Iniesta conduce a España a su primer Mundial (1-0)

Andrés Iniesta Luján nació en Fuentealbilla, iluminado, brillante y especial. A los 8 años lo fichó el Albacete, y a los 12 el FC Barcelona. En el libreto de los entrenamientos de La Masia pulió su talento puro, en el carrusel continuo de controlar, pasar y ofrecerse, para controlar, pasar y volver a ofrecerse. En uno de los habituales juegos colectivos, la posesión se perdía si al jugador, en el control, la pelota se le elevaba por encima de la rodilla, tal y como le ocurrió a Andrés, en Sudáfrica y ante Holanda, en el minuto 116 de la final de la Copa del Mundo, cuando recibió un pase interior de Cesc Fàbregas, algo escorado, y dejó botar el balón, paciente, perfilándose para la volea de su vida, y la nuestra, la cruzada y firme que batió a Stekelenburg para coronar a España, en el uno a cero definitivo, y para aupar a lo más alto a una generación maravillosa de deportistas, que compitió del primer al último suspiro con bravura, porque nadie se achantó ante la violencia del rival, y con estilo, porque el grupo se reafirmó ante la adversidad y la incertidumbre, en el toque, en la pausa y en la ambición que empujaron el partido al campo contrario, donde cazó el rechace Cesc para plantar al colega Iniesta frente al portero, la gloria y la historia.

A Iniesta se le levantó el control, pero enderezó el milimétrico fallo técnico para convertir el error en virtud, porque no sólo aprendió de fútbol y de la vida en el manual de La Masia. Sin corazas, allá donde no valen padrinos, quien se dobla para no quebrarse es quien no deja de crecer. En el arranque de un Europeo sub17, que España terminó ganando sin él, a Iniesta lo lesionaron un par de alemanes en cacería sistémica, antes del descanso. La noche pasada, ya pudieron pegar a gusto los holandeses, que Iniesta no se quebró, ni se encogió, sino todo lo contrario. Creció con el pasar del partido, mayor rendimiento a mayor exigencia, quizá sustentado en los recuerdos, el del amigo Dani Jarque, impreso en el pecho, el del dolor de las interminables lesiones musculares, ya cicatrizadas, y quizá voló envuelto por el destino, Andrés, el chico que lo hacía todo bien menos ennoviar con la red, protagonista y ejecutor en el gol de los goles, el que decidió un envite canalla, durísimo, porfiado micra a micra desde el primer minuto, cuando Van Persie definió en una sola acción, patada cirujana a la rodilla de Busquets, la tortura que estaba por venir.

A tres coces naranjas en dos minutos replicó España con sapiencia ofensiva, un cabezazo y un centrochut de Ramos y un aroma general de superioridad. Comprobados sus problemas en mar abierto, Holanda planteó un repertorio de emboscadas guerrilleras, con Van Bommel en plan cacique. Webb perdonó la roja a De Jong tras una patada voladora al pecho de Xabi Alonso, y la acción se enredó entre interrupciones, lamentos y cambios de inercias. Los de Van Marwijk habían hecho fortuna en este Mundial con una receta simple. Procurar que ocurriese lo menos posible, casi nada, hasta que lo que ocurría era su gol, en un ramalazo, una contra letal, un golpeo flotante o una rosca afortunada. Anduvo cerca, a un pelo, de cobrar una vez más la recompensa asido a la clase de Sneijder, armador, y a las piernas veloces de Robben, una flecha a la carrera.

Cumplida la hora de juego, en el cénit del juego embarrado, Sneijder filtró una pelota brillante entre Piqué y Capdevila, y Robben se citó ante Casillas con todo a favor. El portero se estiró sobre el verde, agigantado, y desvió el zurdazo a córner, con las piernas, apurado. El ángel de Iker rescató a España en el abismo, de nuevo en el minuto 82 en otro mano a mano ganado a Robben, que trató de regatearle, después del ingreso de Navas, que descosió a Gio con reincidencia, provocando la más clara oportunidad de Villa, que desaprovechó la pifia de Heitinga en boca de gol, y después también de un testarazo perdido de Ramos tras la salida de un córner botado por Xavi.

