Valencia – Dépor: viejas cuentas pendientes

ESPAÑA - FUTBOL COPA DEL REYCada semana, y de la mano de Betfair.com, os ofreceremos el análisis de los partidos más interesantes del fútbol europeo, con una especial atención a todos aquellos que os manejáis en el mundo de las apuestas on-line.

Hay partidos en una Liga que merecen ser marcados en rojo en el calendario. Son duelos no necesariamente decisivos, pero que siempre dejan algo interesante de cara al espectador. Hay algunos que vienen de rivalidades históricas. Otros, por proximidad geográfica de sus contendientes. Desde que el serbio Miroslav Djukic fallase aquel inolvidable penalty ante José Luis González, en la noche del 14 de mayo de 1994, echando por tierra todas las ilusiones de la ciudad de La Coruña, algo especial y que trasciende a un simple partido de Liga, acontece en cada duelo entre Deportivo de La Coruña y Valencia CF. Aquel lanzamiento errado marcaría para siempre las relaciones entre ambos clubes. En Coruña no sentó nada bien que un equipo que ya no se jugaba nada en el envite, celebrase de la manera en que lo hizo la parada del meta González. Años después, y con los ánimos ya más calmados, el valencianista Fernando Giner reconocería que las sospechas deportivistas tenían fundamento: el Barça, finalmente campeón, había ofrecido una generosa prima al equipo valenciano por impedir la victoria herculina.

El episodio del penalty de Djukic (futbolista que, curiosamente, acabaría recalando en el Valencia tras una exitosa etapa en Riazor) fue como una muesca en la memoria colectiva del deportivismo. El equipo ché pasó a ser considerado como ‘non grato’, y cada duelo ante ellos se vive desde entonces con especial pasión, pese a que son ya dieciséis los años transcurridos.

Sólo una temporada después del inicio de las ‘hostilidades’, el Dépor se tomó cumplida venganza al alzar su el primer título de su historia en las narices del Valencia. Fue la Copa del Rey 1994/95, aquella que hubo de jugarse en dos días diferentes a causa de la lluvia que anegó por completo el Bernabéu. Parte del deportivismo sustituyó entonces en su memoria el ‘penalty de Djukic’ por el ‘gol de Alfredo’. Y es que fue precisamente Alfredo Santaelena, el hombre de las segundas partes, el que consiguió romper el 1-1 en el marcador y regalar a la afición coruñesa el título que el año pasado la fortuna les había negado.

Después de los dos episodios recordados vinieron más escenas para el recuerdo en los enfrentamientos entre ambos equipos, como aquel partido de Copa del Rey en Mestalla que hubo de ser suspendido y reanudado días más tarde a puerta vacía por el monedazo a un linier o sonoras goleadas ligueras como el 2-4 que arrancó el Valencia de Riazor en la temporada 2007/08.

Un duelo especial. Sin tanta prensa como un clásico o un derby, pero con ingredientes suficientes como para ofrecernos un choque interesante, entre dos equipos que se juegan el entrar en competición europea la próxima temporada (pese al reciente bajón del Dépor). En Betfair se paga la victoria del Valencia CF a 1,47 euros, la victoria deportivista a 8 euros y el empate, resultado plausible por las acuciantes necesidades coruñesas (recordemos además el resultado del último partido disputado entre ambos en Mestalla, en la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey), a 4,9 euros por euro apostado.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

5 Comments

  1. figu

    23 de abril de 2010 a las 12:57 pm

    Para goleadas, antes que las del 2-4, la del 1-5 de la 2004/2005 (con 0-4 al descanso), en la que ambos patían a priori como candidatos al título.

    Yo creo que la rivalidad entre ambos equipos se habría apagado de no ser porque fueron los dos equipos que consiguieron romper durante un tiempo el duopolio Madrid-Barça. De haber bajado su éxito, la rivalidad se habría ido dilapidando, tal y como está ocurriendo ahora.

