Helenio Herrera, el Mago

Helenio_Herrera Tras la disputada eliminatoria entre Barcelona e Inter que paralizó la Europa futbolística la semana pasada, muchas fueron las voces que repararon en la semejanza entre Mourinho y Helenio Herrera: ambos latinos, bocazas y sensacionales estrategas que han llevado al Inter a la cúspide del fútbol continental. Por ello, parece un buen momento para hablar de Herrera, quien además también dejó su huella en la Ciudad Condal.

Helenio Herrera nació en Buenos Aires en 1910 (aunque siempre se quitó años) hijo de inmigrantes españoles que se trasladaron a Casablanca cuando el chaval aún era muy joven. Inquieto y emprendedor, simultaneó desde muy pronto la práctica del fútbol con diversos oficios como carpintero, vendedor u obrero en una fundición. Su carrera como futbolista se desarrolló a caballo entre Marruecos y Francia, país del cual adquirió nacionalidad, y le llevó por clubes de cierto prestigio como el Stade Français o Excelsior Roubaix. Helenio colgó las botas en 1945, ingresó en la Escuela de Entrenadores, comenzó de inmediato a preparar al Puteaux –último club en el que había jugado- y empezó su carrera hacia el estrellato.

Tras entrenar varios clubes galos y la selección francesa por un breve tiempo, HH decidió dar el salto a España, donde cimentaría su fama a partir de su paso por el Atlético de Madrid, en el que ganó dos Ligas, y muy especialmente en el Barça, donde anotó ligas, copas y una Copa de Ferias para el club catalán. Ya había construido su personaje, el del entrenador charlatán, chulo y prepotente que atraía toda la presión hacia sí para liberar a sus jugadores, y que desviaba la atención con frecuentes exabruptos no exentos de ingenio. Fue la época de frases como “Con diez se juega mejor que con once”, “Vamos a ganar sin bajar del autobús”, etc, y diversos escándalos que le costaron alguna que otra inhabilitación. De hecho, fue un enfrentamiento con Kubala, icono sagrado del barcelonismo, el que forzó su salida del club rumbo a Italia en 1960.

La llegada al Inter de el Mago –como lo conocían sus admiradores- marca el comienzo del periodo más glorioso del club lombardo. Siempre con la mentalidad de construir los equipos a partir de la defensa, Herrera tomó el catenaccio que había inventado Karl Rappan (cuatro defensores fijos marcando al hombre) y le añadió un libre para fortalecer la tela de araña. En Su Inter adjudicó a Picchi la nueva función, blindando a dos laterales fuera de serie como Burgnich y Facchetti, y dejando al genial Luis Suárez toda la libertad para lanzar a gente como Mazzola o Corso. Con este novedoso esquema, se forjó el gran Inter que lo ganó todo y, especialmente, le arrebató la Copa de Europa al Madrid de Di Stéfano en el 64, en la final que significó el ocaso de aquel maravilloso equipo. Durante unos años, la maquinaria neroazzurra fue el mejor equipo de Europa.

Luego Helenio siguió viajando y entrenando, pero nunca volvió a alcanzar tamañas alturas, permaneció prácticamente retirado en Venecia desde que padeció un grave problema cardiaco a mediados de los setenta. Hoy se le se recuerda sobre todo por sus frases y salidas de tono, pero es de justicia recordar que, por ejemplo, fue el primer entrenador que instauró concentraciones, impuso dietas y vida sana a los jugadores (hasta el punto de visitar sus casas al azar), pedir abiertamente el apoyo del público, o llenar el vestuario de frases motivadoras. Terminamos con una de ellas, que define lo que aportó el, quizá, primer entrenador moderno: Talento+Entrenamiento+Inteligencia+Físico= Campeonatos.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

25 Comments

  1. ivan

    4 de mayo de 2010 a las 12:31 am

    yo me quedo con esta farse de johan: ” si metes mas goles que el contrario, ganas el partido”

    ” si el rival te mete 4 goles, tu metes 5 y listo”

  2. rubblanco

    4 de mayo de 2010 a las 12:37 am

    Gran artículo, os recomiendo la lectura de “Yo. Memorias de Helenio Herrera”. Si me permites una pequeña corrección te puedo confirmar que la salida del H.H. del FC Barcelona no es por culpa del enfrentamiento con Kubala. De hecho, la directiva del momento, tras los desacuerdos entre jugador y entrenador, sacó una nota pública en la que acusaba a Kubala de “borrarse” de los partidos y de haber faltado a varios entrenamientos sin justificación. A Herrera lo despidieron porque ya había firmado un pre-contrato con el Inter y el orgullo de los directivos les hizo cesarlo.

