El título más esperado

marseille

Verano de 1994. Marsella, ciudad ya de por sí bastante convulsionada socialmente, vive días convulsos. Su equipo de fútbol, el Olympique de Marsella, que pasa por ser el club más popular y con mayor número de seguidores de toda Francia pasa por un duro trago. Campeones de Europa en el 93 (primer club galo en lograrlo) tras haberse proclamado por cuatro temporadas consecutivas campeones de la Ligue 1 francesa, los marselleses descubren que su escenario de ensueño era en realidad de cartón-piedra. Un mundo irreal y ficticio creado por las oscuras maniobras fraudulentas orquestadas por el magnate Bernard Tapie, amaño de partidos incluido. El sueño se había venido abajo. El club se veía forzado a un descenso administrativo a a Ligue 2 y era desposeído de su último título liguero (el de 1993).

Para mayor escarnio, su gran rival nacional, el PSG, vivía los mejores años de su historia. El club capitalino había tomado el testigo dejado por los sureños, que necesitaron dos temporadas para recuperarse y retornar a la categoría que por potencial social les correspondía.

Pero, a su vuelta a la elite, el OM no encontró las facilidades previstas. Coincidió con unos años de total anarquía, en los que se fueron sucediendo hasta siete clubes diferentes (PSG, Nantes, Auxerre, Monaco, Lens, Girondins y OL) como dominadores del campeonato liguero y, sobre todo, con el heptacampeonato del Olympique Lyonnais.

Fueron años complicados. La afición del Vélodrome exigía títulos y quería ver a su equipo siempre en la zona alta de la tabla, pero nadie podía sostener el paso ante el potencial que exhibía el otro club ‘olímpico’. El OM ‘desapareció’ de la escena internacional. Tanto fue así, que para los aficionados más jóvenes de nuestro país, aquellos que no pudieron disfrutar de los Papin, Deschamps, Sauzée…, el ‘Olympique’ ya no era el de Marsella, sino el de Lyon.

Pero como un fogonazo de luz cegadora al final del túnel, los aficionados marselleses volvieron a téñir de rojo con sus bengalas los fondos y aledaños del Vélodrome, cuando el pasado miércoles, y tras la victoria (3-1) ante el Rennes, el Olympique de Marsella conquistaba, dieciocho años después de su último título liguero, su noveno título de Liga. Un título que deja detrás muchos millones despilfarrados, muchas escenas dantescas en el graderío del Vélodrome, el sueño inconcluso de Robert Louis-Dreyfus o el retorno de Didier Deschamps, esta vez como técnico, al club que le cataculpó a la gloria como futbolista. http://www.tb-credit.ru/microkredit.html

5 Comments

  1. tubilando

    7 de mayo de 2010 a las 5:48 pm

    Jornada 22, 31 de enero:
    G.Burdeos, 48 puntos (lider); Montpellier (2º), 42 ptos; O.Marsella (7º), 36 ptos y un partido menos.
    Jornada 36, 5 de mayo:
    O. Marsella, campéon a falta de dos partidos; G.Burdeos (6º), a 14 puntos y sin posibilidades de jugar la Champions.

    ¡23 puntos de diferencia en 14 jornadas! No sé, pero ahora no recuerdo nada igual. Una pena, es el precio de la Champions, y las paradas de Hugo Lloris en el enfrentamiento de cuartos. El Girondins iba para marcar una época en Francia y ahora puede llegarle el vacío, la nada, ya que Chamack ha anunciado que se marcha al Arsenal, y puede acabar en desbandada.

  2. Tryler Durbank

    7 de mayo de 2010 a las 5:57 pm

    Todo lo que hace Didier Deschamps, lo hace bien.

  3. Lasambadelfutbol

    8 de mayo de 2010 a las 12:52 pm

    Creo que esta ha sido la Ligue 1 más emocionante de los últimos años. Ya que hemos pasado de un dominio absoluto por parte de un gran Burdeos y de un grandisimo Montpellier, para pasar a tener 5 o 6 aspirantes al titulo, momento en el cual, Marsella liberado de la presión de las eliminatorias europeas, ha puesto velocidad de crucero para llevarse Le Championnat.

    Pero lo mejor de todo es que a falta de 2 jornadas para la conclusión tenemos una pelea por las plazas europeas, tremenda. Donde 5 equipos, entre los cuales están OL y Burdeos, se pelearán por las plazas de Champions y Europa League. Asi que, si alguien piensa que todo el pescado está vendido, se ha equivocado.

  4. Pingback: Jugadores que ya no importan: Éric Di Meco » Diarios de Futbol

  5. Pingback: Blog de Fútbol » Post Topic » Jugadores que ya no importan: Éric Di Meco