Expirando el tiempo reglamentario, creciente la tensión hacia el infinito, Del Bosque subrayó el mensaje, por si todavía no había quedado claro. España bracearía hasta la victoria, siempre, fuera dudas. Cesc Fàbregas sustituyó a Xabi Alonso, en la antesala de una prórroga trepidante, e inolvidable. Cesc, de inmediato, se compinchó con la pelota, con Xavi e Iniesta. Del manchego recibió un pase profundo que no atinó a definir ante Stekelenburg, con Villa relamiéndose para empujarla. El error, brutal por lo trascendente, no nubló a Fàbregas, que tiró de personalidad para aparecer en cada una de las ofensivas españolas. A los tres minutos, devolvió el pase a Iniesta, que tampoco se decantó, dudando entre la entrega y el remate, en el área. Y al poco, conectó con Villa, que cedió a Navas un disparo que tropezó en Gio para tumbar al portero y quedarse en el lateral de la red.

Dominadores, los futbolistas españoles afrontaron el segundo acto del tiempo extra. Torres entró por Villa, y pronto Iniesta provocó la expulsión de Heitinga, en una maniobra trenzada por los de siempre, Cesc y Xavi. En superioridad, por deseo irrefenable, España halló por fin la rendija a la victoria. A cuatro minutos para el final, en una jugada grabada en la memoria, que se inició con una arrancada valiente de Navas, que continuó Iniesta para Cesc, y Cesc para Navas, que unió a Torres, que templó sin mucho acierto la pelota que despejó Van der Vaart y recogió Cesc, con instinto, en la media luna, para controlar y citar a Iniesta, el hombre iluminado, brillante y especial, con la más bella inmortalidad.

Por fin, tras siete partidos al límite, y antes de las lágrimas inconsolables de Casillas, en su abrazo con Puyol, en su abrazo con Valdés, y antes del cielo rojo sobre el estadio Soccer City, y la copa alzada, no había final, sino campeón.

foto:fifa.com

Castellón, 1983. Escribo en el diario Levante. A veces de fútbol y a veces de música.

32 Comments

  1. Rober

    12 de julio de 2010 a las 1:17 am

    ¡Campeones! ¡la hostia, que grandes!

    Iniesta ha sido el héroe por el gol, pero esta selección no vive de un solo crack, los 23 convocados son jugadores de primerísimo nivel. Vivimos la época dorada del fútbol español y la hemos aprovechado ganando todo lo posible.

    Ha ganado el mundial la selección que ha desarrollado un juego más atractivo, la que mejor ha defendido sin ser mezquina (2 goles en contra, 0 en las eliminatorias), la que nunca ha especulado, la que ha tenido que vencer a selecciones atrincheradas (y en el caso de hoy, rayando la extrema violencia), en definitiva LA MEJOR SELECCIÓN DEL MUNDO.

  2. xtaoth

    12 de julio de 2010 a las 1:20 am

    …Solo puedo decir una cosa….

    ¡GRACIAS, DON ANDRÉS!

    :__________________)

  3. Antonio Agredano

    12 de julio de 2010 a las 1:31 am

    CAMPEEEEEEEEEEEEOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOONES CAMPEEEEEEEEEEEEEOOOOOOOOOOOOOOOOOOONES OE OE OE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. El Señor Lechero

    12 de julio de 2010 a las 1:34 am

    Adiós a los fantasmas, adiós a la barrera de los cuartos. Gracias a una piña mítica y a su comandante, el Señor Potato, uno de los mejores entrenadores que hay en este país: Vicente del Bosque.