    Saludos!!

  3. Ramón Flores

    4 de mayo de 2010 a las 12:46 am

    @rubblanco, en realidad he leído las dos versiones. En realidad el ambiente ya estaba enrarecido en Barcelona para HH. De Kubala se cuentan muchas historias… me gusta la de que de vez en cuando estaba borracho a la hora de los partidos, lo duchaban entre varios antes de empezar, y luego metía un par de chicharritos. Qué cracks 🙂

  4. rubblanco

    4 de mayo de 2010 a las 12:54 am

    Yo lo que te he puesto del libro de Helenio Herrera. De todas maneras siempre tuvo problemas con los cracks, él buscaba el conjunto por encima de las individualidades, amén de su afán de protagonismo y su tremendo ego.

  5. KMB

    4 de mayo de 2010 a las 3:25 am

    Qué hay de los rumores de dopajes?

  6. Jordi

    4 de mayo de 2010 a las 7:54 am

    “su personaje, el del entrenador charlatán, chulo y prepotente que atraía toda la presión hacia sí para liberar a sus jugadores”
    Pueden tener muchos paralelismos, pero creo que estais mezclando la imagen de Mourinho y la de HH. Herrera era mas famoso por su verbo para motivar a sus jugadores, no por provocar al rival, y tambien por sus genialidades (un poco Cruyff en ese aspecto). Otra tactica era ponerse siempre del lado de los jugadores ante la directiva, que fue lo que le costo el cargo finalmente (y colaboro a arruinar al Barça, porque durante la epoca de HH los sueldos se dispararon).

    Los italianos que conozco dicen todos de HH nunca jugo al catenaccio, sus equipos practicaban un juego de contraataque, pero el catenaccio era cosa de Nereo Rocco.

    Los rumores de dopaje los he escuchado incluso de boca de barcelonistas, pero hay que tener en cuenta que hasta bien entrados en la era de HH el concepto de doping no existia, no era algo que estuviera prohibido y de lo que se tuviera la conciencia que era antietico.

  7. FutbolGol

    4 de mayo de 2010 a las 8:15 am

    Uno de los entrenadores más prestigiosos e influyentes de la historia, empezó a entender el fútbol de una manera moderna, dándole mucha importancia a lo que sucedía fuera del campo.

    Un saludo desde: Futbolgol: Anfield, futuro incierto.

  8. El Pase De La Muerte

    4 de mayo de 2010 a las 9:19 am

    El problema con Kubala es que no había “feeling” jaja.
    Bromas aparte, Helenio Herrera es sin duda uno de los mejores entrenadores de la historia. Más allá de sus éxitos, por su concepción innovadora del fútbol. Un grande.

  9. anita

    4 de mayo de 2010 a las 9:35 am

    Gracias por el artículo, qué personaje.
    UIna vez oí una frase suya, en una entrevista le preguntan, cuántos hijos tienes, y él dice una barbaridad, en plan, 12, y el periodista sorprendido le dice, ¿con la misma?, y él contesta, sí, con la misma pero con tres mujeres distintas, venga, jajajajaja.

  10. juan

    4 de mayo de 2010 a las 10:05 am

    Yo creo que no se puede comparar al Mago con Mou.

    Claro que ambos pretendían quitar presión a sus jugadores, pero las salidas de tono del portugués rallan el mal gusto casi siempre, más que prepotente es maleducado. No olvidemos lo de Stamford Bridge (regar el campo toda la noche, tapar la mitad con una lona cuando entrenaba el barça, encender los aspersores cuando entrenaban y volverlos a encender en la mitad del partido), ni el detallito de ir a hablarle a la oreja al entrenador.

    HH dió una vuelta de tuerca a un sistema de juego y, sintiéndolo mucho, Mou no ha hecho tal cosa.

  11. Kj

    4 de mayo de 2010 a las 10:09 am

    Uy, demasiado breve. Se agradece mucho que nos habléis de un referente como Helenio… pero me temo que un artículo así es insuficiente ^^. El personaje da para mucho, mucho, mucho…

  12. Ramón Flores

    4 de mayo de 2010 a las 11:05 am

    @Jordi, no veo mejor definición de prepotencia que la frase “Vamos a bajar sin ganar del autobús.”

