Cinco tonterías sobre (de) Stefan Effenberg

effenberg

Sube el telón en el Royal Albert Hall. Aparece Wayne Bridge en ¿Quien quiere ser millonario? ante las inquisitivas cejas de Carlos Sobera, la pregunta crucial y el saco con el símbolo del dolar pintado y un millón de euros dentro. Entonces, cuando el entertainer de Barakaldo mira sus anotaciones, le pregunta acerca del color del vello púbico de su novia y le da las consabidas cuatro opciones- negro, castaño, rubio o pelirojo- el bravo lateral no duda un instante y pide el comodín de la llamada. Telefonea a un amigo. Risotadas y se cierra el telón. ¿Ven éste chiste? Pues así son todos los días en Inglaterra desde que se hizo pública la traición de John Terry a su colega hace unas semanas. Resulta imposible abrir cualquier medio de comunicación de por allí y no toparse con referencias al caso. Y claro, el cerebro, ante tamaña exposición, comienza a trabajar. El mío al menos y de entre todos los cromos futboleros me ha devuelto el nombre de otro ilustre adúltero: Stefan Effenberg. Ahí van cinco tonterías (de) suyas.

1. Los años noventa tocaban a su fin en el siempre apacible hasta el aburrimiento vestuario del Bayern Munich cuando Stefan Effenberg cesaba su actividad matrimonial para largarse con la blonda señorita que atendía por Claudia Strunz. Rubia, joven y bien parecida, ¡bien por Effes! debieron pensar todos y cada uno de sus compañeros de trabajo. ¿Todos? Bueno había uno al final del pasillo, echando humo por las fosas nasales al que la relación le parecía un tanto inapropiada. Compartía medular, ducha y linimento con nuestro protagonista, se llamaba Thomas Strunz (Trap en el recuerdo) y su amigo acababa de robarle a su esposa. En descargo de Stefan no hay que olvidar que más tarde se tatuó, fiel a las tradiciones del gremio, el nombre de la señorita en su panza y la llevó al altar. Todo un caballero.

2. Que el sempiterno hombre duro del fútbol alemán Lothar Matthäus y Sffenberg no tenían por costumbre ir de vacaciones con sus respectivas era vox populi. Quizá harto de vivir a la sombra de la leyenda tanto en el Bayern como en la selección, al rubio platino nunca le tembló la voz para ponerle las peras al cuarto al del brazalete eterno. Effenberg, en su autobiografía publicada en 2003, guarda un pequeño rincón forrado de seda para el gran Lothar y le tacha de cobarde por no querer lanzar el penalti decisivo en la final del Mundial 90 y por borrarse (en beneficio de Thorsten Fink) en la recordada final de Copa de Europa en Barcelona. Incluso, con el sentido del humor de un Panzer, dedica un capítulo entero al capitán titulado “Lo que Lothar Matthäus sabe de fútbol“. El episodio consiste en una hoja en blanco.

3. Aunque los andares cochineros que caracterizaron sus últimos años sobre el terreno de juego indicaran lo contrario, con 426 partidos de Liga a sus espaldas, nadie podría tachar a Steffan Effenberg de ser demasiado aficionado a la molicie. Y el querubín no tuvo reparos, no se sabe si animado al ver su hoja de servicios, para en plena ola de desempleo en todo el país exigirle al gobierno que recortase los subsidios por desempleo. Stefan, el librepensador, consideraba que la mayoría de los parados alemanes eran, en realidad, meros parásitos del sistema sin el mínimo interés en buscarse la vida.

4. En 1991, el Bayern viajaba a Irlanda para enfrentarse el modesto Cork City en el partido de ida correspondiente a la primera ronda de la Copa de la UEFA y la ambición rubia puso las grabadoras a trabajar. Al preguntarle por las opciones del, reconozcámoslo, muy infrafutbolero rival Effes quiso hacer hincapié en que Dave Barry, centrocampista por entonces del Cork, gozaba de una forma física similar a la de su abuelo. Pasó el Bayern pero el carcamal Barry fue el principal artífice del sorprendente empate ante un campeón de Europa (1-1) que adorna la historia del club irlandés.

5. Basta considerar que en cierta ocasión quiso zurrarse con Jupp Heynckes porque éste le afeo su excesivo consumo de Coca-Cola para entender que la relación de Effenberg con sus entrenadores fue siempre poco menos que complicada. Su desencuentro más sonado tuvo lugar con Berti Vogts, seleccionador alemán de la época, durante el Mundial de Estados Unidos. Tras ser sustituido en el partido de grupo que Alemania estaba sacando adelante con más pena que gloria ante los surcoreanos, a Effenberg se le ocurrió que la mejor forma de despedirse de la hinchada teutona era enseñarles el dedo. El Terrier no tuvo contemplaciones y mandó al entonces centrocampista de la Fiorentina directamente a Alemania.