  5. Rober

    12 de julio de 2010 a las 1:43 am

    STOP EUFORIA

    tan solo nos hemos clasificado para la próxima Confederations Cup XDDDD

  6. Rober

    12 de julio de 2010 a las 1:50 am

    Relaña en As:

    Ahí abajo hay dos docenas de muchachos a los que no olvidaremos. Jugaron campeonatos largos, a cara de perro, y tras una semana de vacaciones se reunieron para afrontar un desafío mayúsculo. Defendieron un estilo hermoso, en el que la estatura y el músculo son complementarios, no esenciales. El estilo Barça.

    ¿Pero el estilo Barça no era confabular con Villar y Sánchez Arminio para recibir arbitrajes favorables y de esta forma robar ligas y champions que moral y legítimamente deberían pertenecer al Madrid, gordo sarnoso?

  7. testarazo

    12 de julio de 2010 a las 2:00 am

    Grande, enorme, Iniesta.

    Holanda, se ha sentido inferior desde el primer minuto, han amontonado centrocampistas para trabar el juego español, y lo han conseguido, con eso y con toda una artillería de marrullerías. Han sido un rival complicadísimo. competitivo hasta lo antideportivo, que se ha olvidado que el fútbol es algo más que destrucción, especulación, sacrificio colectivo y búsqueda de la contra. De haber llegado a los penaltis, y haber perdido España, lo que no habría perdido es el sello de mejor equipo del mundo, pero todo está mejor, y es más justo, con la Copa del Mundo viajando con los de Del Bosque.

  8. sin.g.ning

    12 de julio de 2010 a las 2:30 am

    Estoy contento, muy contento. Hemos ganado el mundial. Estoy triste, he perdido para siempre a mi segundo equipo.

  9. Deivi

    12 de julio de 2010 a las 2:56 am

    Pues sí, creo que somos muchos los que nos hemos sentido profundamente decepcionados con Holanda. Y todo para qué? Para que tanta especulación? Para que tanto juego sucio y violento? Pues para terminar igual que sus últimas dos finales, con la diferencia que aquellas recibieron la admiración del mundo del fútbol, y esta? El más absoluto desprecio.
    No me quito de la cabeza la imagen de Van Bommel protestando al árbitro al final del partido. Precisamente él.

    Por otro lado, España no hizo un gran juego, Holanda supo sacarla del ritmo de partido a base de faltas, protestas y alguna que otra agresión (lo de De Jong a Alonso madre mía). Pero como la posesión de balón, a día de hoy, es el método más infalible para no recibir goles, aguantamos. A ratos se pudo combinar y se creo peligro. Ellos, entre falta y falta, también lo creaban, a base de contragolpes y jugadas a balón parado.

    La victoria de España no es solo la victoria de una generación de futbolistas. Es también la victoria de una forma de ver el fútbol. Una forma ninguneada por muchos como no competitiva, como simplemente estética, como inservible. Una forma que, irónicamente, nació en Holanda y que la selección española se ha encargado hoy de recordarles.

    Espero que cuando las cosas no vayan tan bien no caigamos en la trampa de intentar resucitar eso de la furia. Ni contratemos al Van Marwijk de turno.

  10. Trigueros

    12 de julio de 2010 a las 3:01 am

    ALUCINANTE, QUE FUERTE Y LO HEMOS VISTO CON NUESTROS PROPIOS OJOS!!!
    CAMPEOOOOOOOOONEEEEEEEEEEESSS OE OE EOE OEE
    En mi caso no he celebrado el gol,no lo habia asumido,ha sido muy extraño.Tenía tanta alegría dentro que no sé,qué os voy a contar

    PD magnifico seguimiento del mundial por DDF,enhorbuena.

  11. Sergio

    12 de julio de 2010 a las 3:09 am

    YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL

  12. Genko

    12 de julio de 2010 a las 3:46 am

    Ahora que todo ha terminado (o ahora que todo empieza, quizás): gracias DDF por los post de este Mundial inolvidable. Sensacionales.

