Al Madrid le costó derribar los naipes

Ese tópico tan visual del castillo de naipes, que se derriba por completo de un soplido, sirve para explicar la victoria del Real Madrid anoche ante el Xerez (0-3). Un triunfo mucho más convicente en el marcador que en el maltratado césped de Chapín, sobre el que el equipo de Manuel Pellegrini sólo pudo confirmar su superioridad en el tramo final. A la que pudo soplar, el Madrid derribó el castillo. Arbeloa se disfrazó de extremo y definió ante Renan cuando amenazaban nubarrones. El Xerez se terminó de desfondar, y en los cinco minutos posteriores, dos pases de Kaká y dos remates de Ronaldo engordaron las diferencias. Maquillaje para un partido aburrido, con un Xerez animoso en la primera parte y entregado a su suerte en la segunda. Momo dispuso de dos buenas ocasiones para batir a Casillas en el arranque, con las fuerzas aún intactas. Tras el descanso, sin embargo, el equipo de Gorosito cedió todo el campo y buscó descaradamente un empate que hubiese sabido a triunfo. El Madrid no tuvo brillo ni fluidez. Si tuvo algo, fue paciencia.

Periodista, actualmente en Sportyou.es. Editor del blog La libreta de Van Gaal. Autor del libro 'Frases de fútbol'. Colaborador de 'Radioestadio' de Onda Cero. (miguel.gutierrez arroba diariosdefutbol.com)

1 Comentario

  1. Sergio

    15 de febrero de 2010 a las 9:51 am

    ¿Y a rebufo de que equipo estan?

    Es broma xD