Periodista + social media freelance, que es lo que se lleva. Infrafútbol y chatarra. Disfruté en Sportyou y lo sigo haciendo donde me dejan. pisalo.es sergcortina@gmail.com

24 Comments

  1. Capirex

    4 de marzo de 2010 a las 1:37 pm

    ya no nos quedan ídolos futbolísticos como los de antaño…

  2. Alvaro

    4 de marzo de 2010 a las 1:55 pm

    Todavía me acuerdo aquellos años en que el Real Madrid y el Bayern se veían las caras en la Champions y los blancos siempre sucumbían ante los alemanes.

    Saludos Desde Anfield: En manos de Fabio Capello

  3. alberto

    4 de marzo de 2010 a las 2:21 pm

    Qué auténtico asco me daba este tío…Provocador dónde los haya pero bueno también es cierto que echo de menos los duelo Madrid-Bayern con este personaje y un delantero que martirizó al Madrid Elber,, y como no…. salihamizic……

    Saludos desdelosbanquillos.blogspot

  4. Elwood

    4 de marzo de 2010 a las 2:23 pm

    Tengo entendido, que no lo sé con seguridad, que en el 83, con 15 años, le dieron calabazas en el Hamburgo, que aquella temporada ganó la Copa de Europa. Jugaba en el SC Victoria y le comparaban con Wolfgang Rolff.
    Otra anécdota que sí recuerdo es que después del Mundial de Estados Unidos, en Alemania, por obra y gracia del Bild, el dedo corazón pasó a llamarse ‘Effe’ en su honor por la forma en que se despidió de los aficionados alemanes al ser sustituido en aquel partido contra Corea.

  5. Pepe Szendrei

    4 de marzo de 2010 a las 3:12 pm

    jajajajajajaja

    Qué grande el artículo!

    En Alemania aun se ríen recordando las ruedas de prensa de Trapattoni.

  6. Sergio Cortina

    4 de marzo de 2010 a las 3:15 pm

    Grande tu nick Pepe

  7. El Pase De La Muerte

    4 de marzo de 2010 a las 3:26 pm

    A pesar de los duelos contra el Real Madrid en los que los blancos casi siempre salían perdiendo, el Bayern era un equipo que me caía bien. Basler, Scholl, Jancker… pero a Effenberg no lo soportaba.

  8. Jorge

    4 de marzo de 2010 a las 3:50 pm

    Madre mia, me acuerdo cuando sono para el Atletico de Madrid, cuando ya estaba de vuelta y de la falta que tiro en el Bernabeu.

    No sabia lo del punto 3, Gracias.

    Yo le vi una vez en persona, cuando iban a entrenar y no era tan fiero tengo una foto con él y un platano en la mano,jejeje

    Un saludo.Jorge

    a href=”http://atletico-liverpool.blogspot.com/”>Atletico-Liverpool

    The Kid Torres

  9. Mostovoi

    4 de marzo de 2010 a las 4:36 pm

    un apunte, en USA 94 Alemania se enfrento a Corea del Sur y no a la del Norte, por lo demás excelente articulo y a mi Effenberg me parece un jilipoyas y como dicen en mi tierra “carallo con la sra Effenberg”.

  10. Juanan

    4 de marzo de 2010 a las 4:41 pm

    La temporada de la octava el madrid jugo 4 partidos contra el Bayern, palmo 3 y alguno de ellos de goleada escandalosa pero le gano el ultimo, que era en cuartos o semifinales y paso por los goles fuera de casa.

    No soy del Madrid pero me alegre mucho por esa victoria. Me recuerdo dando botes en casa gritando “que se coman esa los j******s Alemanes”

  11. Sergio Cortina

    4 de marzo de 2010 a las 4:44 pm

    Totalmente cierto Mostovoi. Mente mala…

    ¡Gracias!

  12. jose christian

    4 de marzo de 2010 a las 6:07 pm

    Juanan,

    ay, hacer alarde de xenofobia en un foro, las cosas que hay que leer…

    J

  13. tubilando

    4 de marzo de 2010 a las 6:33 pm

    Breitner, Schuster, Effenberg, Matthaus, Stielike,… jugadores alemanos de épocas pasadas con una gran y difícil personalidad. Algunos renunciaron en algún momento de su vida a la selección alemanas; otros fueron apartados de la misma. Pero todos ellos grandes jugadores.