  13. herbert

    12 de julio de 2010 a las 4:12 am

    DDF, desde lima Perú, saludo al campeón España, tantos años y por fin se dió el ansiado campeonato. Para mí es una alegría grnade que sea el futbol de toque y elegancia el que triunfe, pues espero con ansias que la blanquirroja peruana regrese a un mundial. Hala España!!

  14. Daniel

    12 de julio de 2010 a las 6:09 am

    He abominado de esta Holanda de una forma que nunca creí posible. Han utilizado las armas más rastreras e impropias del gran estilo holandés para intentar ganar. Maldito Van Bommel, eres un insulto a este deporte.

    Holanda nunca pudo ganar con el estilo que ahora imita España. Recurrió entonces a las antípodas de su fútbol, porque quería ganar. Pero se ha ganado la decepción, la desilusión de los que añoramos el estilo del fútbol total.

    Se impone una profunda autocrítica, revisión y reestructuración. Destituir inmediatamente a ese tal Van Marwijk y desterrar a los Van Bommel y De Jong y otras bestias que no son dignas de vestir la Oranje…

    En resumidas cuentas, saber unir y homogeneizar la seda y el acero, como lo hizo España por momentos… Volver al estilo de alto nivel e imprimir carácter. No me duele tanto la derrota como la forma como pisotearon los valores del fútbol total.

    Pero esta final ejemplifica lo que fue este Mundial. Un torneo mediocre donde la única buena noticia fue la nueva Alemania, cuya juventud la paralizó en la semifinal tal vez inexplicablemente.

    En fin, felicidades a los amigos españoles. Y ya denle el Balón de Oro a Xavi o Iniesta, por favor…

  15. juni

    12 de julio de 2010 a las 8:06 am

    6 años, me llaman corriendo, yo casi no entiendo nada de fútbol, sólo veo a Luis Enrique sangrando a borbotones por la nariz y llorando como un descosido: España está fuera de eso que llamamos Mundial. Eso, que todos observamos con absoluta pasión y que contemplamos avidamente; eso, donde casi siempre contemplamos como un chiste malo el adjudicarnoslo. Eso, donde no nos perdemos ni la previa de la gran final, donde nos imaginamos ese estadio tan bonito rugiendo por los 4 costados, una cobertura televisiva a la altura de las grandes citas, y la emoción de los jugadores al tocar el césped para calentar, sintiendo a la historia susurrándole al oído. Luego comienza el partido con una culminación de debe ser cumbre: ver al capitán de la selección X levantar la copa dorada de campeón del mundo.

    Y de repente, España se hace protagonista del cotarro, y al igual que el Atleti, parece posible que gane lo que al principio se antojó como casi imposible,

  16. radikx

    12 de julio de 2010 a las 8:16 am

    Hace 16 años, junto con el codazo de Tassotti y el gol clamoroso fallado por Julio Salinas, justo en ese instante se me fueron las esperanzas en ganar un mundial. Si aquel año, con aquel partido contra Italia no ganábamos no ganaríamos nunca. 16 años después he visto ha España ganar un mundial !!!! Lo puedo decir, lo puedo contar, lo he visto con mis ojos, yo podré decir: he visto ganar un campeonato del mundo. ESTO ES LO MÁS GRANDE !!!!

    Y como perico sólo puedo decir: QUE GRANDE QUE ERES INIESTA COÑO !!!!! En el momento más importante de tu vida, justo cuando pasas a la historia y en lo primero que piensas en es nuestro capitán Dani Jarque, QUE GRANDE QUE ERES DON ANDRÉS !!!!! Me saltaron las lágrimas en cuanto lo vi.