    @juan, yo creo que Mou aún no ha llegado al extremo de darse un par de vueltas por el campo para que los rivales le insultaran y no lo hicieran cuando salieran sus jugadores, como parece ser que hizo HH. Tampoco me imagino a HH aplaudiendo a la hinchada rival en Anfield, como hizo Mourinho, y recibiendo el aplauso de ellos.

    @Kj, ya me gustaría a mí tener más tiempo para escribir sobre él. De todos modos la autobiografía que ha recomendado rubblanco es muy interesante.

    Saludos a todos.

  13. Jordi

    4 de mayo de 2010 a las 11:25 am

    Mourinho llego hace una semana al extremo de, en vez de celebrar el pase a la final de la Copa de Europa, quedarse en la linea de banda a provocar al publico. Eso ni tan siquiera es quitar presion a sus jugadores, es querer provocar.

    HH se pasaba la vida diciendoles a sus jugadores que eran los mejores del mundo, que eran unos cracks, lo suyo no era tanto prepotencia sino meter a sus jugadores una extrema confianza en sus propias posibilidades. Una vez le estaba diciendo que era el mejor defensa del mundo a un paquete que tenia que jugar por lesion de un compañero, y otro jugador que lo estaba escuchando hacia una cara de incredulidad tremenda. Cuando tuvo al defensa bien convencido de que se comeria al delantero en el proximo partido, HH se acerco privadamente al otro jugador, y le dijo “chico, no pongas esas caras, que casi lo estropeas todo”.

    Sigo creyendo que HH buscaba mas provocar a su propio equipo, mientras que Mourinho provoca al rival. Si tuviera un par de Simeones en su equipo mas bien lo estariamos comparando con Zubeldia.

  14. Jordi

    4 de mayo de 2010 a las 11:27 am

    Digamos que HH y Morinho comparten el hecho de salir a la prensa y soltar cosas que te parecen alucinantes, pero al que los resultados le dan autoridad para decirlas. Pero las cosas que dicen uno y otro son distintas.

  15. Lasambadelfutbol

    4 de mayo de 2010 a las 5:31 pm

    Gracias Ramón por el articulo. Desde hace tiempo llevo insistiendo en un articulo en referencia al “Gran” Inter de Helenio y aunque no has profundizado en detalles, me ha gustado en terminos generales. No soy un gran apasionado del equipo nerazzurri, pero si es uno de esos equipos que me caen bien y más desde que lo entrena el magnifico genio de Setúbal, que caerá mejor o peor, pero lo que nadie puede negar es que sea un gran técnico.

    Ojalá este Inter vuelva por sus fueros y por tanto vuelva a estar entre los más grandes de Europa. Aunque para ello se necesita tiempo y buenos jugadores.

  16. Elwood

    4 de mayo de 2010 a las 7:35 pm

    @Jordi
    En la época de HH la televisión iba en pañales y no se veía ni la mitad de la cuarta parte de lo que ocurría antes, durante y después de los partidos. Hoy hasta los entrenamientos con dos cámaras distintas podemos ver.

    Si un tipo como Trapattoni ha considerado a Mourinho como el nuevo HH, supongo, tendrá motivos suficientes para decirlo porque cuando jugaba era la época dorada de El Mago. Yo le recuerdo de su segunda etapa en el Barça (que Ramón Flores no ha señalado) y en el Camp Nou era un espectáculo saliendo al campo medio minuto antes que los jugadores al calentamiento para recibir la ovación de rigor y ahogar las posibles criticas al equipo.

    Y, desde luego, fuera de casa era calcado a Mourinho, un provocador nato.

  17. NIPO

    4 de mayo de 2010 a las 7:40 pm

    Sinceramente no me veo como fan del Puteaux

  18. Giorgios Papaloukas

    4 de mayo de 2010 a las 11:15 pm

    Es hora de desmitificar a HH, más vale echar un ojo a estos dos artículos y saber que “gasolina” utilizaban sus equipos.

    La “trampa” de Helenio

    Helenio Herrera, más conocido como HH, fue uno de los mejores técnicos de la historia del fútbol mundial. Después de consagrarse como entrenador en la Liga Española, dirigiendo equipos como el Atlético Madrid y el Barcelona, recaló en el fútbol italiano.

    A comienzos de la década del 60, dirigió uno de los mejores equipos de todos los tiempos, el Inter de Milán, con el cual tendría dos años espectaculares, durante las temporadas 1964 y 1965. Ese equipo ganó todo, la Liga, la Copa de Europa y la Copa Intercontinental. Había formado un equipo casi invencible. Con el tiempo las suspicacias comenzaron a aparecer, ¿por qué era imbatible ese gran equipo?