  14. biergarten

    4 de marzo de 2010 a las 6:51 pm

    Este era increiblemente bueno antes de jugar al trote cochinero. Luego, en el bayern le valia con su toque y caracter. Pero podia haber sido mucho mas,

  15. Kurono

    4 de marzo de 2010 a las 7:59 pm

    ‘Effe’, el último gran todocampista alemán, un carácter particular y descarriado, todo un ídolo para algunos, odiado por otros, pero eso sí, marcó una época genial en el Bayern, con Champions incluida. Luego, su salida al Hamburgo, su mediocre desempeño y sus pocas ganas de hacerse notar, dieron fin a su carrera. Algo que no niego de Effenberg, era que a nivel personal era una desgracia humana y una piltrafa de hombre (dudo mucho que le diera la mano), pero, en el plano deportivo siempre estaba dispuesto a correr más que los demás y a dar más del 100% (ese golazo de falta directa en el Bernabeu para clavarle el 1-3 al Madrid lo tengo grabado a fuego en la memoria). Igual que su colega Oliver Khan.

  16. Benja

    4 de marzo de 2010 a las 9:01 pm

    Y a mí que el post me ha parecido una auténtica pérdida de tiempo… Me estoy volviendo demasiado exigente o DDF ya no es lo que era…

  17. Manu

    4 de marzo de 2010 a las 10:47 pm

    Así era el amigo Effe, tipo odioso donde los haya. Y demasiado sobrevalorado. Aquellos años Alemania contaba con grandísimos jugadores con mucha más clase que éste: Basler, Andy Möller, Thomas Hassler, Mehmet Scholl,…

    Por cierto el balance de aquellos enfrentamientos Bayern – Real fueron favorables al RM.
    Champions 99-00, se clasificó el RM (aunque en la liguilla previa el Bayern arrasó)
    Champions 00-01, se clasificó el Bayern
    Champions 01-02, se clasificó el RM
    Champions 03-04, se clasificó el RM

    Por último en la 06-07 pasó el Bayern pero los tiempos de Effe ya habían pasado.

  18. Juanan

    5 de marzo de 2010 a las 1:20 am

    Lo que es raro es decir que mi comentario es racista (Perdon, xenofobo). Lo dije viendo un partido de futbol, algo que es ficción. Como una pelicula o un libro.
    Despues no voy por ahí dando palizas a Alemanes ni nada parecido.

    Demasiado apego hay por ahí a decir “lo correcto”. Quiza seas de esos que llaman “Personas de color” a los negros o que dice que en Arabia Saudi son munsulmanes “moderados”. Ese es un gracioso país donde a las mujeres violadas las condenan a latigazos, pero como nos venden petroleo AH !! Magia !! Nada de eso sale por la tele.

    Como decia mi abuelo: “Ni una mala palabra, ni una buena acción”.

    Perdón por el parrafo que no pega mucho aquí, pero me he enfadado al leer esa respuesta de jose christian.

  19. Lobo

    5 de marzo de 2010 a las 10:12 am

    Aunque sea off-topic estoy bastante de acuerdo con lo dicho por Juanan en el comentario #18.

    La selección alemana y el Bayern siempre fueron equipos de mucho carácter ganador. Como son los alemanes en muchos aspectos: deportes, economía…Es justo reconocerlo.

  20. HugoMac

    5 de marzo de 2010 a las 12:19 pm

    Un tipo con carácter… sin duda, XDDDDDDDDD.

    Yo también echo de menos aquéllos enfrentamientos contra ellos en la champions de pricipios de siglo, más que nada porque aunque nos daban repasos considerables, al final acabábamos levantando la orejona, jejeje.

  21. Kovacs

    5 de marzo de 2010 a las 12:50 pm

    Sus compañeros del Bayern cuentan que antes de la final de Champions contra el Valencia para motivarlos les dijo ‘Vamos a ganar para joder a Matthaüs’ (que se había retirado sin ganar ninguna)

  22. Lasambadelfutbol

    5 de marzo de 2010 a las 5:59 pm

    Vaya personaje este Stefan…

    Del tema Terry-Bridge me gustaría comentar una cosa, por qué Capello toma la decisión de quitarle el brazalete de capitán para seguir convocandolo partido tras partido, es decir, la cabeza le dice a Capello, Terry es un traidor y se ha aprovechado de su compañero de equipo. Pero el italiano le quita el puesto de capitán y ¿¿todo zanjado??. Si quieres tomar una decisión seria o una de dos, o te cargas a Terry de la selección con lo que ello supone o dejas que el resto del equipo tome la decisión a cerca del caso Terry, sino simplemente estas diciendo aquí no ha pasado nada, asi que sigan, sigan.

  23. Racingtico

    5 de marzo de 2010 a las 7:03 pm

    jajajaa que buen articulo, ese effen era un pesado, saludos desde Costa Rica, los leo siempre

  24. NIPO

    7 de marzo de 2010 a las 6:05 pm

    Effenberg, uno de los grandes, inmoral, rudo y bueno, muy bueno

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>