  17. juni

    12 de julio de 2010 a las 8:26 am

    6 años, me llaman corriendo, yo casi no entiendo nada de fútbol, sólo veo a Luis Enrique sangrando a borbotones por la nariz y llorando como un descosido: España está fuera de eso que llamamos Mundial. Eso, que todos observamos con absoluta pasión y que contemplamos avidamente; eso, donde casi siempre contemplamos como un chiste malo el adjudicarnoslo. Eso, donde no nos perdemos ni la previa de la gran final, donde nos imaginamos ese estadio tan bonito rugiendo por los 4 costados, una cobertura televisiva a la altura de las grandes citas, y la emoción de los jugadores al tocar el césped para calentar, sintiendo a la historia susurrándole al oído. Luego comienza el partido con una culminación de debe ser cumbre: ver al capitán de la selección X levantar la copa dorada de campeón del mundo.

    Y de repente, España se hace protagonista del cotarro a base de buen fútbol. Y su folclore, y su deporte nacional se reunen para lo impesable: la gran final del mundial, esa final que a muchos aún nos suena a cuento chino y no somos capaces de asimilar. Y de repente a todos nos gusta mucho la churri con la que aparece Gasol, y nos la suda ver a Nadal con una bufanda en la cabeza y comportándose como un chico de 24 años que vibra y disfruta con el fútbol, mientras en Francia nos destruyen en la Davis e incluso nos humillan; porque de repente estamos ahí, con un portero y un ENTRENADOR (y recalco esto, porque los dos primeros partidos los leyó mal, pero desde ahí, ha sabido mover el banquillo y buscar el once titular con una maestría al alcance de muy pocos, dale a Vicente grandes egos, que solo verá la súper alineación que se puede montar y el equipo mortífero que puede confeccionar, lástima que el Madrid deba recurrir a un etrenador de 10 mill de euros) que tienen mucha flor en el culo y un gran ángel en la cabeza, que saben decidir en los momentos donde sólo sabemos hervir, y que nos han llevado a uno de los mayores hitos en la historia como aficionado futbolístico: ver esa copa dorada, ajena y desconocida, en manos de nuestro gran capitán, triunfador, galante y campeón, tocado por un ángel y capacitado para resolver los peores momentos, siendo de los pocos porteros que no ha acumulado un falllo resaltable que cueste un gol calamitoso a España. Una España, que con Villa Maravilla, con Pedrito sin gol, e Iniesta encantado de generar baby booms, nos ha conquistado de tal modo que me encuentro extremadamente borracho escribiendo esto, aún despierto, y con una sonrisa de tonto cruzando de oreja a oreja. Porque hoy, una estrella brilla al lado del escudo, justo encima de él, confirmándonos como los verdaderos e históricos campeones del mundo.

    Y de repente, España se hace protagonista del cotarro, y al igual que el Atleti, parece posible que gane lo que al principio se antojó como casi imposible,

  18. Vid

    12 de julio de 2010 a las 9:28 am

    Esto es lo más grande que he vivido y seguramente viviré, es algo que recordaremos siempre, algo que no me había pasado nunca, abrir los ojos a las 7 de la mañana y no poder dormirme porque aún me dura la euforia, abrazar a mi padre con el gol y no poder gritarlo hasta 30 segundos después…

    Definitivamente lo de ayer es algo que nunca olvidaré… que viva España!!!

  19. Pingback: La historia más grande jamás contada « El alba siempre es difusa

  20. nigelman

    12 de julio de 2010 a las 11:55 am

    Yo ayer brindé 7 veces. Por el “gol” de Cardeñosa, la Honduras del 82, Bélgica y el penalty de Eloy, el codazo de Tassotti, la Nigeria del 98, Al Gandhur (o como de escriba) y la “jubilación” de Zidane.