    En el año 2005, Ferrucio Mazzola, hermano del delantero Sandro, acusó a Herrera de haber provocado la muerte de varios futbolistas, debido a que les suministraba anfetaminas y otros estimulantes.

    Herrera, ya fallecido en 1997, no podrá defenderse de estas acusaciones, pero las pruebas parecen ser bastante concluyentes. Varias muertes sospechosas ocurrieron con jugadores dirigidos por HH, Armando Picchi, falleció a los 36 años por un tumor en la columna vertebral, Marcello Giusti, por un cáncer en el cerebro, Carlo Tagnin, por un cáncer en los huesos, Mauro Bicicli, por un cáncer de hígado, Ferdinando Miniussi, de cirrosis, Enea Masiero se sometió a quimioterapia, y Pino Longoni vive en una silla de ruedas.

    Mazzola expresa: “los suplentes tomábamos más pastillas porque Herrera hacía ensayos clínicos con nosotros. Por eso sufrimos más las consecuencias. No puedo saber exactamente qué nos mezclaba Herrera con el café, pero creo que se trataba de anfetaminas”, declaró a la revista ‘L’Espresso’. Una vez, después de un Como-Inter en 1967, estuve 3 días y 3 noches en un estado de alucinación total, como un epiléptico”.

    Pero eso no es todo, Herrera dejó el Inter y se fue a la Roma, al año siguiente en 1969, un futbolista de la Roma, Giuliano Taccola, muere imprevistamente, en el vestuario del Cagliari. El capitán de la Roma en ese período, Giacomo Losi, contó años después la frialdad de Herrera, en ese momento, dirigiéndose a sus jugadores: “vámonos, está muerto. Nosotros no podemos hacer nada y el miércoles tenemos otro partido”.

    Helenio Herrera no está entre nosotros, para dar explicaciones, por lo cual no se le podrá juzgar, por estos hechos. Las pruebas parecen ser claras, el doping en el fútbol se instaló mucho antes, de lo que todos se imaginan.

    El doping en los 60

    Hace un tiempo escribíamos un artículo: “La Trampa de Helenio Herrera”, donde se daba cuenta de los casos de doping ocurridos en el Calcio Italiano en la década del 60, con posteriores consecuencias, como fallecimientos prematuros, debido a la gran dosis de anfetaminas, que el entrenador administraba a sus dirigidos.

    Claro que todo esto es muy difícil de comprobar, pero en el artículo narrábamos una serie de acontecimientos, que terminaron con la vida de algunos futbolistas, que fueron dirigidos por el recordado HH.

    Hoy vuelve a salir a escena el tema, y quién destapó la olla es Carlo Petrini, un ex jugador, que militó en equipos como el Génova, Milán, Torino y Roma.

    En una entrevista a la cadena “Sky Sport 24”, Petrini expresó: “además de tomar varios fármacos, sufrí el dopaje porque sufrir es la palabra que representa lo que pasé. La primera vez que pasó llegaron a los vestuarios el médico, el masajista y el entrenador. El médico llevaba un frasco en las manos, que parecía un botella de naranjada, la misma aguja se introdujo cinco veces en aquel frasco y después pinchó a cinco jugadores diferentes”.

    Comentando sobre las reacciones que provocaban esos productos Petrini afirmaba: “te dabas cuenta de lo que te habían dado, porque podías correr, saltar, caerte, presentarte ante el portero sin cansarte y con la mente siempre lúcida. Se tenía una fuerza inimaginable. Durante un encuentro te salía una especie de baba verde de la boca, que tenías que escupir para no ahogarte”.

    Como posible consecuencia de esto, 15 futbolistas de esa época han fallecido por ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una rara enfermedad, que además afectó a otros 50 ex futbolistas.

    El doping está instalado desde hace larga data en el concierto del fútbol mundial, y muchos ex futbolistas, casi sin darse cuenta, están padeciendo las consecuencias, de esas prácticas desmesuradas, de médicos, masajistas y entrenadores, que desde hace más de 50 años intentan sacar ventajas deportivas, a un flagelo que parece no tener límites.

  19. Ramón Flores

    4 de mayo de 2010 a las 11:52 pm

    @Elwood, es imposible resumir en un artículo de longitud normal una carrera tan compleja como la de HH, por eso no mencioné su segunda etapa en el Barça, menos relevante que la primera.

