Fútbol

    30 de septiembre de 2010 a las 5:53 pm

    Aún recuerdo la rueda de prensa inmediatamente posterior a conseguir la séptima copa de Europa. Tras 32 años sin ganarla, el alemán volvía a dársela a los merengues y la primera pregunta que salía de la boca de un periodista -ya entonces algunos eran unos pésimos profesionales- era sobre su continuidad o no al frente del equipo blanco. Una cara de terrible decepción -no de enfado o rabia- se apoderó del colorado rostro de Heynckes.

    Un buen entrenador y un buen hombre al que los peores dirigentes del Real Madrid -con permiso de Calderón- le pusieron de patitas en la calle. Se debió sentir muy solo esa temporada. Me alegro de que siga entrenando y de que le salgan bien las cosas. Ahora que tenemos a gente como Mourinho, que es un gran entrendor, pero un pendenciero de tomo y lomo, se echa de menos gente así de humilde, tranquilo y, sobre todo, natural.

    Me ha gustado que con la excusa de la visita del Leverkusen al Calderón le hayáis dedicado un post a este entrenador.

    Un saludo,
    Tan Solo Fútbol

  2. Trigueros

    30 de septiembre de 2010 a las 11:18 pm

    Borja y/o lectores, agradecería muchísmo que me recomendasen libros de fútbol buenos, me he leído historias del calcio y es buenísimo, he aprendido mucho.He oído uno sobre especulación de las apuestas que dicen que está bien, pero no sé.Voy este finde de compras y me voy a pillar una par de ellos.

    PERDONAD EL OFF TOPIC!

  3. Deivi

    30 de septiembre de 2010 a las 11:21 pm

    Efectivamente, en Tenerife le tenemos por las nubes al ser el entrenador del mejor equipo que hemos tenido. Memorable la eliminatoria contra la Lazio (1-0 en Italia y 5-3 en Tenerife) y contra el Feyenord (0-0 en Tenerife y 2-4 en Rotterdam). Luego, como ocurrió con Valdano, llegó el Madrid y lo fichó. A partir de ahí todo nos ha ido cuesta abajo.

    Por todo esto me duele que cada vez que se recuerda al Madrid de la séptima solo se hable de Mijatovic, Suker, Redondo, Seedorf etc, y casi nunca se mencione a Heynckes. Supongo que la historia del Real Madrid ha sido más de jugadores que de técnicos, pero en Tenerife hablas de la UEFA y todos te responden con “el Tenerife de Valdano y el de Heynckes”, y más actualmente de los ascensos con “el Tenerife de Benítez y el de Oltra”. Y es que aquí somos muy de entrenadores, para lo bueno y para lo malo, dado que en la situación actual el cántico del Heliodoro es “Oltra vuelve ya” mientras pediamos la dimisión de Arconada.

  4. tubilando

    1 de octubre de 2010 a las 12:27 am

    Primero fue jugador del gran Borussia Mönchengladbach, marcó mas de 200 goles en el campeonato alemán, y también fue Campeón de Europa y del Mundo con Alemania. Aquel Borussia rivalizó con el archifamoso Bayern de Beckenbauer y Müller.

    Como técnico, al llegar a Bilbao le da la alternativa a Julen Guerrero y hace que el Athletic juegue bien al fútbol, muy alejado del juego tan acelerado que practica en la acualidad con Caparrós. En el Tenerife hizo lo mismo.

    Fue un entrenador más triturado por la maquinaria del R.Madrid. Este hombre es educado, discreto, no da titulares a la prensa y logra objetivos, una especie de Pelegrini, por lo que la prensa no pone reparo cuando es destituido. También es verdad que el R.Madrid fue un equipo muy discreto en liga, vamos que fracasó. Pero en Europa, no. Sin embargo, no fue suficiente para continuar.

    Heynckes, Hiddink, Pelegrini… técnicos con prestigio que son devorados por la prensa y los directivos al sentarse en el banquillo del R.Madrid.

  5. testarazo

    1 de octubre de 2010 a las 1:14 am

    En Bilbao dio un par de titulares para la posteridad con aquello de que entrenaba a un Volkswagen en una liga de Fórmula Uno, y que él era un lujo para el Athletic, unas palabras que no dejan en buen lugar su supuesta humildad. O cuando se le preguntó por la alineación y dijo que Murillo y diez más, para al poco tiempo el central pasar a no ir ni convocado.

    Y es que tuvo dos etapas en el Athletic, 92 al 94 y del 01 al 03. En la primera dio oportunidades a los jugadores de Lezama y desplegó buen juego. En la segunda conto menos con la cantera, practicando el fútbol más ofensivo de los últimos años, sobre todo fuera de casa, pero defensivamente el equipo acusaba de falta de calidad en los centrales. Y verdad que se le puede considerar el descubridor de Julen Guerrero, y también el entrenador que lo condenó al ostracismo años después.

  6. Piliniak

    1 de octubre de 2010 a las 9:31 am

    Como dijo Segurola: “Heynckes es la prueba de que el punto fuerte de esa tan cacareada caballerosidad madridista nunca ha sido el ser una institución (y afición) agradecida.”
    Amén.

  7. Borja Barba

    1 de octubre de 2010 a las 10:11 am

    @testarazo

    Esas dos frases que citas, fueron ya en la segunda (y menos exitosa) etapa de Jupp en Bilbao. Si hay buen recuerdo de él, es básicamente por la primera etapa. (92-94).

    La del Volkswagen la recordaba, la de Murillo no.

  8. Julen

    1 de octubre de 2010 a las 2:15 pm

    Yo creo que el mejor fútbol que he visto en San Mamés en los últimos 27 años han sido los de Heynckes (y quizá Valverde). Me alegré un montón cuando volvió a Bilbao, pero la verdad es que como comenta @testarazo la “cagó” con un par de frases que no eran propias de él.

    Lo que pasó con él en el Madrid es que define a la institución de la A a la Z. De vergüenza.

  9. Nibelungo

    1 de febrero de 2011 a las 8:27 pm

    Es un tanto alucinante leerte a veces y no siempre por motivos positivos. Heynckes es uno de mis entrenadores predilectos, fabrica equipos sólidos fácilmente, les hace jugar al fútbol y su propuesta es muy parecida a la que a mí me gusta. Pero dices que el Athletic pasó “una década oscura” antes de llegar en el 92. Sí es cierto que vino tras tres años irregularísimos, con ceses y bajón de rendimiento. Pero son 3 años, no una década (entre las que se incluyen los títulos de los 80). Antes de su vuelta en el 2001, donde vuelve a fabricar un equipo bonito que explotaría Valverde y que destruyó Lamikiz al decidir no renovar a este último, el equipo también había vivido muy buenos momentos, no tan grandes ni memorables como los de los 80 pero tampoco “oscuros”. Rehizo al equipo tras dos años muy flojos, el último de Luis Fdez y Rojo.

    Creo que a veces juzgas con una severidad que no merece el Athletic, sí hay que ser crítico pero no faltar al rigor.

  10. Pingback: Múnich como preámbulo - Diarios de Futbol