    Que gran momento

  21. juego_limpio

    12 de julio de 2010 a las 11:55 am

    GRACIAS DDF
    GRACIAS DON ANDRES
    GRACIAS DON VICENTE
    GRACIAS DEL 1 al 23
    GRACIAS AFICION

    Ayer fue tremendo, hay gente que recuerda el 94, yo que soy un poquito mayor mi primer mundial “tragico” es el penalty de Eloy, España arroyo a una Dinamarca que arrasaba y despues de un buen partido (o eso recuerdo yo) caimos injustamente en los penaltys ante la Belgica de Gerets y Ceulemans y Pfaff (maldito portero). Como siempre en cuartos.
    Eso me hizo no creer en España, siempre nos quedariamos por “algun” detalle, hasta que la Eurocopa cambio el rumbo, cuando perdimos con Suiza recorde el europeo de basket, y pense: “jdr que estos tios juegan muy bien, se van a levantar, seguro, se van a levantar y nos daran el mayor de los triunfos del futbol español”.
    Y hoy podemos celebrarlo TODOS juntos.
    Bonitos detalles de Iniesta y Ramos a compañeros perdidos. Pero tambien me quedo con otro gran detalle: el abrazo de Casillas y Puyol, rivales (no enemigos) el resto del año pero hoy compañeros, que se lo mire una vez mas la prensa por que muchos aficionados lo sentimos asi.

  22. ñask

    12 de julio de 2010 a las 12:02 pm

    Joder q manera de llorar de alegra de emocion! como les quiero… hoy tendria que ser fiesta!!!!

  23. Kay

    12 de julio de 2010 a las 1:00 pm

    Joder, pero como esperabais que jugaramos bien, si tras los primeros 15 minutos que estaban menos violentos les apabullamos y se dedicaron a hacer faltas sistematicamente para que no pudiesemos combinar¡¡¡

    Y no hay un heroe, si no 24¡

  24. Cristian

    12 de julio de 2010 a las 1:27 pm

    @juego_limpio
    Y te olvidas del primero que fue a abrazar a Iker: Víctor Valdés, aquel temible traidor que quería dinamitar la tranquilidad de “La Roja”!! ;)

    El Sr Potato me ha demostrado que sí que sabe leer partidos, aunque me sorprendió la fe ciega hacia sus jugadores: en una competición tan corta, con los pésimos minutos disputados por Torres y Navas, volvió a recurrir a los dos en el tramo definitivo del partido, en la mismísima final!!! SI bien no tengo claro para qué puso a Navas por Pedro, puesto que para la función que cumplió Navas, Pedro está muy capacitado (abrir el juego pegado a la línea de cal), lo cierto es que en ningún momento el equipo pareció perder fuelle. Grande España, grandes los 23 jugadores, grande Del Bosque, y señores y señoras, bienvenidos a la historia!!!!

  25. cityground

    12 de julio de 2010 a las 1:35 pm

    Somos Campeones del Mundo, que bien suena.

    Mucho merito este titulo después de perder el primer partido, de jugar contra rivales que solo pensaban en destruir tu juego (lo de Holanda hoy ha sido vergonzoso), con Torres fuera de forma y sin demasiada pegada, con la presión de ser uno de los favoritos, etc…

    Como en la Euro ningún gol encajado en las eliminatorias, va a ser verdad que la mejor defensa es un buen ataque.

    No esta mal para un equipo al que llamaban “mentira”, que estaba sobrevalorado, que ganar la Eurocopa lo hace cualquiera, que nos cagábamos a la hora de la verdad, pues hala para todos esos les dedico el titulo de España.

    Enhorabuena a todos los seguidores de la selección sean de donde sean.

  26. Pingback: La gran gesta de nuestras vidas » Diarios de Futbol

  27. dani_focusrs

    12 de julio de 2010 a las 1:59 pm

    GRACIAS Y CAMPEONES!!, SOIS TODOS UNOS CRACK…

    Y a los que no creian, los que criticaban partido tras partido, etc…..pues lo que dijo Maradona…Ale.

    CAMPEONES…

  28. juego_limpio

    12 de julio de 2010 a las 1:59 pm

    Viendo la dedicatoria de cityground me acabo de acordar de… Maradona ¿que ponemos las porterias en horizontal? A lo mejor asi ganan otro mundial, jeje.