    @Giorgios, no sé si las acusaciones serán ciertas o falsas, pero por qué han esperado 40 años para hacerlas, especialmente estando muerto el responsable?

    Saludos

  20. Jordi

    5 de mayo de 2010 a las 4:22 am

    El problema de acusar a HH de doping es que hasta 1966 la FIFA no considero el doping como ilicito, y hasta bien entrados los 70 no estaban prohibidos los anabolizantes (porque no los sabian detectar).

    http://en.wikipedia.org/wiki/Doping_in_sport#Reaction_from_sports_organizations
    {
    Many sports organizations have banned the use of performance enhancing drugs and have very strict rules and consequences for people who are caught using them. The International Amateur Athletic Federation, now the International Association of Athletics Federations, were the first international governing body of sport to take the situation seriously. In 1928 they banned participants from doping, but with little in the way of testing available they had to rely on the word of the athlete that they were clean.

    It was not until 1966 that FIFA (world football) and Union Cycliste Internationale (cycling) joined the IAAF in the fight against drugs, closely followed by the International Olympic Committee the following year.
    (…)
    The first tests for athletes were at the 1966 European Championships and two years later the IOC implemented their first drug tests at both the Summer and Winter Olympics. Anabolic steroids became prevalent during the 1970s and after a method of detection was found they were added to the IOC’s prohibited substances list in 1976.
    }

  21. Elwood

    5 de mayo de 2010 a las 10:22 am

    @Ramón
    Para nada te he criticado el artículo y/o que no mencionases su segunda etapa en el Barça. Ahora bien, de compleja lo fue un rato largo porque coincidió con los inicios de un niño malcriado llamado Schuster, lidió con el secuestro de Quini y se sacó de la manga aquel famoso Keegan-Ramírez.

    El problema de fondo con Mourinho, para mi, es que más allá de sus sistemas o tácticas (me niego a llamarle conservador porque aun recuerdo sus planteamientos en el Oporto, su presión asfixiante y ataque aplastante en el Chelsea o sus habituales alineaciones en la Serie A con tres delanteros -las dos exhibiciones contra el Milan fueron brutales-) es que está en la otra orilla, es el rival, el enemigo, el contrario. Cuando un bocazas y/o provocador viste nuestros colores (¿Stoichkov nos suena?) es genial, cuando está en el ‘enemigo’ (Hugo Sánchez, CR, Mou…) es nocivo, mal ejemplo y todo lo demás.

  22. Ramón Flores

    5 de mayo de 2010 a las 11:41 am

    @Elwood, no me lo tomé como una crítica. También hubiera sido interesante hablar de sus comienzos en España, de la impresión que causó en el Valladolid, de sus años en el Sevilla.. pero no había espacio.

    Y estoy muy de acuerdo contigo en que lo de que Mou es defensivo o hace mal fútbol es una falacia, normalmente interesada. Esos partidos del Milan que cuentas, o muchos del Chelsea que fueron un prodigio de fútbol vertical; Áxel lo explicaba muy bien en su blog la semana pasada. El problema de Mourinho, o con Mourinho, es que no es de la cuerda de ciertos gurús y líderes (?) de opinión en los medios de comunicación españoles.

    Saludos

  23. Elwood

    5 de mayo de 2010 a las 3:43 pm

    @Ramón
    Mourinho se ha currado en primera persona la consideración que tiene, más allá de la prensa. Nunca, desde que se fue del Benfica dando un portazo en solo tres meses porque no creyeron en él, ha sabido ni querido mantenerse mínimamente en un segundo plano. Le encanta ser el centro de atención. Que se hable de él, para bien o para mal

  24. Adrian Vogel

    6 de mayo de 2010 a las 1:11 pm

    De la salida de HH del Barça de Kubala y Suarez (a quien se llevó al Inter) siempre escuché que fue por haber caido eliminado por el Madrid en semis de la Copa de Europa. El Barcelona venía de ganar 2 Ligas seguidas.

  25. Dante

    12 de mayo de 2010 a las 9:19 pm

    @ Giorgios Papaloukas:
    No sólo eso, sino que hace poco un tribunal italiano le dió la razón a Ferruccio Mazzola ante la demanda de Moratti. Pues es que Mazzola no hablaba por hablar, presentaba documentos, pruebas y testimonios que respaldan su posición, es decir, que Mazzola tenía toda la razón sobre la “metodología” de Herrera. Incluso no queda en ese hecho, sino que los ingleses acusaron presiones de la directiva interista en sus partidos europeos (e.g. contra el Liverpool) y otros tantos…