  2. sila

    23 de abril de 2010 a las 1:35 pm

    Desde el lado valencianista es un partido “especial”, aunque los años han ido apaciguando ese sentimiento lo cierto es que algo queda. El famoso penalty de Djukic seguramente haya sido a nivel estatal el equivalente a la final de Barcelona entre el Manchester y el Bayern, el trabajo de todo un año decidido en una acción puntual en el ultimo minuto, la diferencia entre la gloria y el haber sido simplemente un aspirante más. Y la suerte en este caso cayó del que no jugaba ese partido. Un año después los valencianistas sufririamos algo parecido en nuestras carnes, final épica, el Depor nunca había ganado un título, el Valencia llevaba 25 años de sequia, uno de los dos cogería la gloria, los rivales propios del final de una pelicula, dos equipos que hasta hace poco se ignoraban y que ahora eran enemigos irreconciliables, los deportivistas con la mente en el famoso penalty y los valencianistas con un año entero aguantando el odio de una afición, con un año entero con nuestro honor en tela de juicio, esa calurosa tarde se jugaba bastante más que una final, también fué la primera final que presencié en directo. El partido comenzó y creo que no defraudo a nadie, el depor salió a morder y se adelantó, el valencia tirando de casta empató en la segunda parte con una falta directa de Mijatovic al poco de comenzar a llover y el resto es historía, un final frénetico, sin cuartel mientras comenzabá a diluviar, lo curioso es que hacía calor y poco después empezó a granizar, el partido se suspendió a falta de cinco minutos y la gente salió una vez se dió la confirmación oficial en tropel ya sin respetar las zonas asignadas a cada afición buscando un lugar donde resguardarse. Entonces sucedió una de las cosas más bonitas que recordaré siempre, dos aficiones enemigas, irreconciliables, ante lo increible y absurdo de la situación olvidaron sus diferencias y se resguardaban juntos, reian y se cachondeaban y compartian información sobre que era lo que iba a suceder con esos fatídicos 5 minutos que faltaban. Por desgracia fué un espejismo, volvimos a nuestras casas y poco después el Depor sentenció dentro de esos 5 minutos, no hubó proroga ni penaltis como todo el mundo daba por seguro, mucha gente no llegó ni a entrar. La rivalidad creció y comenzó una época es que los dos fueron la alternativa real a Madrid y Barcelona y como tal se cruzaron muchas veces en el camino, llegaron a disputarse cara a cara otro título, una supercopa. Pero desde entonces los Valencia-Depor siempre han estado llenos de emoción, goles, tarjetas, polémicas y el orgullo de ser conscientes que este es algo más que un partido, ellos nos hicieron mucho daño y nosotros se lo hicimos a ellos, son dos equipos que tuvierón la mala suerte de coincidir en dos de los momentos más importantes de su historia, que tuvieron la mala suerte de que sus épocas doradas coincidieron en el tiempo. Que lucharon cara a cara con todas sus fuerzas, que sabias que una victoria contra ellos te daba un aporte moral que otros equipos no te daban, que el no perder contra ellos no era una cuestión de puntos, sino de orgullo. Ojala hubieran más historias así. Para mi el Depor por muy mal que esten ellos o nosotros siempre será el equipo que hay que vencer sí o sí. No sé, tal vez me estoy haciendo viejo ya que son historias que parten hace 15 años, rivalidades que tal vez los aficionados más jovenes no lleguen a entender, el aficionado joven del depor igual no llega entender lo que es que te quiten en el ultimo minuto la primera liga de tu historia, ya que llos siempre han vivido con que el Depor sea un equipo puntero, igual que al joven aficionado del Valencia que considera que no haber llegado a la final de la UEFA es un fracaso no sabe lo que es estar 25 años sin ganar títulos. Por eso una de las cosas más tristes que encuentro es la devaluación actual de la copa, el equipo del Valencia la última que ganó decidió no celebrarla. Eso para mi fué un insulto a todos los aficionados que nos desesperamos en la final del agua, para todos aquellos que en la final de la Cartuja nos sentimos por primera vez como los mejores del mundo. Ahora ni se celebran ¿como vas a explicarle la rivalidad con el depor a un chaval? ¿porque nos ganaron un título que ni se celebra?. No se, suerte al depor, siempre me encanta cruzarme con vosotros y ahora mismo no me imagino la primera división sin el Vcia-Depor.

  3. Leon el africano

    23 de abril de 2010 a las 6:42 pm

    Sila, desde el otro lado del ring, tengo que decir que me ha encantado tu comentario. Ha sido muy intenso y se nota que eres valencianista hasta los tuétanos. Yo vivi desde el fondo norte aquella final, y lógicamente el partido del penalti del año anterior y realmente los partidos contra el Valencia tenían una electricidad increible. Sigue habiendo rivalidad, pero no es lo mismo que cuando ambos andabamos tocandole las narices a esos dos.
    Y la descripción que haces de la final de la lluvia es muy real, hubo un rato largo de auténtica anarquía en el Bernabeu, que se colapsó y la salida hacia las estaciones de tren (la nuestra era Chamartín) fue para haber hecho una peli. Para los deportivistas que veníamos de segunda hacía tan poco, aquellos primeros años era disfrutar cada minuto, cada partido, porque parecíamos vivir en un sueño. Duró bastantes años y alguna gente lo dio por sentado, cuando eran años para disfrutarlos sin ninguna garantía de segunda oportunidad (la liga si hubo una repesca en 2000, pero la Champions de 2004 esa quizá nunca volverá, tan cerca estuvo) El Valencia tuvo 2 finales de Champions, que se dice pronto, dos. Hoy parece dificil repetir aquello, al haberse abierto, gracias a un montaje mediático y económico un poco perverso un tinglado lamentable en el que parece que el mundo entero es comparsa de las dos niñas bonitas.
    Y como dices es un clásico de Primera, la realidad es que Valencia y Depor son después de los tres que siempre han estado, los dos equipos que más tiempo llevan seguido en Primera. Un clásico total de la Tercera Vía.

  4. Rago

    24 de abril de 2010 a las 5:00 am

    cortina, urge que abras un post sobre esta “cosa”

    http://img718.imageshack.us/img718/1854/madridp.jpg

    el gorro y las gafas son un añadido, lo otro es real

  5. RRE

    24 de abril de 2010 a las 3:42 pm

    Muy decepcionante, una página con gran sentido futbolístico y que tanto puede aportar a esa esfera en la que solo tienen cabida los diarios pseudofutbolísticos (Marca, Sport, AS, etc.) se deje embaucar por cuatro duros de Betfair. Deplorable.

    Invertir uno y querer ganar diez en pocos minutos. Esa es una de las mentalidades que nos ha llevado a la coyuntura económica en la que estamos.Tremendamente decepcionado. Trabajo, trabajo y más trabajo. Inversiones a largo plazo, sentido común, paciencia y ética. No cuatro duros mal contados de una empresa privada, que solo ve su propio ombligo. Eso es lo que de verdad da sus frutos…

    Flaco favor a la sociedad hacéis…