    Y de otro argentino: Pekerman, que dijo algo parecido a “el dia que España gane algo, no habra quien la pare”

    @Crsitian
    Eso no lo vi, pero Gracias Valdes por venir a romper la unidad y con tu desunion colaborar a ser Campeones del Mundo. ;-)

  29. desde la barrera

    12 de julio de 2010 a las 8:38 pm

    Van Bommel cabrón, españa campeón

  30. EL SILBATO DE COLLINA

    13 de julio de 2010 a las 12:28 am

    Grande Andrés, lo que ha desatado este gol.

    Texto visible.

  31. Kurono

    13 de julio de 2010 a las 3:43 am

    Bueno, España ya no tendrá (afortunadamente) el cartel del campeón odiado; el “Limón Pateador” (ex-Naranja Mecánica) se quedó con ese cartel de equipo odioso, gracias a sus victorias más gracias a los errores clamorosos de los contrarios, “ayuditas” arbitrales y un juego brusco que rayó en lo violento. Mucha gente que incluso apoyaba a los Neerlandeses les terminó dando la espalda visto su concierto de patadas en la gran Final, todo gracias al técnico Van Marwijk, un individuo que encima de traicionar el estilo estilista de los “Orange”, los hace jugar a nada, porque no nos engañemos, esta Holanda no juega a nada, no es defensiva, ni posesiva, ni ofensiva, no basa su juego en las bandas o el centro, no se sabe bien que función desempeñaban los laterales más allá de frenar a cualquier costa a los rivales, mientras arriba, esperar a que sonara la flauta con Kuyt, Sneijder o Robben al recuperarse.

    Mención especial al penoso (PENOSÍSIMO) deambular de Van Persie por el campeonato, si, ciertamente no es su mejor posición la de “9″, pero es que excepto un gol de rebote y el fuera de lugar contra Uruguay no hizo nada, bueno si exceptuamos sus patadas a Iniesta en la gran Final. Ah, y no me olvido del patético gesto de Van Marwijk de quitarse la medalla de plata, como si fuera una mierda (perdón por la expresión). Salvo el pasillo de los holandeses a los campeones, hubo poco de deportivo en su actitud de carniceros. Ver a Mathisen, Sneijder y Robben protestar airadamente cada decisión arbitral (sobre todo al final del partido) fue algo completamente lamentable. Si, es cierto que Puyol mereció ser expulsado por su segunda falta que equivalía a una segunda amarilla y expulsión, como también Holanda debió ser expulsado De Jong por su patada alevosa y criminal a Xabi Alonso, Van Persie por doble amarilla que no recibió y hasta Van Bommel por su juego sucio ¡antes de cumplir media hora de partido!. Si, el arbitro no le concedió un corner a Holanda, pero no sacó más tarjetas a los holandeses. Y si, es muy probable que se comiera algunas más a favor de los españoles, pero los holandeses no pueden quejarse, ya que terminaron los 90 minutos con 11, bastante premio.

    Así, este subcampeonato a Holanda le sabrá a Amargura, porque se traicionó su estilo tan admirado y de todas formas siempre perdieron la final; al menos los equipos de la era Cruyff-Michells tuvo un estilo espectacular que fue la moda y envidia del mundo entero, idem con la generación Campeona de Europa de Van Basten, Guillit y Rijark y en menor medida del doble semifinalista (Mundial-Euro) encabezado por Berkamp. Eran equipos admirados y amados, mientras estos imitadores de los equipos caribeños (hablo con autoridad, soy de Centro América y por aquí este tipo de futbol es muy común y hartamente criticado por su violencia en esta región) serán olvidados porque ni gustaron y encima ni les sirvió para ganar, excepto quizá el dudoso “honor” del equipo más sucio en llegar a la final (creo que superaron las 120 faltas en todo el torneo, corríjanme si me equivoco).

  32. Pingback: La resaca más feliz de nuestras vidas– fútbolWatch

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>